Saltar al contenido

3

Terraza y vistas desde un piso en Fuengirola (Costa del Sol, Málaga)

Los precios de los alquileres en las grandes ciudades crecen ya a tasas mucho más aceleradas de lo que se revalorizan las viviendas en venta. Por eso, parte del sector se pregunta si no estaremos en la antesala de otra burbuja, aunque solo sea referida al mercado del arrendamiento. De esta situación se viene culpando desde hace meses al alquiler turístico, una actividad que supuestamente reporta notables beneficios a cambio de un supuesto coste mínimo. Y como los propietarios de esas viviendas que se alquilan solo para vacaciones ganan mucho dinero, detraen sus viviendas de la oferta de alquiler residencial tradicional, lo que a su vez provoca ese repunte de las precios, según los más críticos con esta actividad. Pero, realmente, qué es más rentable, ¿alquilar a un inquilino tradicional en larga temporada o destinar esa vivienda al alquiler vacacional? Según algunos estudios, en lo que respecta a la rentabilidad del alquiler turístico, las cifras dicen justo lo contrario. Lo más habitual es obtener más beneficios con el alquiler de larga duración. Eso sí, los expertos aclaran una salvedad: no son negocios comparables porque ni siquiera la demanda coincide en el tipo de producto que busca si es para una finalidad u otra.

...continúa leyendo "Vivienda: ¿Qué es más rentable, el alquiler turístico o el alquiler de larga temporada?"

6

Apartamento en alquiler de vacaciones en Marbella (Costa del Sol, Málaga)

Cuando las fiestas navideñas ya comienzan a quedar lejos y la mayoría de los españoles tiene la mente puesta en finalizar cuesta de enero sin ningún contratiempo, publicitar un alojamiento vacacional de alquiler parece no tener ningún sentido. ¿Quién va a querer reservar un piso en alquiler de vacaciones cerca de la playa mientras las temperaturas caen por debajo de los 0 grados e incluso en Dénia o Jávea en Costa Blanca, la nieve ha llegado a estar a orillas del mar?. La Semana Santa es todavía una quimera y el verano ni siquiera se vislumbra. No obstante, la experiencia de algunas de las empresas que gestionan viviendas en alquiler vacacional, avala la tesis opuesta: para sacarle la máxima rentabilidad a un alojamiento turístico, las primeras semanas del año, en muchos casos, es un momento clave para acometer unas mejoras y empezar a promocionar la vivienda para obtener provecho de un buen número de viajeros previsores que comienzan a planificar sus vacaciones con tiempo (sobre todo extranjeros) buscando una buena ubicación y buena relación calidad/precio.

...continúa leyendo "¿Vas alquilar tu piso en vacaciones? Claves para el máximo de rentabilidad"

4

La evolución y el cierre del 2016 en el mercado residencial en España, ha sido "positiva pero con tintes moderados" en el cuarto trimestre del año, donde los precios de la vivienda han aumentado un 0,8% respecto al mismo periodo de 2015, según el índice Tinsa. Además, se prevé que en 2017 mantenga la misma línea de estabilización, con una ligera tendencia media al alza y crecimientos moderados. Según la tasadora, la estabilidad de precios, al igual que el dato interanual registrado en el tercer trimestre del año, "es el reflejo de múltiples micromercados que evolucionan a diferentes velocidades", en el que conviven localizaciones muy dinámicas con otras de escasa demanda, que continúan ajustando sus precios.

Viviendas en Palma de Mallorca (Baleares)

Las comunidades que han mantenido su liderazgo en crecimiento de precios son Cataluña, con un aumento interanual del 7,2%, Madrid (5,2%) y País Vasco (4,3%). También se han revalorizado holgadamente por encima de la media española las Islas Canarias (2,8%) y Andalucía (2%). Por el contrario, las caídas interanuales en el último trimestre han sido en Murcia (-4,8%), Castilla y León (-3,9%) e Islas Baleares (-3,1%).

El informe de Tinsa refleja que la vivienda es hoy al menos un 5% más cara que hace un año en hasta seis provincias. La mejor evolución de precios la han mostrado Barcelona (8,4%), Palencia (7,8%) y Guipúzcoa (7,4%), seguidas de Málaga, con un crecimiento del 6,6%, y de Madrid y Almería, ambas con una subida interanual del 5,2%. En el lado opuesto, las provincias con mayores caídas en los precios se han situado en Huelva y Lleida, con caídas del 6,9% y del 6,5%, respectivamente. También las provincias de Orense, León, Murcia y Valladolid experimentaron ajustes a la baja superiores al 4%.

Por capitales de provincia, la vivienda ha experimentado una importante revalorización en el último año San Sebastián (12,1%), Bilbao (11,6%) y Barcelona (11%), muy por encima de la experimentada en Madrid, Málaga y Palencia, donde los valores medios se han incrementado un 6,3%, 5,4% y 5% interanual, respectivamente. Sin embargo, entre las capitales que aún no han finalizado el ajuste de precios a la baja se resaltan León (-11,1%), Murcia (-7,3%), Valladolid (-6,6%) y Lugo (-6,2%), ciudades donde el precio medio es inferior al de hace un año.

Se reduce el plazo de venta de una vivienda

El informe Tinsa también apunta a una reducción generalizada de los plazos medios de venta, al pasar de los 10 meses a los 9,9 meses. Los plazos medios de venta más breves los han presentado Ceuta y Melilla, con una media de 2,8 y de 4,9 meses, respectivamente. Les siguen las provincias de Madrid, con 5,7 meses, Las Palmas, con 6,8 meses, y Santa Cruz de Tenerife, con 6,8 meses.

Las reducciones más notables en estos plazos desde el trimestre pasado han tenido lugar en Córdoba, donde vender una vivienda ha pasado de 12,6 a 10,2 meses de media, y en Lleida, que ha recortado el plazo de 13 a 10,6 meses. Por su parte, Cantabria (18,6 meses), Segovia (16,2 meses) y Ávila (15,4 meses) son las provincias que han registrado mayores plazos en el cuarto trimestre. Tan solo en Segovia (16,2), Murcia (11,6), Teruel (9,2) y Soria (8,3) se ha incrementado el tiempo medio de venta respecto al trimestre anterior.

Los plazos son mucho más reducidos en las dos grandes capitales españolas, donde apenas se superan los cuatro meses. Mientras que en Madrid se tarda 4,3 meses de media en vender una vivienda, en Barcelona el tiempo medio es de 4,4 meses. Valencia es la única de las cinco mayores ciudades españolas que supera el año de plazo medio de venta, con 12,9 meses.

Seis años de salario para afrontar la compra

Según el informe de Tinsa, un comprador necesitaba en el tercer trimestre de 2016 (último dato disponible) destinar seis años de salario para afrontar la compra de una vivienda media en España, dos años menos que durante el boom inmobiliario. Si se analiza el esfuerzo financiero desde la perspectiva del porcentaje de ingresos brutos necesarios para afrontar el pago del primer año de hipoteca, una familia española tendría que destinar un 21,5% de su salario a la compra de la vivienda, según datos correspondientes al tercer trimestre (último dato disponible).

Del análisis de las provincias donde se ubican las mayores capitales del país (Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Zaragoza) y de las tres provincias más representativas desde el punto de vista turístico (Málaga, Canarias y Baleares) se desprende que Baleares se mantiene como la provincia que requiere un mayor número de años de salario para comprar una vivienda, con 12,4 años, seguida de Málaga con 8,6 años. Estos datos de esfuerzo reflejan la existencia de un mercado de alta gama en esas zonas que impulsa al alza el valor de la vivienda media. Por el contrario, Valencia y Zaragoza se mantienen como la provincias entre las ocho analizadas que requieren el esfuerzo financiero más bajo: 4,9 y 4,5 años, respectivamente.

Málaga y Baleares destacan por tener la mayor tasa de esfuerzo financiero, un 30,9% y 28,8%, respectivamente. Le sigue Barcelona, donde se necesita realizar un esfuerzo que lleva a destinar de media un 25,4% de los ingresos para afrontar el pago de la hipoteca, una proporción que en Madrid se reduce al 21,4%. La proporción desciende hasta el 16,8% en la provincia de Valencia y el 18,4% en Zaragoza.

Fuente: Tinsa IMIE Mercados Locales (Cuarto Trimestre 2016)

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter

Que una marca se fije en un local para abrir una "pop up store" o "tienda efímera" puede significar todo un balón de oxígeno y mucha rentabilidad para los propietarios de locales comerciales en alquiler. “Un espacio en una situación que no sea caliente puede salir a partir de 1.000 euros la semana. Cuanto más céntrico y más grande sea el local, la renta asciende y hablaríamos de entre 3.000 y 10.000 euros la semana”, señala Karen Prats, cofundadora de PopPlaces. Más concreto. En la calle Serrano de Madrid se ha llegado a pagar por un local de 28 metros cuadrados 450 euros por un día de alquiler. Por una semana, 1.500 euros. En el barrio madrileño de Malasaña se abona un 30% menos, mientras que en zonas de Málaga como Marbella, alcanza los 2.500 euros por un mes, según Laura Moreno, directora creativa de Pop Up Store Spain.

local-laspalmasdegrancanaria

A medio camino entre la tienda y el evento, las "pop up stores" llegaron a España en el año 2009, primero a Barcelona y dos años después a Madrid y desde entonces su éxito no ha dejado de crecer, variando en sectores y en formatos. Si nos divertimos estamos alegres, y si estamos alegres somos más propensos a comprar. Esta sería una de las claves del éxito de las "pop up stores", tiendas efímeras que permiten vivir una experiencia única a los clientes, maximizando el impacto y minimizando los costes.

El término se acuñó hace más de una década en Estados Unidos para referirse a tiendas con una duración determinada y se inspira en el mismo nombre que usamos para denominar las ventanas emergentes de Internet. Algunas apenas funcionan durante 12 horas, y otras llegan a prolongarse varios días e incluso meses. Además, para aquellos que estén pensando en comprar un local para alquilar, la rentabilidad bruta de los locales comerciales es de las más altas en el sector inmobiliario, siendo de media del 7,5%.

Cualquier espacio vale

Lo mejor es que cualquier espacio vale para montar una "pop up" y eso juega a favor del propietario que no tenga un local en una calle privilegiada. La ubicación es indiferente porque hay marcas que quieren estar en los ejes más concurridos y otras prefieren estar más alejadas y en barrios más alternativos. Depende del público al que se dirijan."No hace falta estar en la Gran Vía. Para nosotros lo principal es ubicarnos donde esté nuestro público objetivo y en un espacio que nos conmueva", indica Inés Sierra, de la agencia Better Pop Ups. Lo mismo pasa con la superficie. “Nos piden naves industriales enormes o tiendas pequeñas porque el stock que tienen no es abundante. Eso sí, cuantos más complementos y mejor acondicionado esté el local mejor”.

Y no solo de locales viven las "pop ups". Pueden surgir en cualquier sitio: lavanderías, playas, furgonetas, centros comerciales...“Sobran espacios pidiendo a gritos un poco de locura y frescura para unos días. No existen límites: un local vacío, un sótano, un barco, un bus, un contenedor, todo vale”, señala la directora creativa de Pop Up Store Spain, empresa que se encarga de buscar localizaciones para después dotar de vida a esos espacios a través de su equipo creativo y arquitecto.

Las tiendas efímeras han puesto patas arriba la forma tradicional en que las marcas muestran sus productos, venden y crean imagen. Han revolucionado un sector en el que la crisis apretaba y no era posible abrir mercado de la manera convencional. “La crisis ha provocado que surjan estos modelos como alternativas y futuro del retail que apuesta por un modelo de flexibilidad y eficiencia”, según Karen Prats. El barrio más solicitado por las empresas en Madrid es el de barrio de Salamanca y en Barcelona el del Born. Aunque se están abriendo nuevos espacios en ciudades que hace solo dos años eran impensables, como Elche en Alicante o en zonas de Castilla y León como Valladolid.

Desde un día a tres meses

Las "Pop Up Stores", son tiendas que duran un periodo corto de tiempo, desde un día, un fin de semana o una semana. Por lo general, no más de un mes, aunque algunas se prolongan hasta los tres meses. La apertura se ameniza con descuentos, actuaciones o un cóctel. “Antiguamente eran las grandes marcas, como Louis Vuitton o Chanel, las que organizaban este tipo de acontecimientos queriendo vender determinados productos exclusivos. Ahora, son los emprendedores los que se apuntan a este gran evento”, explica Noelia López, consultora senior de Retail High Street de JLL. Calcula que en estos últimos cinco años que han pasado desde que se impuso en España ha crecido el 100%, es decir, “a pesar de que en los últimos años la popularidad ganada es muy alta, el inicio fue muy duro”.

Las marcas pequeñas y los diseñadores emergentes cada vez optan más por esta fórmula para darse a conocer, sobre todo los del sector online y la moda. Y no solo se sirven de este formato. “Usan markets donde compartir espacios con otras marcas u optan por el modelo "shop in shop", montar una "pop up" dentro de una tienda ya en funcionamiento y con tráfico propio o coger un espacio de ella. De esta manera, las tiendas obtienen contenido nuevo e ingresos extras”, señala Karen Prats.

Este tipo de tiendas son un nuevo nicho de mercado todavía por descubrir y explotar. “Es un gran desconocido por la gran mayoría de la sociedad, quizás no tanto entre los más jóvenes”, considera la analista de JLL. Aunque cada vez menos. El Observatorio Cetelem de Análisis del Consumo en España destaca que en 2012 un 37% de los encuestados había visitado una "pop up store", mientras que en 2013 ascendía a un 41%.

Beneficios de las "Pop Up Store"

Para las marcas tiene grandes ventajas, como la de testear el mercado y el producto a un precio relativamente bajo. Por ejemplo, una marca que solo tiene tienda en Barcelona, pero quiere probar suerte en otras ciudades como Madrid, Sevilla, Las Palmas de Gran Canaria, Córdoba o Málaga. “Con una "pop up store" puede ver qué aceptación tienen sus productos. También es muy útil para aquellas marcas con productos estacionales, como bañadores o juguetes ”, señala Prats.

No importa el sector, en las "pop up stores" puede venderse prácticamente cualquier cosa. Las primeras marcas en organizarlas pertenecían al mundo de la moda, y por eso es uno de los que más camino lleva andado en este tipo de eventos. Aunque últimamente el sector culinario está empezando a ganarle terreno con los llamados "Pop Up Restaurants", en los que un día puede haber un restaurante y al día siguiente una bodega.

Uno de los principales atractivos de estas tiendas itinerantes es su carácter efímero. Una norma que conocen bien los profesionales del marketing es que cuando algo escasea se vuelve automáticamente más deseable y esto lo cumplen a la perfección la "pop up stores". El público que acude a ellas sabe que solo tendrá esa oportunidad para adquirir los productos que están a la venta. De ahí que sean un complemento perfecto de las tiendas online, porque les aportan el toque sensorial y de trato personalizado del que estas carecen y dan mayor confianza a los clientes, que pueden ver y tocar.

Otro de sus puntos fuertes es su carácter vinculado a la experiencia sensorial o emocional del visitante, y es que visitar una de estas tiendas instantáneas es muy diferente a acudir a un local al uso. De hecho algunos las llaman tiendas espectáculo. La decoración y la disposición de los productos suelen responder siempre a una temática o línea estilística concreta. Si está bien diseñada, consigue trasladar al visitante las sensaciones o el mensaje que quiere evocar. Y si es una marca la que la organiza, la impregna de su imagen y su filosofía.

¿Una moda pasajera?

“No, ni va a ser una moda ni va a ser una tendencia efímera. Las marcas y los e-commerce van a incorporar las "pop up stores y los showrooms" a sus estrategias comunicativas y van a hacer de ellas experiencias para captar clientes”, dice Karen Prats, consejera delegada y confundadora de PopPlaces.com. “De momento el mercado está respondiendo de manera positiva, por lo que entendemos que debería ir creciendo. Sin embargo, también creemos que deben renovarse cada cierto tiempo para no aburrir a los habituales de estos pop ups”, considera Noelia López, consultora senior de Retail High Street de JLL.

En la misma línea se pronuncia Laura Moreno, directora creativa de Pop Up Store Spain: “la idea se esta renovando totalmente y las empresas que comenzamos y somos las pioneras en el mercado nos dirigimos a clientes más exclusivos, al lujo y al comercio fuera de España”. “Es un modelo sostenible y creo que ha llegado para quedarse", señala Inés Sierra, de la agencia Better Pop Ups. “Las marcas se han dado cuenta de que si pueden pagar un alquiler un mes determinado de consumo fuerte para qué va a mantener una tienda abierta todo el año pudiendo estar presente online a coste cero prácticamente”.

Fuentes: elpais.com y ticbeat.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

El precio medio de la vivienda en alquiler en España se mantuvo estable en octubre, al no registrar variación respecto al mismo mes del 2015 (0,0%), según el Índice de Precios de Consumo (IPC) publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esta manera, la evolución de los precios de los alquileres suma tres meses consecutivos de estabilidad tras la caída del 0,1% que registró en julio. En el acumulado de los 10 primeros meses del año, la evolución muestra igualmente, un repunte del 0,1%. Por otro lado, esta estabilidad en el precio del alquiler, contrasta con el conato de burbuja en algunas grandes capitales culturales y en zonas turísticas de gran demanda.

alquiler-barcelona

Por regiones, en octubre el coste de las viviendas en alquiler subió en Asturias (0,6%), Baleares (0,5%), Andalucía (0,4%), Cataluña (0,4%), Extremadura (0,4%), Ceuta (0,3%), Comunidad Valenciana (0,3%), Murcia (0,2%), Galicia (0,1%), Melilla (0,1%), Canarias (0,1%), Aragón (0,1%) y Castilla y León (0,1%). En sentido contrario, hubo descensos en los precios de la vivienda en alquiler en Madrid (-0,8%), Castilla-La Mancha (-0,7%), Cantabria (-0,5%), País Vasco (-0,3%) y Navarra (-0,2%).

De este modo, el Índice de Precios de Consumo (IPC) se situó en octubre en el 0,7%, según el dato definitivo hecho público hoy martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Ese 0,7% es su mayor ritmo de expansión en tres años, en máximos desde agosto de 2013.

El aumento se explica por la presión de la vivienda, que se encarece por la subida de los precios de la electricidad y la calefacción; y en el encarecimiento del 1,7% del transporte, por culpa del aumento de los carburantes. El IPC general registró avances anuales en todas las comunidades y se situó en el 1% en Asturias y Navarra, su máximo. En el caso de Catalunya, el avance fue del 0,9%.

Conato de burbuja en las grandes capitales y zonas turísticas con poca oferta

El precio medio de los pisos y casas en alquiler en España crecerá más de un 10% en 2016, según un estudio de Servihabitat Trends. Así, lo que se antojaba hace un año como una simple corrección al alza de los precios de alquiler en determinadas zonas, se ha convertido en un agresivo rebote que no presenta visos de retornar a la senda de la moderación en determinadas ciudades, por lo menos a corto plazo. Así, según algunas estadísticas, desde el segundo trimestre de 2015 nos encontramos con incrementos de un 18% en Madrid, un 30% en Barcelona o un 15% en Valencia, así como otras ciudades como AlicanteSevilla o Málaga que experimentan también acusados incrementos. Según Servihabitat, la rentabilidad bruta media del alquiler de vivienda en España, es del 5,4%, con Cataluña, Madrid e Islas Baleares superando la media nacional.

Las razones de este brusco cambio de tendencia en determinadas zonas, son varias: grupos inversores que compran inmuebles y buscan rentabilidad con el alquiler, a la espera de una oportunidad para su venta; ausencia de oferta suficiente de alojamientos en alquiler, e incremento simultáneo de la demanda por falta de financiación bancaria para comprar; finalización de los contratos de renta antigua; descontrol aparejado al negocio de los apartamentos turísticos, especialmente acusado en la costa mediterránea. Este 'boom' de precios, que hace una década se habría calificado como un síntoma de bonanza económica, suscita ahora una fuerte preocupación, ya que es evidente que no puede asociarse a una mejora en las condiciones salariales de la población.

A todo esto, el importante crecimiento de la demanda, tanto de los hogares como de inversores nacionales y extranjeros, no ha ido acompañado de un aumento de la oferta que “aún es muy estrecha”, según Fernando Acuña (VBARE Iberian Properties). Es el caso de Baleares (Ibiza y Mallorca), Islas Canarias o Barcelona, donde las rentas se han disparado por encima de cualquier otra ciudad española y se prevé que continúen creciendo, si bien paulatinamente a ritmos más moderados: las cifras récord de turismo, han reconvertido parte del stock de alquiler tradicional en “alquileres vacacionales, especialmente en el centro de Barcelona, lo que ha causado un rápido descenso en la oferta, mucho menos elástica, siendo el volumen de viviendas actualmente en alquiler sustancialmente inferior al existente hace 12 meses.

Muchos propietarios que tenían viviendas en venta (que no han logrado vender al precio elevadísimo que deseaban) han descubierto la rentabilidad del alquiler turístico. De modo que lo que ya era una escasa oferta, se une ahora menos pisos en alquiler para residentes para larga temporada a precio asequible. En estas zonas, las viviendas pasan de ser propiedades residenciales a unidades de negocio del alquiler, vacacional o en explotación por grandes empresas. Y los precios de todo, por las nubes.

Fuente: elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

La llegada de turistas en busca de playa, sol y, cada vez más, cultura y conocer grandes grandes ciudades, es imparable. En 2015 pasaron sus vacaciones en España 68,1 millones de extranjeros, la mayor cifra de la historia. Significa una subida del 4,9% y se bate así el récord del 2014, que terminó con 65 millones de turistas. La diversidad turística es amplia, pero si hubiera que hacer un retrato robot del turista que reúna las características más comunes de los extranjeros que llegan de vacaciones sería el de un hombre o una mujer de Reino Unido, que visita la costa para pasar unas vacaciones en la playa, llega en avión y además, viajan por libre (no con viaje organizado) principalmente con el único objetivo de descansar y disfrutar.

playaelcampello-alicante

Pese a que estos son los hábitos más comunes, el año pasado cambiaron algunas tendencias, según se observa en los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística. Por ejemplo, los viajeros de negocios subieron un 15%, y las llegadas en tren, un 12,5%. Los estadounidenses son más habituales (sus visitas se elevaron más del 23%) y Madrid está cada vez más en los planes de quienes eligen España como destino vacacional (tuvo un 13% más visitantes).

El motivo mayoritario de los turistas en sus viajes a España durante 2015 fue el ocio, recreo y vacaciones, con 58,0 millones y un crecimiento interanual del 3,1%. Es el grupo más numeroso, pero en realidad parte del crecimiento de viajeros este año llega de la mano de la actividad empresarial y de ferias y conferencias. Los que responden que visitan España por motivos de negocios y otros asuntos no vinculados con el ocio se situaron en 5 y 5,2 millones de turistas, con crecimientos del 15,5% y 16,4%, respectivamente.

Respecto a las zonas más visitadas, el turismo urbano ha ganado presencia este año (de ahí el auge de las llegadas a Madrid) pero las costas siguen siendo los destinos favoritos de los extranjeros que llegan a España. La principal comunidad de destino en 2015, con 17,4 millones de turistas, fue Cataluña con un 3,7% más de turistas que en 2014. Por detrás se situaron Islas Baleares (con 11,6 millones y un incremento del 2,7%) y Canarias (con 11,6 millones y un aumento del 1,0%). A continuación se sitúa Andalucía, con 9,3 millones de turistas (un 9,6% más que en 2014); la Comunidad Valenciana, 6,5 millones (un 4,3% más), y Madrid con 5,1 millones de turistas que visitaron la capital, con un incremento del 13,0%.

¿De dónde llegan, cómo se organizan, dónde se alojan?

Los principales países de residencia de los turistas que visitaron España el año pasado fueron Reino Unido, Francia y Alemania. De los 68,1 millones de turistas, 37,3 millones tenían una de estas tres nacionalidades. No es una novedad: ya hace décadas que estos países son el gran nicho de las costas y los hoteles españoles. Sin embargo, en los últimos años no solo se han mantenido sus visitas, sino que han crecido. En concreto, en 2015 la llegada de turistas procedentes de Reino Unido y Francia aumentó un 4,5% y un 8,9%, respectivamente. En la evolución de 2015, sin embargo, hay un apunte en rojo: los alemanes. Desde este país sí se redujeron las visitas un 1,2% de media. En diciembre llegaron a reducirse el 9%.

Fuera de estos mercados habituales, los siguientes más potentes para el turismo de España son los países nórdicos, los italianos, los holandeses y los suizos. Y en 2015, quienes han disparado su interés son los estadounidenses. Con el dólar fuerte, viajar a los países que usan euros es para ellos ahora más barato. Como resultado, vinieron a España un 23,6% más turistas de Estados Unidos.

La estadística hace referencia a los visitantes extranjeros, y de ahí que la llegada en avión gane por goleada a otros medios de transporte. Más de 54,4 millones de turistas utilizaron la vía aérea, lo que supuso un aumento del 5,0%. Por carretera llegaron 12,5 millones, un 4,4% más (en este caso, suelen ser franceses y portugueses los que viajan en coche). A pesar de que el tren y el barco son menos populares, son medios de llegada a España que crecen. De los 68,1 millones de turistas del 2015, 342.127 usaron el ferrocarril para su visita (12,5% más) y por los puertos accedieron 896.839 visitantes, un 3,5% más.

En lo referente a la forma de organización del viaje, 48,5 millones de turistas llegaron a España sin paquete turístico (un 6,4% más que en 2014) y 19,6 millones con paquete turístico (un 1,4% más). España es un país considerado seguro, con buenas infraestructuras y una oferta creciente de reservas por Internet tanto de alojamiento como de conexiones aéreas, de ahí el elevado número de turistas que deciden organizarse por libre la estancia. Según un reciente informe presentado en el Foro de Davos, España es el mejor país del mundo para viajar solo.

Respecto al alojamiento vacacional, ahora el Instituto Nacional de Estadística (INE) distingue dos grandes grupos: los que pagan y los que no pagan por su pernoctaciones en vacaciones. Así, en 2015 53,1 millones de turistas estuvieron en lo que se denomina "alojamiento de mercado", es decir, hoteles (43 millones) o en otros establecimientos de pago (10 millones) como campings o viviendas de uso turístico (casas y apartamentos en alquiler de vacaciones) que son cada vez más solicitadas con una demanda que creció un 39% el pasado año 2015. Por otra parte, 15,1 millones de visitantes (un 3,4% más) se quedaron en casas de su propiedad, de familiares o de amigos.

Alquiler vacacional: España, cuarto país más caro de Europa este verano

Un grupo de entre dos y seis personas se gastará en alojamiento en vivienda vacacional una media de 807 euros por semana este verano en España, según leemos en estudio realizado por el comparador HomeToGo. Precios medios solo superados en Grecia (820 euros/semana), Reino Unido (943 euros/semana) y Suiza (949 euros/semana). España presenta precios muy razonables en primavera, con una media de 567 euros por semana, precios que pueden llegar a repuntar hasta un 43,3% en los meses de verano.

Entre los destinos españoles más baratos de esta primavera se encuentran en la Costa del Azahar (Castellón), en localidades como Peñíscola, con una media de 322 euros por semana o Oropesa (402 euros)Le siguen localidades de Tenerife como La Laguna con 350 euros por Semana o Santa Cruz de Tenerife (404 euros por semana). En la Costa de Almería, encontramos precios medios de 358 euros por semana en Roquetas de Mar. Destacan también localidades de Costa del Sol (Málaga) o de Costa Blanca (Alicante) como Torrevieja con precios medios de 390 euros semanales. Completan este top zonas de Cataluña como Costa Dorada (Tarragona), con alquileres económicos en localidades como Salou (391 euros) o Cambrils (402 euros). En Barcelona, se pueden encontrar precios de 402 euros semanales en Calella. Finalmente en Costa Cálida (Murcia) ofrecen precios medios semanales de 397 euros, o en Valencia, donde el alquiler más barato se localiza en Gandía, con 410 euros a semana en primavera, que alcanzan un aumento del 90% en verano.

Precisamente para el verano los destinos más baratos en alquiler vacacional se encuentran en Canarias: Puerto Rico, en Gran Canaria, donde una estancia de una semana cuesta 397 euros; Santa Cruz de Tenerife, ya citada; Los Cristianos, también en Tenerife, con una media de 411 euros/semana; y la isla de La Palma con 430 euros.

Por el contrario, Ibiza es el destino más caro de España para este verano, con un aumento del 70% de sus precios de primavera hasta alcanzar los 1.822 euros/semana, convirtiéndose de este modo en el tercero más caro de Europa, sólo superado por Londres (2.104 euros) y la isla de Capri (1.955 euros), lejos de Amsterdam (1.341 euros) o París (927 euros). En España se sitúa así por delante de Maspalomas (1.581 euros/semana), Alcudia (1.463 euros/semana), Ciutadella de Menorca (1.437 euros/semana) y San Sebastián (1.393 euros/semana). La mayoría de destinos de costa españoles muestra fuertes subidas en temporada alta llegando a casos como el de Ciutadella de Menorca, con el mayor aumento de precios de toda España, un 143,4% más altos en verano que en primavera, seguido de Calella de Palafrugell (133%), Cambrils (123%), Salou (121,5%) y Tarragona (116,2%).

En cuanto a destinos urbanos, destaca el caso de Madrid, donde sus precios se mantienen prácticamente estables durante ambas temporadas (con precios 0,5% más bajos en verano) con una media de 634 euros por semana, en contraste con grandes ciudades costeras como Valencia (18,4% más cara en verano) o Barcelona, a 1.032 euros por semana en verano, un 12,4% más cara que en primavera, superando a ciudades como Oslo (852 euros) , Bruselas (815 euros) o París (927 euros).

Así, tanto Barcelona como Madrid aparecen en primeras posiciones en el ranking con altos alquileres en temporada alta, pero es Valencia la que consigue el ratio más alto para invertir en la compra de un inmueble y convertirlo en un alojamiento vacacional, y es la octava ciudad más rentable de Europa para este tipo de inversión, por delante de capitales como Bruselas, Edimburgo, Munich, Zurich, Roma, Londres o Estocolmo. Madrid se encuentra en el puesto número 32, delante de ciudades como Helsinki, Hamburgo o Berlín.

Fuente: elpais.com y HomeToGo: Precios alquiler 2016

Quizá también te puede interesar:

  • Encontrar pisos y villas en alquiler de vacaciones
  • Encontrar pisos y casas en venta (oportunidades, rebajados…)
  • Encontrar pisos y casas en alquiler (larga temporada)

Síguenos: Facebook – Twitter –