Saltar al contenido

3

Terraza y vistas desde un piso en Fuengirola (Costa del Sol, Málaga)

Los precios de los alquileres en las grandes ciudades crecen ya a tasas mucho más aceleradas de lo que se revalorizan las viviendas en venta. Por eso, parte del sector se pregunta si no estaremos en la antesala de otra burbuja, aunque solo sea referida al mercado del arrendamiento. De esta situación se viene culpando desde hace meses al alquiler turístico, una actividad que supuestamente reporta notables beneficios a cambio de un supuesto coste mínimo. Y como los propietarios de esas viviendas que se alquilan solo para vacaciones ganan mucho dinero, detraen sus viviendas de la oferta de alquiler residencial tradicional, lo que a su vez provoca ese repunte de las precios, según los más críticos con esta actividad. Pero, realmente, qué es más rentable, ¿alquilar a un inquilino tradicional en larga temporada o destinar esa vivienda al alquiler vacacional? Según algunos estudios, en lo que respecta a la rentabilidad del alquiler turístico, las cifras dicen justo lo contrario. Lo más habitual es obtener más beneficios con el alquiler de larga duración. Eso sí, los expertos aclaran una salvedad: no son negocios comparables porque ni siquiera la demanda coincide en el tipo de producto que busca si es para una finalidad u otra.

...continúa leyendo "Vivienda: ¿Qué es más rentable, el alquiler turístico o el alquiler de larga temporada?"

9

El precio de los pisos sube a un ritmo anual del 6,3%, pero su puesta en alquiler rentó un 4,6% adicional en los tres primeros meses del año. El dato, es el máximo histórico en los últimos 9 años. La rentabilidad de la vivienda no era tan alta desde el tercer trimestre de 2007, coincidiendo con el pico de la burbuja inmobiliaria. De este modo, el rendimiento medio bruto anual de la vivienda se situó entre el 10,9% en el primer trimestre del año y del 8,3% en el segundo, de acuerdo con los últimos datos publicado por el Banco de España. En 2015 este indicador se situaba en una cifra récord del 8,8%, provocando que una de cada cinco viviendas en España se compren como inversión, dada la atracción por la alta rentabilidad que da ahora el alquiler de viviendas según Servihabitat. Una rentabilidad muy superior a la deuda pública (un 0,987%), los depósitos (0,2%, en julio) o la Bolsa (-15%, en agosto).

barcelona2

Así, "la rentabilidad de la inversión en el sector residencial en España presenta unos retornos estables, con poca exposición a los shocks externos", según el reciente Informe Residencial 2016 de Tasaciones CBRE, mientras que para Ernst & Young, España gana posiciones en el ranking internacional y situarse entre los diez destinos de inversión más atractivos para los ejecutivos del sector inmobiliario y construcción". Esta brecha entre la rentabilidad de la vivienda y el resto de los activos significa que es un momento propicio para invertir en vivienda para alquilar, tanto por parte de compradores particulares como por parte de empresas especializadas, ya que además el coste de los préstamos hipotecarios está en mínimos históricos. El modelo de negocio de estas empresas y de los particulares está claro: obtienen una renta fija, derivada de la puesta en alquiler del inmueble, que supera de sobra los gastos operativos de la propiedad, y además ponen el ojo en una revalorización del inmueble, con lo que pueden más que duplicar el retorno.

Esta cifra de rentabilidad bruta mide el efecto combinado de la revalorización de la vivienda más la renta que se obtiene de ponerla en alquiler, antes de impuestos. Es decir, no sólo tiene en cuenta lo que obtendría cada año el inversor al poner el inmueble en arrendamiento, sino, también, lo que ganaría al venderlo al cabo de doce meses, siendo este el dato más relevante para los inversores.

rentabilidadalquiler-1trim2016

Las compras por inversión suponen el 21% de las ventas de vivienda de costa, y el 18% de las compras de viviendas de uso habitual según Servihabitat. En Madrid y Barcelona, inversores y ciudadanos extranjeros que quieren pasar temporadas por trabajo o ocio en la ciudad, ambos tipos de compradores de alto poder adquisitivo, está volviendo a expulsar a las familias de clase media hacia los barrios periféricos, donde también existen inversores, aunque en su mayoría pequeños y nacionales, que buscan alternativas a los depósitos bancarios y a la volatilidad bursátil para sus ahorros, comprando inmuebles de un valor medio de 125.000 euros. Según Alfa Inmobiliaria, los pequeños inversores nacionales se están dirigiendo también a la vivienda de costa: hasta el 50% de los compradores del último año han tenido en cuenta la oportunidad de inversión que supone la compra, frente al 15% que asegura que sólo atiende a su disfrute y un 35% de ventas a extranjeros.

Comprar para alquilar: oferta y demanda

En España no existe una estadística oficial que permita trazar una radiografía global y certera de cómo se están comportando la oferta y la demanda en el mercado del alquiler, dado que no existe un registro nacional en el que se inscriban los contratos de arrendamiento. En un intento por arrojar luz al mercado, Solvia ha desarrollado un estudio aplicando técnicas de big data a partir de 2,4 millones de anuncios de viviendas en alquiler y la revisión en detalle de 2.300 códigos postales de toda España. Una de las conclusiones más relevantes de este estudio es que el fuerte crecimiento de la demanda de alquiler junto con la rigidez de la oferta, especialmente en ciudades como Madrid y Barcelona, han generado bolsas de demanda insatisfecha, así como importantes incrementos de precios en los últimos meses.

Según el mencionado estudio, elaborado por Solvia, la rentabilidad media de las viviendas analizadas se sitúa en el 6,11%, con un precio medio de cierre de las compraventas de 1.377 euros por metro cuadrado. De dicha muestra de oferta de viviendas en alquiler en España, el 29% ofrece una rentabilidad bruta superior al 7%, el 49% presenta una rentabilidad que oscila entre el 5%-7% y el 22% genera un rendimiento inferior al 5%. Los inversores más conservadores son quienes demandan las rentabilidades más bajas a cambio de un menor riesgo. Aquí se sitúan distritos de Madrid capital como Chamartín-Plaza Castilla (rentabilidad media del 4,1%) o en la ciudad de Barcelona, Sarrià-Sant Gervasi (4,2%). Para quienes requieren rentabilidades superiores pese al mayor riesgo, la oportunidad está en mercados de alquiler más secundarios. Una muestra de ello es el distrito de Puente de Vallecas (Madrid), cuya rentabilidad supera el 9%, o el distrito de Horta-Guinardó (Barcelona), con un 6,9%.

De acuerdo con el análisis de Solvia, la renta media de los alquileres en España creció un 4,9% interanual en los cinco primeros meses de 2016. En el ámbito regional, resulta significativo el incremento de precios en dicho periodo en comunidades como Baleares (+16%), Cataluña (+11%) y Madrid (+10%). No obstante, estas cifras también hay que revisarlas desde la perspectiva de los distintos micromercados inmobiliarios. Por ejemplo, en la ciudad de Madrid los mayores incrementos en las rentas se han producido en el barrio de Salamanca, Chamberí, Retiro y Tetuán, con avances de entre el 9% y el 13%. En distritos de la ciudad de Barcelona como Gràcia, Sants o Ciutat Vella, los precios han escalado más de un 20%.

Un mini boom en algunas ciudades según Tecnocasa. Barcelona lidera el ímpetu inversor, ya que el 40% de las viviendas que se venden se destina a la rentabilidad. Esto significa que el 60% de los sólo compradores adquiere una vivienda para vivir en ella. A la ciudad condal le sigue Valencia, donde el porcentaje de pisos que se venden para ponerlos en alquiler en busca de una ganancia asciende al 37%. Madrid es la otra gran urbe en la que los inversores particulares (fundamentalmente, aunque no sólo) se comen un tercio de la tarta inmobiliaria, en concreto el 32%. La media de España es el 26%. Cerca de esas cifras se mueven Zaragoza (28%), Málaga (25%) y Sevilla (22%), las otras tres grandes plazas inmobiliarias de España.

2 de cada 10 turistas extranjeros comprarán un piso en España

Un análisis acompañado de una encuesta realizada por la franquicia inmobiliaria Iberia Real Estate en los principales puntos de costa de España entre los turistas extranjeros durante los meses de julio y agosto refleja que dos de cada 10 viajeros planean comprar una segunda residencia en España. Y es que los datos récord de turismo que estamos viviendo en nuestro país este año con una afluencia superior al 6% respecto al año pasado también tendrá efectos económicos en el sector inmobiliario.

Encabezado por los turistas ingleses y alemanes, que son los que más se interesan en las viviendas españolas de costas como la Comunidad Valenciana, Andalucía, Cataluña y Baleares. Sorprende la dispersión geográfica sufrida este año respecto a los destinos y búsquedas de viviendas por parte de extranjeros. Y es que según Iberia Real Estate ya no son sólo las ciudades tradicionales las más demandadas. Los turistas extranjeros están comenzando a descubrir más puntos de nuestro país como Madrid, Cantabria o Galicia.

Especial atención a la localización y la calidad de la vivienda

Los expertos recomiendan poner especial atención en la localización y en la calidad de la vivienda, de forma que se pueda lograr un margen extra para compensar gastos y rebajar el riesgo de pérdidas. Esto se debe a que España ya no es un mercado unitario, en el que toda la demanda se absorbe y todos los precios suben, como sucedía hasta 2006, sino que hay un mercado a dos o tres velocidades, en el que algunas ciudades y barrios siguen sin tocar suelo o están estancados, mientras que muchos otros viven una clara recuperación.

Se recomienda buscar pisos céntricos y pequeños como la mejor vía para rentabilizar la inversión. "Los pisos de una o dos habitaciones tienen más mercado. Es cierto que algunas familias también alquilan, pero la mayoría optan por la compra, por lo que los pisos pequeños tienen más salida", señala el consultor inmobiliario José Luis Ruiz Bartolomé, que además apuesta por buscar localizaciones céntricas o en las que haya mucho movimiento de personas, sean nacionales o extranjeras. "Es cierto que una vivienda en otros barrios menos transitados puede ofrecer una mayor rentabilidad sobre el precio de compra, pero puede que el inmueble quede deshabitado mucho tiempo, lo que supone una pérdida mayor".

Fuentes: elmundo.es, elpais.com, expansion.com y Banco de España

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter –

1

Comprar una vivienda en el centro de muchas ciudades puede resultar misión imposible. La oferta de vivienda nueva es muy limitada para la creciente demanda que, o bien no encuentra el producto donde lo busca o no le encaja por precio. Una escasez que ha provocado que cada vez sean más los particulares que deciden comprar pisos de segunda mano y acometer una profunda reforma. Una opción que permite comprar más barato, conseguir importantes rebajas en el precio final de venta y destinar parte del presupuesto total de la operación a acometer una reforma cuyo resultado se acerque lo máximo posible a la vivienda que estamos buscando, o cómo comprar y reformar un piso de lujo y conseguir un beneficio del 20%.

piso-justicia-madrid2

Rehabilitar es una decisión que puede llegar a ser rentable en cualquier ciudad de España. Un ejemplo es el caso de Alfonso, que buscaba piso en Madrid para comprar cerca de Plaza de España o el distrito de Chamberí, pero el producto nuevo de la zona (básicamente, Torre Madrid) no se ajustaba a su presupuesto, y la segunda mano no encajaba en sus gustos. Tras una intensa búsqueda a través de varios portales inmobiliarios, y tras solo dos visitas a dos viviendas, vio las enormes posibilidades que ofrecía un piso de 75 metros cuadrados en el céntrico barrio de Argüelles. Un piso por el que consiguió una rebaja en el precio cercana al 10% y en el que invirtió unos 1.000 euros por cada metro cuadrado para convertir en realidad su sueño.

El resultado, una vivienda totalmente diseñada a su medida y que, si hoy quisiera o necesitara ponerla la venta, no perdería dinero. "Según entré por la puerta, a pesar de que la vivienda era bastante oscura por culpa de los muebles tan antiguos y viejos que tenía, la verdad es que vi que con una buena reforma podría conseguir la vivienda que estaba buscando. Y, aunque cuando empecé la búsqueda no me había planteado comprar para reformar, cambié totalmente de opinión al ver las fantásticas vistas del piso. En su decisión jugó un papel clave un profesional, un arquitecto técnico como Esther Sánchez, socia de la consultora SyS Asociados, que centra su radio de acción en la venta de pisos en el distrito de Chamberí. "Por mi formación, no solo me centro en enseñar las viviendas a los clientes, sino que, una vez que conozco sus gustos, sus necesidades y sus preferencias, también les ofrezco, plano en mano, las posibilidades que ofrecen los pisos a reformar".

Comprar y reformar un piso de lujo y conseguir un beneficio del 20%

Otro ejemplo nos lo explica Gonzalo Robles, director ejecutivo de UXBAN, una empresa de arquitectura dedicada a la compra y rehabilitación de viviendas: "Compramos a 4.000 euros el metro cuadrado y esperamos vender a 6.000". Son las cifras que maneja en su última adquisición: una casa de algo más de 170 metros cuadrados en pleno centro de Madrid, a escasos 500 metros del Paseo de la Castellana. Para la transformación del inmueble, esta compañía ha invertido 1.000 euros por metro cuadrado en la reforma, con la que espera conseguir rentabilidades de dos dígitos sobre el precio de compra. "Una buena rehabilitación puede incrementar el valor de mercado de una vivienda entre el 50% y el 70%. Si descontamos la inversión realizada para la reforma integral, podemos estar hablando de un beneficio de entre el 15% y el 20%".

No obstante, el proceso de comprar, reformar y vender no es sencillo. Hay que hacer números de principio a fin para evitar operaciones ruinosas. "Hay que tener una estrategia de compra bien definida. Debemos tener muy claro dónde y qué tipo vivienda queremos comprar, pero también cómo vamos a financiarlo, qué enfoque es más interesante para ofrecer la vivienda al mercado y a qué precio. Es necesario vender rápido, ya que cuando un inmueble está más de tres meses a la venta y nadie se interesa por él, se quema y te ves obligado a rebajar fuertemente el precio".

Una vez definido el tipo de vivienda y la ubicación, viene el trabajo de campo. Gonzalo Robles recomienda visitar muchos inmuebles en la zona, hablar con los agentes inmobiliarios y obtener información. "Cuando hemos seleccionado las viviendas que nos interesan, llega el momento de realizar ofertas por escrito, ya que así ofrecemos al vendedor imagen de seriedad y solvencia". Llegados a este punto, "tienes que saber exactamente por cuánto se está vendiendo producto en la zona como el que vas a ofrecer, y a cuánto se está adquiriendo el producto sin reformar. No te encapriches", recomienda este experto. "Es necesario que hagamos caso a los números y dejemos de lado las emociones. Por mucho que nos guste un piso, no podemos ofrecer ni un euro más de nuestro objetivo de compra".

Una vez formalizada la compra, comienza la rehabilitación. "Hay que establecer un presupuesto de obra coherente con la ubicación. Es un error tanto invertir 500 euros por metro cuadrado en una zona "prime" como 1.000 euros en una zona secundaria. En el primer caso, no se valora, ya que el comprador que está dispuesto a gastarse un millón de euros quiere las mejores calidades, mientras que en el segundo caso, la obra se come tu margen o te ves obligado a venderlo a un precio inaccesible para ese mercado al que te diriges". En la fase de rehabilitación, si el presupuesto es clave, también lo es contar con los mejores profesionales para no llevarte sustos durante la rehabilitación. "Es un riesgo que tienes que minimizar", añade Gonzalo Robles, quien insiste en la importancia de diseñar un producto singular y único. "Tienes que poner a la venta un producto diferente, que no haya nada parecido en el mercado".

Una vez realizada la reforma, llega el momento de poner a la venta la vivienda. Hay que dar a conocer el producto (portales inmobiliarios, agencias...) y fijar el precio de venta, que ha de ser mejor que el promedio de la zona. "Tu vivienda debe destacar por tener mejor relación calidad-precio que el resto", apunta Gonzalo Robles, quien asegura que hay que conseguir vender el inmueble en menos de tres meses para evitar que se queme y haya que rebajar el precio. "El proceso completo debe durar seis meses desde el día en que vas al notario a comprar la vivienda y el día que vuelves para venderla".

Por último, este experto recomienda amueblar la casa, puesto que se acelera la toma de decisión de compra por parte del comprador. "Hay que conseguir que se sienta viviendo en ella, porque el componente emocional a la hora de comprar casa es muy importante. Si además le ofreces toda la documentación legal y financiera de lo que estás vendiendo, como por ejemplo la rentabilidad que obtiene si lo compra para alquilar, generas además confianza en el comprador".

¿Reformar para vivir o para vender?

En primer ejemplo, el propietario no tiene intención de vender su casa, al menos a corto plazo. De ahí que realizara una importante inversión en la reforma para dejar su vivienda tal y como quería. "La inversión fue de 1.000 euros por metro cuadrado. Un presupuesto elevado, porque el cliente quería la casa diseñada totalmente a su gusto. Pero se pueden hacer reformas con un presupuesto mucho más ajustado", explica Jonas Österberg, fundador de Domus Interior Design. "Una reforma más discreta puede oscilar entre 500 y 800 euros el metro cuadrado, aunque también te puedes ir perfectamente a los 1.400 euros. Depende de la calidad de los materiales y la complejidad de la reforma". "Aunque sea para vivir, hay que tener en cuenta no perder dinero si se tiene que vender la vivienda en un momento dado".

"Esta vivienda tenía muchas posibilidades, pero también suponía un reto para mí porque, aunque la vivienda es exterior, había que potenciar la luz, ganar luminosidad y sacar el máximo partido a la superficie. Para eso se abrieron los espacios, se tiraron tabiques y se decidió crear un salón grande e integrar la cocina para ganar amplitud. Se aprovecharon los laterales para almacenaje, y se decidió usar materiales claros y con brillo para reflejar la luz, así como la madera para aportar calidad", explica Jonas Österberg, quien, para este proyecto, contó con una constructora de confianza, Rodepa, y con la firma Amboage para el mobiliario. El resultado, un proyecto llave en mano para un particular, en precio y plazo previstos.

Dar este paso debe ser una decisión meditada, pero, sobre todo, estudiada. Es decir, es necesario tomar ciertas precauciones para evitar sustos desagradables. Echa mano de la calculadora para no desviarte de tu presupuesto, no pierdas la calma ante posibles imprevistos, haz una lista con tus prioridades y ponte en manos de profesionales.

RelacionadoLa rehabilitación de vivienda y las ayudas públicas: claves y pasos para tramitarlas

Fuente: elconfidencial.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

7

La inversión residencial se consolida por su bajo riesgo. El rendimiento bruto de los pisos (alquiler más plusvalía a un año) registró en 2015 su mejor año desde el "boom' inmobiliario". Así, a medida que se consolida la recuperación del mercado residencial, la vivienda se consolida como una inversión atractiva. Comprar un piso para luego ponerlo en el mercado del alquiler es, hoy por hoy, una operación con una elevada rentabilidad y bajo riesgo, confirmándose como la opción preferida de los inversores a largo plazo. No en vano, la vivienda cerró el año 2015 con una rentabilidad media del 8,8%, la cifra anual más alta desde 2006, según los datos del Banco de España.

rentabilidadalquiler-vivienda1

Para calcular la rentabilidad de una vivienda, el Banco de España tiene en cuenta no sólo el rendimiento bruto del alquiler (4,6%, en diciembre del año pasado), sino, también, la plusvalía a 12 meses, que añade 4,2 puntos porcentuales adicionales. De ahí que multitud de pequeños y medianos inversores se hayan fijado en el mercado residencial como refugio ante la escasa rentabilidad de otras inversiones. El rendimiento de las casas y pisos en alquiler es seis veces superior al 1,44% que ofrece la deuda pública a 10 años, y 22 veces mayor que el 0,4% que rentan los depósitos. Entretanto, el rendimiento del Ibex 35 es negativo (-24,3% en febrero, según el Banco de España).

Según el organismo dirigido por Luis María Linde, el 8,8% de la rentabilidad de la vivienda en 2015, es la mayor alcanzada desde el 17,7% de 2006. Ni siquiera en 2007, el año del pico de la burbuja, se registró un dato mayor (entonces fue del 8,6%). Desde 2008 a 2013 la rentabilidad fue siempre negativa, y 2014 cerró con un 6,4%, 2,4 puntos menos que el año siguiente.

Para Julio Gil, presidente de la Fundación de Estudios Inmobiliarios (FEI), "Es un dato muy bueno que confirma el cambio de tendencia del mercado residencial, iniciado en 2014. La conjunción de la evolución positiva del precio de la vivienda y la tendencia de las rentas del alquiler han dado como resultado una rentabilidad muy elevada que confirma la estabilización del mercado y que pone en un lugar relevante a la vivienda frente a otros activos de inversión, destacando por una muy buena relación del binomio rentabilidad-riesgo". Eso sí, si bien "este indicador confirma la cada vez más sólida estabilización del mercado, pero no se debe confundir con una situación de crecimiento abrupto".

"El dato del Banco de España va en la línea con la plusvalía que están registrando las Socimis, por tanto parece coherente", apunta José Luis Ruiz Bartolomé, socio de Certus Capital. "Todos somos testigos de la revalorización de la vivienda en las grandes ciudades. Al tiempo, la rentabilidad por alquiler está en un nivel sano. Podría aumentar, pero no creo que mucho, porque los salarios no van a subir mucho", añade.

Según los expertos, en la actualidad se vive el mercado vive un momento de alta rentabilidad y bajo riesgo, algo muy poco común. Por ello, los expertos recomiendan invertir en viviendas bien localizadas y con una demanda elevada. Las zonas principales y la periferia del centro de las grandes ciudades son las mejores para comprar un inmueble y sacarlo después al alquiler. Las mejores opciones son apartamentos de menos de 80 metros cuadrados y una o dos habitaciones, ya que son los que tienen una mayor ratio de renta por arrendamiento por cada metro cuadrado.

Además, el precio de los alquileres mantiene mínimas caídas del 0,3% o el 0,4% si nos basamos en los índices de precios de consumo (IPC) de los últimos meses publicados por el INE, pero los precios suben en grandes ciudades y zonas de alta demanda, donde las expectativas de subida será cercana al 5% en 2016. A la crisis económica se le une el factor social, cada vez más gente alquila no sólo porque no pueden acceder a la compra de una casa, sino también porque se ha producido un cambio de mentalidad a favor del alquiler.

Por otro lado, cabe destacar que la rentabilidad neta (sumada la plusvalía) de la vivienda en España es del 5,2%, según el Instituto de Práctica Empresarial. Ésta se obtiene dividiendo los ingresos obtenidos por el alquiler (restándoles los gastos) entre el precio de la vivienda, más la revalorización a 12 meses. Por ejemplo, un piso que cuesta 100.000 euros y se alquila por 500 euros al mes (6.000 al año), con unos gastos de comunidad, IBI, etcétera, de 2.000 euros al año, tiene una rentabilidad del 4% (4.000 euros de ingresos netos divididos entre los 100.000 del precio). Si su revalorización es del 3%, la rentabilidad neta, del 7%.

Fuente: expansion.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter –