Saltar al contenido

1

Playa de Benidorm (Costa Blanca, Alicante)

Este verano una vivienda en alquiler de vacaciones en primera línea de alguna de las playas españolas es un 9,8% más caro que hace un año y cuesta un 30% más con respecto a 2014. Ya sea al Mediterráneo o al Atlántico, el apartamento vacacional tipo que se oferta en la playa tiene un precio de 729 euros por semana, según la sociedad de tasación independiente TecniTasa. Hace un año ese presupuesto era de 664 euros. Según José María Basañez Agarrado, presidente de TecniTasa "se confirma la tendencia al alza en el coste medio de alquiler para las vacaciones de verano en las distintas playas de nuestros litorales, de forma paralela a la consolidación de la recuperación económica general en España".

...continúa leyendo "Las viviendas en alquiler de vacaciones en la playa, suben un 9,8% este verano"

El precio del alquiler de vacaciones de una vivienda en las zonas del litoral español se ha encarecido un 11%, respecto a los datos registrados en el verano de 2015, situándose el precio medio del arrendamiento de un apartamento en los 664 euros por semana, según el informe elaborado por la tasadora TecniTasa. Con respecto a 2014 los alquileres de apartamentos en la playa se han encarecido un 20%.

calpe-alquilervacaciones

El análisis de la compañía confirma que no todas las zonas de playa se comportan de manera homogénea, el destino marca los precios. Así, la playa de Bossa, en Ibiza, vuelve a ser el lugar donde se registran los costes más altos alcanzando de media los 2.000 euros semanales por una vivienda de 70 metros cuadrados, frente a los 1.680 que constaba la temporada anterior. Por el contrario, el más barato vuelve a ser en Burela (Lugo) donde un apartamento de 60 metros no supera los 200 euros.

Una de las áreas con más ofertas y variedad de precios es Levante. En la Costa Blanca, en La Playa de los Locos (Torrevieja) se pagan 325 euros semanales por un piso de 65 metros, 350 euros si se trata de Dénia. Este precio se puede conseguir también en primera línea de playa de las localidades en Valencia, como Oliva, Sagunto o El Saler, donde los alquileres varían de los 300 a los 340 euros semanales.

Del mismo modo, un amplio abanico de posibilidades ofrecen las playas andaluzas. En Cádiz se pueden encontrar alojamientos que van desde los 1.500 euros de Sotogrande pasando por los 950 de Costa Ballena hasta los 500 de La Línea de la Concepción. En la Costa del Sol, lo más caro está en Puerto Banús (Marbella) por 1.100 euros. Y por la mitad de precios hay en Estepona, Fuengirola o Nerja. En Almería, Granada y Huelva los precios se mueven entre los 400 y los 650 euros por semana.

En la costa catalana la horquilla de apartamentos en primera línea de playa va desde los 1.200 euros de Sitges (Barcelona), a los 1.100 euros de Salou (Tarragona), o los 1.000 de Cadaqués, en Costa Brava (Girona).

En las Islas Canarias podemos encontrar apartamentos de 35 o 40 metros cuadrados en Las Palmas, en La Playa de Las Canteras (290 euros), Patalavaca (300) o Playa del Inglés (310). Lo mismo ocurre en Tenerife: en Puerto de la Cruz son 320 euros y algo más caro en el Puerto de Los Cristianos, donde por 50 metros hay que pagar 470 euros por una semana.

tecnitasa-alquilerverano2016

En el norte, en la costa de Asturias o Galicia los precios también son más ajustados. Excepto Sanxenxo, Portonovo y O Grove, en Pontevedra, con oferta muy por encima de los 1.000 euros, podemos encontrar precios de entre 335 y 600 euros en las localidades asturianas de Tapia de Casariego, Ribadesella o Llanes. Y en A Coruña y Lugo se pueden conseguir apartamentos entre los 200 y los 400 euros.

Finalmente, los alquileres del País Vasco muestran una gran diferencia entre las playas de Guipúzcoa y Vizcaya. En el primer caso los precios superan ampliamente los 1.000 euros. En concreto, en la localidad de Hondarribia el precio medio escala hasta los 1.350 euros y en la capital, San Sebastián, es de 1.250. En el segundo caso el coste de los arrendamientos se sitúa en el entorno de los 600 euros en localizaciones como la playa de Lekeitio o la de Bakio.

Fuente: elpais.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

La llegada de turistas en busca de playa, sol y, cada vez más, cultura y conocer grandes grandes ciudades, es imparable. En 2015 pasaron sus vacaciones en España 68,1 millones de extranjeros, la mayor cifra de la historia. Significa una subida del 4,9% y se bate así el récord del 2014, que terminó con 65 millones de turistas. La diversidad turística es amplia, pero si hubiera que hacer un retrato robot del turista que reúna las características más comunes de los extranjeros que llegan de vacaciones sería el de un hombre o una mujer de Reino Unido, que visita la costa para pasar unas vacaciones en la playa, llega en avión y además, viajan por libre (no con viaje organizado) principalmente con el único objetivo de descansar y disfrutar.

playaelcampello-alicante

Pese a que estos son los hábitos más comunes, el año pasado cambiaron algunas tendencias, según se observa en los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística. Por ejemplo, los viajeros de negocios subieron un 15%, y las llegadas en tren, un 12,5%. Los estadounidenses son más habituales (sus visitas se elevaron más del 23%) y Madrid está cada vez más en los planes de quienes eligen España como destino vacacional (tuvo un 13% más visitantes).

El motivo mayoritario de los turistas en sus viajes a España durante 2015 fue el ocio, recreo y vacaciones, con 58,0 millones y un crecimiento interanual del 3,1%. Es el grupo más numeroso, pero en realidad parte del crecimiento de viajeros este año llega de la mano de la actividad empresarial y de ferias y conferencias. Los que responden que visitan España por motivos de negocios y otros asuntos no vinculados con el ocio se situaron en 5 y 5,2 millones de turistas, con crecimientos del 15,5% y 16,4%, respectivamente.

Respecto a las zonas más visitadas, el turismo urbano ha ganado presencia este año (de ahí el auge de las llegadas a Madrid) pero las costas siguen siendo los destinos favoritos de los extranjeros que llegan a España. La principal comunidad de destino en 2015, con 17,4 millones de turistas, fue Cataluña con un 3,7% más de turistas que en 2014. Por detrás se situaron Islas Baleares (con 11,6 millones y un incremento del 2,7%) y Canarias (con 11,6 millones y un aumento del 1,0%). A continuación se sitúa Andalucía, con 9,3 millones de turistas (un 9,6% más que en 2014); la Comunidad Valenciana, 6,5 millones (un 4,3% más), y Madrid con 5,1 millones de turistas que visitaron la capital, con un incremento del 13,0%.

¿De dónde llegan, cómo se organizan, dónde se alojan?

Los principales países de residencia de los turistas que visitaron España el año pasado fueron Reino Unido, Francia y Alemania. De los 68,1 millones de turistas, 37,3 millones tenían una de estas tres nacionalidades. No es una novedad: ya hace décadas que estos países son el gran nicho de las costas y los hoteles españoles. Sin embargo, en los últimos años no solo se han mantenido sus visitas, sino que han crecido. En concreto, en 2015 la llegada de turistas procedentes de Reino Unido y Francia aumentó un 4,5% y un 8,9%, respectivamente. En la evolución de 2015, sin embargo, hay un apunte en rojo: los alemanes. Desde este país sí se redujeron las visitas un 1,2% de media. En diciembre llegaron a reducirse el 9%.

Fuera de estos mercados habituales, los siguientes más potentes para el turismo de España son los países nórdicos, los italianos, los holandeses y los suizos. Y en 2015, quienes han disparado su interés son los estadounidenses. Con el dólar fuerte, viajar a los países que usan euros es para ellos ahora más barato. Como resultado, vinieron a España un 23,6% más turistas de Estados Unidos.

La estadística hace referencia a los visitantes extranjeros, y de ahí que la llegada en avión gane por goleada a otros medios de transporte. Más de 54,4 millones de turistas utilizaron la vía aérea, lo que supuso un aumento del 5,0%. Por carretera llegaron 12,5 millones, un 4,4% más (en este caso, suelen ser franceses y portugueses los que viajan en coche). A pesar de que el tren y el barco son menos populares, son medios de llegada a España que crecen. De los 68,1 millones de turistas del 2015, 342.127 usaron el ferrocarril para su visita (12,5% más) y por los puertos accedieron 896.839 visitantes, un 3,5% más.

En lo referente a la forma de organización del viaje, 48,5 millones de turistas llegaron a España sin paquete turístico (un 6,4% más que en 2014) y 19,6 millones con paquete turístico (un 1,4% más). España es un país considerado seguro, con buenas infraestructuras y una oferta creciente de reservas por Internet tanto de alojamiento como de conexiones aéreas, de ahí el elevado número de turistas que deciden organizarse por libre la estancia. Según un reciente informe presentado en el Foro de Davos, España es el mejor país del mundo para viajar solo.

Respecto al alojamiento vacacional, ahora el Instituto Nacional de Estadística (INE) distingue dos grandes grupos: los que pagan y los que no pagan por su pernoctaciones en vacaciones. Así, en 2015 53,1 millones de turistas estuvieron en lo que se denomina "alojamiento de mercado", es decir, hoteles (43 millones) o en otros establecimientos de pago (10 millones) como campings o viviendas de uso turístico (casas y apartamentos en alquiler de vacaciones) que son cada vez más solicitadas con una demanda que creció un 39% el pasado año 2015. Por otra parte, 15,1 millones de visitantes (un 3,4% más) se quedaron en casas de su propiedad, de familiares o de amigos.

Alquiler vacacional: España, cuarto país más caro de Europa este verano

Un grupo de entre dos y seis personas se gastará en alojamiento en vivienda vacacional una media de 807 euros por semana este verano en España, según leemos en estudio realizado por el comparador HomeToGo. Precios medios solo superados en Grecia (820 euros/semana), Reino Unido (943 euros/semana) y Suiza (949 euros/semana). España presenta precios muy razonables en primavera, con una media de 567 euros por semana, precios que pueden llegar a repuntar hasta un 43,3% en los meses de verano.

Entre los destinos españoles más baratos de esta primavera se encuentran en la Costa del Azahar (Castellón), en localidades como Peñíscola, con una media de 322 euros por semana o Oropesa (402 euros)Le siguen localidades de Tenerife como La Laguna con 350 euros por Semana o Santa Cruz de Tenerife (404 euros por semana). En la Costa de Almería, encontramos precios medios de 358 euros por semana en Roquetas de Mar. Destacan también localidades de Costa del Sol (Málaga) o de Costa Blanca (Alicante) como Torrevieja con precios medios de 390 euros semanales. Completan este top zonas de Cataluña como Costa Dorada (Tarragona), con alquileres económicos en localidades como Salou (391 euros) o Cambrils (402 euros). En Barcelona, se pueden encontrar precios de 402 euros semanales en Calella. Finalmente en Costa Cálida (Murcia) ofrecen precios medios semanales de 397 euros, o en Valencia, donde el alquiler más barato se localiza en Gandía, con 410 euros a semana en primavera, que alcanzan un aumento del 90% en verano.

Precisamente para el verano los destinos más baratos en alquiler vacacional se encuentran en Canarias: Puerto Rico, en Gran Canaria, donde una estancia de una semana cuesta 397 euros; Santa Cruz de Tenerife, ya citada; Los Cristianos, también en Tenerife, con una media de 411 euros/semana; y la isla de La Palma con 430 euros.

Por el contrario, Ibiza es el destino más caro de España para este verano, con un aumento del 70% de sus precios de primavera hasta alcanzar los 1.822 euros/semana, convirtiéndose de este modo en el tercero más caro de Europa, sólo superado por Londres (2.104 euros) y la isla de Capri (1.955 euros), lejos de Amsterdam (1.341 euros) o París (927 euros). En España se sitúa así por delante de Maspalomas (1.581 euros/semana), Alcudia (1.463 euros/semana), Ciutadella de Menorca (1.437 euros/semana) y San Sebastián (1.393 euros/semana). La mayoría de destinos de costa españoles muestra fuertes subidas en temporada alta llegando a casos como el de Ciutadella de Menorca, con el mayor aumento de precios de toda España, un 143,4% más altos en verano que en primavera, seguido de Calella de Palafrugell (133%), Cambrils (123%), Salou (121,5%) y Tarragona (116,2%).

En cuanto a destinos urbanos, destaca el caso de Madrid, donde sus precios se mantienen prácticamente estables durante ambas temporadas (con precios 0,5% más bajos en verano) con una media de 634 euros por semana, en contraste con grandes ciudades costeras como Valencia (18,4% más cara en verano) o Barcelona, a 1.032 euros por semana en verano, un 12,4% más cara que en primavera, superando a ciudades como Oslo (852 euros) , Bruselas (815 euros) o París (927 euros).

Así, tanto Barcelona como Madrid aparecen en primeras posiciones en el ranking con altos alquileres en temporada alta, pero es Valencia la que consigue el ratio más alto para invertir en la compra de un inmueble y convertirlo en un alojamiento vacacional, y es la octava ciudad más rentable de Europa para este tipo de inversión, por delante de capitales como Bruselas, Edimburgo, Munich, Zurich, Roma, Londres o Estocolmo. Madrid se encuentra en el puesto número 32, delante de ciudades como Helsinki, Hamburgo o Berlín.

Fuente: elpais.com y HomeToGo: Precios alquiler 2016

Quizá también te puede interesar:

  • Encontrar pisos y villas en alquiler de vacaciones
  • Encontrar pisos y casas en venta (oportunidades, rebajados…)
  • Encontrar pisos y casas en alquiler (larga temporada)

Síguenos: Facebook – Twitter –