Saltar al contenido

Viviendas en Altea (Costa Blanca, Alicante)

España contaba con un total de 25.586.279 viviendas a cierre del año 2016, lo que supone un incremento del 0,2% en comparación con 2015, cuando la cifra era de 25.541.915. De esta manera, en un año el parque de viviendas en España se incrementó en 44.364 casas y pisos, según recoge el documento Estimación del parque de viviendas correspondiente al ejercicio 2016 publicado por el Ministerio de Fomento, diferenciándose si la vivienda es principal o no de una familia. En concreto, en España había en 2016 un total de 19.056.443 casas principales, lo que supone un 0,4% más que el año anterior. Asimismo, había 6.529.836 consideradas no principales, con una caída interanual del 0,5%. Mientras, la lenta y dura digestión del "stock" de vivienda nueva sigue su curso, reduciéndose en 2016 un 4,3%Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía acumulan el 49,61%.

...continúa leyendo "España creció en 2016 en 44.364 viviendas: queda del «boom» 491.693 casas y pisos"

1

Viviendas en Peñíscola (Costa del Azahar, Castellón)

Se habla de recuperación inmobiliaria en Madrid, Barcelona, Costa del Sol o Costa Blanca, pero existen aún zonas que, excepto por la prensa local, apenas ocupan titulares y son los grandes olvidados en los informes sobre el mercado inmobiliario. Hablamos de aquellas zonas de España en las que la recuperación es aún un canto de sirenas un dulce espejismo aún por llegar incluso a cierta estabilización. Se trata de mercados con un abultado "stock" de viviendas sin vender, con precios de la vivienda que aún siguen ajustándose o están totalmente estancados y una demanda muy débil que no puede acceder a la compra de una vivienda. Castellón, Murcia, Toledo, La Rioja, Huelva, Jaén... provincias que aún siguen sufriendo los estragos de la peor crisis inmobiliaria de la historia de España y que todavía se encuentran en pleno proceso de digestión de todos los excesos cometidos durante la burbuja. Son las caras deprimidas de la recuperación.

...continúa leyendo "Castellón, Murcia, Toledo… las caras deprimidas de la recuperación"

1

Vistas desde un piso de banco en Casares (Costa del Sol, Málaga)

Los bancos, uno de los grandes tenedores de vivienda en España, han comenzado el año dispuestos a ofrecer más viviendas rebajadas con grandes descuentos. Esta estrategia de márketing, una de las últimas secuelas de la crisis inmobiliaria, se dan principalmente, a gran escala y de la mano de los "servicers": los vendedores de viviendas del momento y que cuentan por decenas de miles los inmuebles de todo tipo en stock en sus mostradores, principalmente pisos de banco procedentes del excedente que se produjo durante el boom y de embargos. Así, Altamira, ofrece en el marco de su iniciativa más de 1.500 casas (apartamentos, pisos, dúplex y unifamiliares) rebajadas hasta el 30%, con precios que parten de 13.950 euros, y hasta el 50% ajusta Anida una selección de viviendas nuevas y usadas (2.287 pisos y 584 chalés) repartidas por todo el país, sobre todo en las dos Castillas, Andalucía y Comunidad Valenciana.

...continúa leyendo "El año comenzó con rebajas del 50% en el stock de pisos de los bancos"

1

El precio de la vivienda crecerá en torno al 2,3% en 2016 e irá subiendo progresivamente hasta alcanzar el 5% en 2018, un crecimiento que permanecerá estable hasta el final de la década, según las previsiones del Anuario Estadístico del Mercado Inmobiliarios Español 2016, de R.R. Acuña & Asociados. Según el informe, la evolución de precios en los diferentes mercados locales podría "ser muy distinta a la esperada para el agregado de España", en un contexto aún de alto "stock" de vivienda, con un total de 1,4 millones de pisos y casas vacías puestas a la venta en España.

Pisos en Marbella (Costa del Sol, Málaga)

Las caídas consecutivas de precios durante los últimos ocho años se produjeron por el fuerte desajuste entre la oferta y demanda que ha caracterizado la evolución del mercado inmobiliario español, lastrado por el elevado stock de vivienda. En 2015 solo se dieron subidas en los precios del 46,8% de los municipios, y se espera continuar encontrando caídas de precios en una buena parte de ellos para los próximos años.

La demanda se ha fortalecido en las principales áreas metropolitanas de ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia, así como de costa turística en los dos últimos años por las expectativas en el crecimiento económico y la sensible mejora del empleo. Asimismo, se observa un crecimiento en la demanda y las ventas, impulso que durará al menos en el corto plazo con las expectativas económicas actuales.

Las conclusiones del anuario apuntan hacia una vuelta al equilibrio, gracias al incremento de las ventas y a la recuperación de los precios en parte del mercado. De esta manera, el estudio espera que la oferta de obra nueva alcance un mínimo en 2016 con 40.000 viviendas terminadas y, para los dos siguientes ejercicios, un crecimiento sostenido en áreas expansivas muy concretas del territorio nacional, donde el stock de vivienda nueva es prácticamente inexistente.

El parque de viviendas en 2015 era de 25,5 millones de viviendas, de las cuales 18,6 millones eran hogares y 6,9 millones correspondían a viviendas secundarias (4,4 millones) y vacías (2,5 millones), lo que determina un ratio de 1,4 viviendas por hogar, frente a 1,12 de media en la UE.

1,4 millones de viviendas en venta

El estudio de RR Acuña cifra el stock en 1,468 millones de viviendas vacías puestas a la venta, cantidad semejante a la aproximación del excedente de viviendas del parque antes calculado. El 26% del stock está en manos del sector financiero, aproximadamente, con 111.000 viviendas nuevas y 284.000 de segunda mano, el resto del stock, 1,098 millones viviendas se distribuye entre promotores, particulares y otros operadores del mercado. El potencial de suelo sorprende, por el acopio de terrenos adquiridos en pago de deuda y el alto grado de financiación a promotores que aún pesa en los balances de las entidades financieras (la provisión media observada es de un 48%). No obstante, la capacidad de disolución futura del stock por parte de la demanda es muy limitada, es decir, es de difícil pronóstico dado el elevado volumen de stock actual y las previsiones futuras sobre población y la generación de nuevos hogares.

En las provincias de costa turística (mediterránea, sur atlántica e insular), por su naturaleza, ha de presumirse una mayor concentración de viviendas, esto es, un excedente sobre hogares que suele atribuirse a un destino final de uso vacacional. No obstante, no todas estas provincias tienen como principal exponente económico al turismo, por lo que existen otros factores que explican sus excedentes en viviendas. La media de las provincias de costa turística es de 1’4 viviendas por hogar. Por encima de esta media cabría pensar que existen elevados excedentes de viviendas, como en Almería, Tarragona, Alicante, Girona y Castellón.

Las áreas no turísticas tienen una media de 1,5 viviendas por hogar. Las áreas regresivas acumulan de media 1’8 viviendas por hogar, y destacan con un mayor excedente de viviendas sobre hogares las provincias de Palencia, Salamanca, Cáceres, Lugo, Burgos, Guadalajara, Huesca, Zamora, OrenseCuenca, Segovia, Soria, Teruel y Ávila. Las provincias expansivas muestran una ratio media del 1,28, y el menor excedente de vivienda lo encontramos en las provincias de Álava, Vizcaya, Madrid, GuipúzcoaNavarra, Sevilla, Zaragoza, Valladolid, Córdoba, Asturias, Pontevedra, Lleida y Badajoz.

Por su parte, la demanda de vivienda nueva alcanzará el mínimo este año con cerca de 82.000 viviendas. R.R. de Acuña prevé que en 2018 se alcance cierto equilibrio entre oferta y demanda, con un stock de obra nueva con 341.000 viviendas. Esto significaría que la disolución de la mayor parte del stock de vivienda nueva sería prácticamente irrealizable a largo plazo y que el ajuste del stock de vivienda nueva en las áreas expansivas habría concluido. Los cálculos cifran el stock de 2015 en 1,468 millones de viviendas vacías puestas a la venta en España. Desde 2010, se han disuelto 218.000.

En cuanto a la vivienda usada, las herencias de oferta neta de vivienda usada continuarán siendo crecientes y suponen entre el 40% y 50% de la demanda de usadas. La proyección para la demanda de vivienda de segunda mano apunta a una disolución de cerca de 330.000 viviendas cada año hasta 2018, que se irá moderando cada vez más.

Fuente: R.R. Acuña & Asociados (Anuario Estadístico del Mercado Inmobiliario Español 2016)

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter

El precio de la vivienda nueva y usada aumentó un 1,3% en mayo de 2016 en relación al mismo mes del año 2015, según el índice Tinsa IMIE. Aunque el precio medio de la vivienda (nueva y usada) continúa por encima del nivel de hace un año, Tinsa ha destacado que se ha ralentizado el crecimiento acumulado de 2016. De este modo, entre enero y mayo de este año el precio de la vivienda ha subido un 1,5%, cuatro décimas menos que en los cuatro primeros meses de 2015 (1,9%).

guardamardelsegura-alicante1

Los mayores incrementos interanuales registrados en mayo en el precio de la vivienda se dieron en Baleares y Canarias y en las capitales y grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla o Málaga, con un aumento del 3,5% respecto a mayo de 2015. En la costa mediterránea los precios subieron un 1,6% y en las áreas metropolitanas, un 0,7%.

Por el contrario, el grupo de resto de municipios (pequeñas y medianas localidades no incluidas en las otras áreas) mostraron una caída en el precio de la vivienda del 2,5% interanual.

En los cinco primeros meses del año, Baleares y Canarias son las que registran el mayor repunte, con un avance del 4,2%, seguidas del resto de municipios (+1,5%), y de las capitales, grandes ciudades y áreas metropolitanas, con una subida del 1,3% en ambos casos. En la costa mediterránea, los precios no han experimentado variación en los cinco primeros meses del año y se encuentran al mismo nivel al que cerraron en 2015.

Desde los máximos alcanzados en 2007, el precio de la vivienda en España acumula un descenso del 41,4%. Por debajo de la media se encuentran Baleares y Canarias (-29,8%) y el resto de municipios (-37,3%). La costa mediterránea sitúa la caída acumulada del precio de la vivienda en el 48,1%, seguida de las capitales y grandes ciudades (-44,7%) y las áreas metropolitanas (-44,4%).

La absorción del "stock" reactiva la compra de vivienda sobre plano

Según los expertos, la absorción del "stock" de casas y pisos nuevos se reactiva. Así, el presidente de la patronal de promotores APCE, Juan Antonio Gómez-Pintado, el "stock" de viviendas que se arrastraba desde la crisis se ha ido absorbiendo paulatinamente y en zonas como Madrid, Barcelona y Costa del Sol prácticamente es inexistente. En el caso concreto de Madrid, añade, apenas hay 3.000 viviendas, de las cuales el 30% se localizan dentro de la M-30. El director general de Quabit, Javier M. Prieto, recuerda que en 2015 los visados se dispararon un 42,5 %, lo que confirma la necesidad de nuevas viviendas.

Desde 2013, el número de compras sobre plano ha crecido exponencialmente, especialmente en el segmento residencial de nivel medio alto y alto, según el director del Departamento de Promociones de Gilmar, Óscar Ochoa, que subraya que después de muchos años de crisis existe una demanda latente de viviendas de obra nueva. En estos momentos, el perfil de comprador es aquel que opta por la vivienda de reposición, sostienen desde Tinsa, quienes consideran que uno de los grandes retos del mercado residencial será conseguir la recuperación del mercado laboral y las condiciones que permitan que esa demanda embalsada se convierta en solvente.

Desde Neinor Homes también observan una gran dinamización del mercado en el último año y aseguran que los compradores sobre plano buscan un tipo de vivienda que hasta ahora no se hacía o era difícil de encontrar. El comprador de vivienda nueva un cliente muy exigente y bien informado que tiene claro como debe ser su casa. Según Gilmar, son clientes que no necesitan una vivienda a corto plazo y que pueden invertir una cantidad mayor a cambio de una vivienda nueva en la que no tengan nada que invertir en un largo plazo. Para Quabit, el crecimiento de los visados, de las compraventas y de los precios, así como el aumento de la inversión y la reactivación de la financiación hipotecaria están apoyando la buena marcha del sector.

El cliente que compra sobre plano siempre tiene que constatar que el proyecto tenga licencia de obras, que el contrato contemple la fecha de entrega o que le garanticen las cantidades entregadas a cuenta durante el proceso de construcción, a través de una póliza o aval, advierten desde APCE. En cuanto a las ventajas de comprar sobre plano, el precio es un aspecto fundamental, así como la posibilidad de personalizar la vivienda, apuntan desde el sector.

Apostar por firmas con experiencia, transparentes y solventes, desconfiar de las aparentes gangas, saber si la promotora ya es propietaria del suelo sobre el que edificará o comprobar que se ha constituido un aval de toda la promoción son algunas de las claves que recomiendan los expertos. También se debe reclamar un aval individual garantizado que permita recuperar el dinero pagado en caso de que no se pueda entregar la vivienda.

Fuente: eleconomista.es y tinsa.es

Quizá también te puede interesar en otras zonas:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

3

La mejora del mercado inmobiliario suma y sigue. El aumento de las ventas de viviendas continúa drenando el stock de casas nuevas en venta, aunque quizás a un ritmo más lento del deseable. Así, según los últimos datos que maneja la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (Cepco) al cierre del tercer trimestre de 2015 el excedente de viviendas en venta sumaba un total de 507.477 pisos y casas, un 5,14% menos que a finales de 2014. La sobreoferta de casas y pisos nuevos queda repartida de forma muy heterogénea, pero ya más concentrada en Castellón, Almería y las provincias limítrofes de Madrid.

pisos-alcossebre-castellon

La cifra, es todavía demasiado grande como para pensar en que en 2016 vuelvan a iniciarse muchas viviendas, aunque hay que recordar que respecto al máximo alcanzado en 2009 (cuando ascendió a 687.953 inmuebles) el stock de viviendas nuevas sin vender ha disminuido un 26,2% en seis años. No obstante, en el descenso de las viviendas en stock lo que cuenta son los análisis por territorios, ya que mientras en unas provincias el incremento de las compraventas refleja cifras de dos dígitos desde hace meses, en otras, la actividad permanece todavía bastante lánguida.

Este es uno de los factores que explica cómo en la actualidad si se analizan esos datos de stock por provincias, se puede comprobar que existen ya 36 cuyo excedente se sitúa por debajo de las 1.500 casas por cada 100.000 habitantes, un nivel considerado por los expertos como asumible para el sector. Entre ellas se encuentran Madrid, Barcelona y Valencia, los tres grandes núcleos de población y actividad del país, pero también lideran la clasificación las tres provincias del País Vasco, junto con Navarra, donde, por ejemplo, no existe ya apenas excedente, las cuatro provincias de Galicia, y el resto de las zonas bañadas por el Cantábrico: Asturias y Cantabria.

Asimismo, no es preocupante el volumen de stock en todas las provincias de Andalucía (excepto Almería que aún cuenta con un número alto de pisos nuevos por vender). Tampoco preocupa en las dos provincias extremeñas: Cáceres y Badajoz (esta última sin excedente) o en cinco de las nueve provincias de Castilla y León; ni en los dos archipiélagos: Baleares y Canarias.

El stock se concentra en Castellón y las provincias limítrofes a Madrid

Por el contrario, existe sobreoferta de pisos a estrenar es en tres de las cinco provincias limítrofes con Madrid: Toledo, Ávila y Cuenca, mientras que Guadalajara y Segovia se encuentran por debajo de ese límite psicológico de las 1.500 casas por 100.000 habitantes. Precisamente esa cercanía con la capital y la construcción de nuevas infraestructuras de transporte fueron los factores que espolearon la construcción de vivienda en esas tres provincias, cuando se pensaba que las localidades más próximas a Madrid podrían acabar convirtiéndose en ciudades dormitorio de miles de ciudadanos que trabajaban en la capital.

No tan cerca de la capital, pero también influida por la vorágine constructora, Ciudad Real aparece como una de las provincias con más stock, al mismo nivel que Teruel o Lleida. Sin embargo, ninguna provincia se acerca siquiera a la alarmante situación que padece Castellón que, con 4.650 viviendas por 100.000 habitantes lidera el ranking elaborado por la patronal de los fabricantes de materiales de construcción.

Estas diferencias en la oferta de casas y pisos nuevos de unas provincias a otras es lo que ha propiciado que mientras las grúas han vuelto a reaparecer en el paisaje de algunas grandes ciudades, a otras muchas ni han llegado, ni se las espera; debido al exceso de oferta de nueva construcción que aún mantienen en venta o alquiler. No obstante, y a falta de conocer los datos de cierre que publica Fomento, 2015 será el primer ejercicio de los últimos siete (desde 2008) en el que el volumen de viviendas iniciadas vuelva a superar al de terminadas. Esto es así porque Cepco constata con las cifras procedentes de los colegios de aparejadores cómo de enero a octubre pasados se pusieron en marcha 39.781 casas y se finalizaron 37.497. Las zonas con más crecimiento económico y mejor situación del empleo son las que están concentrando el mayor volumen de visados, lo que ha propiciado que ambas variables se hayan vuelto a cruzar.

Un año para afianzar la recuperación del sector

Promotores, constructores y, en definitiva, todos los subsectores que dependen en cierta medida de la actividad inmobiliaria, han iniciado este 2016 con la esperanza de que se convierta en el ejercicio durante el cual se afiance la recuperación. Los principales servicios de estudios realizaron sus proyecciones de cara a 2016 y 2017 con el foco puesto sobre el comportamiento del mercado laboral, el flujo de la financiación y la evolución de los tipos de interés.

Salvo sorpresa mayúscula derivada de una catástrofe mundial, todas las estimaciones de los expertos coinciden en que las compraventas de casas seguirán aumentando a tasas moderadas, y los precios no se incrementarán mucho más allá de lo considerado razonable: entre un 3% y un 5% (salvo en aquellos lugares con problemas puntuales de escasez de oferta) y los visados para iniciar promociones se concentrarían en las áreas con menos stock.

En el análisis de mercado, solo unos pocos recordaban el hecho de que 2016 se iniciaría tras un proceso electoral, por lo que la composición del nuevo Gobierno se mencionaba como un factor de riesgo, aunque no se definía como elemento determinante. Ahora, 50 días después de los comicios, visto el rumbo que están tomando las negociaciones entre los partidos, algunos expertos empiezan a reconocer que quizás se menospreció el factor político a la hora de realizar las proyecciones. Las cifras de los próximos meses lo dirán.

Fuentes: cincodías.com y Cepco - Informe Coyuntura Económica (.pdf)

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

3

En España hay unas 389.000 viviendas nuevas vacías, según el informe "Radiografía del stock de vivienda 2015" presentado este miércoles por la tasadora Tinsa. El estudio muestra que desde 2008, cuando estalló la crisis inmobiliaria, se han construido y terminado 1,56 millones de viviendas, pero el 24,9% aún están desocupadas, una cifra que, según el estudio tardará en absorberse una media de 2,5 años, es decir, hasta el primer semestre de 2018.

tinsa-viviendanueva-vacia

En las zonas con un stock inferior al 10% se necesitarán 1,2 años para absorberlo y en aquellas con más del 50% al menos 4 años, siempre que se cumpla un escenario de demanda de 150.000 viviendas nuevas anuales. El 14% de las viviendas nuevas vacías está en manos de promotores y casi todo el resto es de la banca y Sareb. Cerca del 9% del stock total se comercializa en régimen de alquiler.

Zonas con mayor excedente y viviendas vacías

De este modo, el millón y medio de pisos o casas construidas desde 2008, equivalen al 6,4% del parque total inmobiliario, estando el mayor número de inmuebles desocupados en las provincias de Madrid, Valencia, Murcia, Barcelona y Alicante. En relación con el volumen de vivienda construida, la provincia de Toledo representa el 10,6% del parque total, por encima de la media, seguida de Guadalajara y Almería. La Comunidad Autónoma que mayor cantidad de stock concentra es Andalucía con un 17% del total.

No obstante, teniendo en cuenta la vivienda que se ha construido en los últimos siete años que permanece vacía, Almería es la provincia que presenta un mayor número de pisos desocupados, con un 38,9%, seguida de Cuenca  con un 37,1%, Castellón con 36,1%, Toledo el 34,7% y Murcia con un 32,7%.

Castellón es la franja costera con más concentración de excedente, con un 38%, seguida de Tarragona, con un 33%. La costa al norte de la capital concentra los peores resultados, destacando negativamente Peñíscola, con el 50%, y Benicarló, entre el 40-50% de las viviendas vacías. En la Costa del Sol, Cádiz y Huelva presentan una tasa media de entre el 20% y el 22%.

En las capitales y grandes ciudades, la tasa de vivienda vacía sobre la construida en 2008 se sitúa en el 22% con grandes diferencias entre unas y otras. Las ciudades de Barcelona y Madrid, las más habitadas, sólo cuentan con un 15% de vivienda vacía, lo que sitúa a ambas cerca del stock técnico necesario. El tiempo de absorción en Madrid capital es de 12-24 meses y el de Barcelona entre 6-12 meses. Valencia presenta una tasa media de desocupación del 30%, mientras que Sevilla muestra un 28% de desocupación general en la ciudad.

Baleares y las Islas Canarias se encuentran relativamente mejor situadas que el resto de la costa española, con una tasa de desocupación del 19% y del 25% respectivamente. En el caso de Canarias con notables diferencias por provincia: Tenerife se encuentra en el 21% frente al 28% de Las Palmas.

Zonas donde sería posible empezar a construir

Por otro lado, la tasadora detecta algunas zonas en las que, teniendo en cuenta un periodo medio de maduración por promoción de dos años, puede ser necesario empezar a construir nueva vivienda. Es el caso de ciudades como Barcelona, Madrid, Málaga, Granada, Gerona, Oviedo, Santander, Vigo, Pontevedra, San Sebastián, Gijón y Avilés.

En la costa la construcción de nuevas viviendas podría darse en Marbella, Benalmádena, Torremolinos, Rosas, Tarifa, Ibiza y Tenerife. La costa peninsular es la zona que presenta un mayor índice de viviendas desocupadas sobre las construidas, con un 28%.

¿Por qué no se logra vender las viviendas nuevas vacías?

Según el informe "La Radiografía del stock de viviendas 2015" elaborado por Tinsa, más del 56% es por falta de trabajo o estabilidad laboral. En un 19% de los casos, es por la mala ubicación del inmueble y en un 11%, por precios altos. Por una u otra razón, el 26% de la bolsa de vivienda vacía tiene una difícil salida en el mercado, ya sea por escasa ocupación de las promociones o por vandalismo, malas conexiones o tipología inadecuada.

A pesar de los datos del estudio, no toda España tiene vivienda desocupada. El 80% se concentra en 900 municipios. Hay que tener en cuenta que un 42% de los más de ocho mil municipios tiene un nivel muy bajo de stock y que en el 12% no se construyó nada entre 2008 y 2015. Solo un 11% presenta más de un 40% de tasa de desocupación.

Los precios aun no se han ajustado al mercado

El estudio resalta también que los precios de la vivienda aún no se han ajustado al mercado y tienen recorrido a la baja en casi un tercio del stock ubicado en las zonas con más actividad constructiva en los últimos años. Tinsa estima que se ha producido una bajada desde los precios máximos (finales de 2007 y comienzos de 2008) de un 41% y de un 28% en el caso de la vivienda nueva. En las islas solo ha bajado un 10%, mientras que en las áreas metropolitanas, costeras y el resto de los municipios, roza el 40%.

En cuanto a expectativas, en 2016, allí donde hay más de un 30% de las viviendas vacías, el precio puede seguir cayendo hasta más de un 6%. Y otro tanto subiría en las ubicaciones con menos de un 10% de casas nuevas vacías. Casi una tercera parte de estas viviendas en stock, producidas durante la crisis, verán bajar los precios, mientras que para el 41% se mantendrán.

Fuente: Tinsa "Radiografía del stock de vivienda 2015"

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter –

3

RRpisos-madrid6Con un optimismo muy moderado y lejos de la euforia de otros pronósticos, la consultora inmobiliaria RR de Acuña & Asociados ha presentado su Anuario Estadístico del Mercado Inmobiliario Español 2014, en el que además de analizar qué ocurrió el año pasado en el sector, define el futuro que le espera al mercado de la vivienda. Así, la consultora ve los dos próximos años marcados por precios estables, más construcción en las zonas con empuje económico y mayor reducción de stock de vivienda, pero a un ritmo mucho más lento del que sería deseable. De hecho, en lo que respecta al stock, la consultora calcula que unas 657.000 casas, nuevas y usadas, que hoy se encuentran en venta no encontrarán comprador jamás. "O al menos, lo tienen muy difícil".

Según los cálculos de la consultora, al cierre del 2014 las viviendas en venta en España sumaban un total de 1,656 millones de pisos y casas (nuevas y usadas), cuya absorción por el mercado será a "distintas velocidades" en función de las diferentes áreas geográficas, según Fernando Rodríguez de Acuña Martínez, director general de operaciones de la consultora. Por delante dos años buenos, pero con matices. La demanda absorberá 117.000 viviendas hasta 2016, pero el aumento de las ventas no será suficiente para disolver completamente el volumen de vivienda acumulado durante el periodo de crisis. De ese total, 657.000 son prácticamente invendibles por la deslocalización geográfica. Es decir, el 40% de la oferta en stock se localiza en zonas donde difícilmente se recuperará la demanda. "Tardará más de una década en disolverse y algunas no se venderán nunca".

En las capitales de provincia y áreas metropolitanas quedan 668.000 viviendas por vender y en el litoral mediterráneo quedan 331.000 casas. "Desde 2010 solamente se ha disuelto el inventario en las áreas de costa turística y en las áreas metropolitanas (29.000 y 64.000 viviendas menos respectivamente), mientras que en el resto del país la demanda fue más débil que la oferta, generando un incremento de 21.000 viviendas en los emplazamientos más deslocalizados", según el estudio.

Tardará mucho más en comercializarse la vivienda de segunda mano, ya que la obra nueva es la principal fuente de disolución del inventario, según la consultora. De hecho, en las ciudades el tiempo para comercializar el exceso de vivienda nueva es de tres años y dos meses, frente al de vivienda usada (5,1 años). En Madrid nueva y usada se agotarán en menos de 3,5 años. Y en la costa es de tres años y cuatro meses si es nueva y seis años si es usada. La costa más activa en ventas es la de Alicante y Málaga.

La recuperación se consolida y se estabilizan los precios

A pesar de la carga para el sector que supone el stock de vivienda, el estudio confirma la consolidación del sector residencial: "ya no hablamos de brotes verdes". No obstante, ni es previsible que vayan a dejar de registrarse nuevas rebajas de precios de los inmuebles, ni la vivienda en construcción volverá al ritmo que lo hacía a comienzos de este siglo. "Tras siete años de caídas consecutivas en la compra de vivienda, el ejercicio 2014 marcó un punto de inflexión en el ciclo inmobiliario y un hito gracias a la estabilidad de los precios. Por primera vez la demanda anual supera a la oferta, por lo que se está disolviendo stock".

La caída acumulada de los precios desde el comienzo de la crisis es del 32%, según el estudio. Los precios tenderán a seguir estabilizándose entre 2015 y 2016 y se registrarán moderadas subidas de entre el 3% y el 5% en esas áreas con demanda y bajos niveles de oferta. La falta de crédito de las familias para poder comprar una vivienda está impulsando el mercado de casas y pisos en alquiler. Esta tendencia ya ha sido captada por los inversores, que se están mostrando muy interesados y buscan oportunidades para comprar inmuebles completos a un precio ajustado, que posteriormente pondrían en alquiler a precios razonables. El equilibrio (gracias a la mejora del esfuerzo financiero) llegará en 2016, cuando toda la demanda solvente tendrá acceso al crédito y a la vivienda. La concesión de hipotecas se disparará, en opinión de la consultora.

¿Qué ocurrirá en 2017? La demanda seguirá creciendo, pero será insuficiente para deshacerse de todos los inmuebles acumulados, sobre todo los invendibles en zonas de interior. Además, no hay que perder de vista un posible incremento de la oferta por las casas que van a llegar al mercado procedentes de herencias (en 2016 se estiman 139.996) y de adjudicaciones de los bancos.

De este modo, para RR de Acuña & Asociados, nada de boom del ladrillo. "Venimos de producir 700.000 casas al año, lo que ahora se produce es ridículo y además todo es en las áreas metropolitanas. Y con una filosofía anterior al ciclo (no se vende por expectativas, sino por necesidad). Crece la fiebre del ladrillo sí, pero de forma razonada, sobre todo en la financiación".

Fuentes: cincodías.com - RR de Acuña & Asociados: Anuario Estadístico

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

bolaypresoTras siete años de agonía, el Banco de España se suma a los mensajes optimistas en torno a la recuperación inmobiliaria y en su Informe Anual de 2014 da por finalizada una crisis que ha dejado tras de sí un desplome de precios en casas y pisos del 44% (descontando los efectos de la inflación) y una fuerte contracción de la actividad residencial, que ha pasado de representar un 68% del PIB a apenas un 4%.

Los datos parecen avalar la tendencia en esta dirección: aumentan las ventas (tanto en las estadísticas del INE como las del Ministerio de Fomento), crece la concesión de hipotecas, empiezan a construirse viviendas y los precios han dejado de caer para comenzar a subir suavemente en algunas zonas. Sin embargo, existen todavía incómodas dificultades en el camino de este incipiente despegue de las que depende, en gran medida, que la deseada recuperación se consolide o se quede totalmente estancada.

Es el incómodo y peligroso lastre que pone en riesgo la recuperación inmobiliaria. Dificultades ya detectadas sobre las que el Banco de España manifiesta abiertamente su preocupación: el paro, la debilidad de la demanda, el envejecimiento de la población y el importante stock de viviendas sin vender que sigue repartido de manera muy heterogénea a lo largo y ancho de la geografía española, son algunas de ellas. Así, desde la Asociación Española de Análisis de Valor (AEV), que reúne a las principales tasadoras de España, afirman que los mayores riesgos para la recuperación el sector de la vivienda "obedecen, sobre todo, a razones estructurales, como la demografía, el empleo estable o la financiación, muy afectadas por la creciente desigualdad social".

Elevada tasa de paro

Con la crisis se ha generado una importante demanda embalsada que, tras el ajuste de precios, se ha lanzado a la compra. Sin embargo, las cifras de desempleo siguen siendo muy elevadas y el ajuste salarial ha pasado factura a los bolsillos de buena parte de la demanda que, ante la imposibilidad de comprar una casa, se ha visto empujada hacia el alquiler o a volver al hogar paterno. El último informe inmobiliario de Bankinter señala que la tasa de paro en España continuará siendo superior al 20% durante los dos próximos años, lo que hará que el número de familias con renta disponible suficiente para afrontar la compra de una vivienda no se incremente de forma significativa.

Fondos de inversión y promotores están descontando en sus operaciones este escenario. Un claro ejemplo es la actividad de la capital. Las compras de suelo en Madrid se están centrando en el norte, donde el poder adquisitivo y solvencia de la demanda es mayor. Por el contrario, en el sur apenas se están cerrando operaciones porque reconocen que la demanda en esas zonas, aunque quiera adquirir una casa, no tiene capacidad económica para comprar a los precios a los que saldrían al mercado.

Según los expertos, la actividad económica generada por las viviendas en construcción "no caerá más porque está en mínimos y se recuperará sólo con la mejora del empleo en cantidad y calidad"

España envejece rápidamente

España envejece. Y lo hace más rápidamente de lo previsto. Hasta el punto de que la edad media de los españoles se sitúa ya en 40,9 años. Mientras que en Asturias (la región más envejecida) la edad media de sus habitantes se sitúa en 45,6 años, en Murcia baja hasta los 38 años. La esperanza de vida de los españoles se ha duplicado en los últimos cien años. A día de hoy un recién nacido vivirá 40 años más que su bisabuelo, hasta el punto que el Instituto Nacional de Estadística ve posible que en 2015 haya más defunciones que nacimientos.

Desde el año 2012, la creación de nuevos hogares se ha colapsado. Apenas 60.000 hogares anuales nuevos y restando, según datos de CatalunyaCaixa. Un colapso que, inevitablemente, tendrá un fuerte impacto sobre el mercado residencial, cuya recuperación no depende sólo del ajuste de precios ni del regreso de la financiación. Para que despegue es necesario que alguien compre las viviendas que se construyen. En el gráfico se muestra la evolución de la creación neta de hogares hasta 2022, y no invita al optimismo.

creacion-hogares

A pesar de ello, promotores, fondos y entidades financieras hacen sus cuentas. BBVA, por ejemplo, estima que para 2016 se podrían iniciar 200.000 viviendas anuales, calcula que se podrían llegar a vender 450.000 casas y que las entidades concederán en torno 40.000 millones de euros anuales en nuevo crédito hipotecario.

Elevado número de viviendas sin vender

El elevado stock inmobiliario ha sido, durante toda la crisis, uno de los grandes quebraderos de cabeza del sector. A pesar de que no existen estadísticas oficiales y exhaustivas que cuantifiquen el número exacto y la ubicación de las viviendas que hay actualmente sin vender en España, algunas entidades como BBVA calculan que existen aproximadamente unas 450.000 viviendas y de ellas, un 30% (unas 150.000) asegura que nunca se venderán puesto que se encuentran en mercados complejos, mientras que las 300.000 unidades restantes se acabarán absorbiendo y en 2016 dejarán de ser un problema. De hecho, la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (Cepco) estiman que, técnicamente, en 25 provincias la construcción de viviendas se podría reactivar.

El stock de casas y pisos nuevos sin vender, sin duda, está provocando un comportamiento muy heterogéneo del mercado, de tal manera que aquellas zonas con mayor concentración de stock es donde la recuperación es mas lenta o aún no ha llegado. Madrid, por ejemplo, es uno de las zonas donde los precios han comenzado a repuntar en algunas zonas, principalmente en aquellas donde prácticamente ha desaparecido el stock de viviendas.

De hecho, el centro de Madrid se está quedando sin suelo para construir viviendas nuevas. Dentro de la M-30 apenas hay entre 350.000 y 400.000 metros cuadrados de suelo finalista y semifinalista, es decir, suelo listo o casi listo para ser edificado, según datos recientes de la consultora Knight Frank. Esto equivale a unos dos millones de metros cuadrados de suelo edificable donde se podrán levantar unas 3.000 viviendas (a una media de 110 metros cuadrados por vivienda) que, ante la inminente recuperación inmobiliaria y a un ritmo de unas 3.500 vendidas anualmente, serán totalmente absorbidas en el plazo de 5-6 años.

Así, por ejemplo, los expertos coinciden en señalar que la recuperación comenzará a producirse en las grandes ciudades y en las áreas de costa más ligadas a la demanda de no residentes, mientras que, por el contrario, en otras zonas de España ni el stock ni el suelo se va a vender hoy ni tampoco en 15 años.

Financiación: solo para solventes

Finalmente, para el Banco de España, el repunte de la concesión de hipotecas es evidente, si bien partíamos de mínimos históricos. No obstante, la banca ha aprendido la lección y mantiene unos niveles de exigencia muy elevados para quien necesita un crédito para comprar casa. Y el crédito no mejorará hasta que no lo haga a su vez el tipo de empleo que se está creando y repunte la capacidad adquisitiva.

Respecto al esfuerzo de compra, el último dato del Banco de España de diciembre de 2014, muestra cómo las familias españolas necesitan el salario bruto anual familiar de 6,4 años para pagar el precio total de una vivienda. El consenso de expertos señala los 4-4,5 años de salario bruto anual como un nivel de equilibrio, por lo que debería producirse una mejora de los salarios o una caída adicional de los precios de la vivienda.

Fuentes: elconfidencial.com - Banco de España

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

Desde que este excedente de casas y pisos nuevos alcanzó su máximo, que la serie histórica sitúa en el año 2010 con un total de 692.560 viviendas, se ha logrado una reducción de prácticamente un tercio de esta cifra, ya que en términos absolutos ha disminuido en más de 220.000 viviendas. Se vuelve de ese modo al nivel de stock considerado "pre-crisis" en 2007, cuando el excedente alcanzó las 413.642 viviendas, según los datos de la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (Cepco).

De este modo, utilizando la misma metodología que emplea el Ministerio de Fomento para elaborar su estimación del stock, que se basa en el cruce de datos procedentes de las compraventas y la edificación de nuevas casas, Cepco estima que a finales del segundo trimestre de este año todavía quedaban en España un total de 465.635 viviendas de obra nueva aún sin vender, lo que representa un 14,3% menos que hace justo un año (a mediados de 2013) o un volumen de 77.930 casas menos en oferta.

cepco-viviendanueva-2014

Al parecer, antes de que estallara la burbuja inmobiliaria, el mercado de la vivienda en España nunca utilizó un indicador que en otros sectores, como la industria, es muy frecuente e incluso determinante para su actividad como es el stock o excedente de producción. Así, el sector inmobiliario español, durante los años de financiación barata aparentemente inagotable y la buena situación de la economía en general y del mercado laboral en particular habían disparado la edificación de viviendas, incluso hasta bien entrado el año 2008, ya iniciada la crisis económica actual.

Desde 2006 el sector de la construcción trabajaba con la hipótesis de que los niveles de ventas y precios de las casas de ese momento no podrían mantenerse mucho más tiempo. El problema es que construir una promoción de viviendas conlleva unos plazos muy dilatados en el tiempo y no es fácil parar el proceso cuando éste se encuentra en plena obra. Esto explica, entre otras cosas, que a muchos promotores la recesión les explotara en plena edificación de viviendas que aún no habían acabado de vender. Entonces, la mayoría optó por acabar las obras e intentar que el comprador se animara una vez que las casas estuvieran terminadas. Sin embargo, en muchos municipios la crisis volvió a reflejarse en esqueletos de edificios sin terminar y grúas que desaparecieron con la obra apenas recién iniciada.

Durante estos años los esfuerzos por reducir el ingente stock de vivienda han estado centrados en terminar muchas más casas de las que se iniciaban. Así, tras siete años de mínimos en ventas, el stock de pisos sin vender lleva ya un año acelerando su reducción. Así, desde mediados del año pasado, el mercado ha ido remontando poco a poco desde mínimos en actividad, precios y transacciones y la senda de la mejoría parece ir confirmándose coincidiendo además con la vuelta del crédito. Era el factor que faltaba después de que el mercado laboral diera muestras de haber frenado su sangría y los inmuebles acumulasen rebajas de precios que en muchos casos superan el 50% desde máximos.

Sin consenso respecto al stock de vivienda

¿Existe en el mercado inmobiliario un volumen de stock considerado óptimo por el que debajo del mismo podrían producirse tensiones en los precios? Aquí, los expertos no se ponen de acuerdo. No obstante, en general admiten que un país como España, con un fortísimo sector turístico, podría convivir sin mayores problemas con un excedente permanente de casas sin vender del entorno de las 100.000 o 150.000, que son las cifras de las que parte la serie histórica que elabora el Ministerio de Fomento, que data de 2004.

Y ¿cuándo finalizará la absorción de esas 465.635 viviendas nuevas aún en venta?. Tampoco existe una estimación clara en este sentido. Además, por su ubicación y su falta de infraestructuras, el sector ya trabaja con la certeza de que habrá casas que nunca se venderán, si bien descartan que se produzcan demoliciones como sí ha ocurrido en otros países afectados por una burbuja como la española. Lo cierto es que si el crédito prosigue su mejora (aunque sea de manera selectiva para clientes muy solventes) y la mejora de la coyuntura económica no se trunca, muy pronto el sector asistirá a otro claro síntoma de recuperación económica e inmobiliaria: volverán a iniciarse más casas de las que se terminan.

Según las cifras de Cepco, en julio se comenzó la edificación de 4.641 casas, mientras se terminaron 4.410, algo que no ocurría desde mediados de 2007 y en el acumulado enero-agosto está a punto de ocurrir lo mismo: 31.075 casas finalizadas frente a 24.696 iniciadas. Lo idóneo será que solo se construya donde de verdad exista demanda.

Fuente: cincodias.com

También te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter –