Saltar al contenido

32334877062 a1f78ab8cc b 600x400 - Aprobado el nuevo Plan Estatal de Vivienda 2018-2021

El pasado viernes 9 de marzo se aprobaba el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 con una dotación de 1.443 millones de euros, aproximadamente un 60% más que en el plan anterior. El ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, explicaba en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros las nuevas medidas que se llevarán a cabo y que, la mayoría de las ayudas están enfocadas a los jóvenes. ...continúa leyendo "Aprobado el nuevo Plan Estatal de Vivienda 2018-2021"

Luminoso toque rústico y moderno en una preciosa casa en Málaga

A pesar que finaliza febrero y se acerca la primavera, esta semana seguimos buscando inspiración y ambientes cálidos de invierno rodeados de naturaleza, que nos lleva en esta ocasión hasta el interior de Málaga. Se trata de una vivienda que nos cuenta la historia de amor de un inglés con la luz, los pueblos y la serranías que se alzan serenas sobre las playas de la Costa del Sol. Dejó París por un decidido: ¡me quedo aquí! Algo que suele hacerse muy pocas veces en la vida. Se compró una casa rodeada de árboles y naturaleza, viviría una vida más sencilla, más natural. Pero, antes, había que arreglar la vivienda para poder disfrutarla con su familia y sus amigos, dejando esta labor a Cristina del Valle y David del Pino, autores de la reforma y el interiorismo: “Era una vivienda oscura, que había sido hecha a trompicones, sin un sentido de unidad. Pero tenía muchas posibilidades”. La posibilidad, siempre es la clave, y sin duda en esta ocasión, han sabido aprovecharla. Así es como hicieron una casa casi de cuento: blanca, serena y encantadora. Si ya sabíamos que los ingleses se enamoran de Málaga, ahora sabemos que sobran los motivos.

...continúa leyendo "Luminoso toque rústico y moderno en una preciosa casa en Málaga"

1

Vivienda, medio ambiente y consumo energético

Los mandatarios del planeta, desde la Cumbre de París en 2015, se han propuesto reducir las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes que vertimos a la atmósfera y frenar el calentamiento del planeta que avanza sin freno. Hablan de grandes cambios políticos y energéticos que logren reducir a menos de dos grados centígrados la subida de la temperatura global. Pero al margen de los necesarios y urgentes cambios estructurales e industriales los ciudadanos podemos con nuestro modo de vida provocar grandes cambios en este sentido. En torno al 19% de las emisiones de gases contaminantes europeas son de origen doméstico, es decir, las generamos en nuestras viviendas a diario. En el caso español, la cifra ronda el 18,5 según los cálculos de Eurostat. Reducirlas es en muchos casos fácil, además de beneficioso para el bolsillo de las familias.

...continúa leyendo "La vivienda, origen del 19% de CO2 ¿Cómo reducir la contaminación desde casa?"

Camino ya de la Navidad, esta semana os proponemos irnos de escapada a una preciosa y coqueta vivienda abuhardillada en la montaña, rodeada de nieve y envuelta en una fantástica calidez en el Pirineo de Lleida. Con anterioridad, este espacio se había utilizado como desván, pero la arquitecta Cristina Carbonell supo ver su potencial y lo convirtió en un refugio ideal para disfrutar del invierno y la nieve arropados por una piel de madera blanca en esta maravillosa y elegante buhardilla del Pirineo catalán donde la calidez y luz nunca fueron más compatibles. Esta elegante vivienda se encuentra en Baqueira (Valle de Arán, Lleida), ha sabido mantener su esencia rústica a través del parquet de roble de color miel, que además de cubrir el suelo enmarca las paredes y los techos de pino, que se han blanqueado y barnizado al agua para mostrar sus vetas. Es una piel de madera envolvente y cálida que refleja la luz. para regalarnos un sereno espacio de ensueño rodeado de montaña y nieve en el espectacular Valle de Arán.

salonychimenea

Para Cristina, “En un entorno de montaña buscas que tu casa te arrope y que sea luminosa. Rehicimos la cubierta y la estructura e instalamos unos refuerzos cada 80 cm. Abrimos un gran ventanal en la fachada lateral con vistas a las montañas, y ventanas tipo Velux en la cubierta. Para que la luz traspasara los espacios, los mantuvimos despejados y elegimos puertas y lámparas acristaladas. Toda la casa se forró de madera, incluso los armarios forman parte de esta piel de madera maciza”. La chimenea se ha cubierto con el mismo parquet de roble, y la encimera de la cocina se tiñó del mismo tono para unificar. Con una barra que la abre al salón y puertas correderas acristaladas, es luminosa y fácil de recoger cuando se usa los fines de semana.

chimenea-salon

salon

Bajo la cubierta, muebles decapados o de madera natural, cálidas alfombras y bancos corridos definen el salón comedor. “Como la altura varía de los 90 cm a los más de 5 metros en el punto central, los muebles se adaptan maximizando el espacio y la visión del techo”. En el altillo, con cuarto de juegos y dormitorios de invitados, un arrimadero permite apoyar bancos y camas y pasar las instalaciones. En el dormitorio principal, el cabecero y el armario delimitan el vestidor. En el infantil, las camas en “L” se mimetizan con la arquitectura. Ambos, con un cálido cielo de madera blanca.

comedor

comedor1

cocina

detalle-cocina

pasilloycocina

dormitorio1

dormitorio2

detalle-dormitorio

dormitorio

detalle-interior

El Valle de Arán (Vall d'Aran), también conocido simplemente como Arán, se encuentra en la vertiente norte de los Pirineos centrales. Pertenece a la provincia de Lleida, al norte de Cataluña. Limita con la comarca aragonesa de la Ribagorza (Huesca), con las comarcas catalanas de Alta Ribagorza y Pallars (Sobirá y Jussá) en Lleida. Al norte limita con Francia (departamento de Alto Garona). El Valle de Arán se caracteriza por su paisaje alpino (gran parte del territorio está por encima de los 2.000m de altura) y la arquitectura tradicional de sus 33 encantadores pueblos, que albergan algo más de 10.000 habitantes. Pueblos hechos de piedra, madera y pizarra, ideales para disfrutar de sus rincones más escondidos, de sus iglesias románicas y de su patrimonio en medio de la espectacular belleza de su intensa naturaleza. Su economía se ha basado tradicionalmente en la ganadería y la explotación forestal. Sin embargo, actualmente es el turismo (tanto en invierno como en verano) el motor de la economía del Valle. Dos elementos han favorecido su eclosión: la apertura del túnel de Viella y la de la estación de esquí de Baqueira Beret. La combinación de ambos factores hizo que una comarca de pastores y leñadores se convirtiera en un importante foco de turismo y en una de las zonas con mayor renta per cápita de España.

Baqueira Beret es la mayor estación de esquí de España, situada en el Pirineo de Lleida, en la Vall d´Aran, y está formada por tres grandes zonas: Baqueira, Beret y Bonaigua. Todas ellas de superficie esquiable, cuentan con pistas para todos los niveles: desde el Tuc de Dossau, en Beret, hasta el Tuc de la Llança, en la zona de Bonaigua. Cuenta con una capacidad para 59.424 esquiadores/hora, una superficie esquiable de 2166 ha (155 km de pistas pisadas, 7 km de itinerarios, 7 km de esquí de fondo y 1010 metros de desnivel). Se trata de la única estación española ubicada en la vertiente norte del Pirineo. Desde la estación se ven cumbres de montañas que superan los 3000 metros de altura, como Maladeta y Aneto. La oferta invernal alternativa al esquí incluye paseos en trineos tirados por caballos o por perros, excursiones al pueblo semiabandonado de Montgarri, esquí de fondo y excursiones con raquetas y motos de nieve. Fuera de las pistas, son muy visitados los restaurantes que se encuentran en sus proximidades, reconocidos por sus excelencias gastronómicas. En la capital del valle de Arán, Vielha, hay un Palacio de Hielo con una pista de patinaje y piscina climatizada, que es el centro de diversión y ocio de la zona de influencia de la estación. En los alrededores, las localidades de Arties, Salardú y Bossot ofrecen interesantes edificios de arte románico de los siglos XII y XIII, y ejemplares muestras de la arquitectura popular pirenaica.

Lleida (Lérida), se sitúa en el noreste de España, en el interior de la región de Cataluña. Limita con las provincias de Girona, Barcelona, Tarragona, Zaragoza y Huesca, también con Francia (departamentos de Ariège y Alto Garona) y Andorra. La provincia posee el valiosísimo conjunto de iglesias del románico catalán del Vall de Boi, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Mención aparte merece la capital, Lleida, en la que el legado monumental (la espléndida Seu Vella, joya del período románico-gótico, o el castillo templario de Gardeny) convive con modernísimos equipamientos como La Llotja, un palacio de congresos apto para encuentros profesionales y grandes espectáculos. El entorno natural de la provincia de Lleida es perfecto para la práctica de deportes de aventura. Además del Valle de Arán, destaca el Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici, así como sus espacios naturales y sus paisajes pirenaicos y prepirenaicos, muy frecuentados por los aficionados a los deportes de nieve. Una zona que ofrece múltiples oportunidades para el turismo y la serena vida rural en un entorno de montaña, nieve y valle espectacular.

Rehabilitación: Cristina Carbonell Fotos: Pepa Oromí

Quizá también te puede interesar en otras zonas de Lleida:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

¿Qué coste sanitario y laboral tiene para la Administración Pública la deficiente calidad de las viviendas? Por primera vez, la Fundación La Casa que Ahorra ha presentado un estudio que estima el impacto que tendría en la salud y en la economía española una mejora de las condiciones de los hogares a través de una rehabilitación energética. Extrapolando los datos a nivel nacional para el número de viviendas estudiado (1,5 millones), las conclusiones son contundentes, el Estado se ahorraría 560 millones de euros en servicios sanitarios y costes laborales. Y la economía familiar entre 580 y 820 millones de euros.

edificioverde-sostenibilidad

"Si se rehabilitaran energéticamente 1,5 millones de viviendas construidas en los años 60-80 sería posible evitar que unas 100.000 personas considerasen que tienen una salud mala o muy mala", cita el estudio. Además, las familias podrían ahorrarse entre 400-500 euros anuales en sus facturas energéticas, lo cual redundaría casi en la mitad de los costes energéticos totales de la vivienda.

"Si bien es cierto que existen numerosos estudios que refrendan que unas malas condiciones en el hogar (temperatura fría en invierno o altas temperaturas en verano, humedades, mala calidad del aire interior y ruido) ocasionan problemas en la salud (principalmente enfermedades respiratorias y cardiovasculares), hace falta profundizar en el porcentaje de mejora que desde el punto de vista cuantitativo tendría sobre la salud la eficiencia energética", ha destacado Jaume Salom, director de Energía Térmica y Edificación en IREC (Instituto de Investigación en Energía en Cataluña), entidad encargada de este estudio. Y es que, a nivel europeo alrededor del 15% de viviendas tienen problemas de humedades, el 10% de hongos y el 22% padecen las consecuencias del ruido.

En este contexto, el IREC ha evaluado cuál sería el impacto económico, sanitario y energético de una mejora energética sobre el stock de viviendas en España (excepto las ciudades de Ceuta y Melilla) potencialmente vulnerables y que, por tanto, no pueden garantizar las condiciones adecuadas de temperatura con sistemas de calefacción. Para ello, y teniendo en cuenta que el 55% de las viviendas están construidas antes de 1980 y el 30% en el periodo comprendido entre la década de los 60 y 80, se ha identificado aquellos hogares que gastan más del 10% de sus ingresos en energía (sufren de pobreza energética). En total 1,5 millones de viviendas o, lo que es lo mismo, el 8% del parque residencial español.

Estudiado el stock de vivienda sobre el que hipotéticamente se debería actuar, el IREC también realiza una radiografía de la salud atendiendo a diferentes indicadores como son las pirámides de edad (en dos tramos: de 24 a 64 años y mayores de 65), el estado de la salud autopercibida (o cómo es valorada por los propios españoles según la Encuesta Europea de Salud en España de 2014) y los tramos de ingresos anuales netos del hogar. Así, el 11% del grupo de edad de 24 a 64 declara que su salud es mala o muy mala, porcentaje que sube a 25% para mayores de 65 años. A través de la identificación de enfermedades asociadas a las malas condiciones en la vivienda, el estudio desvela que el 50% de la población de personas mayores de 65 años presenta algún tipo de enfermedad cardiovascular, mientras que un 10% tiene alguna enfermedad de alergia crónica.

Otro indicador estimado por el IREC es la Tasa de Mortalidad Adicional en Invierno (TMAI), basado en las Estadísticas de Defunciones de los años 2013 y 2014. Tomando como referencia un estudio europeo, "sorprende que los países del arco mediterráneo, que teóricamente tienen temperaturas más benignas, presentan una mayor TMAI, relacionado con la baja eficiencia energética de sus edificios y sus condiciones de temperatura interior", ha explicado Jaume Salom. Si nos centramos en España, "se estima que el número de MAI está alrededor de 7.000, en base al estudio realizado por la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) que relaciona la TMAI con los grados-días de calefacción". En este sentido, a menor grados/días de calefacción la TMAI es mayor, por ejemplo en comunidades como Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también cifra que el 30% de las MAI está asociada a temperaturas frías en nuestro país, con 7.332 muertes al año, de las cuales 647 se atribuye a menores de 65 años.

En relación al impacto económico, con una inversión de 10.866 euros por vivienda con una rehabilitación pasiva (mejora de la envolvente de la vivienda) y 12.303 euros por vivienda con rehabilitación activa y pasiva (cambios en los sistemas de calefacción), la salud mala o muy mala autopercibida por la población mayor de 65 años se reduciría de un 24,9% a un 14,7%, mientras que las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares se reducirían de un 50,6% a un 38,8%. Con todo, y a falta de datos menos conservadores, más difícil sería prever la reducción de las muertes adicionales de invierno debido a las condiciones de la vivienda.

La Administración también haría caja: unos 370 euros por vivienda. Para el sistema sanitario el ahorro en visitas hospitalarias y medicamentos sería de 150 euros por vivienda y la reducción de los costes en cuanto a bajas laborales de aproximadamente 220 euros por vivienda. Ahorros para las arcas del Estado a los que habría que añadir el que tendría en el usuario final en gastos energéticos: variaría entre 380 y 547 euros por vivienda en función de la rehabilitación acometida.

Fuente: elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

4

Más del 54% de las viviendas en España se construyeron antes de 1980. El 16,21% del total de los edificios levantados con anterioridad a esa fecha, se encuentran en mal estado, siendo a su vez inaccesibles en el 78,90% de los casos. Son, pisos antiguos y son muchos. Y sin embargo, la rehabilitación de viviendas no acaba de despegar, o no tanto como el parque residencial parece exigir. Es una de las principales conclusiones del último informe del Grupo de Trabajo sobre Rehabilitación (GTR), coordinado por Fundación Conama y Green Building Council España (GBCe).

Piso reformado en El Raval, Barcelona

En el informe, realizado por Albert Cuchí e Ignacio de la Puerta, se muestra la situación de la rehabilitación de edificios en las distintas comunidades, mostrando sus principales líneas de actuación y el estado actual de su desarrollo, así como las principales barreras y problemas comunes que se han detectado para el crecimiento del sector en cada una de ellas o los puntos clave para armar políticas de futuro en este ámbito.

Así, el estudio revela que las políticas de rehabilitación de las comunidades no guardan conexión con las estrategias de ámbito estatal y que deberían ir acompañadas de una hoja de ruta que responda a objetivos específicos de calidad, que establezca plazos concretos y considere los recursos necesarios para llevarla a cabo. Según los autores, las políticas de rehabilitación de edificios que llevan a cabo las regiones “no responden a estrategias globales de intervención sobre el parque edificado, sino que aún se apoyan sobre un modelo tradicional de gestión de los recursos”.

El ranking de las viviendas más antiguas (construidas antes de 1980) está encabezado por el País Vasco (con el 68,79% anterior a 1980), Cataluña (61,79%), Aragón (58,42%) y Madrid (58,22%) donde se concentra un mayor número de viviendas antiguas. En el otro extremo se encuentran Murcia, con tan sólo el 42,25% de parque anterior a 1980, y Canarias, con el 46,93%.

Este factor de la antigüedad de buena parte del parque de edificios residenciales “permite suponer carencias significativas en el ámbito de la eficiencia energética, que es uno de los objetivos de mejora que debe adquirir el parque para cumplir con los objetivos que las directivas europeas exigen”. Efectivamente, Cataluña, Madrid y País Vasco, seguidas muy de cerca por Aragón y Andalucía, son las comunidades que mayor esfuerzo inversor realizan en materia de rehabilitación. Sin embargo, según explica el informe del GTR, ese trabajo ”sólo ha supuesto la intervención en el 1,79% del parque".

Cada región, un mundo

El desarrollo de las distintas políticas de rehabilitación de las comunidades también ha permitido determinar la inversión media realizada tanto por habitante como por vivienda y edificio. Este análisis cuantitativo global cifra en 10.258,57 euros y 124.940,40 euros el esfuerzo medio realizado por vivienda y edificio, respectivamente, en el periodo 2009-2013. La ratio correspondiente a la inversión equivalente por habitante es de 487,18 euros.

Con todo, apunta este informe, la inversión media en las intervenciones que se realizan en las comunidades autónomas no es homogénea. Así, mientras que Galicia y Madrid tienen inversiones de más de 22.000 euros por cada vivienda, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana o La Rioja destinan 5.000 euros.

En valores medios que, no obstante, no implican que las inversiones públicas (fundamentalmente, ayudas y subvenciones concedidas) vayan en la misma proporción. Cataluña, con 248 millones de euros para la intervención en 133.000 viviendas correspondientes a 13.330 edificios, es la comunidad que destina mayor esfuerzo económico. Le sigue a gran distancia Madrid, con 165 millones de euros para rehabilitar 420 edificios. El informe pone especial atención al País Vasco, que con 90 millones de euros públicos ha intervenido en 85.300 viviendas de 8.530 edificios.

La financiación es, tras la situación económica y la falta de concienciación de los usuarios, la principal barrera común que identifican las 16 comunidades encuestadas. Y, sin embargo, "llama la atención que, en la mayoría de los casos, las comunidades no se han planteado ni tienen previsto desarrollar alguna medida, instrumento o mecanismo vinculado a la fiscalidad que favorezca el impulso de la actividad del sector de la rehabilitación", se lamenta De la Puerta, coautor de este informe y ex director General de Vivienda del Gobierno Vasco.

Fuente: GBCe "Una visión-país para el Sector de la Edificación en España"

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter

2

Los españoles reformaron sus pisos y casas en 2015, gastaron un media de 26.200 euros, según el informe "Houzz y el Hogar 2016", un desembolso que les sale más a cuenta que cambiar de casa. Y más ahora que las reformas son un 25% más baratas. “El 41% de los españoles que acometió un proyecto de renovación en su casa en 2015 optó por reformar en lugar de comprar para permanecer en su vivienda actual. Adquirir la casa perfecta deja de ser una prioridad para los particulares que prefieren reformar para quedarse en la misma zona o barrio (22%) o para usar un diseño o materiales concretos para su casa (21%)”. Sobre todo los más jóvenes, que frente al difícil reto que supone acceder a la compra de una vivienda, optan por reformar: casi la mitad de los "millennials" (25 y 34 años) renovó su hogar en 2015, superando a otros grupos generacionales.

pisorehabilitado-barcelona

Casi nueve de cada diez españoles tira de ahorros propios para reformar su vivienda y apenas el 3% pisa una entidad financiera para pedir un préstamo personal. El resto hace uso de la tarjeta de crédito para pagar a plazos, o bien de herencias y regalos y, en último término, de préstamos de familiares y amigos. “España ocupa los primeros puestos de la lista junto con Rusia (91%) en el uso de recursos propios", señala el informe.

Un 10% de los propietarios que reforman lo hacen con vistas a conseguir un retorno de la inversión, ya sea con la venta o con el alquiler de la vivienda. No obstante, adaptarse a cambios recientes en la familia o el estilo de vida es una de las prioridades de los españoles a la hora de emprender un proyecto de reforma en casa (33%). El 28% de los particulares lo hizo para renovar a su gusto una vivienda recién adquirida, y el 23% porque finalmente disponía de los medios económicos para afrontar el gasto. De cualquier forma, el 48% de los particulares logra ajustarse al presupuesto inicial, al contrario de los rusos, donde solo un 19% no se excede del presupuesto fijado.

La obra estrella es el baño. Los particulares gastaron una media de 3.250 euros en reformas integrales del baño principal (11 metros cuadrados) y 3.730 euros en renovar los aseos pequeños. Los particulares priorizan los proyectos de renovación en baños (29%), dormitorios (29%) y cocina (27%). Según el tamaño de la cocina, la cocina, el desembolso medio está entre 8.730 y 6.260 euros. Actualizar el diseño es el principal motivo de los españoles para reformar los baños (38%), la cocina (32%) y otros espacios interiores (34%).

Ahora bien, las reformas no solo se centran en cambiar el estilo o diseño, sino también en renovar los sistemas de suministro domésticos. En este sentido, una parte del presupuesto se destina a la mejora de la fontanería (37%), el sistema eléctrico (34%) y de calefacción (31%). En cuanto a los exteriores, las obras se centran en renovar los cerramientos, en particular, las ventanas o claraboyas (28%), la pintura (22%), el aislamiento (22%) y, por último, las terrazas (18%).

Los "millennials" gastan 1.300 euros más que sus padres

La generación millennial (jóvenes entre 25 y 34 años) destinó 26.000 euros de media para reformar su casa durante 2015. Y lo hicieron también, echando mano de sus ahorros (un 88%). Son 800 euros menos que los dedicados de media por los particulares con edades comprendidas entre 35 y 54 años, pero 1.300 euros más que los aportados por los mayores de 55 años. La generaciones más jóvenes también le han cogido el gusto a la renovación y decoración de sus viviendas. “Casi la mitad de los millennials (47%) renovó su hogar en 2015, superando a otros grupos generacionales (40% entre 35 y 54 años y 45% entre los mayores de 55 años).

El 30% de los jóvenes asegura que prefiere reformar en lugar de comprar una vivienda, para poder así adaptarla a sus necesidades y gustos. Otros factores como encontrar una casa que se ajuste a su visión de lo que debería ser un hogar, permanecer en la misma zona o barrio y reformar es más asequible que comprar, respaldan esta tendencia con un 28%. En lo que respecta a la decoración, los millennials encabezan el ranking de los más activos en comparación con otros grupos. Un 62% realizó proyectos de decoración en casa.

Aunque para una reforma completa de la vivienda los millennial gastaron de media 26.000 euros, un 39% se excedió del presupuesto inicial, "bien por comprar productos o materiales más caros o encontrarse con proyectos o servicios más complejos de lo esperado". Es más, según Houzz, cada vez son más los millennials que adquieren una vivienda antigua para reformar. En este sentido, el 30% de las viviendas que fueron renovadas tenían entre 16 y 35 años, mientras que un 25% se construyeron entre 2001 y 2010.

España, junto a Irlanda y Reino Unido, se encuentra entre los tres países que mayor demanda de servicios profesionales requiere. El 90% de los particulares que renovó su hogar en 2015 contó con ayuda profesional. Contratar especialistas del sector es algo habitual entre todos los grupos de edad, aunque el porcentaje es incluso más elevado en los particulares mayores de 55 años (93%), frente a un 90% de los consumidores entre 35 y 54, y un 88% entre los millennials. Por otro lado, más de la mitad de los españoles contrató los servicios de un constructor o albañil (60%) para su proyecto.

Fuente: elpais.com

RelacionadoLa rehabilitación de vivienda y las ayudas públicas: claves y pasos para tramitarlas

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

Si tu casa o piso está bien pero te ronda la idea de realizar pequeñas reformas con el fin de hacerlo más atractivo para alquilar o vender, o simplemente para arreglar los desperfectos causados por el paso del tiempo (y de paso aprovechar para dar un lavado de cara a la vivienda) pero tu presupuesto es limitado, hay técnicas que te ahorrarán tiempo y mucho dinero. La "obra seca" es una de ellas. "Se trata de un tipo de construcción que no necesita tiempo de secado porque se utilizan materiales que pueden incorporarse directamente a un sistema de montaje, ya que van pegados, clavados o encastrados", explican desde Habitissimo, portal especializado en reformas y servicios para el hogar. La clave está en un uso inteligente de pintura, alicatados y materiales autoadhesivos. “Esto hace que las obras sean más rápidas y limpias” y, sobre todo, más baratas.

piso-palmademallorca1

Los que todavía no se ha enfrentado a la reforma o rehabilitación de una vivienda, pueden pensar que son creativas y entretenidas. Pero quien las ha vivido en su piel sabe que de diversión tienen muy poco: las obras en la vivienda producen estrés, por pequeñas que sean. Uno de cada dos españoles siente aversión hacia las reparaciones del hogar, y el 40% prefiere acumular desperfectos y convivir con ellos durante un periodo que oscila entre seis meses y un año por no ponerse manos a la obra o gastarse el dinero, según una encuesta publicada por Reparalia, firma especializada en la gestión de siniestros y reparaciones.

De acuerdo con el sondeo, lo que más rechazo provoca hacia las obras es el coste que suponen: más de un 65% de los españoles apunta esta razón para justificar la falta de reparación de los desperfectos del hogar. “Pero no siempre tiene que ser caro”, matiza Alberto Murcia, vicepresidente de Asociación Empresarial de la Gestión Inmobiliaria (AEGI). “Hay que tener claro cuál es el objetivo de la reforma: no es lo mismo un lavado de cara que remodelar una casa muy antigua, donde hay que arreglarlo todo. En este último caso sí que la reforma puede ser tremenda”. Para un piso de 100 metros cuadrados, un lavado de cara rondaría los 3.000 euros, salvo que la vivienda se encuentre en muy malas condiciones. “Una reforma integral, por otro lado, oscila entre los 300 y los 400 euros por metro cuadrado si se decide cambiarlo todo; con alternativas el precio podría ser la mitad”.

Pintura

La pintura puede ser una partida de gasto muy elevada, sobre todo si hay que quitar antes baldosas de la pared para poderse poner a trabajar. “Si lo que se pretende es reducir costes en la reforma, la mejor opción será pintar sobre los azulejos”, aconsejan en Reparalia. Si queremos encargarnos nosotros mismos de la tarea, recomiendan conseguir pintura especial para este material, un rodillo de pelo corto de lacar y una brocha para perfilar juntas y esquinas. “Es importante limpiar muy bien los azulejos con disolvente y secarlos completamente antes de aplicar la pintura. Una vez empleada la primera capa, procederemos a una segunda e incluso tercera, hasta que se consiga una buena película”, añaden.

Desde Habitissimo mencionan las pinturas chalk paint, que adhieren prácticamente a todos los materiales. De esta manera se puede lograr un lavado de cara rápido y barato. “Es posible reformar completamente una cocina solo en un día y con un presupuesto mínimo”. Si los muebles de esta estancia tienen mucho brillo o están lacados, se pueden lijar para que se abran los poros y el barniz se fije mejor; si te gusta el efecto retro, puedes pasar la lija después de pintar para lograr un acabado envejecido. Si decides hacer una pequeña inversión para cambiar también los tiradores y la encimera, la habitación parecerá otra, aseguran los especialistas de Habitissimo, quienes recuerdan que la opción de pintar muebles y azulejos también es válida para renovar el cuarto de baño.

Suelos

La opción más barata (y que no requiere obra) para cambiar el suelo es emplear vinílico o linóleo autoadhesivos, que se colocan fácilmente por encima del antiguo y son resistentes a la humedad. Sin embargo, si se busca un resultado algo más consistente puede que no sea la mejor alternativa. “Otra opción de mayor calidad es el suelo de resina, por 700 euros se pueden reformar 12 metros cuadrados, y por 100 más se podría instalar tarima flotante. Ninguno de estos suelos requiere de obra y son un 30% más baratos que los embaldosados. También existen "baldosas de clic” que funcionan de la misma manera, explican en Habitissimo. Desde Reparalia recuerdan que, si al colocar el nuevo suelo sobre el antiguo se forman desniveles en la entrada del domicilio, en el acceso al baño o en la cocina, “existen soluciones económicas para eliminarlos, como colocar una chapa de escalón”.

Puertas, paredes y techos

Cambiar las puertas de la vivienda puede suponer un coste importante, sobre todo si tienen tamaño o apertura particulares, que requieren un trabajo a medida. Para rebajar el coste, existe la opción de lijarlas y volverlas a pintar con el color que se prefiera. “Es necesario tan solo un día de trabajo y el precio es de 50 euros por unidad”, aseguran en Habitissimo. "Pladur" en lugar de ladrillo. El pladur es otro elemento de la tabiquería seca. Se trata de placas de yeso laminadas entre dos capas de cartón, con diferente grosor y medida, que pueden utilizarse como paredes divisorias, estanterías o techos decorativos. Es más rápido de colocar y genera menos escombros que el ladrillo (aunque claro, es menos resistente y aislante), además de poderse pintar directamente. “Como ejemplos prácticos, los paneles de pladur permiten hacer falsos techos, tabiques, librerías o forros, de forma rápida y sencilla; una estantería o tabique de tres metros de ancho tiene un precio medio de 800 euros”, ejemplifican en Habitissimo.

Iluminación

Este capítulo de gasto hay que asumirlo sin posibilidad de aplicar la técnica de la obra seca. En este caso, un análisis previo de la distribución de la vivienda, para saber con exactitud donde necesitamos más o menos iluminación, es esencial para lograr rebajar el precio de la obra. “Básicamente, la forma de disminuir el coste es reducir tanto como sea posible el número de enchufes o puntos de luz a instalar”, confirman los técnicos de Reparalia. Recuerdan que, según la normativa, hay que instalar como mínimo tres tomas de corriente por estancia y una en cada zona de paso. “Una práctica habitual que reduce costes es aprovechar, en la medida de lo posible, la canalización existente”. Para esconder cables de lámparas o alargaderas se pueden usar canaletas de plástico que después se pueden pintar del tono de la pared o el techo.

Decoración

Aquí entra en juego el gusto de cada uno, pero no hay que perder de vista el objetivo de la obra. Sobre todo si la intención es dar un lavado de cara a la vivienda para alquilarla, es mejor optar por una renovación sencilla, sin volverse locos con la decoración. En este sentido habría que aplicar algunos trucos de "home staging", que aconseja despersonalizar sin recargar la vivienda: menos es más. Hay que considerar que, muy probablemente, nuestros gustos no coincidirán con los de los futuros inquilinos. “La reforma puede ser estética y funcional a la vez, pero muchas veces se nos olvida: elegimos lo que más nos gusta y así encarecemos la reforma”, concluye el vicepresidente de AEGI. Los colores neutros y las líneas sencillas de muebles básicos son la opción menos arriesgada y económica.

Precauciones y trucos antes de empezar

Cuando se decide reformar la vivienda es imperativo comparar tanto precios como propuestas. Si, por un lado, lo ideal sería cotejar al menos tres o cuatro presupuestos, por otro lado es recomendable que se exija un precio cerrado. “Muchas empresas pican el precio para abajo para poner luego sobrecostes; pero no puede ser que compremos una televisión por 400 euros y luego nos digan que nos tenemos que gastar otros 300 en el cable”, ejemplifica Alberto Murcia, vicepresidente de AEGI.

Además de sugerir un presupuesto llaves en mano, Murcia subraya la importancia de solicitar un presupuesto con el máximo desglose: “Es importante que en el precio esté reflejada la mano de obra por un lado y los materiales por otro, por si cambiamos de idea. Además, el precio de los materiales no varía mucho; lo que puede ser hasta un 300% más caro es la mano de obra”. Por otro lado, recuerda que hay muchos arreglos que están cubiertos para el seguro o que cuentan con incentivos fiscales, como pueden ser las manchas de humedad o el aislamiento de las ventanas.

El potencial ahorro, sin embargo, solo se conseguirás tras estudiar detenidamente qué hace falta modificar o arreglar en la vivienda, porque una obra mal hecha puede salir más cara de lo que piensas. Por ello, los expertos recomiendan analizar los puntos fuertes y débiles de la casa, entre ellos el aislamiento o la iluminación, para saber qué suma y qué resta, y tener en cuenta los detalles estéticos que se buscan. Si te falta tiempo o no tienes ni idea sobre cómo proceder, quizás no sea mala idea contratar a un profesional: el precio que pagues por el asesoramiento puede evitarte muchos problemas en el futuro.

Fuente: elpais.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter –