Saltar al contenido

¿Qué coste sanitario y laboral tiene para la Administración Pública la deficiente calidad de las viviendas? Por primera vez, la Fundación La Casa que Ahorra ha presentado un estudio que estima el impacto que tendría en la salud y en la economía española una mejora de las condiciones de los hogares a través de una rehabilitación energética. Extrapolando los datos a nivel nacional para el número de viviendas estudiado (1,5 millones), las conclusiones son contundentes, el Estado se ahorraría 560 millones de euros en servicios sanitarios y costes laborales. Y la economía familiar entre 580 y 820 millones de euros.

edificioverde-sostenibilidad

"Si se rehabilitaran energéticamente 1,5 millones de viviendas construidas en los años 60-80 sería posible evitar que unas 100.000 personas considerasen que tienen una salud mala o muy mala", cita el estudio. Además, las familias podrían ahorrarse entre 400-500 euros anuales en sus facturas energéticas, lo cual redundaría casi en la mitad de los costes energéticos totales de la vivienda.

"Si bien es cierto que existen numerosos estudios que refrendan que unas malas condiciones en el hogar (temperatura fría en invierno o altas temperaturas en verano, humedades, mala calidad del aire interior y ruido) ocasionan problemas en la salud (principalmente enfermedades respiratorias y cardiovasculares), hace falta profundizar en el porcentaje de mejora que desde el punto de vista cuantitativo tendría sobre la salud la eficiencia energética", ha destacado Jaume Salom, director de Energía Térmica y Edificación en IREC (Instituto de Investigación en Energía en Cataluña), entidad encargada de este estudio. Y es que, a nivel europeo alrededor del 15% de viviendas tienen problemas de humedades, el 10% de hongos y el 22% padecen las consecuencias del ruido.

En este contexto, el IREC ha evaluado cuál sería el impacto económico, sanitario y energético de una mejora energética sobre el stock de viviendas en España (excepto las ciudades de Ceuta y Melilla) potencialmente vulnerables y que, por tanto, no pueden garantizar las condiciones adecuadas de temperatura con sistemas de calefacción. Para ello, y teniendo en cuenta que el 55% de las viviendas están construidas antes de 1980 y el 30% en el periodo comprendido entre la década de los 60 y 80, se ha identificado aquellos hogares que gastan más del 10% de sus ingresos en energía (sufren de pobreza energética). En total 1,5 millones de viviendas o, lo que es lo mismo, el 8% del parque residencial español.

Estudiado el stock de vivienda sobre el que hipotéticamente se debería actuar, el IREC también realiza una radiografía de la salud atendiendo a diferentes indicadores como son las pirámides de edad (en dos tramos: de 24 a 64 años y mayores de 65), el estado de la salud autopercibida (o cómo es valorada por los propios españoles según la Encuesta Europea de Salud en España de 2014) y los tramos de ingresos anuales netos del hogar. Así, el 11% del grupo de edad de 24 a 64 declara que su salud es mala o muy mala, porcentaje que sube a 25% para mayores de 65 años. A través de la identificación de enfermedades asociadas a las malas condiciones en la vivienda, el estudio desvela que el 50% de la población de personas mayores de 65 años presenta algún tipo de enfermedad cardiovascular, mientras que un 10% tiene alguna enfermedad de alergia crónica.

Otro indicador estimado por el IREC es la Tasa de Mortalidad Adicional en Invierno (TMAI), basado en las Estadísticas de Defunciones de los años 2013 y 2014. Tomando como referencia un estudio europeo, "sorprende que los países del arco mediterráneo, que teóricamente tienen temperaturas más benignas, presentan una mayor TMAI, relacionado con la baja eficiencia energética de sus edificios y sus condiciones de temperatura interior", ha explicado Jaume Salom. Si nos centramos en España, "se estima que el número de MAI está alrededor de 7.000, en base al estudio realizado por la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) que relaciona la TMAI con los grados-días de calefacción". En este sentido, a menor grados/días de calefacción la TMAI es mayor, por ejemplo en comunidades como Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también cifra que el 30% de las MAI está asociada a temperaturas frías en nuestro país, con 7.332 muertes al año, de las cuales 647 se atribuye a menores de 65 años.

En relación al impacto económico, con una inversión de 10.866 euros por vivienda con una rehabilitación pasiva (mejora de la envolvente de la vivienda) y 12.303 euros por vivienda con rehabilitación activa y pasiva (cambios en los sistemas de calefacción), la salud mala o muy mala autopercibida por la población mayor de 65 años se reduciría de un 24,9% a un 14,7%, mientras que las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares se reducirían de un 50,6% a un 38,8%. Con todo, y a falta de datos menos conservadores, más difícil sería prever la reducción de las muertes adicionales de invierno debido a las condiciones de la vivienda.

La Administración también haría caja: unos 370 euros por vivienda. Para el sistema sanitario el ahorro en visitas hospitalarias y medicamentos sería de 150 euros por vivienda y la reducción de los costes en cuanto a bajas laborales de aproximadamente 220 euros por vivienda. Ahorros para las arcas del Estado a los que habría que añadir el que tendría en el usuario final en gastos energéticos: variaría entre 380 y 547 euros por vivienda en función de la rehabilitación acometida.

Fuente: elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

Si tu casa o piso está bien pero te ronda la idea de realizar pequeñas reformas con el fin de hacerlo más atractivo para alquilar o vender, o simplemente para arreglar los desperfectos causados por el paso del tiempo (y de paso aprovechar para dar un lavado de cara a la vivienda) pero tu presupuesto es limitado, hay técnicas que te ahorrarán tiempo y mucho dinero. La "obra seca" es una de ellas. "Se trata de un tipo de construcción que no necesita tiempo de secado porque se utilizan materiales que pueden incorporarse directamente a un sistema de montaje, ya que van pegados, clavados o encastrados", explican desde Habitissimo, portal especializado en reformas y servicios para el hogar. La clave está en un uso inteligente de pintura, alicatados y materiales autoadhesivos. “Esto hace que las obras sean más rápidas y limpias” y, sobre todo, más baratas.

piso-palmademallorca1

Los que todavía no se ha enfrentado a la reforma o rehabilitación de una vivienda, pueden pensar que son creativas y entretenidas. Pero quien las ha vivido en su piel sabe que de diversión tienen muy poco: las obras en la vivienda producen estrés, por pequeñas que sean. Uno de cada dos españoles siente aversión hacia las reparaciones del hogar, y el 40% prefiere acumular desperfectos y convivir con ellos durante un periodo que oscila entre seis meses y un año por no ponerse manos a la obra o gastarse el dinero, según una encuesta publicada por Reparalia, firma especializada en la gestión de siniestros y reparaciones.

De acuerdo con el sondeo, lo que más rechazo provoca hacia las obras es el coste que suponen: más de un 65% de los españoles apunta esta razón para justificar la falta de reparación de los desperfectos del hogar. “Pero no siempre tiene que ser caro”, matiza Alberto Murcia, vicepresidente de Asociación Empresarial de la Gestión Inmobiliaria (AEGI). “Hay que tener claro cuál es el objetivo de la reforma: no es lo mismo un lavado de cara que remodelar una casa muy antigua, donde hay que arreglarlo todo. En este último caso sí que la reforma puede ser tremenda”. Para un piso de 100 metros cuadrados, un lavado de cara rondaría los 3.000 euros, salvo que la vivienda se encuentre en muy malas condiciones. “Una reforma integral, por otro lado, oscila entre los 300 y los 400 euros por metro cuadrado si se decide cambiarlo todo; con alternativas el precio podría ser la mitad”.

Pintura

La pintura puede ser una partida de gasto muy elevada, sobre todo si hay que quitar antes baldosas de la pared para poderse poner a trabajar. “Si lo que se pretende es reducir costes en la reforma, la mejor opción será pintar sobre los azulejos”, aconsejan en Reparalia. Si queremos encargarnos nosotros mismos de la tarea, recomiendan conseguir pintura especial para este material, un rodillo de pelo corto de lacar y una brocha para perfilar juntas y esquinas. “Es importante limpiar muy bien los azulejos con disolvente y secarlos completamente antes de aplicar la pintura. Una vez empleada la primera capa, procederemos a una segunda e incluso tercera, hasta que se consiga una buena película”, añaden.

Desde Habitissimo mencionan las pinturas chalk paint, que adhieren prácticamente a todos los materiales. De esta manera se puede lograr un lavado de cara rápido y barato. “Es posible reformar completamente una cocina solo en un día y con un presupuesto mínimo”. Si los muebles de esta estancia tienen mucho brillo o están lacados, se pueden lijar para que se abran los poros y el barniz se fije mejor; si te gusta el efecto retro, puedes pasar la lija después de pintar para lograr un acabado envejecido. Si decides hacer una pequeña inversión para cambiar también los tiradores y la encimera, la habitación parecerá otra, aseguran los especialistas de Habitissimo, quienes recuerdan que la opción de pintar muebles y azulejos también es válida para renovar el cuarto de baño.

Suelos

La opción más barata (y que no requiere obra) para cambiar el suelo es emplear vinílico o linóleo autoadhesivos, que se colocan fácilmente por encima del antiguo y son resistentes a la humedad. Sin embargo, si se busca un resultado algo más consistente puede que no sea la mejor alternativa. “Otra opción de mayor calidad es el suelo de resina, por 700 euros se pueden reformar 12 metros cuadrados, y por 100 más se podría instalar tarima flotante. Ninguno de estos suelos requiere de obra y son un 30% más baratos que los embaldosados. También existen "baldosas de clic” que funcionan de la misma manera, explican en Habitissimo. Desde Reparalia recuerdan que, si al colocar el nuevo suelo sobre el antiguo se forman desniveles en la entrada del domicilio, en el acceso al baño o en la cocina, “existen soluciones económicas para eliminarlos, como colocar una chapa de escalón”.

Puertas, paredes y techos

Cambiar las puertas de la vivienda puede suponer un coste importante, sobre todo si tienen tamaño o apertura particulares, que requieren un trabajo a medida. Para rebajar el coste, existe la opción de lijarlas y volverlas a pintar con el color que se prefiera. “Es necesario tan solo un día de trabajo y el precio es de 50 euros por unidad”, aseguran en Habitissimo. "Pladur" en lugar de ladrillo. El pladur es otro elemento de la tabiquería seca. Se trata de placas de yeso laminadas entre dos capas de cartón, con diferente grosor y medida, que pueden utilizarse como paredes divisorias, estanterías o techos decorativos. Es más rápido de colocar y genera menos escombros que el ladrillo (aunque claro, es menos resistente y aislante), además de poderse pintar directamente. “Como ejemplos prácticos, los paneles de pladur permiten hacer falsos techos, tabiques, librerías o forros, de forma rápida y sencilla; una estantería o tabique de tres metros de ancho tiene un precio medio de 800 euros”, ejemplifican en Habitissimo.

Iluminación

Este capítulo de gasto hay que asumirlo sin posibilidad de aplicar la técnica de la obra seca. En este caso, un análisis previo de la distribución de la vivienda, para saber con exactitud donde necesitamos más o menos iluminación, es esencial para lograr rebajar el precio de la obra. “Básicamente, la forma de disminuir el coste es reducir tanto como sea posible el número de enchufes o puntos de luz a instalar”, confirman los técnicos de Reparalia. Recuerdan que, según la normativa, hay que instalar como mínimo tres tomas de corriente por estancia y una en cada zona de paso. “Una práctica habitual que reduce costes es aprovechar, en la medida de lo posible, la canalización existente”. Para esconder cables de lámparas o alargaderas se pueden usar canaletas de plástico que después se pueden pintar del tono de la pared o el techo.

Decoración

Aquí entra en juego el gusto de cada uno, pero no hay que perder de vista el objetivo de la obra. Sobre todo si la intención es dar un lavado de cara a la vivienda para alquilarla, es mejor optar por una renovación sencilla, sin volverse locos con la decoración. En este sentido habría que aplicar algunos trucos de "home staging", que aconseja despersonalizar sin recargar la vivienda: menos es más. Hay que considerar que, muy probablemente, nuestros gustos no coincidirán con los de los futuros inquilinos. “La reforma puede ser estética y funcional a la vez, pero muchas veces se nos olvida: elegimos lo que más nos gusta y así encarecemos la reforma”, concluye el vicepresidente de AEGI. Los colores neutros y las líneas sencillas de muebles básicos son la opción menos arriesgada y económica.

Precauciones y trucos antes de empezar

Cuando se decide reformar la vivienda es imperativo comparar tanto precios como propuestas. Si, por un lado, lo ideal sería cotejar al menos tres o cuatro presupuestos, por otro lado es recomendable que se exija un precio cerrado. “Muchas empresas pican el precio para abajo para poner luego sobrecostes; pero no puede ser que compremos una televisión por 400 euros y luego nos digan que nos tenemos que gastar otros 300 en el cable”, ejemplifica Alberto Murcia, vicepresidente de AEGI.

Además de sugerir un presupuesto llaves en mano, Murcia subraya la importancia de solicitar un presupuesto con el máximo desglose: “Es importante que en el precio esté reflejada la mano de obra por un lado y los materiales por otro, por si cambiamos de idea. Además, el precio de los materiales no varía mucho; lo que puede ser hasta un 300% más caro es la mano de obra”. Por otro lado, recuerda que hay muchos arreglos que están cubiertos para el seguro o que cuentan con incentivos fiscales, como pueden ser las manchas de humedad o el aislamiento de las ventanas.

El potencial ahorro, sin embargo, solo se conseguirás tras estudiar detenidamente qué hace falta modificar o arreglar en la vivienda, porque una obra mal hecha puede salir más cara de lo que piensas. Por ello, los expertos recomiendan analizar los puntos fuertes y débiles de la casa, entre ellos el aislamiento o la iluminación, para saber qué suma y qué resta, y tener en cuenta los detalles estéticos que se buscan. Si te falta tiempo o no tienes ni idea sobre cómo proceder, quizás no sea mala idea contratar a un profesional: el precio que pagues por el asesoramiento puede evitarte muchos problemas en el futuro.

Fuente: elpais.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

Comprar una vivienda en el centro de muchas ciudades puede resultar misión imposible. La oferta de vivienda nueva es muy limitada para la creciente demanda que, o bien no encuentra el producto donde lo busca o no le encaja por precio. Una escasez que ha provocado que cada vez sean más los particulares que deciden comprar pisos de segunda mano y acometer una profunda reforma. Una opción que permite comprar más barato, conseguir importantes rebajas en el precio final de venta y destinar parte del presupuesto total de la operación a acometer una reforma cuyo resultado se acerque lo máximo posible a la vivienda que estamos buscando, o cómo comprar y reformar un piso de lujo y conseguir un beneficio del 20%.

piso-justicia-madrid2

Rehabilitar es una decisión que puede llegar a ser rentable en cualquier ciudad de España. Un ejemplo es el caso de Alfonso, que buscaba piso en Madrid para comprar cerca de Plaza de España o el distrito de Chamberí, pero el producto nuevo de la zona (básicamente, Torre Madrid) no se ajustaba a su presupuesto, y la segunda mano no encajaba en sus gustos. Tras una intensa búsqueda a través de varios portales inmobiliarios, y tras solo dos visitas a dos viviendas, vio las enormes posibilidades que ofrecía un piso de 75 metros cuadrados en el céntrico barrio de Argüelles. Un piso por el que consiguió una rebaja en el precio cercana al 10% y en el que invirtió unos 1.000 euros por cada metro cuadrado para convertir en realidad su sueño.

El resultado, una vivienda totalmente diseñada a su medida y que, si hoy quisiera o necesitara ponerla la venta, no perdería dinero. "Según entré por la puerta, a pesar de que la vivienda era bastante oscura por culpa de los muebles tan antiguos y viejos que tenía, la verdad es que vi que con una buena reforma podría conseguir la vivienda que estaba buscando. Y, aunque cuando empecé la búsqueda no me había planteado comprar para reformar, cambié totalmente de opinión al ver las fantásticas vistas del piso. En su decisión jugó un papel clave un profesional, un arquitecto técnico como Esther Sánchez, socia de la consultora SyS Asociados, que centra su radio de acción en la venta de pisos en el distrito de Chamberí. "Por mi formación, no solo me centro en enseñar las viviendas a los clientes, sino que, una vez que conozco sus gustos, sus necesidades y sus preferencias, también les ofrezco, plano en mano, las posibilidades que ofrecen los pisos a reformar".

Comprar y reformar un piso de lujo y conseguir un beneficio del 20%

Otro ejemplo nos lo explica Gonzalo Robles, director ejecutivo de UXBAN, una empresa de arquitectura dedicada a la compra y rehabilitación de viviendas: "Compramos a 4.000 euros el metro cuadrado y esperamos vender a 6.000". Son las cifras que maneja en su última adquisición: una casa de algo más de 170 metros cuadrados en pleno centro de Madrid, a escasos 500 metros del Paseo de la Castellana. Para la transformación del inmueble, esta compañía ha invertido 1.000 euros por metro cuadrado en la reforma, con la que espera conseguir rentabilidades de dos dígitos sobre el precio de compra. "Una buena rehabilitación puede incrementar el valor de mercado de una vivienda entre el 50% y el 70%. Si descontamos la inversión realizada para la reforma integral, podemos estar hablando de un beneficio de entre el 15% y el 20%".

No obstante, el proceso de comprar, reformar y vender no es sencillo. Hay que hacer números de principio a fin para evitar operaciones ruinosas. "Hay que tener una estrategia de compra bien definida. Debemos tener muy claro dónde y qué tipo vivienda queremos comprar, pero también cómo vamos a financiarlo, qué enfoque es más interesante para ofrecer la vivienda al mercado y a qué precio. Es necesario vender rápido, ya que cuando un inmueble está más de tres meses a la venta y nadie se interesa por él, se quema y te ves obligado a rebajar fuertemente el precio".

Una vez definido el tipo de vivienda y la ubicación, viene el trabajo de campo. Gonzalo Robles recomienda visitar muchos inmuebles en la zona, hablar con los agentes inmobiliarios y obtener información. "Cuando hemos seleccionado las viviendas que nos interesan, llega el momento de realizar ofertas por escrito, ya que así ofrecemos al vendedor imagen de seriedad y solvencia". Llegados a este punto, "tienes que saber exactamente por cuánto se está vendiendo producto en la zona como el que vas a ofrecer, y a cuánto se está adquiriendo el producto sin reformar. No te encapriches", recomienda este experto. "Es necesario que hagamos caso a los números y dejemos de lado las emociones. Por mucho que nos guste un piso, no podemos ofrecer ni un euro más de nuestro objetivo de compra".

Una vez formalizada la compra, comienza la rehabilitación. "Hay que establecer un presupuesto de obra coherente con la ubicación. Es un error tanto invertir 500 euros por metro cuadrado en una zona "prime" como 1.000 euros en una zona secundaria. En el primer caso, no se valora, ya que el comprador que está dispuesto a gastarse un millón de euros quiere las mejores calidades, mientras que en el segundo caso, la obra se come tu margen o te ves obligado a venderlo a un precio inaccesible para ese mercado al que te diriges". En la fase de rehabilitación, si el presupuesto es clave, también lo es contar con los mejores profesionales para no llevarte sustos durante la rehabilitación. "Es un riesgo que tienes que minimizar", añade Gonzalo Robles, quien insiste en la importancia de diseñar un producto singular y único. "Tienes que poner a la venta un producto diferente, que no haya nada parecido en el mercado".

Una vez realizada la reforma, llega el momento de poner a la venta la vivienda. Hay que dar a conocer el producto (portales inmobiliarios, agencias...) y fijar el precio de venta, que ha de ser mejor que el promedio de la zona. "Tu vivienda debe destacar por tener mejor relación calidad-precio que el resto", apunta Gonzalo Robles, quien asegura que hay que conseguir vender el inmueble en menos de tres meses para evitar que se queme y haya que rebajar el precio. "El proceso completo debe durar seis meses desde el día en que vas al notario a comprar la vivienda y el día que vuelves para venderla".

Por último, este experto recomienda amueblar la casa, puesto que se acelera la toma de decisión de compra por parte del comprador. "Hay que conseguir que se sienta viviendo en ella, porque el componente emocional a la hora de comprar casa es muy importante. Si además le ofreces toda la documentación legal y financiera de lo que estás vendiendo, como por ejemplo la rentabilidad que obtiene si lo compra para alquilar, generas además confianza en el comprador".

¿Reformar para vivir o para vender?

En primer ejemplo, el propietario no tiene intención de vender su casa, al menos a corto plazo. De ahí que realizara una importante inversión en la reforma para dejar su vivienda tal y como quería. "La inversión fue de 1.000 euros por metro cuadrado. Un presupuesto elevado, porque el cliente quería la casa diseñada totalmente a su gusto. Pero se pueden hacer reformas con un presupuesto mucho más ajustado", explica Jonas Österberg, fundador de Domus Interior Design. "Una reforma más discreta puede oscilar entre 500 y 800 euros el metro cuadrado, aunque también te puedes ir perfectamente a los 1.400 euros. Depende de la calidad de los materiales y la complejidad de la reforma". "Aunque sea para vivir, hay que tener en cuenta no perder dinero si se tiene que vender la vivienda en un momento dado".

"Esta vivienda tenía muchas posibilidades, pero también suponía un reto para mí porque, aunque la vivienda es exterior, había que potenciar la luz, ganar luminosidad y sacar el máximo partido a la superficie. Para eso se abrieron los espacios, se tiraron tabiques y se decidió crear un salón grande e integrar la cocina para ganar amplitud. Se aprovecharon los laterales para almacenaje, y se decidió usar materiales claros y con brillo para reflejar la luz, así como la madera para aportar calidad", explica Jonas Österberg, quien, para este proyecto, contó con una constructora de confianza, Rodepa, y con la firma Amboage para el mobiliario. El resultado, un proyecto llave en mano para un particular, en precio y plazo previstos.

Dar este paso debe ser una decisión meditada, pero, sobre todo, estudiada. Es decir, es necesario tomar ciertas precauciones para evitar sustos desagradables. Echa mano de la calculadora para no desviarte de tu presupuesto, no pierdas la calma ante posibles imprevistos, haz una lista con tus prioridades y ponte en manos de profesionales.

RelacionadoLa rehabilitación de vivienda y las ayudas públicas: claves y pasos para tramitarlas

Fuente: elconfidencial.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

3

pisos-centromalagaSon muchos los factores que influyen en el precio de un piso o una casa. Ubicación, superficie, luz o vistas suelen ser los criterios más importantes a la hora de fijar el precio. Sin embargo, hay un parámetro que puede incidir aún más en el coste: el estado de la vivienda. Un factor capaz de hacer subir o bajar los precios hasta en un 25%. Comprar un piso antiguo para reformar y vender rápidamente ha sido una actividad empresarial relativamente frecuente en nuestro país, según Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria. Así, "una vivienda en mal estado de conservación puede llegar a perder hasta un 25% de su valor de mercado, mientras que el precio de una reforma oscila entre los 400 y 500 euros el metro cuadrado de media”.

Los centros históricos y urbanos de las ciudades y grandes capitales como Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia, Málaga... son zonas muy demandadas por inversores donde normalmente se encuentran pisos y casas de construcción antigua, que pueden llegar a alcanzar variaciones entre un mal estado y un piso nuevo o reformado entre 1.500 y 2.000 euros el metro cuadrado, como por ejemplo en el madrileño barrio de Salamanca, según Gonzalo Robles, director ejecutivo de UXBAN, empresa de arquitectura dedicada a la compra de viviendas, su reforma y su posterior venta. Hace unos meses compró una vivienda usada de algo más de 100 metros cuadrados y totalmente a reformar. Tras una inversión de 900 euros por metro cuadrado, ha conseguido que se revalorice entre un 15% y un 20%.

A grandes rasgos, según Alfa Inmobiliaria, "para una casa de 90 metros cuadrados que compremos por 150.000 euros, podría venderse tras la reforma por 187.500 aproximadamente. Aun restándole todos los gastos e impuestos derivados de la compra de un inmueble, la operación ofrece interesantes ventajas”, asegura.

Los contratiempos de una reforma

No obstante, acometer una reforma, además del reembolso económico que implica, puede suponer más de un disgusto. Así por ejemplo, frente a la posibilidad de realizar una operación económicamente rentable o ganar en calidad de vida (al poder elegir la distribución de la vivienda, las calidades de los materiales, introducir equipamientos más eficientes, etc.) existen diversos peligros que es necesario descartar con la ayuda de un arquitecto o de un profesional con experiencia.

Las casas antiguas tienen problemas que, a simple vista, pueden pasan desapercibidos. En general se trata de problemas en las instalaciones eléctricas o de fontanería, pero muchas veces pueden ser más graves como la existencia de tuberías o pinturas con plomo, vigas de madera, muros de carga, mal aislamiento térmico y acústico, malos o inexistentes sistemas de calefacción y gas, etc. En este caso, "el precio de la reforma puede superar con creces los 500 euros por metro cuadrado y dar al traste con muchas de las ilusiones depositadas en ellas".

Según Gonzalo Robles: "tanto si es la casa en la que queremos vivir como si es una inversión, es necesario hacer números. Es posible que no tengamos intención de vender nuestra vivienda, que sea la casa en la que queremos pasar el resto de nuestra vida, sin embargo, por diferentes circunstancias podemos vernos obligados a venderla y lo conveniente es analizar cuánto deberíamos gastarnos en la reforma para no perder dinero".

De ahí que sea interesante que el presupuesto contemple además, posibles imprevistos. "Hay muchas viviendas en el barrio de Salamanca que no permiten, por ejemplo, la instalación de un segundo baño porque carecen de las instalaciones sanitarias necesarias, lo que obliga a utilizar dispositivos especiales. O que obligan a cambiar totalmente la distribución de las habitaciones para adaptar la vivienda a las necesidades actuales".

La clave es conocer a fondo no sólo el estado de una vivienda sino las posibilidades que ofrece antes de iniciar una reforma, así como la situación del edificio. Ante esta situación, el responsable de Alfa Inmobiliaria insiste en la necesidad de abordar la comprar de una vivienda antigua o en mal estado de conservación con la ayuda de un profesional con amplia experiencia en el sector. "Si abordamos la operación con conocimiento y rigor, el mercado inmobiliario ofrece en la actualidad grandes oportunidades al inversor".

Entradas relacionadas y de interés:

Fuente: elconfindencial.com

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

En el año 2014 la mayoría de proyectos de reforma de vivienda que se realizaron fueron más puntuales que mejoras esenciales, donde más del 80% de los propietarios que realizaron alguna obra de mejora, expresaron que la motivación principal para sus proyectos de renovación fue mejorar el diseño y la funcionalidad del hogar (88% y 83% respectivamente), según los datos de Houzz, comunidad online para la arquitectura, el diseño y la decoración, que ha realizado una encuesta anual para conocer los objetivos de los propietarios a la hora de hacer una reforma en su vivienda.

encuesta-reformas

En España, dos de cada cinco propietarios usuarios de esta plataforma que reformaron su vivienda en 2014 llevaron a cabo proyectos para renovar a su gusto una casa recién adquirida, y un tercio decidió hacer reformas en casa porque disponía de los medios económicos necesarios. Precisamente este aumento de la capacidad económica de los propietarios es uno de los datos que más destaca, pues la encuesta revela también que el 93% de los usuarios utilizaron sus ahorros para acometer estas reformas. Además, para el 46% de los usuarios mantenerse en el presupuesto es su principal preocupación a la hora de iniciar una reforma.

Los propietarios de Houzz que viven en España, reforman o redecoran sus pisos y casas de manera activa: un 62% hizo reformas en 2014 y/o planeó un proyecto de renovación en 2015, y el 82% de los propietarios decoró su casa en 2014 y/o planeó un proyecto de diseño en 2015. Por otro lado, a la hora de reformar su hogar, prefieren realizar proyectos puntuales.

La reforma de la cocina es el proyecto de renovación de interiores más recurrente y popular. Así, el 28% de los propietarios decidió reformar la cocina en 2014. El salón/sala de estar y la habitación principal empatan en segundo lugar con un 25%, seguidos por los baños, con un 20%.

Por otro lado, según los resultados de la encuesta, solo un 13% de los propietarios españoles han mostrado interés por renovar al completo todos los interiores de su casa, por debajo de otros propietarios europeos como los de Alemania (25%), Francia (20%) o el Reino Unido (14%). En cuanto a los proyectos de decoración más frecuentes, el 38% de los propietarios que decoraron en 2014 se centró en el salón o sala de estar, el 25% renovó uno de los dormitorios y el 23% hizo reformas en su dormitorio principal.

De este modo, el estudio recoge además otros datos clave relacionados con los proyectos de reforma abordados por los españoles en 2014:

  1. Financiación. La gran mayoría de los propietarios (93%) usó sus ahorros o fondos personales para pagar los proyectos de reforma de sus hogares. Solo el 14% realizó el pago con tarjeta de crédito y el 9% pidió préstamos para afrontar el pago. Además, un 13% de los propietarios en España pediría dinero prestado.
  2. Control del gasto. Mantenerse dentro del presupuesto encabeza la lista de dificultades a las que se enfrentan los propietarios (46%), seguido de la búsqueda de productos (41%), la localización de profesionales y la definición de su estilo (ambos 37%).
  3. Domótica. Casi un tercio de los propietarios considera esencial la instalación de tecnología inteligente en el hogar en reformas recientes (32%). El 30% ha instalado algún sistema de automatización del hogar en 2014.
  4. Hogares ecológicos. Los propietarios españoles fueron de los que más importancia le dieron a integrar materiales ecológicos y sostenibles en sus hogares en las últimas reformas (el 43%, comparado con el 30% en Francia y el 25% en Reino Unido).
  5. Ayuda profesional. Casi nueve de cada diez propietarios (86%) contrataron a un profesional para sus proyectos de reforma en 2014. Entre ellos, las opiniones o recomendaciones positivas fueron los factores más valorados a la hora de elegir un proveedor de servicios (67%), seguido de la experiencia en proyectos similares (35%) y el estilo similar (33%).

Fuente: elmundo.es

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

3D plan drawingEl Ministerio de Fomento parece estar convencido en su estrategia y garantiza que la inversión en rehabilitación será una de sus prioridades. Buena parte del parque inmobiliario español necesita mejoras que aumenten la eficiencia energética y faciliten la accesibilidad, tal y como exige la normativa europea. El Ministerio de Fomento, bajo la dirección de Ana Pastor, lleva trabajando con constructoras, promotores, compañías eléctricas y entidades financieras desde hace más de un año y el documento aprobado ahora por la CEOE es el resultado de estos encuentros.

En este sentido, el ministro de Economía Luis de Guindos, ha declarado que el Ministerio de Fomento ha puesto en marcha el Plan Estatal de Rehabilitación de Viviendas, que contempla la inversión de 2.300 millones de euros, señalando que la mejor política de vivienda es el crecimiento económico y la creación de empleo "y en eso estamos".

Así, el plan que propone Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), establece las medidas que habría que poner en marcha, el coste que tendrían para el Estado, la inversión privada que podría movilizar y los puestos de trabajo que se mantendrían o crearían en el periodo 2014-2020. Además, se establece un cálculo de qué ahorros energéticos podrían generar las mejoras introducidas en los inmuebles, en cuánto tiempo se amortizarían las inversiones realizadas y qué efectos tendrían sobre la recaudación de impuestos.

Según los expertos que han trabajado en el documento, la propuesta tiene un perfil conservador, ya que está basada en las cifras del GTR, el informe elaborado por Peter Swetman y Albert Cuchí, que establece con carácter general que por cada millón de euros que se invierte en rehabilitación se pueden generar unos 18 empleos, una cifra que otros estudios elevan a 50 puestos de trabajo por cada millón de gasto.

De este modo, la CEOE plantea cuatro posibles escenarios. El llamado "escenario base", con una aportación pública de solo el 25% y otros tres que van desde una participación del Estado del 30%, al 40% y 50%. En el primero se estima que con una inversión pública de unos 6.855 millones de euros, se podrían movilizar otros 20.979 millones de inversión privada hasta 2020 y crear o mantener 142.845 empleos (el 14,3% de todos los afiliados en la actualidad en el sector).

Pero, si se toma como referencia el escenario con mayor disponibilidad de fondos públicos, con un 50%, la creación de empleo llegaría a 212.352 puestos de trabajo, la inversión pública superaría los 30.405 millones y se movilizarían inversiones privadas por otros 42.318 millones.

Una de las novedades que incluye el texto es cómo empresas y entidades financieras reconocen la falta de eficacia que tienen las subvenciones directas, por lo que aconsejan que las ayudas se den a través de un nuevo sistema de avales y garantías del Estado. De esta forma, la patronal bancaria AEB sostiene que se podrían conceder créditos a particulares y comunidades de vecinos que hoy tienen cerrado el acceso a la financiación. Con el nuevo mecanismo podrían obtener préstamos a 15 o 20 años para financiar obras de mejoras en sus casas a tipos de interés del 4%-5%.

¿Cómo funcionarían los incentivos a las reformas?

Un rápido análisis del parque inmobiliario español concluye que casi el 2% de los edificios se encuentra en estado de conservación ruinoso y el 7,6% en estado deficiente. Esto significa, según el documento aprobado ayer por CEOE, que existen 963.326 edificios que deberían acometer obras de reforma en sus instalaciones. Por ello, la patronal plantea un amplio abanico de medidas para mejorar esta situación.

En general, los empresarios consultados por el Gobierno para esta propuesta consideran que son más efectivas y rápidas las actuaciones indirectas a través de bajadas de impuestos que las subvenciones. En este sentido, plantean, entre otras iniciativas, un IVA de rehabilitación, deducciones en el IRPF por inversión en reformas de la vivienda, un IBI reducido si el inmueble es más eficiente en materia energética, reducción de las tasas y licencias de obras, menos impuesto de sociedades para las empresas que acometan proyectos de este tipo y definir un nuevo régimen fiscal para las comunidades de propietarios.

¿Deberían entrar las empresas privadas en este negocio?

Según los expertos, si. Consideran que es sumamente rentable, siempre que se concedan facilidades a los particulares interesados, como ventanillas únicas de gestión de las ayudas y solicitud de los préstamos bonificados. De hecho, CEOE propone adoptar el modelo Green Deal del Reino Unido, según el cual las empresas ofrecen financiar esas obras de mejora de la eficiencia energética de las viviendas a sus propietarios y recuperan su inversión mediante el pago de un cargo especial en las facturas de los suministros eléctricos de sus clientes. Los plazos de amortización de estas inversiones suelen ser cortos y oscilan de siete a 17 años.

Fuenet: cincodias.com

También te puede interesar:

Síguenos: Facebook –  – Twitter

3

eficiencia-energetica-viviendaEl 90% de las viviendas que existen en España suspende en eficiencia energética. Así de concluyente es un estudio realizado por Certicalia, red de más de 2.000 técnicos que realizan certificados energéticos, y que deben tener obligatoriamente desde junio del pasado año todas las viviendas en venta o en alquiler. El informe, basado en una muestra representativa de 6.000 viviendas, refleja que ninguna vivienda alcanza la calificación A en consumo de energía (la más alta) y solo el 11% logra una B, C o D, que se consideran aprobados. El resto se queda en las letras E, F o G, que se consideran no eficientes.

¿Cómo se ha llegado a este grado de ineficiencia? Según Inés García, portavoz de Certicalia "Primero, porque hasta 1979 no se introdujo la primera ley que incluía unos mínimos requisitos de aislamiento en las construcciones. Y hasta 2006, con la aprobación del Código Técnico de la Edificación (CTE), no se endurecen las exigencias para los edificios de nueva construcción para poder alcanzar al menos una calificación D". Es decir, prácticamente todo el parque de viviendas en España se construyó sin tener en cuenta la eficiencia energética, porque desde 2007 hasta ahora se han edificado poco más de un millón de casas, según el Instituto Nacional de Estadística. "Y si consideráramos las nuevas exigencias para las nuevas construcciones que impone el nuevo CTE, que entra en vigor en marzo, prácticamente todas las casas estarían caducadas energéticamente".

Adrián Sánchez Molina, presidente de la Asociación Española para la Calidad en la Edificación (Asece) cree que "En España se ha legislado demasiado tarde, y a veces porque nos ha denunciado o multado la Unión Europea. Durante años no se ha pensado en las consecuencias que esto pudiera tener, como la pobreza energética, porque había dinero para pagar los recibos de la luz y el gas y las facturas no eran tan altas”. Según el estudio más reciente, realizado por la Asociación de Ciencias Ambientales, en 2010 el 10% de la población sufría "pobreza energética", un porcentaje que puede haber subido varios puntos desde entonces.

Así, según Certicalia, "Ni siquiera ahora, cuando el problema está ya sobre la mesa, el Gobierno apuesta por la eficiencia. Primero, porque introduce trabas a las energías renovables. Y segundo, porque no está dando publicidad suficiente a la certificación energética. La muestra es que de los dos millones de viviendas que se calcula que deben tener el certificado por estar a la venta o en alquiler, solo medio millón lo han registrado".

El estudio apunta también a otros factores, aparte de la normativa tardía, que han contribuido a esta situación. "Con el boom inmobiliario se construyó mucho sin tener en cuenta el factor geográfico, ni la orientación de las fachadas, ni el emplazamiento, y eso tiene como resultado edificios que dependen de los sistemas mecánicos de climatización para calentarse o refrigerarse. En la arquitectura tradicional encontramos ejemplos mucho más eficientes: en el norte de España se construían galerías acristaladas, que captaban el calor del sol a modo de invernadero; en cambio, en el sur son tradicionales los patios sombreados y las ventilaciones cruzadas para refrescar las viviendas".

La nueva legislación garantiza que los nuevos edificios van a ser más eficientes, pero actualmente en España hay unas 25 millones de viviendas, ¿qué pasa con ese 90% de los que ya construidos que suspende? "La única solución es la rehabilitación energética. Para cumplir con los objetivos energéticos y de emisiones de la UE para 2050, España debe establecer como meta una tasa de reforma de 400.000 viviendas anuales, el 1,5% del parque actual, frente a la tasa actual del 0,3%", afirma Georgios Tragopoulos, técnico de eficiencia energética de WWF España. "Países como Alemania y Reino Unido ya han desarrollado políticas efectivas para financiar la rehabilitación de construcciones antiguas. España debería tomar nota, porque aquí está casi todo por hacer".

Rehabilitación energética en la vivienda, un ahorro seguro

Hay en España infinidad de edificios y viviendas que fueron construidos en la década de los cincuenta y sesenta del siglo pasado. Miles de hogares que pierden calor por las ventanas, por los muros, el tejado y los cimientos. El arquitecto José Luis López afirma que estas viviendas son "como un radiador que emite constantemente energía al exterior. Un derroche". Pero tiene remedio. "Aislamiento de lana vertical de ocho centímetros, reforma de la cubierta, ventanas y contraventanas más eficientes, renovación de las instalaciones eléctricas y centralización de calderas. Con estas reformas vamos a conseguir un ahorro mensual de energía por encima del 50%, y posiblemente los vecinos solo necesitarán poner la calefacción un par de horas al día para tener su casa caliente".

  1. El coste medio de una rehabilitación energética es de 14.000 euros por vivienda media (calculada en 81 metros cuadrados), según una guía elaborada por WWF y Fundación Reale.
  2. Una intervención energética debe incorporar tanto medidas pasivas (aislamiento de muros y cubierta, instalación de elementos de sombreado...) como activas (centralización de calderas y sustitución por otras más eficientes, instalación de energías renovables o renovación de electrodomésticos).
  3. Una rehabilitación total puede conseguir un ahorro hasta del 80% en el consumo energético. Se calcula que la inversión puede recuperarse en solo 10 años.
  4. La rehabilitación energética no solo ayuda a reducir el consumo, sino también reduce la entrada de ruidos, mejora la calidad del aire interior y contribuye a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la vivienda.

Enlace relacionado: La rehabilitación de vivienda y las ayudas públicas, claves y pasos para tramitarlas

Fuente: elpais.com

Síguenos: Facebook -  - Twitter

El alquiler y la rehabilitación son opciones del sector inmobiliario que están apoyando el gobierno ante la falta de ventas de viviendas en España. A la primera opción se están sumando muchos ya que en tiempos de crisis pocos pueden comprar un piso. Aunque también hay que decir que respecto a la segunda opción, la rehabilitación y reforma, no esta teniendo mucho impulso.Ésta casa necesita un arreglo...

Una caída del 15,8% en el total de visados solicitados, es lo que revelaba la estadística del Ministerio de Fomento de enero para realizar obras de reforma y ampliación en viviendas. En enero se pidieron 1.540 visados para reformar viviendas, un 15,9% menos en comparación a un año antes, mientras que los 162 certificados demandados para realizar ampliaciones han disminuido.

Según la propia ministra Ana Pastor, hay más de 5 millones de inmuebles que tienen más de 50 años de antigüedad, de los cuales, muchos necesitan reformas como instalar un ascensor o mejorar el aislamiento.

...continúa leyendo "Las viviendas en España están envejeciendo por la crisis inmobiliaria"