Saltar al contenido

1

Vivienda, medio ambiente y consumo energético

Los mandatarios del planeta, desde la Cumbre de París en 2015, se han propuesto reducir las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes que vertimos a la atmósfera y frenar el calentamiento del planeta que avanza sin freno. Hablan de grandes cambios políticos y energéticos que logren reducir a menos de dos grados centígrados la subida de la temperatura global. Pero al margen de los necesarios y urgentes cambios estructurales e industriales los ciudadanos podemos con nuestro modo de vida provocar grandes cambios en este sentido. En torno al 19% de las emisiones de gases contaminantes europeas son de origen doméstico, es decir, las generamos en nuestras viviendas a diario. En el caso español, la cifra ronda el 18,5 según los cálculos de Eurostat. Reducirlas es en muchos casos fácil, además de beneficioso para el bolsillo de las familias.

...continúa leyendo "La vivienda, origen del 19% de CO2 ¿Cómo reducir la contaminación desde casa?"

Empezar por una buena elección del solar o parcela es fundamental cuando se quiere realizar la construcción de una casa a medida. La construcción propia, aunque requiere mayor dedicación que adquirir vivienda en construcción ya proyectada de obra nueva, te permitirá ahorrar hasta un 20% o un 30%, que sería el margen del promotor. Es un camino seguro para acercarse al sueño de tener "la casa ideal" y totalmente personalizada, a la vez que permite afrontar el gasto en varias fases. Eso sí, junto con la elección de un terreno, otra clave importante es encontrar una constructora de confianza y tener en cuenta que, al precio del suelo y la construcción, hay que sumar los gastos de tramitación y el proyecto, con sus IVA correspondientes.

casaenconstruccion-lamarina-alicante

Javier Ochoa, director general de la consultora Re/Max Invest, da la fórmula para evaluar el precio a pagar por una parcela: "Se debe partir de los precios de la casas terminadas en la zona. En términos generales, para las urbanizaciones bien comunicadas y situadas en el entorno de Madrid o Barcelona, lo habitual es pagar por el terreno un 40% del precio medio de la vivienda acabada y en el resto de España, entre un 20% o 30%". Hay casos muy extremos, como el de un solar urbano en una zona de lujo en el que el precio del suelo puede llegar a suponer el 70% del presupuesto final, mientras que en áreas sin presión urbanística apenas rondará el 10%.

En el mercado hay solares con un precio muy bajo porque con la nueva Ley de Suelo, no se consideran los posibles desarrollos futuros y su valor será solo el del aprovechamiento rústico. Y, como la relativa recuperación no ha llegado a la periferia o áreas metropolitanas, hay desarrollos ya urbanizados en zonas como, por ejemplo, la del Pirineo aragonés dormitando todavía en manos de la banca o la Sareb. Foro Consultores cita dos municipios cercanos a Madrid donde existe una gran oferta de parcelas para vivienda habitual: el de Boadilla del Monte y el de Pozuelo de Alarcón, con suelo listo para edificar que van desde los 140.000 euros para 350 metros cuadrados a las de medio millón de euros para superficies medias de 500 metros cuadrados. El consejo es que solo compre el que tenga las bendiciones necesarias para ponerse a edificar.

Tras la pasada crisis, los propietarios de grandes suelos han tendido a parcelarlos y venderlos a particulares para unifamiliares, explica Luis Martel, director comercial de Básico. Es el caso de Metrovacesa en Estepona (Málaga) o en Jeréz de la Frontera (Cádiz). "Tanto en Madrid como en la costa, es más habitual la autopromoción para primera vivienda".

Una vez comprada la parcela hay que decidir entre la edificación tradicional o sistemas modulares prefabricados. Las de madera, prefabricadas o no, cubren un amplio abanico de demandantes: desde el lujo máximo a las de precio asequible. Requieren mayor mantenimiento pero, a cambio, son de montaje más rápido que las de ladrillo y, al ser la madera un aislante natural, la sensación de confort y la eficiencia energética es elevada. Las viviendas modulares prefabricadas con otros materiales (hormigón...) alcanzan calidades similares a la construcción tradicional y los precios se asemejan a los de una casa de ladrillo de calidad media.

Los plazos para estrenar la vivienda superan el año para el caso del ladrillo y acumulan varios meses en las prefabricadas. Y conseguir una hipoteca no tendría por qué suponer un esfuerzo adicional, tras la tasación e inscripción registral habituales. Javier Ochoa, director general de Re/Max Invest, sitúa el coste por metro cuadrado que tendría la edificación convencional en los 800 euros el metro cuadrado para calidades bajas; 1.200 euros para las medias y unos 1.700 euros para viviendas de lujo. En el caso del superlujo, se pueden alcanzar los 2.300 euros el metro. Estos precios ya incluyen los gastos añadidos (licencia, proyecto de arquitecto, etcétera), que representan entre un 18% y 20% de media.

La casa en la costa

Una buena opción tanto para vivienda habitual como para vacacional, es acudir a las urbanizaciones del eje Valencia-Ademuz, en municipios cercanos a la ciudad de Valencia, donde se venden parcelas de entre 500 y 1.500 metros cuadrados. Estos municipios, como el de L'Eliana, ofrecen todos los servicios y buenas comunicaciones, según Carlos Pintado, de la Inmobiliaria Campolivares. Algo más aisladas son las urbanizaciones de Los Monasterios y Alfinach, en el municipio de Puçol, aunque tienen vistas al mar y la montaña.

Como regla general, "en la costa de Levante (exceptuando dos o tres emplazamientos en Alicante, como la urbanización el Tosalet, en Calpe) si la vivienda terminada media está en unos 2.000 euros el metro cuadrado, para superficies de 200 a 500 metros, lo aconsejable es que el suelo no suponga más del 20% (400 euros el metro cuadrado). Y, para casas de 90 a 200 metros cuadrados, a unos 1.500 euros el metro construido, el coste del suelo no debería superar el 15% o 20%; es decir entre 225 y 300 euros el metro cuadrado", aconseja el director general de la consultora Re/Max Invest.

Para quien tiene mayor poder adquisitivo y delega la construcción en su arquitecto de confianza, los precios más altos están en Baleares, algunos puntos de Costa Brava (Girona) y en algunas urbanizaciones de lujo de la Costa del Sol como Finca Cortesin (Casares) y La Zagaleta (Benahavís), así como en la gaditana Sotogrande (San Roque). En estos emplazamientos el precio de las parcelas puede llegar a suponer el 50% del coste de la casa acabada, un porcentaje muy elevado para la costa. En el Residencial de Sotogrande, Patricia Vida, directora comercial de Estepona Gilmar, pone como ejemplo de producto medio una parcela de 3.000 metros cuadrados por unos 200 euros el metro.

El perfil del comprador, según José Luis Pérez Moste, director de la oficina de Gilmar en Marbella, ronda la cincuentena en este y en otros municipios como Benalmádena, Mijas o Fuengirola. Venden su casa para costearse una parcela en la que construir su vivienda definitiva, en previsión de que empiecen a subir los precios. También hay grupos o fondos que compran terrenos y desarrollan un proyecto a partir de unas ocho o nueve villas para revenderlo a un tercero pero encargándose de la construcción y promoción posterior.

La escasez de suelo listo para edificar ha disparado algunos precios. Pero también influye en el valor de la parcela la superficie que el cliente podrá edificar. El comprador deberá tenerla en cuenta, porque se la van a cobrar y por la repercusión en el precio de la vivienda si tuviera que venderla en el futuro.

Fuente: elpais.com

Quizá también te puede interesar:

  • Encontrar pisos y casas en venta (oportunidades, rebajados…)
  • Encontrar pisos y casas en alquiler (larga temporada)
  • Encontrar pisos y casas en alquiler de vacaciones

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

Si tu casa o piso está bien pero te ronda la idea de realizar pequeñas reformas con el fin de hacerlo más atractivo para alquilar o vender, o simplemente para arreglar los desperfectos causados por el paso del tiempo (y de paso aprovechar para dar un lavado de cara a la vivienda) pero tu presupuesto es limitado, hay técnicas que te ahorrarán tiempo y mucho dinero. La "obra seca" es una de ellas. "Se trata de un tipo de construcción que no necesita tiempo de secado porque se utilizan materiales que pueden incorporarse directamente a un sistema de montaje, ya que van pegados, clavados o encastrados", explican desde Habitissimo, portal especializado en reformas y servicios para el hogar. La clave está en un uso inteligente de pintura, alicatados y materiales autoadhesivos. “Esto hace que las obras sean más rápidas y limpias” y, sobre todo, más baratas.

piso-palmademallorca1

Los que todavía no se ha enfrentado a la reforma o rehabilitación de una vivienda, pueden pensar que son creativas y entretenidas. Pero quien las ha vivido en su piel sabe que de diversión tienen muy poco: las obras en la vivienda producen estrés, por pequeñas que sean. Uno de cada dos españoles siente aversión hacia las reparaciones del hogar, y el 40% prefiere acumular desperfectos y convivir con ellos durante un periodo que oscila entre seis meses y un año por no ponerse manos a la obra o gastarse el dinero, según una encuesta publicada por Reparalia, firma especializada en la gestión de siniestros y reparaciones.

De acuerdo con el sondeo, lo que más rechazo provoca hacia las obras es el coste que suponen: más de un 65% de los españoles apunta esta razón para justificar la falta de reparación de los desperfectos del hogar. “Pero no siempre tiene que ser caro”, matiza Alberto Murcia, vicepresidente de Asociación Empresarial de la Gestión Inmobiliaria (AEGI). “Hay que tener claro cuál es el objetivo de la reforma: no es lo mismo un lavado de cara que remodelar una casa muy antigua, donde hay que arreglarlo todo. En este último caso sí que la reforma puede ser tremenda”. Para un piso de 100 metros cuadrados, un lavado de cara rondaría los 3.000 euros, salvo que la vivienda se encuentre en muy malas condiciones. “Una reforma integral, por otro lado, oscila entre los 300 y los 400 euros por metro cuadrado si se decide cambiarlo todo; con alternativas el precio podría ser la mitad”.

Pintura

La pintura puede ser una partida de gasto muy elevada, sobre todo si hay que quitar antes baldosas de la pared para poderse poner a trabajar. “Si lo que se pretende es reducir costes en la reforma, la mejor opción será pintar sobre los azulejos”, aconsejan en Reparalia. Si queremos encargarnos nosotros mismos de la tarea, recomiendan conseguir pintura especial para este material, un rodillo de pelo corto de lacar y una brocha para perfilar juntas y esquinas. “Es importante limpiar muy bien los azulejos con disolvente y secarlos completamente antes de aplicar la pintura. Una vez empleada la primera capa, procederemos a una segunda e incluso tercera, hasta que se consiga una buena película”, añaden.

Desde Habitissimo mencionan las pinturas chalk paint, que adhieren prácticamente a todos los materiales. De esta manera se puede lograr un lavado de cara rápido y barato. “Es posible reformar completamente una cocina solo en un día y con un presupuesto mínimo”. Si los muebles de esta estancia tienen mucho brillo o están lacados, se pueden lijar para que se abran los poros y el barniz se fije mejor; si te gusta el efecto retro, puedes pasar la lija después de pintar para lograr un acabado envejecido. Si decides hacer una pequeña inversión para cambiar también los tiradores y la encimera, la habitación parecerá otra, aseguran los especialistas de Habitissimo, quienes recuerdan que la opción de pintar muebles y azulejos también es válida para renovar el cuarto de baño.

Suelos

La opción más barata (y que no requiere obra) para cambiar el suelo es emplear vinílico o linóleo autoadhesivos, que se colocan fácilmente por encima del antiguo y son resistentes a la humedad. Sin embargo, si se busca un resultado algo más consistente puede que no sea la mejor alternativa. “Otra opción de mayor calidad es el suelo de resina, por 700 euros se pueden reformar 12 metros cuadrados, y por 100 más se podría instalar tarima flotante. Ninguno de estos suelos requiere de obra y son un 30% más baratos que los embaldosados. También existen "baldosas de clic” que funcionan de la misma manera, explican en Habitissimo. Desde Reparalia recuerdan que, si al colocar el nuevo suelo sobre el antiguo se forman desniveles en la entrada del domicilio, en el acceso al baño o en la cocina, “existen soluciones económicas para eliminarlos, como colocar una chapa de escalón”.

Puertas, paredes y techos

Cambiar las puertas de la vivienda puede suponer un coste importante, sobre todo si tienen tamaño o apertura particulares, que requieren un trabajo a medida. Para rebajar el coste, existe la opción de lijarlas y volverlas a pintar con el color que se prefiera. “Es necesario tan solo un día de trabajo y el precio es de 50 euros por unidad”, aseguran en Habitissimo. "Pladur" en lugar de ladrillo. El pladur es otro elemento de la tabiquería seca. Se trata de placas de yeso laminadas entre dos capas de cartón, con diferente grosor y medida, que pueden utilizarse como paredes divisorias, estanterías o techos decorativos. Es más rápido de colocar y genera menos escombros que el ladrillo (aunque claro, es menos resistente y aislante), además de poderse pintar directamente. “Como ejemplos prácticos, los paneles de pladur permiten hacer falsos techos, tabiques, librerías o forros, de forma rápida y sencilla; una estantería o tabique de tres metros de ancho tiene un precio medio de 800 euros”, ejemplifican en Habitissimo.

Iluminación

Este capítulo de gasto hay que asumirlo sin posibilidad de aplicar la técnica de la obra seca. En este caso, un análisis previo de la distribución de la vivienda, para saber con exactitud donde necesitamos más o menos iluminación, es esencial para lograr rebajar el precio de la obra. “Básicamente, la forma de disminuir el coste es reducir tanto como sea posible el número de enchufes o puntos de luz a instalar”, confirman los técnicos de Reparalia. Recuerdan que, según la normativa, hay que instalar como mínimo tres tomas de corriente por estancia y una en cada zona de paso. “Una práctica habitual que reduce costes es aprovechar, en la medida de lo posible, la canalización existente”. Para esconder cables de lámparas o alargaderas se pueden usar canaletas de plástico que después se pueden pintar del tono de la pared o el techo.

Decoración

Aquí entra en juego el gusto de cada uno, pero no hay que perder de vista el objetivo de la obra. Sobre todo si la intención es dar un lavado de cara a la vivienda para alquilarla, es mejor optar por una renovación sencilla, sin volverse locos con la decoración. En este sentido habría que aplicar algunos trucos de "home staging", que aconseja despersonalizar sin recargar la vivienda: menos es más. Hay que considerar que, muy probablemente, nuestros gustos no coincidirán con los de los futuros inquilinos. “La reforma puede ser estética y funcional a la vez, pero muchas veces se nos olvida: elegimos lo que más nos gusta y así encarecemos la reforma”, concluye el vicepresidente de AEGI. Los colores neutros y las líneas sencillas de muebles básicos son la opción menos arriesgada y económica.

Precauciones y trucos antes de empezar

Cuando se decide reformar la vivienda es imperativo comparar tanto precios como propuestas. Si, por un lado, lo ideal sería cotejar al menos tres o cuatro presupuestos, por otro lado es recomendable que se exija un precio cerrado. “Muchas empresas pican el precio para abajo para poner luego sobrecostes; pero no puede ser que compremos una televisión por 400 euros y luego nos digan que nos tenemos que gastar otros 300 en el cable”, ejemplifica Alberto Murcia, vicepresidente de AEGI.

Además de sugerir un presupuesto llaves en mano, Murcia subraya la importancia de solicitar un presupuesto con el máximo desglose: “Es importante que en el precio esté reflejada la mano de obra por un lado y los materiales por otro, por si cambiamos de idea. Además, el precio de los materiales no varía mucho; lo que puede ser hasta un 300% más caro es la mano de obra”. Por otro lado, recuerda que hay muchos arreglos que están cubiertos para el seguro o que cuentan con incentivos fiscales, como pueden ser las manchas de humedad o el aislamiento de las ventanas.

El potencial ahorro, sin embargo, solo se conseguirás tras estudiar detenidamente qué hace falta modificar o arreglar en la vivienda, porque una obra mal hecha puede salir más cara de lo que piensas. Por ello, los expertos recomiendan analizar los puntos fuertes y débiles de la casa, entre ellos el aislamiento o la iluminación, para saber qué suma y qué resta, y tener en cuenta los detalles estéticos que se buscan. Si te falta tiempo o no tienes ni idea sobre cómo proceder, quizás no sea mala idea contratar a un profesional: el precio que pagues por el asesoramiento puede evitarte muchos problemas en el futuro.

Fuente: elpais.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

hipotecaviviendaComprar una vivienda es la inversión más importante que realizamos y que tiene mayor impacto sobre nuestro presupuesto. No sólo en la inversión inicial en el momento de la entrega de la vivienda, sino un desembolso de dinero permanente mientras se mantenga en propiedad por los gastos fijos derivados del pago de los impuestos, la contratación de un seguro de hogar y los gastos relacionados con su uso como el pago de las facturas de consumo energético, las posibles averías y reformas.

Según los datos de Instituto Nacional de Estadística (INE), la concesión de préstamos hipotecarios para comprar una vivienda experimenta una mejoría y encadenan cuatro meses consecutivos con ascensos de dos dígitos.

Por otra parte, el precio de la vivienda tras un descenso acumulado en 7 años superior al 40%, parece estar marcando su fase final de ajuste y tiende a la estabilidad, creciendo apenas un 0,3% en el tercer trimestre según el Índice de Precios de Vivienda (INE), encontrando zonas donde se muestran subidas en algunas comunidades como Madrid o Cantabria, mientras que se mantiene las caídas en otras como Navarra o Extremadura.

Estos factores parecen indicar que empieza a ser un momento interesante, en función del precio, para plantearse comprar una vivienda. Y si la compra del piso o casa que deseamos conlleva solicitar un préstamo hipotecario, debemos tener en cuenta varios aspectos antes de su contratación, que nos ayudarán a la elección correcta de la hipoteca y al consiguiente ahorro para nuestro bolsillo.

  • En primer lugar, el importe a solicitar deber ser una cantidad inferior a la que permite el presupuesto de nuestra economía doméstica, ya que una subida de tipos puede provocar el incremento de las cuotas periódicas en el futuro. En general, los bancos actualmente ofrecen hasta el 80% del valor de tasación del inmueble aunque esto depende de la política de concesión de préstamos de la entidad financiera, la aportación de garantías adicionales, el análisis de la capacidad financiera, de si se trata de una vivienda habitual o de si es una primera hipoteca. En este sentido, el Banco de España apunta que "la entidad a la que solicite el préstamo deberá informarle del derecho que le asiste para que pueda consultar los datos".
  • Sobre la moneda en la que se contrata el préstamo, lo habitual es la misma en el que el consumidor obtiene sus ingresos. Si se contrata un préstamo en moneda extranjera, hay que controlar habitualmente el tipo de cambio de la divisa por las posibles variaciones en las cuotas hipotecarias. A menudo estos préstamos hipotecarios en moneda extranjera tienen un tipo de interés menor, pero con mayores riesgos.
  • En cuanto al plazo de contratación, cuanto más largo sea el plazo, sin variar otras condiciones, las cuotas a pagar serán más bajas y los intereses más altos. Además si se contrata un préstamo a tipo de interés variable o en moneda extranjera, cuanto más largó sea el plazo, mayor es la posibilidad de que suban los tipos de interés.
  • Aparte de estas características financieras generales a la hora de firmar el contrato hay que leer con detenimiento las condiciones del préstamo hipotecario y a ser posible revisarlo con el notario para que nos explique las cláusulas, ya que puede suponer un incremento en el desembolso mensual que tengamos que hacer.
  • Las comisiones por cancelación anticipada deben estar claras porque suponen una penalización que se puede utilizar en algún momento y que se pueden negociar.
  • Otro punto a revisar son las implicaciones de las vinculaciones, ya que en el caso de no poder cumplir con el pago de las vinculaciones asociadas puede suponer una revisión al alza del diferencial de la hipoteca, que en ocasiones puede aumentar el tipo de interés en un 1%.
  • Las cláusulas suelo es otro apartado que todavía algunas entidades suelen aplicar bajo otro concepto "cláusula túnel". Esta cláusula establece un mínimo a pagar en las cuotas de la hipoteca aunque los intereses ordinarios que se han acordado con la entidad financiera estén por debajo. La cláusula suelo no permite beneficiarse del bajo nivel actual del euribor. Según el Banco de España el 47% de las reclamaciones presentadas por los consumidores durante el primer semestre del año están relacionadas con las cláusulas suelo.
  • Las cláusulas asociadas al cambio de situación del que contrata la hipoteca o de la vivienda como subrogaciones al cambiar de acreedor o modificaciones contractuales, novaciones para cambiar los términos de la hipoteca, suponen un cambio en las condiciones económicas del préstamo y puede afectar a medio plazo en la cantidad a desembolsar mensualmente.
  • Las cláusulas de flexibilidad, como pagar una cuota o posponerla por condiciones extraordinarias, pueden llevar penalizaciones y por tanto, costar dinero.
  • Las cláusulas específicas en el caso de que no poder pagar la hipoteca como la forma de ejecutar y reclamar la hipoteca, los costes y el plazo.
  • Por último, hay que revisar la responsabilidad hipotecaria o el importe máximo por el que responde el que firma un préstamo contando los intereses y las costas. Los impuestos se liquidan en función del importe de responsabilidad hipotecaria y no del importe del préstamo, lo que puede suponer alrededor de dos veces el importe de la hipoteca.

Fuente: cincodias.com

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

vivienda-ahorroLos bancos, aunque aún con restricciones, vuelven a conceder crédito hipotecario para comprar vivienda en España. En septiembre, las hipotecas sobre pisos y casas aumentaron un 30%,, una cifra récord y la cuarta subida consecutiva según el Instituto Nacional de Estadística (INE). La financiación más barata, es una de las claves de este crecimiento, siendo posible encontrar actualmente hipotecas con un diferencial sobre euríbor del 1,70%, frente al 3% que comercializaban a principio de año las entidades financieras.

Según los expertos, la compraventa de viviendas experimentará un repunte antes de que acabe el año como consecuencia de los cambios introducidos por la reforma fiscal y que se empezarán a aplicar en 2015, como son la supresión de los coeficientes de abatimiento, por lo que se puede encontrar pisos y casas que son verdaderas oportunidades, con precios reducidos en más de un 50%. Para quienes estéis pensado adquirir una vivienda en lo que queda de año, el comparador de productos y servicios Kelisto nos recuerda tener en cuenta una serie de consejos:

Define tu presupuesto

Antes de iniciar la búsqueda, se recomienda calcular cuál es el importe que puedes permitirte pagar por un inmueble, ya que la mayoría de las entidades exigen disponer de unos ahorros previos equivalentes al 20-30% del valor de tasación del inmueble para concederte financiación.

En segundo lugar, que lo ideal es que la cuota de tu hipoteca no supere el 30-35% de tus ingresos, tal y como marca aconseja el Banco de España. Para calcularlo, hay que dividir los ingresos mensuales entre 12 y determinar cuál sería la cantidad que podrías pagar cada mes.

Y, por último, recordar que la compra de una vivienda acarrea unos gastos añadidos que equivalen, aproximadamente, al 10% del valor del inmueble. Entre esos gastos se encuentran: los impuestos, la gestoría, la tasación, la inscripción en el registro de la propiedad y los gastos de notaría.

Analiza las características de la vivienda

Para decidir cuál es la vivienda ideal, además de su precio, es imprescindible analizar todos los elementos y características como la superficie y distribución, la orientación, las calidades y acabados, el estado de las zonas comunes, los sistemas de agua, luz y gas y el tipo de calefacción. Tampoco olvides que la zona en la que se sitúa es fundamental: el acceso a servicios básicos (centros de salud, colegios...), las conexiones de transporte o las plazas de aparcamiento son elementos que también tendrás que analizar.

Otra virtud es ser realista en cuanto a las características que debe reunir la futura vivienda. A partir del presupuesto de que se disponga, es recomendable hacer una lista de lo que sería deseable que tuviese la casa que se busca. "La investigación es útil a la hora de elaborar esta lista. Es muy recomendable echar un vistazo a otras casas en la misma horquilla de precios y ver qué características tienen. Por ejemplo, si las viviendas en la zona en la que estás interesado no disponen de trastero, tal vez sea lógico pensar que será difícil que la futura vivienda sí las tenga".

Compara todas las ofertas hipotecarias disponibles en el mercado

A día de hoy, el mercado hipotecario experimenta cambios constantes y las entidades lanzan nuevas ofertas cada día. Los expertos recomiendan no conformarse con la primera oferta, sino que hay que acudir a varias sucursales y conocer las condiciones de los préstamos que ofrecen. Desde las comisiones a la vinculación, pasando por una posible carencia, novación o subrogación. Al igual que con el precio de la vivienda, los requisitos de las hipotecas no son inamovibles. Es posible negociarlos.

No te fijes en el diferencial de la hipoteca

El diferencial no es el único aspecto a considerar: las comisiones, los productos vinculados, las cláusulas (como la de suelo y techo) o el porcentaje máximo de financiación son aspectos a los que hay que presentar mucha atención. Escoger la hipoteca más barata del mercado te puede permitir ahorrar hasta 2.050 euros cada año, según el estudio. "Todos los factores son importantes, ya sea la estabilidad del trabajo del que se disponga, la posibilidad de aumentos o rebajas de salario, el índice hipotecario que se va a aplicar, etc". En definitiva se trata de analizar los números y averiguar la comodidad del pago de la hipoteca que se va a contratar.

Cuidado con los aspectos legales

Antes de adquirir una vivienda, hay que prestar atención a varios aspectos legales que te permitirán cerrar la operación con todas las garantías:

En primer lugar, acude al Registro de la Propiedad para chequear la situación jurídica de la vivienda. Analiza si la vivienda tiene cargas hipotecarias y acude a un notario, que no solo elaborará la escritura pública sino que podrá asesorarte sobre cualquier cuestión legal. Tampoco te olvides del pago de impuestos. Algunos son comunes a cualquier tipo de inmueble (como el de Actos Jurídicos Documentados) pero otros varían en función de si se trata de vivienda nueva o de segunda mano. Por último, deberás volver al Registro de la Propiedad para inscribirte como propietario.

Es fundamental escudriñar la letra pequeña y traducir el lenguaje financiero y jurídico, sabiendo en todo momento qué pasaría en caso de tener problemas para responder a la deuda".

Los gastos que vienen después

Además, hay que ser conscientes del auténtico coste económico de mantener una vivienda en propiedad. En ocasiones, los compradores primerizos de vivienda están tan pendientes del proceso de compra que se olvidan de lo que sucede después de firmar el contrato. Además de los pagos de la hipoteca, hay que pagar los impuestos correspondientes como el IBI, el seguro de la vivienda y las cuotas de la comunidad de propietarios. Sin olvidar los problemas de mantenimiento que surgen cada cierto tiempo. Estos gastos son una razón más para no invertir todo tu dinero en la hipoteca.

Fuente: finanzas.com

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

Pisos en Argüelles, MadridLas familias con préstamos hipotecarios de Madrid y el País Vasco serán las más beneficiadas con la caída a mínimos históricos del Euribor en agosto de 2014, ya que se ahorrarán alrededor de 50 euros al año en la cuota de las hipotecas contratadas en estas dos comunidades hace un año.

El Euribor, un indicador que muestra en realidad el precio del dinero a un año en el mercado interbancario europeo, es además la principal referencia hipotecaria a tipo variable, y en agosto bajó hasta el mínimo histórico del 0,469%, según datos del Banco de España.

Un año antes, en agosto de 2013, el Euribor se situaba en el 0,542%, muy por encima de lo que ha marcado ahora. En ese momento, el importe medio de una hipoteca para la compra de vivienda era de 95.702 euros, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), que al aplicarle el Euribor entonces en vigor pagaba una cuota mensual de 341,18 euros. Si el préstamo se revisa anualmente, en septiembre la cuota pasará a ser de 338,14 euros, 3,04 euros menos al mes, o 36 al año.

Distribución geográfica

El importe medio de las hipotecas varía de una región a otra, y las hipotecas de mayor cuantía sufren las subidas del Euribor en mayor medida que las más reducidas, pero también se benefician de mayores descuentos cuando el indicador baja.

Así, según los datos del INE, el importe medio de un préstamo para la compra de vivienda oscilaba en agosto de 2013 entre 65.582 euros en Extremadura y 130.836 euros en el País Vasco. En el primer caso, la hipoteca de Extremadura pasaría de pagar una cuota mensual de 233,8 euros a 231,72, apenas 2,08 euros menos al mes o 24,96 euros al año. Pero en el País Vasco, donde el importe medio de una hipoteca para la compra de vivienda era en agosto del pasado año de 130.836 euros, el descuento será de 4,16 euros al mes o 49,92 euros al año.

También en Madrid, donde el importe medio de una hipoteca para la compra de vivienda se elevaba en agosto de 2013 hasta 123.209 euros, el ahorro roza 50 euros anuales, en concreto 47,04.

Con descuentos que oscilan entre 30 y 40 euros anuales figuran Andalucía (33,36), Aragón (33,84), Asturias (31,8), Baleares (38,28), Cantabria (37,92), Castilla y León (37,32), Castilla La Mancha (30,72), Cataluña (38,88), Galicia (31,44), Murcia (30,36) y Navarra (34,2).

Y con recortes de menos de 30 euros anuales se sitúan Canarias (26,04), Valencia (29,76) y Extremadura (24,96). Aparte están las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, con descuentos de 28,92 y 39,36 euros, respectivamente.

La evolución del indicador depende de las subidas o bajadas de tipos que aprueba el Banco Central Europeo (BCE), que en su última reunión redujo los tipos de interés al mínimo histórico del 0,05%, por lo que cabe esperar nuevas rebajas del Euribor en los próximos meses.

Fuente: elmundo.es

También te puede interesar:

Síguenos: Facebook - Twitter

casa_abrigadaEl frío ya está llegando. Ya en pleno otoño poco a poco van bajando las temperaturas. El frío un año más viene para quedarse durante unos largos meses con nosotros.

La crisis económica lleva con nosotros 6 años, y a la dificultad de llegar a fin de mes de muchas familias se une el encarecimiento de suministros básicos en los hogares, que conseguirá que el frío que llega sea aún mucho más difícil de soportar. Por este motivo hoy os trasladamos sencillas y económicas sugerencias para combatir el frío y ahorrar dinero en la calefacción de casa. Si no deseas que el frío se adueñe de tu vivienda es necesario utilizar los recursos de manera eficaz y echar mano de remedios tradicionales, que a pesar de resultar obvios, no esta de más recordar por su contrastada eficacia.

No todo el mundo tiene la posibilidad de ahorrar bajando el termostato. En las grandes comunidades de vecinos en las que todos pagan por igual, por mucho que uno reduzca los grados de su vivienda, abonará la misma cantidad. Eso sí, si todos se ponen de acuerdo en la reunión de propietarios para poner menos horas la calefacción, se reducirá la factura. Para quienes sí tengan la opción de consumir menos con la calefacción individual -o colectiva de pago por separado-, hay una serie de consejos que les pueden servir de ayuda para combatir el frío sin arruinarse.

Calefacción

Si tienes calefacción de gas no olvides revisar los radiadores. Se deben purgar para sacar el aire que se acumula en los meses en los que están parados. Esta sencilla práctica a la que no deberás dedicar más de 1o minutos, permitirá que el radiador caliente de forma homogénea, con lo que aumentará el rendimiento de la calefacción y ahorrarás energía.

La casa a 20 grados. La temperatura recomendada por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) para estar confortable en la vivienda durante el día y no derrochar dinero es 20 grados. Por cada grado de más, el gasto en calefacción aumenta en un 7%. A lo largo de la noche, al estar protegidos por edredones y mantas, la temperatura puede bajar a 15 o 17 grados. Durante este tiempo puede permanecer apagada y encenderse de nuevo por la mañana.

Colocar termostatos programables. Si con frecuencia la casa está vacía durante horas, o durante varios días, conviene colocar este tipo de reguladores. Se pueden dejar programados para que en las horas en que nadie esté en la vivienda, esta permanezca a 15 grados y el resto del tiempo suba a 20 grados. Así se ahorra entre un 8% y un 13% de energía.

No cubrir los radiadores. A veces los aparatos de calefacción afean la decoración y se tapan, otras veces se colocan objetos o mobiliario delante. Esto hace que el calor no se distribuya de forma adecuada y sea necesario gastar más dinero para subir la temperatura de la estancia.

Aislamiento de ventanas y puertas

A través de las ventanas, aunque estén cerradas, se pierde mucho calor, sobre todo si la vivienda no tiene doble acristalamiento, o carpintería exterior antigua o de mala calidad. Tapar los huecos de las ventanas con alguna solución barata como masilla o similares para que el calor no se escape. Pero cuando sea posible realizar una reforma es importante colocar cristales dobles o dobles ventanas y carpintería con puente térmico. Mientras los siguientes consejos te pueden ayudar:

Cerrar las persianas cuando empieza a anochecer. De esta manera, el calor permanece más tiempo en la vivienda cuando bajan las temperaturas exteriores. Las cortinas, sobre todo si son gruesas, también aíslan bastante, así que es mejor mantenerlas extendidas por la noche. Del mismo modo, es importante tener las persianas abiertas y los toldos subidos a lo largo del día para que entre el sol y suba la temperatura de la casa.

Tapar las rendijas en las ventanas. Si no se puede comprar una nueva ventana, es posible tapar los huecos por los que entra el frío con masilla o silicona, una solución barata que permite ahorrar en calefacción. Las cintas selladoras adhesivas también son un buen aislante.

Utilizar burletes para rendijas de las puertas, tanto por la parte inferior como por los laterales se cuela aire frío y se crean pequeñas corrientes. Si se usan burletes, el calor permanecerá más tiempo en la vivienda. También se pueden poner barras rígidas de madera, aluminio o pvc atornilladas a la parte baja de la puerta; al llevar fieltro por debajo, no dejan que entre el frío. Además, si se mantienen cerradas las diferentes estancias, conservarán mejor el calor, sobre todo si alguno de los cuartos no se emplea y tiene la calefacción apagada.

Ventilar durante el tiempo adecuado. Diez minutos es tiempo más que suficiente para renovar el aire. Sería mejor no hacerlo a primera hora de la mañana, cuando hace más frío, pero por los horarios laborales no siempre es posible. Y aprovechar el calor de otras habitaciones. Si por el contrario en una parte de la casa la temperatura es muy alta, se puede dejar salir el calor a otras zonas. Después de una ducha, los grados del termómetro se disparan. En estos casos viene bien utilizar el calor que se crea en el baño para calentar otras estancias, en vez de abrir la ventana, como se hace a veces para evitar que el vapor empañe los cristales.

Ande yo caliente...

Pequeñas soluciones de siempre, de toda la vida, os ayudarán a estar en un ambiente más cálido y acogedor durante los meses de frío que nos esperan.

Colocar alfombras en dormitorios y salón. Ayudan a conservar el calor en la vivienda, sobre todo en suelos de terrazo, que son más fríos que los de madera. Mantienen los pies más calientes y no transmiten el frío del piso al cuerpo.

Comidas y bebidas calientes. Las sopas, los tés, y en general, las comidas y bebidas calientes son buenas aliadas contra el frío. No en vano, en invierno y con la casa no muy caldeada, es lo que más apetece, pues ayudan a subir la temperatura del cuerpo aunque sea durante un rato.

Utilizar ropa abrigada. Y claro, abrígate. Es inútil seguir estas prácticas y estar en la vivienda con una camiseta. Llevar zapatillas de estar en casa con borreguito, calcetines y jerséis gordos son una de las formas más baratas de ahorrar calefacción. Esto se aplica también a la cama: emplear sábanas de franela en vez de las de algodón, edredones de plumas, más de una manta gruesa si es necesario y pijamas abrigados son otras claves para no pasar frío por la noche. Si la cama está fría antes de dormir, nada mejor que pasar una bolsa de agua caliente sobre las sábanas y mantenerla después junto al cuerpo. Es un recurso sin apenas coste y que se ha utilizado con éxito durante décadas.

Fuente: consumer.es

Una consecuencia de la crisis es que los bancos conceden pocas hipotecas y pocos pueden pedirlas al banco. Lo cierto es que la concesión de hipotecas en 2012 bajó un 32% con respecto al año anterior hasta alcanzar los 274.715 créditos. También cayó el capital prestado para comprar una casa o un piso, un 38%.

Hipotecas a buen precio

La crisis también ha influido en las condiciones financieras de las nuevas hipotecas. Como explica Bankimia, los nuevos contratos contemplan plazos de amortización más cortos (23 años de media en los préstamos hipotecarios que firman las cajas y 21 años de media en las hipotecas de los bancos), diferenciales más altos y un gran número de productos vinculados (seguros, planes de pensiones, etc…) que encarecen el coste final.

El euríbor ha retomado en marzo la tendencia a la baja que frenó en el último mes del 2012. En enero y febrero se mantuvo al alza sin embargo ha cerrado el tercer mes del año en el 0,545% desde el 0,594% de febrero lo que supone un descenso de 0,954 puntos respecto al mes anterior. De esta forma, la cuota de una hipoteca media de 150.000 euros contratada hace un año se reducirá en unos 65 euros al mes, lo que supone un ahorro anual de 780 euros.

...continúa leyendo "Existen hipotecas baratas en el mercado"

76 euros al año en vivienda y 6.750 euros en oficina, se puede ahorrar con cambiar los hábitos del usuario, asegura un informe sobre eficiencia dado a conocer en Madrid.

Ahorrar energía es posible con sencillas costumbres

Elaborado por la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3e), el documento cuantifica los costes y beneficios de la rehabilitación de edificios adoptando medidas concretas de ahorro que contemplan la modernización de sistemas de calefacción y refrigeración y el uso de fuentes renovables.

Según A3e, la falta de conocimiento del consumidor final es una de las principales dificultades identificadas a la ahora de proponer actuaciones recomendadas y promovidas por la administración, como reducir emisiones de CO2, reducir el consumo de energía y mejorar la calificación energética del edificio.

...continúa leyendo "Ahorrar en la luz sólo con cambiar algunos hábitos sencillos"

Los españoles siguen prefiriendo el ladrillo como inversión. Así lo ratifica un informe elaborado por la Fundación de Estudios Financieros (FEF) presentado ayer en la Bolsa de Madrid de la mano de Juan Carlos Ureta, presidente de la institución, y Domingo García Coto, que ha dirigido el análisis y que es responsable del servicios de estudios de Bolsas y Mercados Españoles.

Invertir en viviendaEl estudio concluye que en 2010, el 77% del patrimonio de las familias estaba invertido en vivienda y el 23% restante en activos financieros. Y a pesar de la crisis y del estallido de la burbuja inmobiliaria, el interés de los inversores por el sector ha ido en aumento. La exposición a activos financieros se ha reducido en los últimos 13 años, ya que en 1997 suponía el 29% sobre el total, mientras que la vivienda ha escalado desde el 71%.

Estas cifras tienen una lectura clara para José Manuel Campa, secretario de Estado de Economía: "A largo plazo, las familias deben reorientar su inversión y dar menor peso al patrimonio inmobiliario. Hay que buscar un modelo económico estable, con un crecimiento sostenible en el tiempo y con menor volatilidad", dijo en la clausura del acto.

Campa confirmó que la actuación del Gobierno va encaminada ya a fomentar ese cambio con la eliminación desde el 1 de enero de 2011 de la deducción fiscal por la compra de vivienda para contribuyentes con rentas medias y altas. "Si queremos que dentro de 20 años los datos del patrimonio de las familias no sean como los de ahora tenemos que ir por reformas a largo plazo de mayor impacto, y en este sentido es importante la mejora en la fiscalidad", subrayó Campa.

Desde un punto de vista más general, Domingo García Coto manifestó que "se van a producir grandes oportunidades de inversión en el mundo", y que por ello "es necesario recuperar la confianza para que España se convierta en un destino de la inversión". Y conseguirlo no será fácil. Domingo García Coto apeló a la necesidad de que tanto los supervisores y entidades financieras sean generadores de esa credibilidad. A su juicio, los supervisores además de proteger a los inversores, deberían perseguir y prevenir los conflictos de interés producidos en las entidades financieras y entre los propios reguladores. También dijo que es preciso "un refuerzo de la cultura financiera de las familias". "El 93% de la distribución de los productos de ahorro se realiza a través de las entidades bancarias, que terminan por influir en la decisión del cliente", manifestó. En cuanto al sector inmobiliario, explicó que debería conducirse a "una diversificación del modelo, que podría dar lugar a la creación de productos financieros que incorporaran el alquiler".

El estudio realizado por la Fundación de Estudios Financieros recoge, por otro lado, que la inversión en acciones sigue siendo "un producto difícil" para las familias. "Es muy complejo, cíclico y con una comercialización defectuosa", indicó Domingo García Coto. Como solución, la FEF propone ampliar la oferta bajo la incorporación de empresas de tamaño medio y el diseño de "algún incentivo deslumbrante, casi cegador".

La armonización con Europa es, asimismo, uno de los factores que los expertos del estudio consideran relevantes. La FEF señala que a pesar de que se han dado avances en este sentido, como ha ocurrido con la aprobación de la Mifid, aún persisten la diferencias entre países y que hay escasa uniformidad en el tratamiento fiscal del ahorro o en la cobertura de depósitos bancarios.

Por su parte, Juan Carlos Ureta considera que "el ahorro interno se perfila como la clave de la economía, en el sentido de que sea capaz de reducir su dependencia del exterior". "Las familias van a recuperar su posición como principal administrador de fondos", dijo. Ureta contempla "una profunda transformación en los activos financieros" y "un momento de oportunidad único para orientar el comportamiento de ahorro de las familias".

Fuente: cincodias.com