Saltar al contenido

dibujo mano ilustracion conjunto ambiente sostenible 53876 37348 - Tips para conseguir un hogar más sostenible
Hand drawing illustration set of environment sustainable

La preocupación por el medio ambiente y las acuciantes consecuencias del cambio climático han transformado la conciencia de la sociedad mundial, rescatando la "conciencia verde" e implementando medidas sostenibles en ámbitos como la industria, la economía e incluso la vivienda. La lucha contra el cambio climático empieza desde casa, cualquiera puede cuidar del Planeta desde su propio hogar sin necesidad de grandes reformas, sino a base de pequeños gestos y cambios en la rutina. Además, la propia Unión Europea se ha comprometido con el bienestar medioambiental y, a finales de 2020, todo nuevo edificio de nueva construcción deberá tener un consumo energético casi nulo, según la nueva directiva sobre rendimiento energético.

Una tendencia en alza de la que los ciudadanos se pueden beneficiar, ya que también supone un elevado ahorro en las facturas de la luz y el agua. Pero, ¿cómo lograr ser más sostenible sin salir de casa? En este post os ofrecemos una serie de consejos y trucos para cambiar los hábitos del hogar de una manera sencilla, combatir el cambio climático y ahorrar en las facturas.

...continúa leyendo "Tips para conseguir un hogar más sostenible"

echo 1966360 960 720 600x600 - Tips para tener una casa más ecológica

¿Te suena aquello de que los pequeños cambios son poderosos? Si quieres que tu casa sea más ecológica y saludable con solo cambiar pequeños gestos de tu día a día puedes conseguirlo, aportando tu granito de arena siguiendo estos tips llenos de ahorro energético para tu casa. ...continúa leyendo "Tips para tener una casa más ecológica"

 

vector linea de arte ilustracion abstracta casa inteligente controlando a traves de equipos de trabajo en casa de internet 1441 217 e1519297744503 600x435 - Cómo introducir la domótica en tu hogar

Llevamos años escuchando esta palabra y, aunque muchos de nosotros todavía no sepamos lo que implica exactamente, estamos usándola sin darnos cuenta en nuestro día a día. La domótica abarca todo aquello que constituye el dominio y la supervisión de todos los elementos que integra un hogar, es decir, el control y adaptación de tu vivienda a través de los sistemas tecnológicos actuales como tu smartphone, tablet o ordenador. Si todavía no estás disfrutando de las ventajas de esta tecnología en tu hogar, aquí tienes toda la información para que aplicarla te resulte lo más cómodo posible. ...continúa leyendo "Cómo introducir la domótica en tu hogar"

1

Vivienda, medio ambiente y consumo energético

Los mandatarios del planeta, desde la Cumbre de París en 2015, se han propuesto reducir las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes que vertimos a la atmósfera y frenar el calentamiento del planeta que avanza sin freno. Hablan de grandes cambios políticos y energéticos que logren reducir a menos de dos grados centígrados la subida de la temperatura global. Pero al margen de los necesarios y urgentes cambios estructurales e industriales los ciudadanos podemos con nuestro modo de vida provocar grandes cambios en este sentido. En torno al 19% de las emisiones de gases contaminantes europeas son de origen doméstico, es decir, las generamos en nuestras viviendas a diario. En el caso español, la cifra ronda el 18,5 según los cálculos de Eurostat. Reducirlas es en muchos casos fácil, además de beneficioso para el bolsillo de las familias.

...continúa leyendo "La vivienda, origen del 19% de CO2 ¿Cómo reducir la contaminación desde casa?"

¿Qué coste sanitario y laboral tiene para la Administración Pública la deficiente calidad de las viviendas? Por primera vez, la Fundación La Casa que Ahorra ha presentado un estudio que estima el impacto que tendría en la salud y en la economía española una mejora de las condiciones de los hogares a través de una rehabilitación energética. Extrapolando los datos a nivel nacional para el número de viviendas estudiado (1,5 millones), las conclusiones son contundentes, el Estado se ahorraría 560 millones de euros en servicios sanitarios y costes laborales. Y la economía familiar entre 580 y 820 millones de euros.

edificioverde-sostenibilidad

"Si se rehabilitaran energéticamente 1,5 millones de viviendas construidas en los años 60-80 sería posible evitar que unas 100.000 personas considerasen que tienen una salud mala o muy mala", cita el estudio. Además, las familias podrían ahorrarse entre 400-500 euros anuales en sus facturas energéticas, lo cual redundaría casi en la mitad de los costes energéticos totales de la vivienda.

"Si bien es cierto que existen numerosos estudios que refrendan que unas malas condiciones en el hogar (temperatura fría en invierno o altas temperaturas en verano, humedades, mala calidad del aire interior y ruido) ocasionan problemas en la salud (principalmente enfermedades respiratorias y cardiovasculares), hace falta profundizar en el porcentaje de mejora que desde el punto de vista cuantitativo tendría sobre la salud la eficiencia energética", ha destacado Jaume Salom, director de Energía Térmica y Edificación en IREC (Instituto de Investigación en Energía en Cataluña), entidad encargada de este estudio. Y es que, a nivel europeo alrededor del 15% de viviendas tienen problemas de humedades, el 10% de hongos y el 22% padecen las consecuencias del ruido.

En este contexto, el IREC ha evaluado cuál sería el impacto económico, sanitario y energético de una mejora energética sobre el stock de viviendas en España (excepto las ciudades de Ceuta y Melilla) potencialmente vulnerables y que, por tanto, no pueden garantizar las condiciones adecuadas de temperatura con sistemas de calefacción. Para ello, y teniendo en cuenta que el 55% de las viviendas están construidas antes de 1980 y el 30% en el periodo comprendido entre la década de los 60 y 80, se ha identificado aquellos hogares que gastan más del 10% de sus ingresos en energía (sufren de pobreza energética). En total 1,5 millones de viviendas o, lo que es lo mismo, el 8% del parque residencial español.

Estudiado el stock de vivienda sobre el que hipotéticamente se debería actuar, el IREC también realiza una radiografía de la salud atendiendo a diferentes indicadores como son las pirámides de edad (en dos tramos: de 24 a 64 años y mayores de 65), el estado de la salud autopercibida (o cómo es valorada por los propios españoles según la Encuesta Europea de Salud en España de 2014) y los tramos de ingresos anuales netos del hogar. Así, el 11% del grupo de edad de 24 a 64 declara que su salud es mala o muy mala, porcentaje que sube a 25% para mayores de 65 años. A través de la identificación de enfermedades asociadas a las malas condiciones en la vivienda, el estudio desvela que el 50% de la población de personas mayores de 65 años presenta algún tipo de enfermedad cardiovascular, mientras que un 10% tiene alguna enfermedad de alergia crónica.

Otro indicador estimado por el IREC es la Tasa de Mortalidad Adicional en Invierno (TMAI), basado en las Estadísticas de Defunciones de los años 2013 y 2014. Tomando como referencia un estudio europeo, "sorprende que los países del arco mediterráneo, que teóricamente tienen temperaturas más benignas, presentan una mayor TMAI, relacionado con la baja eficiencia energética de sus edificios y sus condiciones de temperatura interior", ha explicado Jaume Salom. Si nos centramos en España, "se estima que el número de MAI está alrededor de 7.000, en base al estudio realizado por la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) que relaciona la TMAI con los grados-días de calefacción". En este sentido, a menor grados/días de calefacción la TMAI es mayor, por ejemplo en comunidades como Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también cifra que el 30% de las MAI está asociada a temperaturas frías en nuestro país, con 7.332 muertes al año, de las cuales 647 se atribuye a menores de 65 años.

En relación al impacto económico, con una inversión de 10.866 euros por vivienda con una rehabilitación pasiva (mejora de la envolvente de la vivienda) y 12.303 euros por vivienda con rehabilitación activa y pasiva (cambios en los sistemas de calefacción), la salud mala o muy mala autopercibida por la población mayor de 65 años se reduciría de un 24,9% a un 14,7%, mientras que las probabilidades de sufrir enfermedades cardiovasculares se reducirían de un 50,6% a un 38,8%. Con todo, y a falta de datos menos conservadores, más difícil sería prever la reducción de las muertes adicionales de invierno debido a las condiciones de la vivienda.

La Administración también haría caja: unos 370 euros por vivienda. Para el sistema sanitario el ahorro en visitas hospitalarias y medicamentos sería de 150 euros por vivienda y la reducción de los costes en cuanto a bajas laborales de aproximadamente 220 euros por vivienda. Ahorros para las arcas del Estado a los que habría que añadir el que tendría en el usuario final en gastos energéticos: variaría entre 380 y 547 euros por vivienda en función de la rehabilitación acometida.

Fuente: elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

viviendaeficiente 300x200 - La calificación energética de la vivienda rebajará el recibo del IBI entre el 4% y el 20%El Gobierno ha dado un paso para premiar la sostenibilidad y el ahorro energético en la vivienda. Por ello, el Ministerio de Hacienda permitirá rebajar el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) en aquellas viviendas más eficientes. Una enmienda en actual tramitación parlamentaria de los Presupuestos Generales de 2016 abre la puerta a los ayuntamientos que lo deseen para bonificar hasta el 20% del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a los edificios en función de su eficiencia energética.

Para las viviendas con un certificado energético de máxima eficiencia (A), la reducción será de hasta un 20%; si es B, la máxima rebaja será del 16%; para los inmuebles que tengan un certificado C puede llegar al 12%; el D, hasta el 8% mientras que el E tendrá una rebaja máxima del 4%. Los inmuebles con calificaciones como F ó G no podrán beneficarse de ninguna rebaja. Los propietarios de estas viviendas deberían pensar en el ahorro y los beneficios que supondría realizar reformas que puedan mejorar la eficiencia energética, de camino, también se revaloriza la casa.

Según los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) la mayor parte de las viviendas certificadas en España están en la parte baja de la escala: el 45% son E y el 28% son G. Las viviendas de mayor calidad y eficiencia: A, B y C apenas suman el 4,3%. Según IDAE el ahorro y la eficiencia energética en España, no se termina de valorar.

La medida del Gobierno trata de fomentar la construcción y compra de bienes inmuebles energéticamente eficientes, así como la realización de instalaciones u obras para la obtención de la referida certificación, explican desde el grupo popular en el Senado donde ha registrado una enmienda al proyecto de presupuestos generales del Estado de 2016. El sector inmobiliario celebra la medida, Tinsa afirma que aplicar bonificaciones en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) a los edificios más eficientes energéticamente es una forma "muy efectiva" para avanzar en la concienciación de la importancia de la eficiencia energética.

¿Cómo se calcula? ¿Es obligatorio disponer del certificado?

A la hora de otorgar el certificado energético, los técnicos habilitados han de calcular la energía consumida a través de instalaciones que proveen servicios como la calefacción, la refrigeración, el agua caliente o la iluminación. La etiqueta del certificado energético muestra la división de los kilogramos de dióxido de carbono (CO2) por los metros cuadrados de los inmuebles. Los que registren un ratio de emisiones por debajo de los 6,8 kg CO2/m2 al año se le asigna la letra A. La peor nota (la G) es para aquellos que superan los 70,9 kg C02/m2 anuales.

F:COPIA SEGURIDAD_15_09_11JORGEtrabajoARQUITECTURA_A_PUNTO_

El certificado de eficiencia energética es obligatorio desde el 1 de junio de 2013 el Real Decreto 235/2013, que establece la obligatoriedad de disponer del certificado energético a la hora de comprar piso o casa, al igual que para alquilar un inmueble, así como para los edificios de nueva construcción desarrollados a partir del 2007. No obstante, no es necesario para casas alquiladas durante menos de de cuatro meses, edificios y monumentos protegidos oficialmente, edificios o partes de edificios utilizados exclusivamente como lugares de culto y para actividades religiosas, construcciones provisionales (menos de dos años), edificios industriales, de la defensa y agrícolas, edificios aislados con una superficie útil total inferior a 50 metros cuadrados, edificios que se compren para reformas importantes o demolición y edificios o partes de edificios existentes de viviendas, cuyo uso sea inferior a cuatro meses al año.

¿Cómo conseguir una casa eficiente?

Además de conseguir una futura rebaja del IBI, disponer de una vivienda energéticamente eficiente permite ahorrar hasta 1.675 euros al año, según algunos estudios. En aras de logar el objetivo se pueden llevar a cabo las siguientes medidas:

  • Aislar bien la vivienda: Desde sellar todos los huecos a instalar burletes en puertas y ventanas, las opciones son muy amplias. También existe la posibilidad de invertir más dinero y cambiar las ventanas por las que disponen de doble acristalamiento. También se puede aprovechar una reforma, aunque es una obra costosa, para cambiar las fachadas del edificio y aumentar los centímetros de espesor de cara a aumentar el aislamiento térmico.
  • Calefacción: Desde el pasado 26 de septiembre se aplica en España la Directiva europea ERP que obliga a que los equipos generadores de calor vendidos incluyan una etiqueta de eficiencia con calificaciones. El director de Ventas de Bosch Termotecnia en España, Vicente Gallardo, explica que el ahorro que propician las calderas de condensación puede llegar a alcanzar el 30%. Por ello, aunque la ley no impone al consumidor la adquisición de un nuevo sistema de calefacción, Gallardo recomienda "sustituir un equipo por otro de mejores prestaciones que proporcione un mayor ahorro y una menor cantidad de emisiones contaminantes".
  • Agua caliente: La directiva que entró en vigor el pasado 26 de septiembre también obliga a que los sistemas de producción de agua caliente en venta incluyan información adicional sobre la capacidad de producción a través del establecimiento de unas tallas, equivalentes a las de la ropa (S, M, L, etc.).
  • Cambiar los electrodomésticos: Un hogar medio en España consume algo más de 4.000 kWh al año de electricidad, según datos de IDAE. Si se quiere primar la sostenibilidad es recomendable aprovechar los "planes Renove" de las comunidades autónomas para adquirir electrodomésticos eficientes con etiquetas de alta calificación como A+, A++ ó A+++.
  • Aire acondicionado: Los equipos de aire acondicionado ya introdujeron el etiquetado eficiente en 2013. Desde el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) se aconseja incluso recurrir a métodos alternativos para refrescar la vivienda en verano como la instalación de sistemas evaporativos, el uso de ventiladores (consumen muy poca electricidad) o incluso el de toldos para evitar que entre la luz del sol.

Fuente: abc.es

Ayudas y permisos para la reformas de viviendas:

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

5

casas-etiquetaenergetica2La mayoría de los pisos y casas en España derrochan energía, a la vez que pierden dinero y confort por todas partes. Hasta el día de hoy, el ahorro que supone la eficiencia energética en la vivienda parece que no se termina de valorar en España.

Bien por desidia, por la crisis económica o por desinformación, al conjunto de viviendas en España le está "sacando los colores" la etiqueta del certificado energético (dividida en niveles de eficiencia de la A a la G) que deben incluir los anuncios de casas en venta o los pisos en alquiler. Esta etiqueta, similar al de los electrodomésticos, es obligatoria desde junio de 2013 y tiene su origen en una directiva europea. El fin no es otro que medir la energía consumida y las emisiones del inmueble.

Tras año y medio de su puesta en marcha, el parque inmobiliario español mantiene un generalizado suspenso en eficiencia energética. Así, según los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) la mayor parte de las viviendas certificadas en España están en la parte baja de la escala: el 45% son E y el 28% son G. Las viviendas de mayor calidad y eficiencia: A, B y C apenas suman el 4,3%.

Aún la eficiencia energética no ha calado entre compradores e inquilinos, que siguen sin comprender la utilidad de este certificado, que ven como un gasto más y no como un ahorro energético y económico. Según Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria"No es un elemento decisorio para comprar o alquilar una vivienda. Somos poco exigentes a la hora de valorar las ventajas que supone".

Quizá porque falta información. Muchos propietarios desconocen que necesitan el certificado energético y otros lo hacen durante la firma del contrato, cuando debe ser antes de anunciar la vivienda.

Según el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, en junio de 2014 se calificaron 645.359 inmuebles. Suponen apenas el 12,9% de los cinco millones que lo requerían. Y eso que las multas alcanzan los 6.000 euros. En la Comunidad de Madrid, durante 2014 se han tramitado 120.397 certificados, de los que 65.934 han sido E y 21.231 han sido G, según la Consejería de Economía y Hacienda. Curiosamente, hay más casas D (17.190) que F (11.583).

Además del cumplimiento irregular, existe una preocupante disparidad en el precio, que en apenas un año ha bajado hasta un 50%. Los hay desde 50 euros en Madrid y Galicia hasta 90 euros en La Rioja y Canarias, según los datos de la plataforma Certicalia. No es raro, ya que entre técnicos de la misma ciudad el coste puede ser el doble, donde por ejemplo, en Madrid al dueño de un piso con unas determinadas características le pueden cobrar por el informe entre 150 euros con IVA, mientras que apenas pasaría los 60 euros que suelen facturar otras firmas.

El propietario tiene un mes de plazo para registrar el certificado. Y, de nuevo, discrepancias. El registro es gratuito en Madrid (por vía telemática), Andalucía, Aragón, Canarias, Cantabria, Navarra y País Vasco. En La Rioja cuesta 37,95 euros, en Cataluña 11 y en Valencia 10 euros.

En el certificado energético, el ingeniero, técnico o arquitecto debe tener en cuenta la envolvente, que incluye la orientación y zonas de sombra, los muros de fachada y particiones interiores, puertas y ventanas por donde pueda escapar el frío y el calor. Y, por otro lado, la calefacción, aire acondicionado y agua caliente sanitaria. También, la orientación y antigüedad. El dossier, de unos seis folios, debe explicar con todo detalle dónde ha detectado que se producen gastos innecesarios en las diferentes instalaciones del inmueble. Y algo que incumplen nueve de cada 10 etiquetas energéticas es la información relativa a qué debe hacer el propietario de la casa para mejorar en una o varias letras la calificación obtenida.

¿Cuánto gasta una vivienda?

Normalmente siempre se pregunta cuánto cuesta el piso o casa que nos interesa, pero rara vez se pregunta cuánto gasta. Según los expertos, una vivienda de 100 metros con letra E consume en energía 1.010 euros anuales. Para Inés García, directora de comunicación de Certicalia "Esta estimación es muy útil para los que estén comparando casas para su compra o alquiler. Entre una G, la peor, y otra E, la más frecuente, ya hay una diferencia de más de 1.000 euros al año". El año pasado el 90% de las casas y pisos calificados suspendía en eficiencia energética, siendo la mayoría E, F y G, las peores.

Lo que más penaliza es la energía eléctrica. Cuántos más equipos, peores resultados. Si, además, carece de aislamiento, la G está asegurada. "Las calificaciones F y G son para viviendas sin aislamiento térmico", señala Javier Méndez, director del Gabinete Técnico del Colegio de Aparejadores de Madrid, que recuerda que en España la mitad del parque de viviendas (unos 25 millones) se ha construido con una normativa que no exigía aislar. Son datos para que el cliente se haga una idea de cuánto va a pagar en calefacción y agua caliente y se decante por el piso más eficiente. Además, por ahora, la letra no ha provocado subidas en los precios.

La mayoría de las viviendas con letra G tienen una caldera antigua que gasta en exceso. La de condensación es la más eficiente del mercado porque aprovecha el calor producido en la combustión y permite ahorros de hasta el 30% en el consumo. Su precio va desde 1.100 hasta 2.100 euros. No hay que olvidar los termostatos para regular la temperatura (mejor si es programable y digital), cuyos precios van desde 12 hasta 260 euros. Y los repartidores de calor cuando se trata de calderas centralizadas (obligatorio en 2016, reduce el consumo de calefacción un 15% y cuesta 25 euros por radiador). Si toca cambiar la caldera comunitaria, las de biomasa son las que más puntúan.

¿Qué hacer para subir una letra si contamos con poco presupuesto?

Que los propietarios no se vengan abajo. La E no es una mala nota para pisos anteriores a 2007. En los posteriores, que cumplen con el Código Técnico de la Edificación (CTE), las calificaciones deberían estar más cerca de la D. "A y B está reservado a vivienda nueva cuyo promotor ha puesto un empeño especial, un chalé hecho por encargo o un bloque de pisos singular".

En las viviendas con peores calificaciones pueden hacer algunas mejoras para subir una o dos letras. De hecho, los técnicos deben aconsejar medidas de mejora y especificar cuánto cuestan. Si bien, el objetivo no debe ser la nota, sino el precio y el tiempo en amortizarlo. Según los expertos "Las inversiones inmediatas pueden tener un retorno económico de tres años y otras de 25, pero unas son definitivas y reducen drásticamente los consumos y las otras no".

Lo más rentable es aislar y sustituir las ventanas. "Si primero actúas sobre el aislamiento y las ventanas y luego cambias la caldera subes, al menos, una letra", apunta Luis Mateo, director general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Materiales Aislantes (Andimat). Con inversiones adecuadas, los consumos se podrían reducir en un 70%. Aislar por la fachada consigue ahorros de hasta el 50% pero depende de la comunidad de vecinos. Otra opción es hacerlo por dentro del piso con lana de roca, poliestireno...

¿Dónde pedir las ayudas para la rehabilitación?

Antes de hacer las mejoras en casa conviene preguntar por los planes renove de cada comunidad autónoma. Actualmente está en marcha el Plan Estatal de Fomento del Alquiler de Viviendas, la Rehabilitación Edificatoria y la Regeneración y Renovación Urbanas 2013-2016 del Ministerio de Fomento, que gestiona subvenciones y ayudas en la mayoría de las comunidades autónomas. El Ministerio financia hasta el 35% del coste de la actuación, con un límite de 11.000 euros por vivienda a rehabilitar. Estas ayudas son para los edificios construidos con anterioridad a 1981.

En la mayoría de las comunidades suelen existir planes renove para rehabilitación energética. En el caso de Madrid, este año se lanzarán 14 planes y es muy probable que en febrero se pongan en marcha nuevas ediciones del Plan Renove de Ventanas y de Calderas Individuales.

A nivel nacional existe el programa PAREER del IDAE. Hay cuatro actuaciones posibles. La primera son subvenciones y ayudas por medidas en la envolvente (aislamiento y ventanas) que supongan la ganancia de una letra.

Fuente: elpais.com

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

9

Vivienda sostenibleHoy en día la atención está dirigida cada vez más al cuidado del medio ambiente. También en relación a la construcción de viviendas el interés hacia la eficiencia energética y la construcción sostenible, ha determinado la difusión de alternativas a la construcción tradicional, siendo la más conocida la vivienda modular, que para muchos arquitectos y constructores será la vivienda del futuro.

Las casas modulares, lejos de sustituir a la arquitectura de construcción tradicional, siempre la ha alimentado y enriquecido. El principal aporte es la racionalización del diseño y la construcción. La industria que desarrolla casas modulares experimenta y perfecciona sistemas y soluciones parciales que tarde o temprano son asimilados por la construcción tradicional. Tal tradición es, por tanto y en gran medida, una progresiva incorporación de técnicas hasta entonces no tradicionales.

Muchos arquitectos ven en la prefabricación una posibilidad para experimentar y ofrecer hogares modernos, bien diseñados y producidos en masa. Tradicionalmente, las mayores dudas relacionadas a las casas prefabricadas-modulares estaban relacionadas a la falta de aislamiento. Esto ha cambiado gracias a la evolución de los materiales y el aislamiento térmico. Hoy las viviendas modulares son opciones a la construcción tradicional y suman calidad. Esta tendencia de la industria y del mercado continuará por más desarrollo. Los diseños y materiales empleados para hacer casas prefabricadas son muy variados.

Para el arquitecto Joaquín Torres, se trata de la industrialización de la arquitectura, algo que en otros países es habitual y aquí suena extraño. Este tipo de construcción permite que el precio sea fijo, controlado y mucho menor que en otro tipo de viviendas, aunque dependa, lógicamente, del terreno ya que no todos los solares o parcelas son iguales. Es una gran ventaja para el promotor, porque puede comprar una vivienda, mostrarla y encargarla con coste fijo y con un periodo de construcción de 4 meses. "Es el prêt-à-porter de la vivienda". Hasta ahora se han construido casas unifamiliares de estas características, pero en un futuro próximo se construirán edificios de hasta doce alturas, polideportivos, hospitales...

Las casas modulares son viviendas visualmente idénticas a las de obra pero con la única diferencia que son módulos o partes que forman una casa. No se tratan de simples casas, pueden ser todo lo grandes que se desee, con jardín, piscina y terraza que nada tienen que envidiar a las casas convencionales, además de ser respetuosas con el medio ambiente. Serán posiblemente las casas del futuro.

Impresión en 3D, tecnología para la construcción de viviendas

Para Ma Yihe, creador de la impresora 3D más grande que existe (32 metros de largo, por 10 m de ancho y por 6,6 m de altura) "El objetivo era dar con un sistema que responda a cuatro cuestiones clave: tecnología digital, materiales reciclados, menos obra de mano y menos tiempo de construcción". El el futuro está en saber combinar las nuevas tecnologías con las necesidades de la gente y el respecto por el medio ambiente. Con su sistema imprime los módulos de diez casas en un día.

La tecnología de impresión en 3D esta evolucionando día a día y no es tan descabellado hablar de un futuro cercano en el que los edificios se levanten a partir de gigantes impresoras móviles. En otras zonas del planeta ya se ha experimentado con este sistema, para reducir los plazos de construcción a partir de su sistema que parte de la producción industrializada en grandes naves y el posterior traslado hasta la zona donde se ubicará la construcción.

Medio ambiente, ahorro y eficiencia energética

Uno de los conceptos que resume la filosofía de las viviendas modulares es la ecotecnología: "respeto al medio ambiente y aplicación intensiva de todas aquellas tecnologías que permitan un mejor aprovechamiento de los recursos naturales, un mayor confort y una óptima conectividad", según sus impulsores. Para ello, las terrazas ajardinadas reducirán las emisiones de CO2 y actuarán como aislante térmico. Además, se pretende conseguir una arquitectura ecológica y bioclimática, con la optimización de los recursos energéticos durante la construcción del edificio, la adaptación del proyecto a las circunstancias del entorno en donde será enclavado y el consumo de energías renovables durante el proceso de fabricación de los módulos.

cocina_CASA HDS GIRONA

El aprovechamiento energético, las cubiertas acogerán un sistema de placas solares térmicas y fotovoltaicas, que permitirán un ahorro de entre el 60 y el 70% sobre el consumo anual de la energía necesaria para la producción de agua caliente, y entre un 40 y un 70% de la energía eléctrica consumida en cada vivienda, que será devuelta a la red eléctrica. Tanto el sistema de refrigeración como el de calefacción, lavadoras, lavaplatos y equipos de alumbrado serán de bajo consumo y se instalarán sistemas de recuperación de aguas grises para cisternas, con un ahorro de entre el 30 y el 45% de agua potable, y sistemas de recuperación de aguas pluviales para lavadoras y lavaplatos. También habrá chimeneas solares y lucernarios naturales.

Actualmente las viviendas modulares están diseñadas para consumir poca energía, bien orientadas para aprovechar el sol y están realizadas con materiales naturales y seleccionados para que aíslen eficientemente la vivienda y evitar así puentes térmicos. Además, por su sistema constructivo, no tiene pérdidas de energía a través de juntas. En resumen, consume solo el 10% de lo que necesita una vivienda convencional. Además, incluye un sistema de recuperación de aguas pluviales. El ahorro está servido.

Diseños modernos totalmente personalizados

Tener una casa más grande, con un gran jardín y una piscina; o una casa moderna y exclusiva, que destaque ante el resto, hoy es perfectamente posible. Construir una casa desde cero es más sencillo que nunca. La vivienda modular ofrece la oportunidad de crear casas modernas y fuera de los patrones comunes respecto al diseño y la estructura.

Las dudas que pueden rondar en la cabeza de los compradores hacen referencia al resultado final: el acabado de este tipo de vivienda. Los primeros diseños definen construcciones con terrazas ajardinadas y una minuciosa instalación domótica, que permitirá el control de la iluminación, los sistemas de climatización y confort térmico, sensores lumínico-térmicos para la apertura o cierre de persianas, sistemas de información integral, alarmas anti-intrusión, sistemas de control de incendios, control remoto de electrodomésticos, apertura automática de puertas para discapacitados o sistemas de gestión de alarmas médicas.

Exterior_0001

Actualmente el diseño es personalizado tanto en el exterior de la vivienda como en la estructura y espacios internos. Ahora las empresas han diversificado su gama poniendo a disposición estilos de casas que van desde rústicas, modernas y vanguardistas que se pueden adaptar a los gustos personales de cada uno, que al margen de los muchos estilos posibles, el diseño interior y exterior definitivamente guardan todas las normas de diseño arquitectónico.

Interior_CASA HDS BELL

Las casas modulares modernas pueden tener las mismas comodidades que una casa de obra. En este sentido, este tipo de vivienda pueden tener varias alturas y todo tipo de estancias: amplios salones y comedores, dormitorios con sus baños incorporados e incluso un lujoso vestidor, además de una gran cocina. Casi todas las casas modulares incluyen un porche o una pequeña terraza donde poder disfrutar de la naturaleza y de la buena compañía de la familia o amigos.

Se reducen los tiempos de construcción

No existe una gran diferencia entre vivir en una casa prefabricada o en una de construcción u obra, pero si hay una diferencia con respecto al método de construcción. En las casas prefabricadas, los clientes compran el terreno y realizan la construcción junto a los arquitectos. Además, están pendientes en todo momento del proceso constructivo de la vivienda.

La construcción de una casa modular es mucho más rápida que una construida por métodos tradicionales.  En este caso, la construcción de este tipo de viviendas suele durar entre cinco y siete días si se trata de una vivienda pequeña, y dos meses en caso de ser de mayor tamaño y complejidad en su diseño. Una auténtica ventaja con respecto a las casas de obra tradicional. Para los expertos, las casas modulares modernas son una clara opción para a tener en cuenta porque se hacen muy rápido y están libres de riesgos.

exterio_CASA TRADIXALET CERDANYA

En el caso de las viviendas modulares de hormigón, la duración del material garantiza que el valor de la vivienda se mantendrá a lo largo de los años, lo que no sucede con una casa fabricada de madera o sólo con otros materiales. Por otra parte, la estructura de la casa prefabricada lo elige el cliente, es decir, el modelo de la casa prefabricada se adapta tanto a las necesidades económicas de cada persona como al gusto personal y estilo de vida.

Las imágenes de esta nueva forma de construir nos las proporciona Hormipresa, especialistas de casas modulares prefabricadas y lideres en el mercado de España y Francia.

Fuente: consumer.es

También te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter

1

El Gobierno quiere viviendas más eficientes desde el punto de vista energético. En este sentido ha aprobado un Real Decreto que contempla ayudas o financiación a comunidades de propietarios y propietarios de vivienda que realicen obras en los edificios o viviendas destinadas a ahorrar energía.

Vivienda sostenible tiene ayudas

En concreto prestará a Euribor + 0% y financiará hasta el 100% de las obras en fachadas y ventanas (envolvente técnica) y las destinadas a la instalación de calderas (envolvente térmica).

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha dicho en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que en España existen dos millones de viviendas en mal estado de conservación. Asimismos ha asegurado que las viviendas consumen el 17% de toda la energía del país.

Finalmente, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado una inversión de 2.500 millones de euros en los nuevos programas de vivienda, de los que 1.500 millones irán destinados a facilitar el acceso a la vivienda y otros 627 millones a la rehabilitación y eficiencia energética. Los datos que maneja Fomento calculan que por cada 1.000 euros de ayudas directas a la rehabilitación se crean 56 puestos de trabajo.

...continúa leyendo "Préstamos al 0% para las obras de ahorro energético de viviendas"

1

En 2020 todos los edificios de la Unión Europea deberán tener un consumo de energía casi inexistente

Casa con panel solarHasta la fecha, tan sólo se han emitido 1.800 certificados energéticos en toda España. Esta cifra es muy baja. En Portugal se han emitido ya 400.000. Actualmente, las únicas Comunidades Autónomas que poseen un registro oficial de certificados de eficacia energética son Cataluña, Navarra, Galicia, Valencia, Andalucía, Extremadura, Castilla-La Mancha y Canarias.

El presidente de la Fundación La Casa que Ahorra, Francisco Fernández Campal, en declaraciones hechas al diario El Mundo, afirma que el 90 por ciento de los edificios españoles no está construido de acuerdo a parámetros de eficacia energética.

Conseguir el objetivo marcado para el año 2020, reducir el consumo de energía final de viviendas en un 30 por ciento con respecto a cifras del 2008, supondrá dejar de emitir 8,7 millones de toneladas de CO2.

¿Cómo deben ser las viviendas que ahorran en energía? Según Fernández Campal, deben tener una orientación favorable, un aislamiento óptimo -con el uso, por ejemplo, de paredes ciegas o huecos acristalados-, un diseño eficiente y una ventilación adecuada.