Cómo ahorrar en tu factura de la luz gracias a la eficiencia energética

El 5 de marzo se celebró el Día Mundial de la Eficiencia Energética, una fecha que nos recuerda la importancia del cuidado y el uso responsable de la energía para cuidar nuestro planeta y no acabar con los recursos naturales que la proporcionan. Pero también nos recuerda que, junto al cuidado del medio ambiente, podemos beneficiarnos del uso de una eficiencia energética, ahorrando en nuestra factura de la luz y reduciendo el consumo, consiguiendo los mismo bienes y servicios energéticos empleando la menor cantidad de recursos posible. Si quieres aprovechar estas mejoras, aquí te ofrecemos algunos consejos para emplearlas en tu hogar.

El precio de la luz se ha convertido en una de las mayores preocupaciones de los españoles debido a las tarifas excesivamente elevadas y las subidas constantes de la electricidad. Aunque la Plataforma Tecnológica Española de Eficiencia Energética trabaja para alcanzar objetivos como la innovación, desarrollo de nuevas técnicas y productos y servicios que favorezcan la reducción de la demanda energética, nosotros mismos podemos aportar nuestro granito de arena y, sobre todo, ahorrar un dinero cada mes en las facturas empleando estas sencillas técnicas en el hogar:

Usa el programa “Eco” de tu lavadora

Estos programas emplean menos agua y menos temperatura por lo que, puede llegar a ahorrar hasta un 80% de la energía que consume un lavado normal. Asegúrate de llenar la lavadora en su máxima capacidad de carga y de tender la ropa en lugar de usar la secadora para culminar con el ahorro en tu colada.

Combate el frío un buen aislamiento en tu hogar

Uno de los trucos que podemos poner en práctica es colocar cortinas en las ventanas con cierto grosor para que hagan barrera contra el frío ya que, el 15% y el 35% de la perdida de calor que se produce en invierno, se escapa por ellas. Un buen sistema de aislamiento puede conllevar un ahorro de energía anual de 16 millones de toneladas menos de gas de combustión. En un plazo de más de 60 años, esta solución supondría una reducción de emisiones de más de 110 millones de toneladas de CO2 y 35 mil millones de litros de gasóleo de calefacción.

Electrodomésticos con etiqueta A+++

Este tipo de aparatos de alta eficiencia energética nos permiten ahorrar unos 490 euros anuales en electricidad, al tiempo que reducimos el impacto ambiental. Estos electrodomésticos tienen un precio de venta más caro, suponen un ahorro a largo plazo: al consumir menos energía, se gasta menos luz, lo que también repercute positivamente en la economía del hogar.

Cambia las bombillas convencionales por las de bajo consumo

Es aconsejable evitar las luces halógenas y las bombillas incandescentes, ya que son las menos eficientes, y apostar por los LEDs. Con este tipo de luces ahorrarás entre el 80% y el 90% del consumo eléctrico en iluminación.

Ahorra en la factura del agua gracias al lavavajillas

Puedes llegar a ahorrar hasta 30 litros de agua diarios si dispones de un lavavajillas y además de ser más económico tanto en agua como en energía, te quitarás el el aparatoso trabajo de lavar a mano. Si quieres reducir aún más el gasto selecciona un programa económico, que permita reaprovechar el calor del lavado para el aclarado o el secado, sin tener que consumir energía nuevamente.

Los termostatos para controlar la temperatura

Estos aparatos nos van a permitir regular la temperatura de cada estancia, utilizando la energía sólo donde y cuando se necesite, y evitando un consumo extra cuando, por ejemplo, nos olvidamos de apagar manualmente la calefacción.

Evita dejar enchufados el portátil o el cargador del móvil

El modo reposo de los aparatos no tiene ningún beneficio, ni para tu economía ni para el medio ambiente, de hecho, puede suponer entre un 5 y un 10 por ciento del gasto anual en electricidad de un hogar, según la Agencia Europea de la Energía.

Renueva tu vieja caldera

Las calderas antiguas consumen mucha más energía que las nuevas calderas y lo mejor es que, existen ayudas autonómicas para sustituirlas por otras más eficientes, razón por la cual esté obligada su instalación en edificios de nueva construcción.

Aprovecha la luz del sol

El sol es una fuente de calor natural inagotable, por ese motivo notarás que si abres las persianas durante las horas de sol, la habitación se calentará y si, una vez se haya ido, bajamos las persianas, evitaremos que el calor generado se disperse.

Share

Deja un comentario