Saltar al contenido

Viviendas en Peñagrande, Fuencarral (Madrid)

El precio de la vivienda en España continuará subiendo de forma moderada y heterogénea hasta 2020. Dicha revalorización será del 7,3% de media, aunque habrá regiones donde el aumento será mayor porque ya existe un crecimiento de la demanda natural de vivienda y por la presión que están ejerciendo los alquileres turísticos. Es el caso de Madrid, donde el encarecimiento llegará al 14%, y Cataluña, donde alcanzará el 11%. Estas son algunas de las conclusiones de la cuarta edición del informe "Tendencias en el sector inmobiliario" elaborado por Solvia. El servicer de la Sareb destaca que el mercado residencial ha iniciado un nuevo ciclo expansivo que será notablemente distinto a lo acontecido entre 2002 y 2008. Ahora bien, la recuperación de la vivienda no será uniforme y se producirá a varias velocidades. Así, mientras la recuperación continúa, la juventud sigue sin opción para acceder a una vivienda (ni en alquiler, ni en venta): en el segundo semestre de 2016 apenas un 19,5% de los jóvenes españoles logró emanciparse según el último informe del Consejo de la Juventud de España (CJE). Esto es, menos de 2 jóvenes de cada 10. El dato más bajo desde 2002.

...continúa leyendo "El precio de la vivienda subirá un 7,3% hasta 2020, y los jóvenes siguen sin opción"

4

Son malos tiempos para quienes han cumplido los 30 años y quieren comprar una vivienda. Sobre todo, en las provincias de Guipúzcoa, Vizcaya, Madrid, Baleares y Barcelona. Aquí se sitúan los precios más elevados por metro cuadrado, hasta el punto de que adquirir una casa en estas comunidades absorbe más del 70% del sueldo de quienes tienen empleo. Esta situación de continúa crisis en la relación entre los jóvenes y la vivienda no es ni mucho menos nueva, pero se está alargando de modo preocupante. El Consejo de la Juventud de España (CJE), en el último informe del Observatorio de Emancipación, confirma que los procesos de emancipación residencial entre la población de 16 a 29 años han vuelto a sufrir un retroceso anual y, en el segundo trimestre de 2016, tan sólo el 19,7% de las personas de esta franja de edad han logrado independizarse.

brunete-madrid1

De este modo, según el estudio, las provincias de Guipúzcoa y Vizcaya es donde el metro cuadrado se tasa más caro, con en 2.654,2 y 2.363,7 euros, respectivamente, a continuación, Madrid con 2.178,2 euros/m2, Baleares con 2.041,7 euros/m2, Barcelona con 2.018,9 euros/m2, y Álava, con poco menos de 2.000 euros/m2, son las zonas calientes para adquirir vivienda, y por lo tanto, las de mayor dificultad de cara a la accesibilidad de la vivienda por parte de los más jóvenes. En estas zonas, los jóvenes con empleo de entre 16 y 29 años se dejan el 70% o más de su sueldo para comprar piso o casa. Por delante de zonas como Cantabria, Málaga, Girona y Canarias, donde comprar una vivienda supone desviar el 60% de los ingresos del trabajo.

Así, el Observatorio de Vivienda y el Observatorio de Emancipación, vuelve a confirmar que la accesibilidad a la compra de una vivienda es verdaderamente complicado para un joven de hasta 30 años. Si los ha cumplido, la situación se alegra sólo un poco. Tener entre 30 y 34 años en España significa que si te compras una casa inviertes de media la mitad de tu sueldo, el 60% o algo menos si vives en Baleares, País Vasco y Madrid. En estas zonas, el alquiler es aún peor.

Los datos que ofrece el CJE presenta una situación en la que sólo un 19,7% de los jóvenes con entre 16 y 29 años ha podido independizarse, y de estos un 16,7% lo ha podido hacer sin necesidad de compartir piso. Varias razones pesan en la mala relación jóvenes-vivienda. El mercado laboral es una de ellas, pero también, como indica el Observatorio, "el aumento anual de precios de compra y alquiler de vivienda dificulta procesos de emancipación". El Instituto Nacional de Estadística (INE) constata esta tendencia al señalar que los precios han subido un 4% en el último año. Y La previsión es que sigan subiendo. Con todo, hay zonas en España que, sin salvarse del ciclo de precios al alza, muestran estabilidad e incluso aún ajustes en los precios.

Aunque no hay una sola provincia en España en la que la compra de una vivienda represente menos del 30% del sueldo del joven, sí hay varias provincias que se llevan entre el 30% y el 39%. Son Ciudad Real, Toledo, Cuenca y Guadalajara (Castilla-La Mancha), Cáceres (Extremadura), Jaén (Andalucía), Teruel (Aragón), León (Castilla y León) y Lugo (Galicia). Se trata de provincias en las que, efectivamente, el coste del metro cuadrado de una queda por debajo de 1.000 euros/m2, según el Observatorio de la Vivienda, que certifica que la mitad sur de España es más amable para los jóvenes con intención de comprar.

Asimismo, el CJE, en el mapa de la emancipación en España, señala a La Rioja, Madrid, Canarias, Cataluña y Baleares como zonas que representan una tasa de emancipación por debajo del 19% de la población joven residente. Curiosamente, Baleares tiene el porcentaje más alto de España pese a ser una de las zonas con el precio de la vivienda más caro. De nuevo, la respuesta aparece en el mercado de trabajo. Tal y como refleja el Observatorio de Emancipación, la tasa de empleo más alta de España entre los jóvenes de 16 y 29 años reside en Baleares, por delante de Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana. Otra cosa es cuánto ganan los jóvenes en esos trabajos y si lo que ganan les da para comprarse casa.

Con el alquiler no cambian ni la problemática de la accesibilidad ni las zonas en la que ubicarla. Un joven de 16 a 29 años se dejaría todo su sueldo en un alquiler en Baleares y en Cataluña y casi todo en Madrid. En Extremadura y en Castilla-La Mancha tendría que destinar cerca de la mitad. Empezar a trabajar y comprar casa o irse de alquiler nunca fue fácil. Hoy aún menos, más bien parece una quimera.

Fuente: CJE, Observatorio de Emancipación (Primer semestre 2016)

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

La relación entre los jóvenes y el mercado de la vivienda en propiedad continúa siendo muy complicada pese a que estos deberían ser la demanda natural del sector. La complicada situación laboral por la que atraviesa el segmento de la población menor de 30 años, provoca que la compra de una vivienda por parte de gran parte de los jóvenes sea, prácticamente, una utopía. Así, sólo el 20,5% de la población joven en España consiguió emanciparse durante el segundo semestre de 2015, según los datos en el último Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE). Este porcentaje incluso va a peor. Representa un descenso del 4,81% respecto al registrado un año atrás y dista mucho de la media europea (30,6%). Además, se produce a una edad superior: 29 años frente a los 26 de la UE.

apartamento-barcelona2

En este sentido, el Observatorio de Emancipación ofrece datos reveladores de la dificultad de acceso a la vivienda por parte de este sector de la población: una persona joven debería destinar el 59,1% de su salario para poder adquirir una vivienda en propiedad, debería cobrar un 97,1% más de lo que ingresa y la superficie máxima a la que puede aspirar es de 50,7 metros cuadrado. El CJE precisa que el 84% de las personas jóvenes emancipadas comparte piso con dos o más personas.

El estudio enumera, entre las principales causas de este retraso en la emancipación, la frágil situación en el mercado laboral y las duras condiciones del mercado de la vivienda, que resultan inaccesibles para el nivel adquisitivo de la mayoría de jóvenes. De este modo, si algo caracteriza a este colectivo, es la precariedad laboral que se traduce en temporalidad, parcialidad y sobrecualificación, según el CJE.

En este sentido, señala que la tasa de paro de las personas menores de 25 años alcanza el 46,2% mientras que, según datos registrados en el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), el 92,9% de las contrataciones realizadas a jóvenes de 16 a 29 años fueron de carácter temporal y los contratos indefinidos sólo representaron el 7,1%. En cuanto a la sobrecualificación, el 56,6% desempeña trabajos de menor cualificación a la que realmente posee.

El estudio también alerta del riesgo de pobreza y exclusión social en el que se encuentra gran parte de la población joven española. En 2014, el 36,4% de estas personas se encontraban por debajo del umbral de la pobreza. Las situaciones de exclusión afectaban a más de la mitad de la gente joven desempleada, a un 56,8%, y al 36,5% de la población joven inactiva. Pero también a las personas ocupadas, en concreto, una de cada cuatro.

Victor Reloba, responsable del Área Socioeconómica del Consejo de la Juventud de España, ha destacado que “un país con gran parte de su población joven en riesgo de pobreza y exclusión jamás podrá avanzar” y ha reclamado “una legislación laboral que garantice un empleo decente, digno y con derechos y un cambio de modelo productivo que base su desarrollo en la investigación”. Así mismo, el CJE denuncia “la falta de políticas de vivienda encaminadas a favorecer un proyecto de vida propio a los y las jóvenes”.

El alquiler, un paso intermedio antes de la compra

Viendo la actual coyuntura, queda claro que los jóvenes siguen teniendo muy difícil la compra y un buen ejemplo es que más de la tercera parte de los que están emancipados vive de alquiler. Al evidente problema de la falta de empleo, que afecta a un tercio de los menores de 35 años, hay que sumar la precariedad laboral, que no garantiza la estabilidad económica a largo plazo debido a la proliferación de contratos temporales.

Para que la vivienda y los jóvenes vuelvan a casar, el economista y director del Máster Inmobiliario de la Universidad de Barcelona, Gonzalo Bernardos, cree que la solución pasa por cambiar la legislación laboral. "Los jóvenes tienen salarios muy bajos, trabajan a tiempo parcial y están obligados a depender de sus padres. Algunos ni eso. Así resulta imposible que puedan adquirir una casa".

En este sentido, las entidades bancarias que, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, quedaron sobre aviso de los riesgos que conlleva financiar a clientes en una situación económica y laboral débil, ahora exigen como condición esencial disponer de un salario fijo para financiar la compra de una vivienda, algo que muy pocos jóvenes pueden permitirse. A pesar de la progresiva vuelta del crédito, la financiación sigue siendo casi prohibitiva para los jóvenes, al exigirles los bancos requerimientos de solvencia, ahorro previo y estabilidad de ingresos para poder concederles una hipoteca.

Ante esta tesitura, el alquiler se presenta casi como la única opción para emanciparse. Algo, por otro lado, lógico. Los entendidos dan por hecho que este régimen debe ser, como en otros países, el paso intermedio entre la emancipación y la compra. Es decir, el paso a dar entre los 25 y los 35 años, aproximadamente.

Fuente: elmundo.es - Consejo de la Juventud de España (CJE)

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

Apenas el 21,5% de los jóvenes españoles menores de 30 años con empleo ha logrado independizarse. Su frágil economía y el trabajo precario im­posibilitan el acceso al mercado de la vivienda, señala el Consejo de la Juventud de España (CJE). La edad media para abandonar la casa familiar se sitúa en los 29 años, de las más altas de Europa, según datos de Eurostat. Pero las cartas pueden darse la vuelta, al menos en lo que depende del precio de la vivienda y de las hipotecas. Comprar un piso hoy cuesta la mitad que hace ocho años y, además, el euríbor está en el 0,059%. Las entidades están dispuestas a cerrar tratos, incluso con los jóvenes, y algunos bancos online conceden hipotecas hasta 40 años sin vinculación de nóminas o seguros.

pisos-madrid8

Es difícil, pero no imposible, que los jóvenes españoles de 16 a 29 años con trabajo accedan a una vivienda y lo hagan solos, sin pareja. Lo que no es tan factible es que encuentren la vivienda que quieren en el lugar que quieren. Pero hay algunas opciones.

Teniendo en cuenta que el salario medio del joven español es de 11.141 euros netos anuales, 928 euros al mes, y suponiendo que destine el 30% de su salario al pago de la hipoteca, el resultado es que podría adquirir un piso con una superficie máxima de 50,4 metros cuadrados por no más de 73.545 euros y podría alquilar un piso de 39 metros cuadrados por una renta máxima de 278 euros al mes, según los cálculos del Consejo de la Juventud. Entre enero y agosto de 2015, el valor de tasación medio de una vivienda en España fue 163.947 euros, según Tinsa. Más del doble de lo que un joven se puede permitir. Si existiera la remota posibilidad de destinar el 60% del sueldo a la hipoteca –algo que los bancos no van a consentir–, el abanico de opciones se multiplicaría (ver cuadro).

En el caso de la compra, es importante ese 30% de ratio de endeudamiento máximo aconsejable de su salario, aunque las entidades financieras consienten hasta el 40%. "La mayoría exige un ahorro previo, al menos del 20% y aquí está el principal escollo de los jóvenes, que no tienen ahorros", dice Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria. Sin ese paraguas, el banco va a pedir garantías. "Aconsejo que se pida información a las entidades sobre la figura del coprestatario, que tiene mucho menos riesgo que el avalista, que responde con todos sus bienes (piso, nómina...)". Se trata de que el joven firme la hipoteca con un familiar (padre o madre fundamentalmente) para que se suman los ingresos y se responsabilicen solidariamente del pago. Así, "le van a dar una hipoteca por el 80% del valor o incluso por el 100% si es del propio banco". Existen algunas de las entidades con hipotecas diseñadas para jóvenes (Kutxabank y Global Caja) y, sobre todo, las subvencionadas por comunidades autónomas y ayuntamientos para facilitar el acceso a la primera vivienda, como la Hipoteca Joven del Gobierno de La Rioja, explican en Bankimia.

¿Qué comprar por 73.545 euros?

Es evidente que "es complicado conseguir una vivienda en el centro de Madrid y Barcelona, más difícil aún en los barrios más céntricos o bien situados". Dentro de la almendra central de Madrid no hay muchas gangas por menos de 150.000 euros. "La oferta de vivienda que abarque este presupuesto va a estar centrada en pisos situados en barrios de las afueras de la ciudad o en municipios aledaños", indica Chus de Miguel, directora comercial de Casaktua. Podemos encontrar vivienda exterior de tres habitaciones, un baño, salón, cocina amueblada y cerca del metro de Ciudad de Los Ángeles, en Villaverde (Madrid), al igual que en barrios emplazados fuera de la almendra central: Carabanchel, Vallecas, Tetuán, Chamberí o San Blas. Aquí está lo más barato, pero es que, según ha evolucionado el mercado, "hace ocho años ni siquiera se podía comprar lo más barato, porque costaba el doble". Los que tienen un coste inferior a 80.000 euros suelen tener algún condicionante que justifica su precio. Se trata en muchos casos de viviendas sin ascensor, y que precisan reformas, otras un importante lavado de cara. En las zonas mejor situadas, si es posible encontrar oportunidades en estos precios si bajamos a pisos de un dormitorio y estudiosEn vivienda nueva se ganan extras, como ascensor, piscina y zona infantil, pero se pierde superficie.

Por esos precios se puede encontrar piso en las áreas metropolitanas, que en caso de Madrid abarcaría localidades como Getafe,  Fuenlabrada, Móstoles, Villanueva de la Cañada, San Sebastián de los Reyes, Coslada o Leganés, a excepción de los municipios de la carretera de A Coruña (Pozuelo de Alarcón o Las Rozas). En Ciutat Meridiana, zona periférica de Barcelona también es posible encontrar oportunidades en los 80.000 euros. En Toledo, la localidad de Talavera de la Reina, en la zona de El Pilar y La Estación, un piso de 100 metros cuadrados cuesta casi 35.000 euros, y parecido en Elche en Alicante, Huesca y Castellón; o en Las Palmas de Gran Canaria, en torno a 70.000, según TecniTasa. Incluso en la costa en provincias como Alicante, Valencia, Almería o Barcelona hay pisos por esos precios y menos, a partir de 15,000 y 30.000 euros.

Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) que el salario medio de los españoles en un año se sitúa en 22.697 euros. De esta forma, si actualmente es necesario dedicar casi seis años de sueldo para comprar vivienda, también se puede lograr con el salario de una anualidad. Claro que en realidad, pisos tan baratos hay pocos y en pocas provincias. Sólo el 0,39% de la oferta iguala o está por debajo de este valor, aunque el porcentaje se eleva en algunas provincias: Teruel (2%), Ciudad Real (1,4%), Jaén (1,4%) o Lleida (1,3%).

A la hora de comprar un piso que cueste 73.000 euros, en ING Direct concederían una hipoteca por el 80% de valor, esto es, 58.400 euros, a 40 años y con euríbor más 0,99%, lo que daría 149 euros al mes. En UNOe, el banco online sin comisiones del BBVA, la hipoteca con euríbor más 1,75% a 35 años da una cuota mensual de 187,78 euros. Menos de la mitad que cualquier alquiler. No obstante, es muy posible que ninguna de estas localizaciones y viviendas guste y encaje a todos los jóvenes. En este caso, la opción es acudir a una vivienda en alquiler.

Fuentes: elpais.com - Consejo de la Juventud

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

 

2

vivienda-jovenesEl importante ajuste que ha sufrido el precio de la vivienda en los últimos años (superior al 40%) se ha traducido, entre otros aspectos, en que las familias necesiten cosechar menos años de sus ingresos económicos para poder comprar vivienda. Así, el porcentaje de sueldo anual necesario para pagar el primer año de hipoteca ha pasado del 33% de 2007 al actual 23%, según el estudio IMIE Mercados Locales, elaborado por Tinsa.

La reducción de este esfuerzo económico para comprar vivienda tiene su eco, por otro lado, en el número total de años de salario que se debe destinar a al pago de una vivienda en propiedad. En el conjunto nacional, se necesitan 5,8 años de salario para completar la compra de una casa, lejos de los 8,1 años que se requerían en pleno boom inmobiliario.

Según Tinsa, el comprador que necesita una mayor tasa de esfuerzo para comprar vivienda es el afincando en Islas Baleares, con una media de 12,2 años frente a los 15,9 que marcó en máximos; mientras que quienes menos esfuerzo deben hacer son los residentes en Zaragoza, con 4,4 años de esfuerzo económico para comprar casa. Le sigue Valencia (4,7 años), Madrid (4,9 años), Canarias (6), Barcelona (6,1), Sevilla (6,3) y Málaga (7,5) completan la lista publicada por Tinsa.

En las grandes capitales, la mayor tasa se da en Madrid (23,4%), por delante de Barcelona (21,3%), Valencia (19,5%), Sevilla (17,7%) y Zaragoza (13,9%). La capital de España y la Ciudad Condal son, por otro lado, únicas ciudades donde las casas se han revalorizado en los últimos 12 meses. En Barcelona un 4,9% y en Madrid, un 2,5%. Subidas que contrastan con las rebajas registradas en Valencia (-4,4%), Zaragoza (-3,8%) y Sevilla (-1,7%). Estas evoluciones positivas y negativas han hecho que el metro cuadrado más caro se encuentre en Barcelona, donde cotiza a 2.389 euros. Por detrás se sitúan la capital (2.041), Sevilla (1.450), Zaragoza (1.226) y Valencia (1.099).

Estos porcentajes de esfuerzo económico cobran mayor distancia entre distritos. En la ciudad de Madrid, por ejemplo, el distrito que requiere mayor tasa de esfuerzo para comprar una vivienda es el de Moncloa-Aravaca (33,4% de los ingresos anuales), frente a Puente de Vallecas (10,9%). En Barcelona, el mayor esfuerzo habrá que hacerlo en el barrio de Sarrià-Sant Gervasi (42,4% de los ingresos anuales), frente al 15% que requiere Nou Barris.

esfuerzo-compra-tinsa

Si eres menor de 30 años: 12,3 años de su sueldo para poder comprar

Por otro lado, y para contrastar, según un estudio del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE), un joven asalariado menor de 30 años debería dedicar 12,3 años de su sueldo íntegro para poder comprar un piso o una casa. Además, el 57,8% de su salario iría destinado al pago de la hipoteca y sería necesario que ganase alrededor de 1.900 euros mensuales (un 92,54% más de lo que cobra), para aspirar a una superficie máxima de 51,9 metros cuadrados construidos.

Según ha recordado el CJE en un comunicado en el que se hacía eco del observatorio, la tasa de paro supera el 38,5% y la tasa de empleo se sitúa en el 35,5%. Todo ello contribuye, según Héctor Saz, presidente del Consejo, a que la situación sea insostenible para los jóvenes, por lo que reclama "un cambio de sistema productivo que apueste por la investigación, la formación y reindustrialización de nuestro país y una reforma laboral que garantice derechos y condiciones dignas de empleo". "Las cifras podrían ser aún más desoladoras si en el futuro no hacemos un gran esfuerzo para mejorar la situación. De mantenerse en el tiempo semejantes porcentajes, estamos abocados al desastre, no ya como juventud, que también, sino como sociedad".

El Consejo de la Juventud de España (CJE) alerta de que la juventud está más endeudada que el resto de la sociedad y que, a nivel laboral, los jóvenes sufren especialmente la precariedad, la temporalidad, la subocupación y la sobrecualificación. Asimismo, las principales conclusiones del observatorio exponen que cerca del 80% de los jóvenes españoles de entre 16 y 30 años sigue viviendo aún con sus padres y tan sólo el 21,5% ha conseguido emanciparse, debido fundamentalmente a su frágil situación en el mercado laboral y a las duras condiciones del mercado de la vivienda.

Según Eurostat, en España la edad media para salir de casa de los padres es de 28,9 años. Este dato supera la media europea que es de 26,1 años y está más lejos aún de países como Suecia, con 19,6 años, Dinamarca, con 21, y Finlandia, con 21,9. "A los jóvenes españoles les cuesta cada vez más dejar el nido", asegura el sociólogo Joffre López. A pesar de que la emancipación tardía es un fenómeno que arrastran desde la década de los ochenta, este se ha visto agudizado por la crisis y ahora los jóvenes tienen la tasa de emancipación más baja de los últimos 15 años: 21,5 %. De acuerdo con el último informe del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España, ocho de cada 10 jóvenes menores de 30 años aún viven con sus padres y uno de cada cuatro entre 30 y 34, también.

El panorama es desalentador: una tasa de paro juvenil del 51,4%, más de la mitad de los asalariados menores de 30 años con contratos temporales, el escaso mercado de pisos en alquiler, ausencia de políticas de juventud y poca oferta de viviendas sociales son las principales causas de esta situación para la juventud en España.

El alquiler y el piso compartido son precisamente las formas de emancipación más frecuentes tras el estallido de la crisis según el sociólogo Alessandro Gentile. En 2013 el 15,4% de las viviendas principales estaban en régimen de arrendamiento, un 5,8% más que en 2001, según datos del Banco de España. El mercado, sin embargo, sigue siendo escaso si se compara con el resto de Europa, cuya media del parque residencial en alquiler es del 38% en el resto de países de la eurozona.

Imagen: elconfidencial.com - Fuente: elmundo.es - Tinsa IMIE Segundo Trimestre de 2015

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

viviendajoven1Son datos del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE) correspondientes al primer trimestre de 2014, que muestran uno de los grandes problemas que un joven menor de 30 años encuentra en España para poder comprar una vivienda y emanciparse. Actualmente para lograrlo, deberían cobrar un 105,14% más de lo que cobran. Para la mayoría de la juventud española, es imposible.

Así, según el Consejo de la Juventud de España un 77,7% de los españoles menores de 30 años todavía vive con sus padres, y sólo tan solo el 22,3% restante de las personas de entre 16 y 29 años ha logrado establecerse en una vivienda independiente durante los tres primeros meses de 2014.

Actualmente, para poder adquirir una vivienda en propiedad, una persona menor de 30 años tendría que destinar el 61,5% de su salario, y la superficie máxima a la que puede aspirar es de 48,7 metros cuadrados. El presidente del Consejo de la Juventud de España, Héctor Saz, denunció que "la realidad que vive gran parte de la población joven en nuestro país es poco halagüeña en cuanto a sus opciones para abandonar el hogar familiar", y aseguró que "emanciparse es una utopía".

Las principales causas que imposibilitan la emancipación son la exclusión del mercado laboral y y la precariedad de los empleos a los que acceden los jóvenes, circunstancia que el presidente del CJE aprovechó para pedir al Gobierno que "invierta y ponga en marcha una reforma laboral que garantice derechos, calidad y condiciones dignas para el empleo de las personas jóvenes".

Según los datos de la CJE, la tasa de paro de las personas menores de 25 años alcanza el 55,5%, al tiempo que revela que el 38,8% de las personas ocupadas de menos de 30 años lleva más de tres años trabajando en la empresa actual.

Por otra parte, el estudio refleja que en el primer trimestre de 2014 la tasa de temporalidad ha aumentado del 46,6% del mismo periodo del año anterior, al 49,6%, a la vez que indica que la ocupación a tiempo parcial también ha ido ganando terreno en el último año, hasta alcanzar el 28,1% de los jóvenes empleados con este tipo de contratos.

La sobrecualificación también se ha convertido en una característica de la población joven asalariada, ya que según el trabajo, el 54,9% está realizando un trabajo que requiere un nivel inferior de cualificación al que tiene.

Fuente: elmundo.es

También te puede interesar:

Síguenos: Facebook - Twitter

4

Proponen prorrogar el Real Decreto hasta que la Comisión pueda reunirse

emancipacionSin duda, la situación laboral de los jóvenes españoles no les anima, precisamente, a independizarse. El acceso a la primera vivienda es casi impensable para muchos. Muchos optaron por el alquiler, la opción que se perfila como más óptima, debido a las Ayudas para el Alquiler.

La eliminación de la Renta Básica de Emancipación podrá contribuir, en gran medida, a un desplome en el mercado de alquiler de viviendas en España.

...continúa leyendo "El Consejo de la Juventud aboga por las Ayudas al Alquiler"