Saltar al contenido

2

La relación entre los jóvenes y el mercado de la vivienda en propiedad continúa siendo muy complicada pese a que estos deberían ser la demanda natural del sector. La complicada situación laboral por la que atraviesa el segmento de la población menor de 30 años, provoca que la compra de una vivienda por parte de gran parte de los jóvenes sea, prácticamente, una utopía. Así, sólo el 20,5% de la población joven en España consiguió emanciparse durante el segundo semestre de 2015, según los datos en el último Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE). Este porcentaje incluso va a peor. Representa un descenso del 4,81% respecto al registrado un año atrás y dista mucho de la media europea (30,6%). Además, se produce a una edad superior: 29 años frente a los 26 de la UE.

apartamento-barcelona2

En este sentido, el Observatorio de Emancipación ofrece datos reveladores de la dificultad de acceso a la vivienda por parte de este sector de la población: una persona joven debería destinar el 59,1% de su salario para poder adquirir una vivienda en propiedad, debería cobrar un 97,1% más de lo que ingresa y la superficie máxima a la que puede aspirar es de 50,7 metros cuadrado. El CJE precisa que el 84% de las personas jóvenes emancipadas comparte piso con dos o más personas.

El estudio enumera, entre las principales causas de este retraso en la emancipación, la frágil situación en el mercado laboral y las duras condiciones del mercado de la vivienda, que resultan inaccesibles para el nivel adquisitivo de la mayoría de jóvenes. De este modo, si algo caracteriza a este colectivo, es la precariedad laboral que se traduce en temporalidad, parcialidad y sobrecualificación, según el CJE.

En este sentido, señala que la tasa de paro de las personas menores de 25 años alcanza el 46,2% mientras que, según datos registrados en el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE), el 92,9% de las contrataciones realizadas a jóvenes de 16 a 29 años fueron de carácter temporal y los contratos indefinidos sólo representaron el 7,1%. En cuanto a la sobrecualificación, el 56,6% desempeña trabajos de menor cualificación a la que realmente posee.

El estudio también alerta del riesgo de pobreza y exclusión social en el que se encuentra gran parte de la población joven española. En 2014, el 36,4% de estas personas se encontraban por debajo del umbral de la pobreza. Las situaciones de exclusión afectaban a más de la mitad de la gente joven desempleada, a un 56,8%, y al 36,5% de la población joven inactiva. Pero también a las personas ocupadas, en concreto, una de cada cuatro.

Victor Reloba, responsable del Área Socioeconómica del Consejo de la Juventud de España, ha destacado que “un país con gran parte de su población joven en riesgo de pobreza y exclusión jamás podrá avanzar” y ha reclamado “una legislación laboral que garantice un empleo decente, digno y con derechos y un cambio de modelo productivo que base su desarrollo en la investigación”. Así mismo, el CJE denuncia “la falta de políticas de vivienda encaminadas a favorecer un proyecto de vida propio a los y las jóvenes”.

El alquiler, un paso intermedio antes de la compra

Viendo la actual coyuntura, queda claro que los jóvenes siguen teniendo muy difícil la compra y un buen ejemplo es que más de la tercera parte de los que están emancipados vive de alquiler. Al evidente problema de la falta de empleo, que afecta a un tercio de los menores de 35 años, hay que sumar la precariedad laboral, que no garantiza la estabilidad económica a largo plazo debido a la proliferación de contratos temporales.

Para que la vivienda y los jóvenes vuelvan a casar, el economista y director del Máster Inmobiliario de la Universidad de Barcelona, Gonzalo Bernardos, cree que la solución pasa por cambiar la legislación laboral. "Los jóvenes tienen salarios muy bajos, trabajan a tiempo parcial y están obligados a depender de sus padres. Algunos ni eso. Así resulta imposible que puedan adquirir una casa".

En este sentido, las entidades bancarias que, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria, quedaron sobre aviso de los riesgos que conlleva financiar a clientes en una situación económica y laboral débil, ahora exigen como condición esencial disponer de un salario fijo para financiar la compra de una vivienda, algo que muy pocos jóvenes pueden permitirse. A pesar de la progresiva vuelta del crédito, la financiación sigue siendo casi prohibitiva para los jóvenes, al exigirles los bancos requerimientos de solvencia, ahorro previo y estabilidad de ingresos para poder concederles una hipoteca.

Ante esta tesitura, el alquiler se presenta casi como la única opción para emanciparse. Algo, por otro lado, lógico. Los entendidos dan por hecho que este régimen debe ser, como en otros países, el paso intermedio entre la emancipación y la compra. Es decir, el paso a dar entre los 25 y los 35 años, aproximadamente.

Fuente: elmundo.es - Consejo de la Juventud de España (CJE)

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

viviendajoven1Son datos del Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE) correspondientes al primer trimestre de 2014, que muestran uno de los grandes problemas que un joven menor de 30 años encuentra en España para poder comprar una vivienda y emanciparse. Actualmente para lograrlo, deberían cobrar un 105,14% más de lo que cobran. Para la mayoría de la juventud española, es imposible.

Así, según el Consejo de la Juventud de España un 77,7% de los españoles menores de 30 años todavía vive con sus padres, y sólo tan solo el 22,3% restante de las personas de entre 16 y 29 años ha logrado establecerse en una vivienda independiente durante los tres primeros meses de 2014.

Actualmente, para poder adquirir una vivienda en propiedad, una persona menor de 30 años tendría que destinar el 61,5% de su salario, y la superficie máxima a la que puede aspirar es de 48,7 metros cuadrados. El presidente del Consejo de la Juventud de España, Héctor Saz, denunció que "la realidad que vive gran parte de la población joven en nuestro país es poco halagüeña en cuanto a sus opciones para abandonar el hogar familiar", y aseguró que "emanciparse es una utopía".

Las principales causas que imposibilitan la emancipación son la exclusión del mercado laboral y y la precariedad de los empleos a los que acceden los jóvenes, circunstancia que el presidente del CJE aprovechó para pedir al Gobierno que "invierta y ponga en marcha una reforma laboral que garantice derechos, calidad y condiciones dignas para el empleo de las personas jóvenes".

Según los datos de la CJE, la tasa de paro de las personas menores de 25 años alcanza el 55,5%, al tiempo que revela que el 38,8% de las personas ocupadas de menos de 30 años lleva más de tres años trabajando en la empresa actual.

Por otra parte, el estudio refleja que en el primer trimestre de 2014 la tasa de temporalidad ha aumentado del 46,6% del mismo periodo del año anterior, al 49,6%, a la vez que indica que la ocupación a tiempo parcial también ha ido ganando terreno en el último año, hasta alcanzar el 28,1% de los jóvenes empleados con este tipo de contratos.

La sobrecualificación también se ha convertido en una característica de la población joven asalariada, ya que según el trabajo, el 54,9% está realizando un trabajo que requiere un nivel inferior de cualificación al que tiene.

Fuente: elmundo.es

También te puede interesar:

Síguenos: Facebook - Twitter