Saltar al contenido

2

¿Es posible la recuperación económica de forma intensa sin "boom" inmobiliario? Posiblemente antes de la crisis económica, para muchos la respuesta hubiera sido que no. La construcción y, en particular, la inversión inmobiliaria han sido históricamente el principal motor de la actividad económica en España, junto al turismo y el automóvil. Aunque algo está cambiando. El peso del ladrillo respecto del PIB ha caído a la mitad. Pero, aun así, la economía crece a un ritmo anual del 3,4%, y en el último año se crearon más de medio millón de puestos de trabajo, es sí, muchos en precario.

construccion-pisos-torrevieja

No se trata de un fenómeno pasajero. Al menos por el momento. El último informe de la Comisión Europea sobre España estima que la inversión en la construcción se ha estabilizado y, a pesar del cambio de ciclo producido en el mercado de la vivienda, se espera que su crecimiento solo sea “muy moderado” hasta 2017. Es decir, que no habrá "boom" inmobiliario a corto plazo si se cumplen las previsiones de Bruselas.

¿Qué hay detrás de este proceso? Los servicios técnicos de la Comisión lo achacan a un cierto cambio en el patrón de crecimiento, ahora menos dependiente del ladrillo por razones estructurales. Y, en concreto, se apunta a que la actividad residencial está siendo sustituida por otras inversiones. Así, la inversión en bienes de equipo durante la crisis, por ejemplo, fue moderada, pero repuntó con fuerza en 2014 y lo mismo ha sucedido en 2015. La conclusión que saca la Comisión Europea es que ello podría reflejar que la especialización productiva de la economía "está orientada hacia productos tecnológicos de valor medio-bajo" y ya no tanto en la construcción.

Un reciente informe de Seopan, la patronal de la construcción, incide en la misma dirección. El ladrillo se está recuperando, pero lo hace de forma moderada, no intensa. Justo lo contrario de lo que sucedió en anteriores periodos de expansión. Para Seopan, el rasgo más destacable en 2015 fue la concurrencia de un crecimiento positivo en todas las comunidades. Por la intensidad en su avance, destacaron: Navarra, Extremadura, Castilla-La Mancha, País Vasco, Castilla y León y Cantabria. La tasa media de crecimiento fue del 5,2%, estimándose las tasas más moderadas en Baleares, Aragón, Murcia y Cataluña.

Actividad constructora por comunidades autónomas

Por comunidades autónomas, según Seopan, la incidencia de la actividad constructora alcanza su máximo en Extremadura, con un peso del 6,8%, superior en 1,8 puntos con respecto de la media nacional. La siguen Cantabria, Galicia y Castilla-La Mancha. Las regiones de Canarias, Cataluña y Madrid exhiben una representatividad del sector inferior al 4,4%, es decir, muy lejos de los niveles previos a la crisis cuando el peso del valor añadido de la construcción respecto del PIB llegó a ser del 10%. Hoy representa la mitad, lo que da idea del ajuste que ha sufrido el sector.

Los factores que explican esta moderada recuperación son, fundamentalmente, tres: continúa el desapalancamiento de las familias (los hogares prefieren pagar deudas antes que emprender nuevas inversiones, pese al descenso de los tipos de interés nominales), razones demográficas (salida de inmigrantes y caída de la natalidad en las últimas décadas) y, por último, los salarios, que han subido menos de lo que lo han hecho los precios desde el comienzo de la recuperación. Pero también, como recuerda la Comisión Europea, a pesar de algunos signos positivos, sigue existiendo un gran "stock" de viviendas sin vender.

El impacto demográfico es especialmente significativo. Como recuerda el último análisis del servicio de estudios del BBVA sobre el mercado inmobiliario, las proyecciones demográficas de largo plazo más recientes del Instituto Nacional de Estadística (INE) indican que España continuará perdiendo población en los próximos años, y que el proceso de formación de hogares "se reducirá de forma significativa hasta finales de la próxima década, situándose en una media del entorno de 60.000 nuevos hogares al año, cuando en los últimos 10 años el aumento ha sido de 240.000 hogares/año".

La conclusión que sacan sus economistas es que, en el caso de confirmarse estas proyecciones, la construcción de viviendas destinadas a satisfacer la demanda de los nuevos hogares descendería de forma relevante en relación con la media histórica, "lo que tendría repercusión en el sector inmobiliario en lo que a la actividad edificadora se refiere: el segmento de la promoción residencial podría reducir todavía más su tamaño".

Esta moderada evolución del ladrillo contrasta, sin embargo, con el hecho de que la burbuja inmobiliaria, según Bruselas, ya se ha pinchado. La diferencia de sobrevaloración calculada con respecto a los fundamentos de la oferta y la demanda (es decir, los precios reales de la vivienda, la población total, la inversión real en vivienda, la renta real disponible per cápita y el tipo de interés a largo plazo real) "se eliminó ya en 2012". Pese a ello, el sector sigue sin despegar con fuerza. Tanto en la parte residencial como en la obra civil, en este caso debido a que la economía sigue absorbiendo los enormes proceso de inversión que se produjeron antes de la crisis y a que los gobiernos están obligados a reducir el déficit.

Los pisos suben más que los salarios

En el caso de los salarios, la Comisión Europea considera que los ratios de asequibilidad (precio/ingresos) y dividendos (precio/alquiler) "casi volvieron a sus promedios a largo plazo en 2014, pero la diferencia ha empezado a resurgir". Es decir, que las nóminas no suben como los precios y eso desincentiva la actividad inmobiliaria. Los indicadores más recientes apuntan, igualmente, en ese sentido. Como ha señalado el último informe del Banco de España, "se podría haberse producido una leve desaceleración de la actividad en los primeros meses de 2016".

En cuanto a los indicadores que anticipan la actividad futura, el Banco de España estima que los visados de obra nueva residencial se situaron en enero por encima del promedio mensual observado en el conjunto del año 2015, "lo que augura un mantenimiento de la recuperación de la construcción de viviendas", pero de escasa intensidad. No obstante, la cifra de pisos terminados arranca 2016 subiendo un 10,8% tras ocho años de caídas. Mientras que, por el contrario, los indicadores de licitación de obra pública siguieron en febrero mostrando una "notable atonía". El propio Gobierno, en su actualización del Programa de Estabilidad, ha estimado que la construcción crecerá entre 2016 y 2019 en el entorno del 4,7%, por debajo del 5,3% registrado en 2015.

El servicio de estudios del BBVA, por su parte, espera que las viviendas terminadas comiencen a crecer en algunos mercados, mientras que en otros podrían alcanzar el suelo. Por su parte, los visados, ligados a la iniciación de nuevas viviendas, crecerán a una tasa anual del entorno del 30%. Esto, unido al mayor dinamismo que se aprecia en el mercado de suelo, "garantiza", según la entidad, el avance de la actividad constructora. Así, se espera que en 2016 la inversión en vivienda crezca a una tasa del 3,8%, elevando el peso de esta inversión hasta el 4,6% del PIB. Todavía muy por debajo de su peso histórico. Menos de la mitad.

Fuente: elconfidencial.com

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

En 2014, los datos del PIB autonómico apuntaban a una recuperación dual, con el noroeste avanzando por la vía lenta y tres comunidades más turísticas: Comunidad Valenciana, Murcia y Canarias (más castigadas por el estallido de la burbuja inmobiliaria), con aumentos del PIB cercanos al 2%, la tasa anual que situó a La Rioja a la cabeza del crecimiento autonómico aquel año. En el 2015, la primera estimación sobre cuánto crecieron las comunidades, publicada por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), profundizan en esa tendencia: Comunidad Valenciana, Baleares y Madrid fueron las zonas más pujantes el pasado año 2015 en crecimiento económico, mientras que Asturias, Extremadura y Galicia son las zonas a nivel de recuperación económica más rezagadas.

recuperacion-economica-2015

Hace unas semanas, el Instituto Nacional de Estadística (INE) detalló que la economía española creció un 3,2% en 2015, el mayor avance en ocho años, y un acelerón respecto a 2014 (1,4%), el primer ejercicio en positivo tras un lustro de recesión. Aun así, el valor añadido que genera está todavía un 4% del nivel alcanzado antes de la crisis. Habrá que esperar unos meses para conocer los primeros datos del INE sobre la contabilidad regional de 2015, pero este año la Autoridad Fiscal ha puesto en marcha una metodología, a partir de datos mensuales de estadísticas sectoriales desagregadas por comunidades, que le permite proyectar lo que ha ocurrido en las comunidades a partir de la contabilidad nacional.

De este modo, la Autoridad Fiscal estima que el crecimiento económico en 2015 fue mayor que el promedio nacional en cinco comunidades: Cataluña (3,3%) y Madrid (3,5%), las dos potencias regionales, y otras tres autonomías de marcado acento turístico: Comunidad Valenciana (3,7%), Baleares (3,6%) y Canarias (3,4%). Estas dos últimas fueron, además, las más pujantes en el tramo final del año, con avances trimestrales del 1,3% y 1,1% respectivamente, frente al 0,8% de promedio. Y parte del dinamismo de la Comunidad de Madrid puede achacarse también al excepcional año turístico de la capital. Además de la notable recuperación de Murcia y Castilla-La Mancha (3,2%)

En el otro extremo, la huella geográfica es muy marcada: Asturias (2,3%), Extremadura (2,4%) y Galicia (2,6%), en el noroeste, habrían registrado la recuperación más débil. A Cantabria y Castilla-León (2,8%), también les fue peor que a la media nacional, según la estimación de la Autoridad Fiscal, que aún debe pasar el refrendo oficial del INE.

El caso de Asturias, o de Cantabria, es el opuesto al de la Comunidad Valenciana: las tres estuvieron entre las comunidades que más actividad económica perdieron en la crisis, pero mientras las dos primeras siguen lastradas por la lenta recuperación de sus industrias, más determinantes en la economía regional, la Comunidad Valenciana se beneficia del mejor comportamiento del turismo, los servicios e incluso la inversión inmobiliaria.

Fuentes: elpais.com y AIReF

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

Durante los cuatro años de legislatura del gobierno de Mariano Rajoy, se han vivido situaciones límite con una prima de riesgo que subió a 700 puntos, con la quiebra de Bankia y la solicitud del rescate bancario a Europa. Solo unas palabras de Mario Draghi evitaron el rescate total, y en alguna ocasión, a poco estuvimos de volver a la peseta. Hace cuatro años, el número de desempleados registrados en las oficinas públicas sumaba 4.420.462, ahora está en 4.149.298. No obstante, la caída del paro en los últimos cuatro años obedece fundamentalmente a la reducción del número de personas en edad y disposición de trabajar, lo que se conoce como población activa. La economía real está tardando un poco más, pero a finales de 2013 empezó a remontar y, a cierre de noviembre de 2015, España se situó con 25.000 ocupados menos que en noviembre de 2011. Otras variables no han aguantado los embates de la crisis. A continuación os mostramos 5 mapas sobre economía y empleo publicados en el diario Cinco Días a modo de radiografía socioeconómica de España, ahora que se aproximan las elecciones generales.

Paro por municipios

paro-por-municipios

En 13 municipios españoles hay un parado por cada cinco habitantes empadronados. Las cifras, procedentes de cruzar el registro de paro del ministerio de Empleo (septiembre de 2015) con el padrón de 2014 dibujan las notables desigualdades en el reparto del empleo. Los cuatro municipios de España con más parados por habitante son pequeñas localidades en el interior de Huelva: Cumbres de Enmedio, La Granada de Riotinto, Los Marines y Linares de la Sierra, con 280 habitantes el más poblado. Cerca de estas localidades se encuentran también dos pequeños pueblos de Castellón, algunos pueblos de Castilla La Mancha y Extremadura. En Cádiz encontramos a Paterna de Rivera, con 5.609 habitantes censados y 1.139 parados en el Inem.

De las seis localidades de mediano tamaño (más de 10.000 habitantes) con más parados hay cinco de la provincia de Cádiz (Arcos de la Frontera, Barbate, Medina Sidonia, Vejer y Sanlúcar), además de La Carolina (Jaén). El Sur, y el sureste de la península, arroja las mayores tasas de paro. Por el contrario, en 367 pueblos de España no hay parados. La mayor parte son localidades de poca población de la mitad Norte; el más grande de esta lista de pueblos sin paro ellos es Escorca, en Baleares, 241 habitantes en 2014. En los pueblos de mayor tamaño el mapa del paro se ajusta más a lo que la sabiduría popular entiende por "zonas ricas". Los pueblos mayores de 1.000 habitantes con menos parados son San Vicente de la Sonsierra, en La Rioja, y Viladrau, en Girona, 16 y 18 parados, respectivamente. En Formentera, con 11.000 habitantes, hay solo 258 parados en el Inem, y en Sóller (13.842), 321. En Cadaqués, Girona, 67 parados en total. - Ver mapa.

Mapa de ocupación

mapa-ocupacionUn mapa de la crisis en términos de empleo arroja una distribución asimétrica. En términos de EPA (Encuesta de Población Activa, un medidor más fiable) se han perdido algo menos de medio millón de empleos durante la legislatura de Rajoy, un 2,11% del total. Pero en tres provincias los ocupados han bajado en más de un 10%, y en 16 más del 5%. En otras 12 el empleo ha aumentado. Donde peor ha ido el empleo ha sido en el interior: Álava, Ciudad Real, Soria, Ourense, Toledo o León están entre las que más empleo pierden en términos porcentuales. En términos absolutos sale peor parada Barcelona (84.000 ocupados menos, un -3,59%) Madrid (59.000, el -2,06%), Bizkaia (40.300, un -8,2%) y Cádiz, que pese a sus altas tasas de paro pierde 37.000 ocupados, el -9%.

Donde se ha creado empleo ha sido en zonas turísticas: En Málaga y Baleares se crean 90.000 empleos, y en Canarias 18.000. Pocas provincias más crean puestos de trabajo de forma significativa. Destacan Guadalajara (gana un 4% de ocupados, probablemente por el traslado de empresas o población desde Madrid) y, en menor medida, Lleida, Granada y Alicante, todas con aumentos menores del 2%. - Ver mapa.

Hogares que no llegan a fin de mes

hogaresquenolleganafindemesA pesar del “empate” en términos de empleo, las condiciones de vida se han deteriorado, a juzgar por las estadísticas oficiales. La población que no llega a fin de mes o tiene dificultades para ello era del 29% en 2011 y es del 39% ahora. En Extremadura este porcentaje sube en 20 puntos, y ronda los 15 en Asturias, Andalucía y Valencia. Donde menos se ha notado la crisis ha sido en las comunidades más ricas: Madrid (+,1, puntos) o Navarra (+4,2). En Baleares descienden las personas con problemas para llegar a fin de mes.

La tasa de riesgo de pobreza ha crecido del 26,7% al 29,2%, porque se calcula en función de la renta media, que también ha caído. Las personas con carencia material severa han pasado del 4,5% al 7,1%. En Andalucía, Murcia o la Comunidad Valenciana rondan el 10% de la población. - Ver mapa.

Mapa del Producto Interior Bruto (PIB)

mapa-pibRespecto a la economía, el PIB se ha contraído en 0,7% desde septiembre de 2011 hasta septiembre 2015, según el INE. En términos de PIB per cápita, y tomando datos solo hasta finales de 2014 , el descenso ha sido del 1%. Si en 2011 la renta per cápita era de 23.000 euros al año, en 2014 es de 22.780. Solo ha crecido de forma significativa en Cataluña y La Rioja, un 0,98% y 0,96%. Dos regiones que no son las más ricas de España (son Madrid, Navarra y País Vasco) pero sí están cómodamente por encima de la media. Madrid apenas ha sufrido: el recorte es del 0,19% y la renta por cabeza del madrileño es de 31.000 euros, casi el doble de la del extremeño (15.752), que además ha visto cómo se reducía en un 1,73%. Las regiones que más actividad han perdido han sido Andalucía y Asturias, con más del 3%. La comunidad con una renta más cercana a la media general es Castilla y León, con 21.799 euros. - Ver mapa.

Mapa de salarios

mapa-salariosDebido a que la mayoría de la población trabaja a sueldo, el mapa salarial tiene ciertas semejanzas con el del PIB. De media, los costes salariales que soportan las empresas han caído el 4% entre 2011 y 2015: se ha pasado de una media de 2.020 a 1.941 euros. No obstante, hay fuertes discrepancias entre regiones: donde más se gana es en Madrid, 2.300 euros al mes de media y un 1,3% más que en 2011. Es la única comunidad donde crece. Por el contrario, en Galicia, Baleares, Navarra y Cantabria el coste salarial medio se ha desplomado un 10% en cuatro años. Navarra ha pasado de ser la región donde más se gana (2.692 euros en 2011) a estar solo ligeramente por encima de la media. Extremadura es la comunidad con el coste laboral más ajustado: 1.600 euros al mes. - Ver mapa.

Paro en noviembre: el mejor mes de toda la serie histórica

Noviembre ha sido un buen mes para el mercado laboral. Ha crecido la afiliación, muy poco, apenas 1.620 nuevos cotizantes. Pero el paro registrado, ha bajado bastante más: el desempleo ha caído en 27.071 personas en noviembre. Es el mejor mes de noviembre de toda la serie histórica, según el Ministerio de Empleo. El paro registrado disminuye en todos los sectores. Baja entre quienes habían desempeñado su última actividad en la construcción con 10.218 desempleados menos, en Agricultura y Pesca en 7.153 personas, en Industria en 5.311, en Servicios 1.455 y entre el colectivo de personas Sin Empleo Anterior en 2.934.

El paro registrado en noviembre baja en 10 comunidades autónomas entre las que destacan Andalucía (-17.900), la Comunidad Valenciana (-9.807) y la Comunidad de Madrid (-4.678). Sube, en cambio, en siete, encabezadas por Baleares (9.843), Galicia (3.066) y Canarias (1.477).

No obstante, el principal factor de los nuevos contratos sigue siendo la precariedad. El 90% de los contratos son temporales. Así, tampoco los datos de calidad del empleo muestran un saldo positivo. Siguiendo la afiliación, se aprecia que los contratos de mayor calidad (indefinidos a jornada completa) han perdido terreno. Suman 6,2 millones, medio millón menos que hace cuatro años. En cambio, ha crecido el peso de cotizantes con menos estabilidad y, por tanto, más precarios. En este campo, la estrella de la legislatura han sido los trabajos a tiempo parcial, que se han elevado en este periodo en 320.000, contando temporales e indefinidos.

Fuente y mapas: Nuno Rodrigo - cincodias.com

Quizá también te pueda interesar en otras zonas:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

El sector inmobiliario avanza lento, pero afianzando su recuperación. Tras sufrir intensamente los duros años de la crisis, en 2015 volverá a contribuir positivamente al crecimiento del PIB, algo que no sucedía desde 2007. En concreto, aportará 0,2 puntos porcentuales al crecimiento del 3,2% previsto para España en el conjunto de 2015, según estimaciones del informe "Situación Inmobiliaria España", elaborado por BBVA Research.

bbva-vivienda-segundotrimestre-pib

Las buenas noticias para el sector llegan desde todos los frentes: se incrementan las ventas de viviendas, la demanda interna y la foránea, sube el precio medio, crecen los visados de nueva construcción y también los créditos hipotecarios. Tras esta recuperación del sector hay más de una variable, entre las que destacan la recuperación paulatina del empleo, que se traduce en más renta disponible de las familias, el ajuste de precios del 40% desde el inicio de la crisis, la mejora de la confianza del consumidor y un entorno de bajos tipos de interés.

El sector inmobiliario dejará atrás su recesión en 2016, definitivamente

Pese a la trayectoria alcista y de recuperación inmobiliaria, los analistas de BBVA Research explican que no será hasta 2016 cuando podremos hablar de una "normalización", ya que el mercado partía de una corrección muy fuerte, debido al exceso de oferta acumulada y al elevado endeudamiento de las compañías. Además, explican que la "escasa" salida al mercado de vivienda de nueva construcción está permitiendo la "reducción significativa" del stock y, en los mercados más activos, terminar con el exceso de oferta.

El retorno a la senda del crecimiento no resucita, sin embargo, el fantasma de otra  burbuja inmobiliaria. Así lo asegura Rafael Doménech, economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, que descarta "elementos que anticipen otra burbuja". Hablamos de crecimientos más moderados y que tienden a la normalización. Respecto a las ventas, BBVA prevé que 2015 cerrará por encima de las 400.000 transacciones de viviendas, y que en 2016 aumentará "alrededor del 10%". Así, la entidad financiera hace referencia a la recuperación del mercado de trabajo y el aumento de la renta disponible de los hogares, la "positiva" evolución de los mercados financieros y la "estabilización" de los precios, la "buena marcha" de la compra de vivienda por parte de ciudadanos extranjeros, y un entorno de estabilidad que favorece la apertura de la financiación para comprar vivienda con tipos de interés hipotecarios en niveles mínimos.

También los precios reflejan un cambio de tendencia. Según Ignacio San Marín, responsable del Servicio de Estudios de BBVA Real Estate, "el precio de la vivienda ya crece en todas partes en el segundo semestre de 2015". En el tercer trimestre, el precio medio se incrementó un 1,4% respecto al mismo periodo del año anterior. Un cambio de ciclo que augura precios al alza, aunque sólo ligeramente por encima de la inflación, en torno al 2%, hasta 2017.

Diferencias entre comunidades autónomas

Hay diferencias llamativas entre las distintas autonomías. En Madrid y Baleares, por ejemplo, la vivienda sube el triple que en Asturias, Extremadura o Navarra. Unas diferencias que también se reflejan en las ventas y la demanda. Mientras regiones como Madrid, Navarra o País Vasco ya están en niveles de normalización, otras como Extremadura, Castilla-La Mancha o Galicia aún se hallan en fase de ajuste.

Los niveles de los precios de la vivienda están muy correlacionados con los niveles de renta de la población. En este sentido, las diferencias de precios entre comunidades autónomas o provincias están muy relacionadas con las diferencias entre sus producciones per cápita. Así, los precios de las viviendas más elevados corresponden a aquellas comunidades con mayor PIB per cápita, al tiempo que los más bajos pertenecen a aquellas con menores PIB per cápita. Esta relación se muestra relativamente estable a lo largo del tiempo, si bien a largo plazo los precios de la vivienda aumentarán más allí donde más crezca el PIB en relación con la población, que es donde crecerá más el empleo y la renta disponible.

bbva-vivienda-segundotrimestre-ventas

Por otro lado, la relevancia de la demanda extranjera podría estar explicando, en parte, el comportamiento del precio en algunas regiones, como en la Comunidad Valenciana, Andalucía, Baleares y Canarias, regiones con un elevado nivel de inventario de viviendas, la importancia de la demanda extranjera explica que el crecimiento del precio haya superado a la media. Sin embargo, en otras comunidades como MadridExtremadura, el mejor desempeño de sus economías sería la respuesta a la mejor evolución del precio de la vivienda.

Fuentes: eleconomista.es - BBVA Research: Segundo semestre 2015Diciembre 2015

Quizá también te pueda interesar en otras zonas:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

3

pibyventadeviviendaLa Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (Cepco) estima que a finales del pasado año quedaban en España sin vender ni arrendar un total de 439.617 viviendas, un 36,26% menos que las 689.787 con que contaba en 2009. No obstante, hay que subrayar que en 2010 el stock total aumentó de manera puntual hasta las 692.560 casas para comenzar a disminuir a partir de esa fecha.

Sin embargo, esa importante reducción del stock, muy concentrada en los dos últimos ejercicios, no ha sido uniforme en las distintas comunidades y, curiosamente no ha estado determinada por lo que iban haciendo los precios de la vivienda nueva en cada región, sino por cómo se recuperaba la actividad económica, el empleo y el acceso a la financiación.

Así, con datos de Cepco, las cinco regiones donde más se ha recortado el excedente de viviendas nuevas desde 2009 hasta el tercer trimestre del año pasado son Navarra, Cantabria, Extremadura, Canarias y Madrid, con porcentajes de reducción que van desde el 93,20% de la primera al 45,10% de la última.

 ¿Y dónde se han abaratado más las casas de nueva construcción? Pues según la estadística que elabora el Ministerio de Fomento con datos de las tasadoras, los cinco territorios donde más se han depreciado los inmuebles nuevos son Murcia, Aragón, Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha y Andalucía. En esta ocasión, los descensos acumulados oscilan entre el 44,46% de la primera y el 33,05% de la última.

De hecho, los precios de los pisos se encuentran hoy en promedio en los valores que tenían entre finales de 2003 y principios de 2004, y según los expertos, en algunos casos aún tienen que seguir cayendo. Entre ambas variables no hay ni una sola coincidencia. Sin embargo, al acudir a los datos de crecimiento económico, la situación cambia.

Ante la falta de las primeras cifras oficiales de la contabilidad regional, los números elaborados por Hispalink apuntan que las cinco comunidades que cerraron el año pasado con un mayor crecimiento del PIB fueron Canarias, Madrid, Navarra, Cataluña y Comunidad Valenciana. En esta ocasión sí, tres de ellas coinciden con los territorios donde más se ha reducido el excedente, lo que indica que, efectivamente, más que la evolución de los precios, lo que determina la venta de viviendas, y entre ellas las procedentes del stock, es la recuperación y ésta cuanto más sólida sea, mejor.

La creación de empleo determinará al sector inmobiliario en 2015

¿Cuánto tiempo tiene que transcurrir para que se reduzca completamente el actual stock de viviendas, esas 448.471 casas y pisos nuevos que restan todavía por vender? Nadie se atreve a poner fecha. Dos, tres, cinco años... nadie lo sabe con seguridad. De hecho, ya hay expertos que sí pronostican que incluso poco más de 200.000 de esas casas no podrán venderse nunca, ni siquiera podrán salir al mercado en régimen de alquiler, dado que se encuentran localizadas en sitios mal comunicados con los grandes núcleos de población más cercanos y además, en la mayoría de los casos, corresponden a barrios que carecen de las infraestructuras y equipamientos más básicos, tales como colegios, centros de salud o comercios.

En estas zonas, lo único que podría ayudar a su absorción más rápida una rebaja adicional de precios. Todo se pone en manos, una vez más, a la evolución del empleo y del acceso al crédito, puesto que la vivienda, por su elevado coste, se seguirá comprando a medio y largo plazo mayoritariamente mediante una hipoteca.

De momento, las ventas totales de casas sí que guardan estrecha relación con la mejora económica y de nuevo, cruzando ambas estadísticas (compraventas de viviendas del INE con contabilidad regional de Hispalink), se comprueba cómo allí donde la recuperación comenzó antes se venden más inmuebles. Esto es, en Baleares, Navarra, Canarias, País Vasco, Madrid, Cataluña y Comunidad Valenciana.

Fuente: cincodias.com

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

Con crisis y todo, 9 comunidades autónomas incrementaron su Producto Interior Bruto (PIB) por habitante en el período 2000-2009, destacando el País Vasco, Asturias y Galicia, con subidas en torno a diez puntos, y además de estas 3 mejoraron su posición: Cantabria, Extremadura, Castilla y León, Aragón, Andalucía y Navarra, junto con las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, según los datos recogidos en el último número del boletín económico de Información Comercial Española, del Ministerio de Industria.

pib-subidaEl País Vasco experimentó un crecimiento del PIB por habitante de 11,7 puntos, seguido de Asturias con 10,4, y Galicia con 9,7. Cantabria creció 8,5 puntos, Extremadura 7,5, Castilla y León 7, Aragón 3,2, Andalucía 2,7, y Navarra 2 puntos. Madrid lideraba el crecimiento del PIB por habitante en 2000, esta comunidad cayó 4,8 en 2009, lo que la sitúa en el segundo puesto, detrás del País Vasco. Por el contrario, el PIB por habitante en las otras autonomías decreció, especialmente en Baleares, con 16,1 puntos, por lo que pasa del tercer puesto en el 2000 a un séptimo puesto en el 2009.

En cuanto a la tasa de crecimiento medio del PIB en términos reales en el período analizado, ésta fue del 2,3% en el conjunto del país, siendo superado ampliamente en las comunidades de Extremadura y Murcia, con el 2,8% en ambos casos. Por encima de la media también figuran Madrid, Navarra, Castilla-La Mancha y Andalucía, con el 2,5% en todos los casos, y Cantabria y Galicia, con el 2,4%.

pib_comunidades

Fuente: lainformacion.com