Saltar al contenido

Con la recuperación económica y el mercado inmobiliario en plena recuperación de ventas, los propietarios y vendedores ahora tienen más oportunidades, pero muchas veces se confían y dejan de prestar atención a aspectos que pueden arruinar la venta de una vivienda. Una vez que el vendedor de una vivienda tiene una buena oferta, es una pena que por fallos remediables se eche todo a perder. Existe una serie de desaciertos que pueden hundir las ventas. Por eso, a continuación recopilamos los 12 errores más comunes tanto en la presentación través de los anuncios en un portal inmobiliario, hasta en actitudes poco convenientes que se deberían poder evitar.

riaza-segovia

1.- Usar pésimas fotos en el anuncio

Nada puede ser peor que el anuncio de un piso o una casa con malas imágenes, a excepción de un anuncio sin ninguna. Muchas veces los propietarios no entienden su importancia y ni siquiera ayudan a los agentes a sacar unas nuevas. Las imágenes dejan más impacto en el comprador que cualquier texto descriptivo que las acompañe. Ahora cualquiera con un smartphone puede pensar que hacer fotos es fácil, pero cuando se trata de hacer las fotos del anuncio de una vivienda, evita utilizarlo.

Las fotos son esenciales para llamar la atención del comprador y dar una buena primera impresión. Es importante que no estén desenfocadas o movidas para obtener imágenes limpias y de calidad, sin olvidar realizar siempre las fotos con la mayor luz posible. Se paciente y repite las veces que haga falta hasta que salgan bien. Si no te ves capaz, la mejor opción es contratar a un profesional para tomar fotos nítidas, de alta resolución y desde múltiples ángulos. A la hora de tomar las fotos, no hay que olvidar los pequeños detalles: quita los platos del fregadero, baja la tapa del inodoro, ordena un poco e intenta que no salgan las mascotas en las imágenes.

2.- Exagerar en la descripción

Las imágenes no mienten, pero la descripción de la vivienda sí puede adornar la realidad. Puedes pensar que una pequeña exageración no hace daño a nadie y servirá para atraer compradores, pero esas pequeñas falsedades se descubrirán en el momento en que los interesados visiten la casa. La primera reacción de los potenciales compradores será darse media vuelta y marcharse. Si se pierde la confianza, se pierde una venta.

Una vez que nos aseguremos que las bondades de la vivienda son ciertas, también hay que comprobar la ortografía y la gramática. Una pequeña errata puede parecer algo sin importancia, pero la impresión que se puede dar al comprador es que no eres un vendedor que se fije en los detalles y puede hacer que se pregunte en qué otros aspectos puedes errar.

3.- Suciedad, desorden y malos olores

Una casa sucia y con malos olores se puede arreglar, pero tiene que ser antes de causar una pésima impresión a los primeros compradores que vayan a visitarla. Si los propietarios todavía continúan viviendo en el piso, hay que ser franco con ellos y decirles lo que es necesario cambiar, especialmente si son fumadores o tiene mascotas.

4.- Falta de puesta en escena

Los vendedores pueden pensar que gastar dinero en preparar la casa para las visitas es tirar el dinero, especialmente si están orgullosos de su estilo "único". La mejor manera de hacerles cambiar su (quizás horrible) decoración es hacerles ver que el Home Staging es un modo eficaz para conseguir que los compradores se imaginen más fácilmente su vida en la casa, que con su decoración personalizada.

También es importante no aferrarse al desorden y a los objetos personales. Mostrar las colecciones personales por todas las estanterías o los objetos a los que se les tiene cariño es un gran error. Emplear un fin de semana para arreglarlo supondrá a cambio una venta exitosa.

5.- La posibilidad de rebajas y descuentos

Estos días es casi más importante vender a precio de mercado que ofrecer rebajas. No obstante, a veces es conveniente hacer algún descuento en la negociación para que el comprador sienta que está haciendo una buena compra. Si se está en un segmento del mercado con mucha competencia, esta será la mejor forma de ganarse a los potenciales clientes.

6.- Ayudar durante y después del proceso de venta

Tras conseguir que el comprador se decante por nuestro piso, los propietarios y agentes deben seguir prestando su ayuda y asistencia durante todo el proceso de venta y postventa, por ejemplo, a la hora de rellenar la documentación necesaria o coordinarse para atender al inspector técnico de la vivienda. Hay que recordar a los vendedores que deben cumplir con su parte y sus obligaciones y hacer saber a los compradores que están ahí para lo que necesiten.

7.- Negarse a hacer reparaciones evidentes antes de la venta

Una casa sin acondicionar al final hará perder dinero al vendedor. Fugas de agua, grietas en las paredes o sin calentador de agua "ahuyentará" al posible comprador y le alentará para pedir una rebaja en el precio. Pero si se encuentran la reparación ya hecha, estimará mayor su precio, llegando incluso a pagar más.

8.- Ignorar el patio trasero

Una fantástica fachada frontal puede hacer olvidar que el patio trasero está hecho un desastre. En verano, primavera y otoño será cuando más se utilicen los espacios exteriores. Por eso, hay que mantenerlos igual de cuidados que los interiores, pues para el ojo del comprador será como otra habitación más… Césped cortado y reluciente, flores y árboles podados… no debe convertirse en un trastero donde dejar los muebles viejos.

9.- Ocultar los temas problemáticos a los compradores

Aunque pueda poner en peligro la operación, el vendedor está en la obligación de contar determinados problemas que más tarde el comprador seguramente descubrirá. Por ejemplo, si se hizo una reforma ilegal en la vivienda, si habrá goteras los días de lluvia o si se va la luz cada vez que se ponen en marcha 4 electrodomésticos.

10.- Tomarse la negociación de forma personal

A veces los compradores proponen descuentos porque consideran que la casa está por encima de los precios de mercado. Esto en muchas ocasiones les hace perder la oportunidad de cerrar una operación en la que los dos partes ganen. No hay que sentirse ofendido porque pidan estas rebajas, si no analizar si son justas.

11.- Vender sin agente inmobiliario

Aunque muchos propietarios crean que se pueden ahorrar el pago de una buena comisión, siempre será más aconsejable contar con un profesional con amplios conocimientos del sector que aconseje y gestione la negociación del precio, los trámites y los problemas que puedan surgir.

12.- Venderla por encima de precio

Cuando se trata de fijar el precio, muchos propietarios están fuera de la realidad y es trabajo del agente inmobiliario acabar con los "delirios" en los precios. La solución es enseñarles las franjas de precio entre las que se mueve el mercado. Ofertar caro y luego rebajar en la negociación no es una buena estrategia si los precios iniciales son estratosféricos. Al contrario, será una forma de espantar a los posibles compradores. Es cierto que el sector empieza a recuperarse, pero a pesar de lo fantástica que sea la vivienda no beneficiará en absoluto poner la casa en venta más cara que los precios medios del mercado, pues seguramente no se venderá.

Fuente: zillow.com

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

Continuando con la serie de consejos de la semana pasada donde revisamos, en el caso de daños y desperfectos en una vivienda en alquiler, quién debía asumir el gasto, esta semana analizamos junto con expertos, quién debe pagar la comisión de la agencia cuando se contrata un alquiler: ¿el inquilino o el casero? En ciudades como Madrid y Barcelona el inquilino paga los honorarios de la agencia inmobiliaria al alquilar una vivienda, cuando en realidad el cliente es el propietario del inmueble. En cambio, en otras zonas como en Vigo se hace cargo el dueño del piso. En estas mismas ciudades o en otras ocurre también que, según la inmobiliaria con la que se firme, se cobra la mitad a cada una de las partes o una mensualidad íntegra al propietario y otra al inquilino.

apartamento-alquiler-madrid1

¿A qué se debe tanta confusión? ¿Por qué el mercado de la vivienda es el único sector en el que contrata uno y paga otro? "En materia de honorarios rige el libre mercado y cada agente sigue un sistema de cobro en función de los usos y costumbres de cada lugar. En cada provincia se utilizan sistemas distintos de cobro, aunque eso no quita que cualquier agente pueda establecer su propio sistema", argumenta Diego Galiano, presidente del Consejo General de Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España. "A la gente que alquila en una zona geográfica en la que habitualmente se cobra al propietario y que se muda a otra en la que se cobra al inquilino no entiende el por qué y es por los usos y costumbres", argumenta Fernando Rico de la Viesca, de Re/Max Urbe.

En las operaciones de compra de vivienda la regla es mucho más clara. El vendedor paga a la inmobiliaria, aunque al final traslade los honorarios al precio final. "Como no se ha sabido cómo repercutir ese coste al inquilino dentro del contrato, se ha llegado a la convención social de que es algo que tiene que pagar", opina Pelayo de Salvador Morell, abogado del bufete de Salvador Real Estate Lawyer. El lío no es solo para los inquilinos. Las agencias se preguntan si es una opción tratar al alquilado por debajo de sus expectativas y ofrecerle un peor servicio por el hecho de no ser su cliente. Mala decisión para un negocio que crece en función de las recomendaciones de personas satisfechas.

Hay otro razonamiento y es la situación del mercado. "Cuando hay demanda de viviendas los honorarios los cubre el inquilino, mientras que cuando hay sobreoferta se hace cargo el propietario", explica Jesús Duque, vicepresidente de Alfa Inmobiliaria. Actualmente, "no existe mucho alquiler y el propietario tiene más fuerza que el inquilino, al haber más demanda que oferta", añade Óscar Martínez, presidente de la Asociación Profesional de Expertos Inmobiliarios. Así, las costumbres mandan en este sector en el que no existe una norma de cobro de honorarios, pero tampoco una regulación sobre quién puede realizar la actividad de intermediación (no se exigen requisitos de capacidad, titulación o colegiación).

Más pronto que tarde, el sector tendrá que adaptarse a la nueva realidad social. De hecho, son los propios inmobiliarios los que están alzando la voz para reclamar que las cosas cambien y que prime el sentido común. "Lo lógico sería que pagara siempre el propietario, que es quien contrata a la agencia para que le ofrezca un servicio y defienda sus intereses", reclama José Luis Echeverría, socio y director de Expansión de Monapart. Para este agente es socialmente injusto e insolidario. "Nos compete a todos ayudar a nuestros jóvenes a acceder a la vivienda. Los propietarios y los agentes tenemos la oportunidad de cambiar las reglas del juego para dejar de penalizar económicamente a estudiantes, solteros y parejas jóvenes que inician su aventura en el mundo del hogar propio, máxime si ello no va a suponer para nosotros un perjuicio económico, sino todo lo contrario".

Parte del sector considera que si esas comisiones al alquilado desaparecen, se aceptaría la renta ofertada sin negociarla puesto que los beneficios en el corto plazo (no pagar una mensualidad a fondo perdido) pesarán más que la rebaja media del 7,5% en la renta que suele obtener. Además, "cuando los honorarios los pagan los dueños los pisos se alquilan antes y con que se arrienden un mes antes, al final al propietario los honorarios le han salido gratis", advierte Duque.

El motivo de que una parte del sector se haya quedado algo anticuado es que hasta hace poco el alquiler era el patito feo para las agencias inmobiliarias. "Durante muchos años los servicios que hemos ofertado a nuestros clientes han sido mal desarrollados y poco competitivos. Muchas inmobiliarias se limitaban a poner un cartel, hacer unas fotos y colocar algún anuncio en portales gratuitos y en su escaparate", critica Alberto Murcia, vicepresidente de Aegi, la patronal de las empresas de gestión inmobiliaria.

Tras el pinchazo de la burbuja, la comercialización del alquiler se ha convertido para muchos en la principal y única fuente de ingresos. Tanto es así que se han abierto, casi hasta el infinito, el abanico de servicios para las dos partes: verificación de las cargas que tiene el inmueble que se alquila por si pudieran afectar al inquilino; asesoramiento legal previo a la redacción del contrato para no incurrir en cláusulas abusivas o nulas; asesoramiento fiscal sobre la repercusión del alquiler en la renta del propietario; ingreso de la fianza en el organismo competente... Un servicio que empieza a crecer en España, es la gestión integral del alquiler. Tiene un coste mensual para el casero que ronda entre el 8% y el 10% de la renta mensual, explica Alberto Murcia.

Con esta percha, ya hay muchas agencias (y a corto plazo serán más), que están pidiendo una mensualidad a cada parte. "La tendencia es cobrar el equivalente a una mensualidad al propietario y otra al inquilino, cuando a ambos les estamos prestando un servicio", dice el responsable de Formación de Look & Find, Jorge Torrent. Preparen el bolsillo, el pago por duplicado está de moda.

Fuente: elpais.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

El mercado de compraventa de vivienda parece que comienza a despegar de forma tímida tras el parón económico provocado por la crisis. Vender una casa no es fácil, influyen muchos factores durante el proceso de venta: desde el precio a la ubicación, pasando evidentemente por la situación en que se encuentra la propia vivienda. Así, para poder vender rápido tu vivienda, se han de juntar dos factores: gestión profesional y una buena primera impresión. El plazo medio para vender una vivienda en España ronda los nueve meses. Seis, si hablamos de pisos ubicados en zonas de gran demanda como Madrid o Barcelona y algunas zonas de gran demanda residencial en la costa. Sin embargo, los profesionales de Monapart nos dan algunas claves para poder vender tu vivienda en menos de 120 días a un precio adecuado siguiendo una serie de consejos donde el análisis completo de la vivienda junto a una buena presentación, es fundamental.

benahavis-malaga

Claves para vender tu casa en 120 días: el agente inmobiliario

  1. Contar con la documentación más relevante para la venta de la vivienda. "En ocasiones se han perdido o complicado operaciones porque en el momento de la firma, las escrituras no aparecían".
  2. Dedicar tiempo a seleccionar a un buen agente inmobiliario. Con uno basta, pero hay que asegurarse de que sea el que mejor pueda representar los intereses durante todo el proceso.
  3. Solicitar un análisis comparativo del mercado para valorar tu vivienda. En muchos casos, afirma el representante de Monapart, el cliente acude a la agencia inmobiliaria con una idea preconcebida de cuánto puede valer su vivienda. También en muchos casos el agente no le saca de su error por no perder la operación. El resultado puede resumirse en tiempo y dinero malgastado por no enfocar bien la operación.
  4. Definir cuales son las previsiones de tiempo para vender, y asesorarse sobre la estrategia de precio más adecuada para planes de futuro.
  5. Solicitar al agente que explique su plan de marketing, es decir, qué va a hacer para vender la vivienda.
  6. Definir, junto al agente, las mejoras a realizar: reparar desperfectos, poner a punto baños y cocina, asegurar una buena iluminación, pintar. "Está demostrado que el cliente valora las mejoras un 25% por encima de su coste real", explican desde Monapart.
  7. Solicitar un buen reportaje gráfico de la vivienda. Estamos en la sociedad de la imagen, cada vez nos dejamos influenciar más por la apariencia y, sin embargo, afirma Paula Borrás, responsable del contenido audiovisual en Monapart, cerca del 25% de los reportajes fotográficos que acompañan los anuncios de venta de propiedades, parecen hechos para ahuyentar a los interesados y ayudar a que muchos de los encantos de la vivienda pasen desapercibidos. Comprueba que el reportaje de tu vivienda sea generoso y realizado con fotografías de calidad que muestren y destaquen todo el atractivo de tu vivienda.
  8. Solicitar factura y llevar un registro de todo el dinero invertido en los gastos de mejoras ya que se puede decidir de los impuestos sobre las ganancias de la venta.
  9. No estar presente en la vivienda durante las visitas. ya que "los compradores potenciales se sentirán más cómodos pudiendo pasear libremente por el inmueble y hablando libremente con el agente inmobiliario".
  10. Solicitar información permanente sobre la evolución del proceso.

Trucos para vender más rápido: pon guapa tu casa

A diario son cientos las viviendas en venta que son totalmente descartadas por cientos de potenciales compradores. Viviendas que, a pesar de estar en precio, no suscitan el más mínimo interés por parte de quienes buscan casa. Viviendas que pueden tirarse meses y años en venta sin que nadie se interese por ellas y que, en muchos casos solamente necesitan un pequeño lavado de cara y una pequeña reforma para despertar el interés de potenciales compradores. En españa, el "home staging" todavía no está tan en boga como en otros países, pero sin duda, darle un lavado de cara a la casa que queremos vender nos ayudará a venderla en menos tiempo. Es importante saber que cuando se vea por primera vez en Internet o en una visita real a la vivienda, la impresión que causará en su potencial comprador es vital, si esta es negativa, las posibilidades de vender caen en más de un 50%.

  1. Pinta la casa. ¿Verdad que no acudirías a una boda o a un evento importante sin arreglarte un poco? Pues si quieres vender tu casa, es igual de importante ponerla guapa pintándola de arriba a abajo. De blanco, para dar mayor sensación de limpieza, luminosidad y amplitud, o utilizando los colores que sepas que más van a ayudar a sacar todo el potencial de la vivienda.
  2. Ordena y limpia. No hay nada más agobiante que entrar a una casa en la que todo está revuelto. La imagen es importante, y si queremos vender la casa pronto, tenemos que transmitir la imagen de que nuestra casa es un remanso de relax y de armonía. Y no hay nada más armonioso que una casa ordenada. Si es necesario, tira cosas, o bájalas al trastero, pero deja la casa en perfecto estado de revista cuando tus posibles compradores vayan a visitar la que puede que sea su futura vivienda.
  3. Adiós a los muebles grandes. En este lifting rápido y económico que le estamos haciendo a la casa, es importante intentar que la vivienda parezca lo más amplia y espaciosa posible. Por eso, deshazte de muebles muy grandes que se comen media habitación. Quita también los muebles viejos que estorben y que hagan la casa más fea. En esta puesta a punto para vender cuanto antes tu casa, es importante también dejar los muebles impecables. Además de la limpieza habitual de polvo que ya haces para mantener la casa, es importante utilizar aceite y productos reparadores de madera en los muebles para que luzcan su mejor cara.
  4. Haz café o un postre. No hay nada más agradable que despertarse por la mañana y oler a café, o entrar a una casa en la que huela a bizcocho o a galletas recién hechas. Con el aroma del café o de un postre recién horneado conseguiremos potenciar esa idea de casa acogedora, el sabor a hogar que todos anhelamos y que nos recuerda a la niñez. Y al final, todo suma para conseguir vender tu casa cuanto antes.
  5. Pon flores y un toque verde a la casa. Algo tan sencillo como unas flores o el verde de alguna planta siempre es importante. Las plantas dan un toque de color, transmiten paz, relajación, y además, decoran. Así que coloca unas flores en la ventana, y unas plantas de interior en el salón, teniendo en cuenta el tamaño para evitar que en lugar de ser una planta decorativa, el salón parezca una selva. Y por supuesto, si tienes plantas secas en la terraza o en el alfeizar de la ventana, deshazte de ellas de forma inmediata.
  6. Deja que entre la luz. La luminosidad es un factor muy importante a la hora de comprar una casa. Por eso, cuando recibas una visita para vender tu casa, levanta al máximo las persianas, y si tienes cortinas opacas, cámbialas por cortinas menos tupidas que dejen pasar la luz. El detalle de tener las persianas levantadas es especialmente importante si vas a sacar fotos para subirlas a alguna página web de compra venta de pisos.
  7. No dejes lámparas sin bombillas. Ya que estamos hablando del tema de la luz, es importante que las lámparas tengan todas sus bombillas. No hay nada más triste que una casa en penumbras, y si entramos en una habitación en la que apenas hay iluminación, la sensación de tristeza y oscuridad hará que se evaporen las ganas de adquirir la vivienda.
  8. Transforma la terraza o el balcón. Quien tiene una terraza, tiene un tesoro. Es cierto que dan mucho trabajo si quieres mantenerla limpia y con flores, y de hecho, hay mucha gente que tiene la terraza o el balcón como si fuera un trastero. Pero en la venta de una casa, este pequeño espacio exterior puede jugar un papel fundamental. Así que aunque nunca la hayas usado, amuebla la terraza o el balcón, ponle alguna guirnalda de luces, unas plantas... Crea un rincón acogedor y llamativo para que el futuro propietario se encapriche de la casa por esto.
  9. Combina muebles clásicos con muebles modernos. Si tu casa está llena de muebles viejos y clásicos, una buena idea para crear contraste y darle un poco de modernidad. Puedes comprar algún mueble llamativo que después puedas llevarte a tu nueva casa, o una lámpara moderna y con mucha personalidad.
  10. Pon el baño a punto. Deshazte de la silicona. El baño, junto a la cocina, será uno de los espacios en los que más se fijen los compradores. Por eso, además de someterlo a una limpieza intensiva de las que marcan época, puedes pulir detalles como quitar la silicona vieja, o aplicar algún producto para limpiar las juntas sucias. Repasa la grifería, y si está en mal estado, cámbiala. Si tu mampara está sucia y vieja, quizás la mejor opción sea quitar la mampara y pone una cortina de baño. Ganarás en sensación de higiene, y puede que si la cortina está recogida el baño gane algo de amplitud.
  11. Cambia la cocina sin obras. Como hemos dicho, junto al baño, otra de las zonas más examinadas será la cocina. En este espacio, puedes optar por pintar algún mueble con chalk paint, cambiar los tiradores, o pintar o poner algún vinílico sobre las baldosas. En la cocina también importa el orden, así que retira todo lo imprescindible para hacerla más amplia, y despeja las encimeras, dándole algún producto para dejarla bien brillante. Si el el grifo está en mal estado y lleno de cal, también se puede cambiar poniendo algún grifo más moderno y estilizado para modernizar esta zona de la cocina.
  12. Una alfombra a tiempo es una victoria. Si el suelo no está todo lo bien que debiera, y no tienes capacidad económica para cambiar, una buena opción puede ser colocar alfombras en los espacios en los que el suelo esté peor. Dará un ambiente más cálido, y además, el estado del suelo quedará más disimulado. No se trata de engañar, simplemente, es un pequeño truco de maquillaje que hará la casa más atractiva.
  13. Nada de hules ni manteles. En muchas casas el hule no se quita para nada. Craso error si queremos vender la casa. En cuanto sepas que vas a tener una visita, quita hules y manteles y deja las mesas libres y despejadas, luciendo madera y orden.
  14. Retira las fotos y los detalles personales. Además de crear una atmósfera confortable, una parte importante en la venta de una casa es lograr que el hipotético comprador sienta esa casa como suya y se vea viviendo allí, desayunando en la terraza, o leyendo en ese rincón tan acogedor por el que se cuela el sol por las tardes. Por eso, si quitamos elementos como las fotos o los detalles muy personales, ayudaremos a que el posible comprador se proyecte en la vivienda y se vea viviendo allí.
  15. Sé realista con el precio. Este es el principal consejo para vender tu casa en un tiempo razonable. Es cierto que todos queremos sacar el máximo rendimiento a la venta de nuestra propiedad, sobre todo si queremos meternos en otra casa y tenemos que pedir una hipoteca. Pero en los tiempos que corren, tampoco se le puede pedir peras al olmo, y tenemos que ser conscientes de la situación del mercado, y de cuál es el estado de nuestra casa.

Finalmente, publicar vuestra vivienda en Spainhouses.net 😉 para que la demanda nacional e internacional interesada en vuestra zona pueda verla y contactar directamente con vosotros.

Fuentes: Decoesfera y elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

El "personal shopper" inmobiliario, es un nuevo profesional personal enfocado exclusivamente en el demandante interesado en comprar o alquilar una vivienda, cuyo especial interés por su labor centrada al 100% en el comprador empieza a despertar en España. Se trata de una especialización que aterrizó hace unos cinco años y, posiblemente, el término resulte más familiar si lo aplicamos al mundo de la moda. Aunque todavía queda mucho camino por recorrer en esta nueva profesión, lo cierto es que cada vez, se demandan más sus servicios, que abarcan desde las visitas y filtrado de inmuebles, la elaboración de informes técnicos, la reforma y decoración de la vivienda, e incluso, la búsqueda de colegio para los niños.

personalshopper1

El "personal shopper" inmobiliario, es el agente que da la cara por el comprador de vivienda o de aquellas personas interesadas en encontrar un determinado piso o casa en venta (o en alquiler), es decir, son agentes exclusivos de la demanda inmobiliaria. En esencia, se puede decir que es una persona, o un conjunto de ellas (cada día son más las empresas que giran en torno a esta figura) que únicamente vela por los intereses del comprador en base a los parámetros que él le marque. Según Enric Jiménez Gragera, fundador y presidente de la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario (AEPSI), "Las inmobiliarias tienen un producto limitado, lo que tienen en cartera en ese momento. Nosotros accedemos al 100% de producto del mercado y siempre negociamos a favor del comprador". En otras palabras, no defiende en ningún momento los intereses de una inmobiliaria (cuyo cliente tradicional es el vendedor) ya que no pertenece a ella. Ese es el rasgo principal que les caracteriza. Siempre defienden al comprador así como sus intereses independientemente de la presión que una inmobiliaria pueda ejercer.

Actualmente existen unas 200 empresas que dicen ofrecer este servicio y aunque su presencia en el mercado es aún pequeña, creen que en los próximos cinco años entre el 20% y el 30% de las compraventas se harán con el asesoramiento de un "personal shopper" inmobiliario. Los más optimistas hablan del 50%. Así, según Iñaki Unsain, de ACV Gestión Inmobiliaria y vicepresidente de AEPSI, "Solo es cuestión de tiempo, nuestro servicio es de puro sentido común". Cualquier ciudadano procedente de Estados Unidos, Reino Unido, Francia o Canadá está más que familiarizado con este profesional. "En los países anglosajones es conocido como Exclusive Buyer Agent (EBA) y un 40% de las operaciones se realizan con su asesoramiento".

En España, según Enric Jiménez, "al comprador se le ha tratado mal, como si comprara un paquete de tabaco, en lugar de una casa". Así, la tendencia en España de invertir los ahorros en ladrillo ha hecho que el negocio tradicionalmente se incline hacia el lado de la oferta, desatendiendo la demanda. Por poner un símil con el Derecho: "cuando uno va a un juicio lleva siempre un abogado que defiende sus intereses; nosotros defendemos los del comprador", afirma Ernesto Pérez Olivera, consejero delegado de Indivisa Personal Shopper Inmobiliario.

En las páginas web y oficinas de estas empresas nunca hay inmuebles en venta. Estos agentes no tienen una cartera propia, es decir, tienen libertad total y su ámbito de búsqueda es ilimitado: internet, agencias inmobiliarias, contactos personales y, sobre todo, conserjes. "Esto hace que no haya un conflicto de intereses porque no les condiciona la comisión que tradicionalmente se cobra del vendedor", afirma Pérez Serrano. Dicen que no tratan de competir con las agencias inmobiliarias y de, hecho, colaboran con ellas para localizar las viviendas.

La defensa a ultranza del comprador lleva a estos agentes a hacerle ganar tiempo y dinero. "Ahorramos al cliente hasta un 70% del tiempo invertido en la búsqueda", explican desde Selektia Living. Y al negociar en su nombre, se consigue una rebaja de entre el 5% y el 20% del precio de salida en la compra o alquiler, cuentan en AEPSI. Conocer el estado real de la vivienda les da cierta ventaja para presionar.

El perfil del cliente está cambiando. Si en 2013 el 70% eran extranjeros, ahora los nacionales son el 50% y en breve sumarán el 60%, cree Enric Jiménez. Son profesionales que no tienen mucho tiempo o que llevan meses o años buscando sin éxito, no residentes en la ciudad y con una edad de entre 35 y 50 años. "Son personas que valoran su tiempo", apuntan en Indivisa. En el caso de locales u oficinas, son empresarios con un negocio en expansión, pero sin tiempo.

Ahorro de tiempo y trámites sin tener que patearse la ciudad

El proceso es sencillo. El comprador especifica el piso o casa que busca, presupuesto, zona, calidades y características. A partir de ahí, las principales gestiones que realiza el "personal shopper" inmobiliario son:

  • Establecer los criterios de búsqueda del inmueble en función de los intereses del comprador. Elaboración de un presupuesto de compra.
  • Visita y descarta los que no cumplen con todos los requisitos. Después, realiza una selección de las viviendas (entre dos y cinco) que encajan a medida con la petición del comprador.
  • Elabora informes legales y técnicos (revisiones de instalaciones eléctricas, medición de superficies con láser, cableado...) de cada inmueble. En este trabajo realiza una labor de "due diligence" o investigación previa de la vivienda y el edificio: inspección técnica para ver posibles derramas futuras e inspección jurídica de la vivienda, es decir, mirar si tiene cargas hipotecarias, cargas fiscales, etc.
  • Realiza el pago de los impuestos relacionados con la compraventa, como el itp para vivienda usada, el iva para vivienda nueva, el ibi o la tasa de basuras.
  • Al comprador extranjero ofrece servicios para la obtención del permiso de residencia, así como la traducción de la documentación al idioma del comprador.
  • Negocia el precio de compra con el vendedor. Este es un ejercicio esencial tener un control exhaustivo de los precios de mercado de la zona donde esté ubicada la vivienda a comprar.
  • El personal shopper se encarga de llevar la documentación al notario y el cliente sólo va a firmar las escrituras de compraventa. Otro servicio es llevar esta documentación al registro de la propiedad.
  • En caso de que fuera necesario, el personal shopper inmobiliario también se encarga de la reforma y decoración del inmueble.
  • Si el cliente quiere poner en alquiler la vivienda, el personal shopper también se encarga de ello.

Con esta criba, el comprador puede visitar todos en una mañana. También se encargan de las comprobaciones con el administrador de la finca, catastro, elaboración de contratos con suministros, y hasta algunos casos, de la búsqueda de colegio para los niños.

Prototipo del "personal shopper" inmobiliario

Según los datos que aportan las empresas fundadoras de la Asociación Española de Personal Shopper Inmobiliario (AEPSI) el perfil de un "personal shopper" inmobiliario (PSI) se corresponde con personas jóvenes, aunque mayores de 30 años, factor, que afirman pudiera deberse a que se trata de una actividad que requiere mucha profesionalidad. Así, debe contar con inquietud por formarse constantemente y haber tenido experiencia previa en asesoramiento inmobiliario para poder aconsejar correctamente al cliente antes, durante y después de la operación. También lo relacionan con la necesidad que el Personal Shopper Inmobiliario ideal debe dominar al menos el idioma inglés para poder relacionarse y negociar con sus clientes internacionales.

Además, es buen negociador y conversador. El profesional tipo está acostumbrado a tratar con gente con poder adquisitivo alto, por lo que cumple la mayoría de las veces con buenos modales y alta prestancia, es un buen orador que sabe comunicarse fácilmente y sabe negociar con clientes exigentes. Además, un buen "personal shopper" inmobiliario debe tener capacidad para empatizar y entender las necesidades y condicionantes que plantean sus clientes devolviendoles siempre la mejor opción, con dedicación, honestidad, confianza, entrega y profesionalidad. Y lo hace sabiendo superar cualquier dificultad porque es un gran conocedor del sector y de su oficio. De otro modo, afirman, no tendrá éxito.

El "personal phopper" Inmobiliario ideal, es un agente que se ha formado en Ciencias Empresariales, Economía Arquitectura Técnica o Superior con experiencia inmobiliaria o en Derecho. También ha trabajado anteriormente en el departamento comercial de una empresa promotora o bien en una agencia inmobiliaria, como responsable de proyectos o como comercial. Es decir, que reúne conocimientos de la economía real, de las diferentes etapas de la venta y cuenta con experiencia en el sector y posee habilidades para el trato con el cliente, está seguro de sí mismo y es analítico y rápido a la hora de tomar decisiones.

El traje a medida para el comprador de vivienda

Así, como haría un "personal shopper" de la moda, profesionales que encuentran el traje que mejor luce, y si no lo encuentran, lo diseñan. Hacen encaje de bolillos para agradar a su cliente. Un ejemplo lo muestra la empresa Abalea, con una de sus últimas operaciones. "Una clienta buscaba una casa con garaje, vistas, conserjería, de 80 o 100 metros y en una zona muy delimitada de Chamberí (Madrid). Llevaba buscando de forma intermitente dos años y no había encontrado nada. Después de entender su tipo de vida y lo que más valoraba en su futura casa, le propusimos una en mejor zona, pero solo cruzando una calle principal, con unas vistas increíbles y de 75 metros. La negociación final permitió una rebaja de unos 24.000 euros y la clienta pagó por nuestros servicios 3.500 euros. Reconoció que era la casa de sus sueños y que por sí misma nunca hubiera conseguido ese ahorro".

Otro ejemplo nos lo ofrece Enric Jiménez Gragera, fundador de Somrie Servicios de Personal Shopper Inmobiliario, cuenta el caso de una pareja, que trabajan en una multinacional del deporte. "Quieren comprar su vivienda en Barcelona cerca de la playa, concretamente en La Barceloneta. Pero esa zona no dispone de viviendas para hacer dos dormitorios, por lo que cambiamos de estrategia. Buscamos dos locales en planta baja, los cambiamos de uso y los reformamos íntegramente. Cuentan con un presupuesto de unos 350.000 euros y ahorrados casi la mitad (150.000 euros). Finalmente, compramos los locales por 240.000 y la reforma nos salió por unos 40.000 euros (65 metros), unos 600 euros el metro. Por tanto, han comprado por 280.000 euros más impuestos (310.000) y nuestros honorarios han sido de 7.800 euros. Conseguimos que ahorren 30.000 euros y la financiación extra que necesitan.

La falta de tiempo, la recuperación del sector inmobiliario y la demanda de servicios personalizados, hacen, sin ninguna duda, del "personal shopper" inmobiliario, una profesión que da respuesta a un nuevo estilo de vida.

Imagen: Bureau of IIP - Fuente: elpais.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

inmobiliarias-espanaCon los nuevos aires de recuperación económica y del aumento en la venta de viviendas, los profesionales del sector inmobiliario regresan. Así, durante el pasado año 2014 se crearon en España más de 6.600 sociedades vinculadas al sector inmobiliario, un 10,9% más que en el 2013 y un 23,9% más alta que la registrada en 2011.

No obstante, el número de nuevas empresas aún sigue lejos de las 100.000 que se llegaron a contabilizar en 2008, según un estudio realizado por el portal Infoempresa.

De este modo, a lo largo del 2014 las agencias y profesionales inmobiliarios han representado el 3% del total de las nuevas empresas, con un capital superior a los 1.200 millones de euros. Por empresa, el capital suscrito ha sido de 453.000 euros de media, cantidad por encima de la que sólo se han situado las compañías del sector energético.

Según el estudio, Madrid se sitúa a la cabeza con 1.428 sociedades constituidas en 2014, lo que representa un 21,5% del total de las nuevas empresas del sector. A esta le sigue Barcelona, con 868 nuevas constituciones (13,1%), seguida de Málaga, con 619 (9,3%); Alicante, con 409 (6,2%) y Valencia, con 351 (5,3%).

Incremento del 23,9% desde 2011

El sector de las actividades inmobiliarias registró 5.354 nuevas empresas en el año 2011, mientras que en 2014 ascendió a un total de 6.634 nuevas sociedades. Estas cifras han supuesto un crecimiento del 23,9% durante el periodo.

En total, han sido 26 las provincias españolas que han registrado un crecimiento de empresas dedicadas a las actividades inmobiliarias entre 2011 y 2014.

Entre las nuevas empresas dedicadas al sector inmobiliario en España, destacan las sociedades limitadas, que han experimentado un crecimiento del 24,3% desde 2011, mientras que las sociedades anónimas se han incrementado en un 15,5%.

No obstante, las cifras de 2014 aún marcan distancia con los niveles de los años anteriores a la crisis, con más de 100.000 nuevas empresas registradas en el sector en 2008. Así, desde niveles máximos, Madrid ha perdido un 40,7%, seguida de Málaga, que ha caído un 28,9% y Alicante, un 19,6%.

Fuente: elmundo.es

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter –