Saltar al contenido

1

1517339842 922977 1517340532 noticia normal e1528707109286 600x302 - La subida del precio del alquiler causa la mayoría de los desahucios en España

Los datos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) reflejan como, en la actualidad, el impago de la renta de los alquileres provoca más desahucios que el impago de la hipoteca. Hablando en números, entre el 1 de enero y el 31 de marzo de 2018 en España se produjeron 9.719 denuncias pertenecientes a la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) y 5.371 derivada de una ejecución hipotecaria por el impago de ésta. Esto refleja la crisis del alquiler que está viviendo la población desde principios de año, la cual está afectando gravemente a la calidad de vida de los españoles. ...continúa leyendo "La subida del precio del alquiler causa la mayoría de los desahucios en España"

3

Cobrar la renta cada mes sigue quitando el sueño a millones de propietarios que tienen alquiladas sus viviendas. No es para menos, teniendo en cuenta que la morosidad en el alquiler creció un 8,49% en 2015. Esta es la principal causa que ha propiciado el aumento en la contratación de seguros de impagos de las viviendas en alquiler, un producto que desembarca en España en 2003. Según el Observatorio Español del Seguro de Alquiler, una de cada cuatro operaciones está siendo garantizada con una de estas pólizas que ofrecen las compañías de seguros, bajo la lupa de la Dirección General de Seguros. Una alternativa eficaz y más accesible que el aval bancario para protegerse de un inquilino moroso.

pisos-eixample-barcelona

El hecho de haberse convertido en una alternativa real al aval bancario (al alcance del bolsillo de muy pocos inquilinos), explica su penetración. Así, "el propietario incrementa su universo de posibles arrendatarios, porque ¿cuántos interesados no conseguirían un aval hoy en día?", se pregunta César Crespo, subdirector General de Negocio de Mutua de Propietarios, aseguradora donde estas pólizas han crecido un 30% en 2016. Crecimiento que también se refleja en otras aseguradoras muy activas en seguros de impago como Arag, Das, Mapfre, Mutua de propietarios, Zurich, Caser o Catalana Occidente.

Aunque el aval es más efectivo que el seguro, "los requisitos exigidos suelen ser más estrictos y su contratación más costosa, además de que supone para el inquilino tener un dinero retenido en el banco, en concreto, 12.000 euros si el propietario solicita un aval por una anualidad de renta", dice Eduardo Fernández-Fígares, abogado experto en desahucios y responsable de Abogados Para Todos. Estos seguros no evitan ni los impagos ni las demandas de desahucio, aunque los minoran. "Con seguro, el impago está por debajo del 0,5%, mientras que sin esta póliza se mantiene por encima del 4,5%", afirman en Mapfre. Esta aseguradora, que comercializa este producto desde hace una década y que ha vendido nuevas pólizas por un importe superior al millón de euros en los dos últimos años, cree que "su crecimiento se debe al auge en los últimos años del número de viviendas alquiladas y a las necesidades que el cliente tiene a la hora de proteger los ingresos y preservar su vivienda".

El propietario sabe de antemano tres cosas: que cobra la renta, que tiene cubiertos los daños vandálicos (suele ser hasta un máximo de 3.000 euros) y que recibe asistencia jurídica para el desahucio, también hasta 3.000 euros. Son las coberturas básicas y tradicionales, aunque las compañías han ido añadiendo otras opcionales y pergeñando un producto más completo. Mutua de Propietarios acaba de incorporar la sustitución de la llave y el bombín tras el lanzamiento; la cobertura de impago de luz, agua y teléfono; la limpieza del piso tras la salida del inquilino; la posibilidad de comparar el estado del inmueble antes y después para valorar el retorno de la fianza; el certificado energético; y asistencia urgente de fontanería, electricista y cerrajería. Además, se hace un estudio de solvencia y viabilidad económica del inquilino, que no puede destinar más del 45% de sus ingresos al alquiler.

Pero es el cobro de las rentas la garantía más golosa. "La aseguradora paga al arrendador todas las rentas impagadas a partir del segundo mes (el primer mes es de franquicia y se suple con la fianza) y hasta el momento de la recuperación del inmueble. Como límite tendremos el número de mensualidades contratadas", dice el abogado Fernández-Fígares. El periodo de cobertura más habitual son 12 meses, aunque hay compañías como Arag que ofrecen seis, nueve, 15 y 18 meses. En cambio, "un aval bancario garantiza únicamente el importe que se haya depositado en él, de cuatro a seis meses generalmente", apuntan en Mapfre.

Aunque la mayoría de los propietarios contrata el seguro por miedo al impago, "la garantía que mayor uso e importancia tiene es la defensa jurídica", indican en Arag. Para que la maquinaria empiece a funcionar el casero debe notificar el primer impago a la aseguradora antes de los 45 días, es decir, antes del día 20 del mes siguiente. Entonces, "se efectúa una primera reclamación al inquilino para evitar la vía judicial. Si tras 10 días persiste la deuda, se presenta una demanda en el juzgado", explican en Arag. La aseguradora se encarga de interponer la demanda judicial de desahucio. "En ese instante, la compañía adelanta al propietario las cantidades impagadas hasta entonces, contabilizando el mes de franquicia que suple con la fianza, y posteriormente, hasta la fecha del desahucio, se le irán facilitando las mensualidades que está dejando de ingresar", aclara César Crespo. A la aseguradora le interesa que el proceso vaya rápido y minimizar las rentas que tiene que abonar. Una vez recuperado el piso, toca hacer recuento de siniestros, ya que también se hacen cargo de los posibles daños vandálicos que haya sufrido la vivienda.

El seguro básico para una cobertura de impago de 12 meses, la más contratada, tiene una tarifa de entre el 4% y el 4,5% de la renta anual, algo menos de dos semanas de alquiler. Si se contratan garantías adicionales sube al 6,5%. El precio de un aval suele estar en los 720 euros el primer año y 480 después.

No obstante, el mercado no solo vive de seguros. Hay compañías especializadas en alquileres que no creen en la utilidad de estas pólizas y afirman que más vale prevenir, optando ir a la raíz del problema para reducir la morosidad al 0%. "Se basa en la interposición de medidas preventivas, al contrario que los seguros, diseñados para cubrir e indemnizar en caso de siniestro, es decir a posteriori, cuando ya se ha producido el destrozo en la vivienda y los impagos", argumenta Antonio Carroza Pacheco, consejero delegado de Alquiler Seguro. Esta empresa realiza un estudio de solvencia y viabilidad de cada candidato, selecciona el mejor inquilino, consulta todos los ficheros de solvencia, incluido el Fichero de Inquilinos Morosos, y paga la renta a todos los propietarios los días 5 de cada mes.

Demanda activa, rigidez en la oferta y la alta rentabilidad en el alquiler

El crecimiento de la demanda de viviendas en alquiler y la rigidez de la oferta están provocando subidas en las rentas de los nuevos contratos que se realizan en algunas zonas de España, según se refleja en la tercera edición del Solvia Market View, el informe semestral sobre tendencias del sector inmobiliario. La oferta del alquiler en España, según el estudio, es "heterogénea, dispersa y gestionada sin una propuesta profesional de servicio". Concretamente, en España, el alquiler tiene más protagonismo en las grandes ciudades como Madrid y Barcelona, al registrar unos 40.000 contratos anuales.

Según el estudio, el mercado del alquiler está viviendo un cambio de tendencia derivado de la mayor necesidad de movilidad laboral y de flexibilidad a la hora de elegir un tipo de hogar. Por otro lado, también señala que el 97% de las viviendas de primera residencia en alquiler en España está en manos de particulares (aunque la mayoría gestionadas por inmobiliarias) y que el alquiler no siempre se concentra en las zonas donde hay stock de viviendas vacías. La entrada de operadores "que aporten profesionalidad y seguridad a los propietarios de vivienda" y la creación de grandes carteras empresariales son necesarios para el desarrollo del mercado de alquiler, ya que esto "contribuirá al aumento de la oferta de vivienda en régimen de alquiler".

Teniendo en cuenta la rentabilidad de la vivienda, el estudio señala que ésta se encuentra en el 6,11% con un precio medio de 1.377 euros por metro cuadrado. De este dato, el estudio señala que un 29% ofrece una rentabilidad bruta superior al 7%, un 49% oscila entre el 5% y el 7% y un 22% es inferior al 5%.

Por comunidades, Madrid, con una rentabilidad del 5,8% y con una renta media de alquiler de 7,6 euros por metro cuadrado al mes, es uno de los "focos" de mayor demanda de vivienda en alquiler en toda España. Cataluña, con rentabilidad del 6,1% y 7,4 euros por metro cuadrado al mes, ha registrado un repunte de los precios, especialmente en Barcelona. Por su parte, Valencia la rentabilidad media se ha situado en el 6,6%, en Andalucía en el 6,9% y en las Islas Canarias y Baleares en el 6,1%.

IPC Alquiler: En noviembre, los precios subieron un 0,1%

El precio medio de las casas y pisos en alquiler subió un 0,1% en noviembre en comparación con el mismo mes del 2015, según el Índice de Precios de Consumo (IPC) publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De esta manera, la evolución de los precios de los alquileres retoma la senda positiva y rompe con tres meses consecutivos de estabilidad (0%). Además, el diferencial con la tasa de IPC general (0,7%) se sitúa en seis décimas. En el acumulado del periodo enero-noviembre, la evolución de los precios de los alquileres muestra un repunte también del 0,1%.

Por regiones, el coste de los arrendamientos subió en Asturias (0,7%), Extremadura (0,6%), Baleares (0,5%), Andalucía (0,4%), Murcia (0,4%), Cataluña (0,4%), Comunidad Valenciana (0,3%), Canarias (0,3%), Aragón (0,2%), Galicia (0,1%), Navarra (0,1%). Mientras, los descensos en los precios de las viviendas en alquiler se dieron en Madrid (-0,7%), Castilla-La Mancha (-0,4%), Cantabria (-0,3%), País Vasco (-0,3%) y Castilla y León (-0,1%).

Fuentes: elpais.com y elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

Los impagos continúan siendo uno de los grandes problemas que azotan al mercado del alquiler de viviendas en España. La mora en el pago de los alquileres se incrementó un 8,49% en 2015, según el Estudio sobre morosidad de arrendamientos en España 2016 del Fichero de Inquilinos Morosos (FIM). Aunque este porcentaje se ha reducido con respecto al dato de 2014 (12%), los expertos no dudan en alertar de que este problema es el principal lastre para que el sector del arrendamiento. Frente a su rentabilidad,  los expertos avisan de que mientras no haya seguridad jurídica contra los impagos, los propietarios no perderán el miedo a sacar al mercado sus pisos y, por lo tanto, la oferta seguirá siendo limitada.

oficina-alquiler-madrid

Por comunidades, según informa el FIM, los mayores incrementos de la morosidad se han producido en Murcia (17,28%), Madrid (11,23%), Cataluña (10,9%), Baleares (10,84%) y País Vasco (10,3%). Asimismo, las regiones donde se han registrado una menor subida de la mora han sido La Rioja (3,9%), Castilla y León (3,95%), Navarra (4,3%), Galicia (4,68%) y Melilla (6,35%).

Por provincias, las zonas que han registrado un mayor incremento porcentual de la morosidad han sido Murcia (17,28%), Huelva (15,64%) y Barcelona (15,55%). Y las que menos, Ávila, donde ha descendido un 0,88%, Soria (1,15%) y Burgos (2,24%).

Por otra parte, el impago medio (importe medio por inscripción) en los 12 meses de 2015 asciende hasta los 6.424,99 euros. Las comunidades con los registros medios más elevados en este punto son Murcia (15.336,32 euros), seguida de Madrid (12.675,98 ), País Vasco (8.768,08) y Baleares (8.391,65). En el lado contrario se sitúan los territorios de Castilla y León (2.624,51), Extremadura (2.850,42), Aragón (3.389,80) y La Rioja (3.500,54).

En el apartado de la cuantía media adeudada, cabe destacan que los valores más elevados por provincias se dan en Murcia (15.336,32 euros), Madrid (12.675,98) y Guipúzcoa (10.707,39). Las zonas con los valores más bajos son Soria (882,89), Zamora (1.191,63) y Valladolid (1.911,92).

Barcelona y Madrid, donde más rápido se alquila una vivienda

Por otro lado, la firma VBare Iberian Properties, Socimi especializada en el sector de las casas y pisos en alquiler que iniciará próximamente su cotización en el MAB, ha realizado un estudio en el que concluye que el tiempo medio que empleado para alquilar una vivienda en las principales ciudades españolas oscila entre 2,5 y cuatro meses. Según el estudio, "el actual dinamismo del mercado del arrendamiento de viviendas en las principales ciudades españolas se manifiesta, además de en el encarecimiento de rentas, en la reducción de los tiempos necesarios para arrendar".

En este sentido, señala que Barcelona y Madrid encabezan la lista de ciudades con menores tiempos de comercialización, con un plazo promedio inferior a los tres meses. Otras urbes como Valencia, Málaga, Palma de Mallorca, Bilbao, La Coruña y Alicante bajan holgadamente de los cuatro meses, al igual que las ciudades de Zaragoza y Sevilla que rondan, de media, ese periodo de alquiler. "No obstante, estos promedios se ven drásticamente acortados en barrios con gran demanda y reducida oferta".

En concreto, el tiempo medio para alquilar una vivienda en Barcelona no llega a los dos meses y medio. Y en zonas como Vila de Gràcia, Poble-Sec, Sant Antoni o Sants-Les Corts se dan tiempos de en torno a dos meses, mientras que en Diagonal Mar este plazo asciende a tres meses y en Vallvidrera, el triángulo Urquinaona-Arc de Triomf-Gran Vía o la zona sur del Paseo de Gracia se registran más de cuatro meses y medio."Existe cierta correlación positiva entre el tiempo necesario y el valor de euros por mes, así como con el precio independiente de la superficie (euros/m2/mes)", según el estudio. "Así, a grandes rasgos, las zonas con mayor superficie media de la vivienda y con un precio de alquiler más elevado tardan más en encontrar inquilinos que barrios más accesibles con superficie más reducida". "La demanda es, en cualquier caso, intensa en toda la ciudad, y la desviación media entre los distintos micro-mercados (nivel de código postal) respecto al tiempo necesario apenas alcanzaría las dos semanas", informa.

En lo que respecta a Madrid, el periodo medio de comercialización quedaría ligeramente por debajo de tres meses. Tal como ocurre en Barcelona, los menores tiempos se registran en barrios periféricos de precio accesible, tales como la Villa de Vallecas o zonas del sur exteriores a la M-30 (Puerta del Ángel, Usera, Vista Alegre, etc.), mientras que en las áreas más exclusivas como el cuadrante sur del Barrio de Salamanca, Cortes-Jerónimos o el eje del Paseo de la Castellana el periodo de comercialización varía entre los tres y los cuatro meses. "No obstante, a diferencia del caso de Barcelona, no existe una relación significativa para el conjunto de códigos postales analizados entre el tiempo de alquiler y el precio del metro cuadrado al mes, en tanto que sí la hay entre dicho tiempo de alquiler y la superficie media de cada zona: a menor tamaño de viviendas, mayor facilidad de alquiler, y viceversa".

Una situación similar sucede en la capital de Vizcaya, Bilbao  con unos 3,3 meses de media y, en mayor medida Mallorca, con un tiempo similar al de Bilbao, Palma de Mallorca; y en Costa Blanca, Alicante (3,6 meses): zonas céntricas y de más elevada renta por metro cuadrado registran mayores tiempos de comercialización, mientras que ubicaciones periféricas y de precio más accesible lo ven acortado.

En cambio, en Sevilla (tiempo medio algo superior a cuatro meses) puede apreciarse una relación inversa entre ambas variables, cerrándose en el centro de la ciudad (mayor precio por metro cuadrado y mes) los alquileres con mayor celeridad, en comparación con barrios periféricos (con excepciones como Sevilla Este, con oferta reducida y buen ritmo de contratación).

En Valencia (3,2 meses) son los barrios más cercanos a la Universitat Politècnica (Torrefiel y especialmente Benimaclet) los que menor tiempo requieren para alquilar una vivienda, frente a zonas más céntricas y caras y también frente a áreas bastante alejadas del casco urbano (Poblados del Norte y del Sur). Mientras, en La Coruña (3,5 meses de media), la distribución de los distintos códigos postales de la ciudad respecto al tiempo de comercialización es bastante homogénea.

Según VBare, "se desprende de los datos que el mercado de alquiler goza de gran dinamismo en las principales ciudades españolas, con rapidez en la absorción de la oferta. Si bien, existen diferencias entre zonas de una misma población y entre las distintas ciudades en función de la estructura y naturaleza de sus respectivos mercados".

Fuente: elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter

1

Los desahucios han caído un 11,6% en el primer trimestre de este año, según el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). De este modo, entre enero y marzo se han registrado 16.688 lanzamientos en todo tipo de inmuebles. De esta cantidad, casi 9.100 (el 54,4%), llegaron a consecuencia de no pagar el alquiler y, por tanto, se deben a la aplicación de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU). En la estadística del Poder Judicial destaca que los lanzamientos durante el primer trimestre descendieron en 17 comunidades autónomas, especialmente en Cantabria, País Vasco y Madrid, donde el descenso superó el 20%. Las ejecuciones hipotecarias también caen un 29,8%, descenso similar a la reciente estadística del INE (-31,2%).

balcon-estilomediterraneo-sanroque-cadiz

Los desahucios procedentes de ejecuciones hipotecarias ascendieron a 6.700 y los 636 restantes se deben a otras causas. El organismo ha detallado que los lanzamientos afectaron a distintos tipos de inmuebles, no solo viviendas y, en el caso de éstas, no solo a viviendas habituales. Los lanzamientos por impago del alquiler experimentaron una disminución interanual del 8,4%, mientras que los derivados de ejecuciones hipotecarias bajaron un 14,8%.

Por regiones, Cataluña, con 3.704 desahucios, aglutina el 22,2% del total nacional y fue la comunidad en la que se practicaron más procedimientos en el primer trimestre de 2016, por delante de la Comunidad Valenciana (2.658) y Andalucía (2.554). Estos territorios sumaron más de la mitad (53,5%) de todos los lanzamientos practicados en España en este periodo.

Atendiendo solo a los lanzamientos que fueron consecuencia de procedimientos de la LAU (alquileres), la clasificación la encabeza también Cataluña (2.449), seguida de Madrid (1.226), Andalucía (1.119) y la Comunidad Valenciana (1.100).

Por otro lado, las ejecuciones hipotecarias iniciadas hasta marzo de 2016 fueron 14.175, un 29,8% menos que un año antes. Se trata de la cifra más baja de las registradas en un trimestre desde el tercero de 2008.

Este descenso se produjo en todas las comunidades autónomas, excepto en el País Vasco, donde subieron un 14,8%, hasta las 202. Por regiones, algo más de una de cada cuatro ejecuciones hipotecarias se inició en Andalucía (3.826), seguida de Cataluña (3.079) y Comunidad Valenciana (1.845).

La morosidad hipotecaria para comprar vivienda baja al 4,78%

La morosidad hipotecaria de los hogares para comprar vivienda se situó en el primer trimestre del 2016 en el 4,78%, por debajo del 5,82% del mismo periodo del año 2015, según datos publicados por el Banco de España.

En total, los préstamos a los hogares para la adquisición de vivienda se situaron en 526.382 millones de euros a finales de marzo de 2016, lo que supone 25.728 millones menos que un año antes. Del total de los préstamos para vivienda, 25.141 millones de euros eran dudosos, frente a los 25.541 millones del tercer mes de 2015. Con respecto al cuarto trimestre de 2015, la morosidad se ha modera ligeramente, pues entonces la tasa era del 4,8%.

Así, el crédito para la adquisición de vivienda arranca 2016 a la baja, después de acumular en 2015 cinco años consecutivos de moderación. Desde 2010, último año en que se registró un incremento del crédito, la cuantía de los préstamos para comprar una casa ha bajado un 16%, al pasar de 632.449 a los 531.256 millones del cierre de 2015.

Por otro lado, la morosidad de las empresas que desarrollan actividades inmobiliarias también se moderó hasta el 27,63% del crédito en el primer trimestre del año, frente al 34,75% en que se situaba en el mismo periodo del año 2015.

El crédito a las empresas inmobiliarias se situó en 128.871 millones de euros a marzo de 2016, de los que 35.617 millones eran dudosos. Así, el saldo del crédito de las inmobiliarias ha bajado en un año un 12,1%. Por su parte, la cuantía dudosa se redujo un 30,1%, desde 50.948 a 35.617 millones. Si a estas magnitudes se suma el crédito moroso de los constructores, que se sitúa en 12.399 millones de euros, con una caída del 19,8%, el resultado arroja un montante de 48.016 millones de euros, un 4,8% menos que en el trimestre anterior.

Fuentes: Consejo General del Poder Judicial y elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

vivienda-vaciaEn un año, un banco puede destinar una media de 2.160 euros al mantenimiento de un piso vacío para evitar su deterioro. Esta cantidad incluye también los gastos de comunidad, las tasas de basura y otras tasas municipales, además del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) o el coste del seguro de la casa. Una vivienda con un precio de venta medio de 100.000 euros suele suponer para el banco en torno a 1.500 y 2.000 euros al año.

En España hay cerca de 130.000 inmuebles vacíos propiedad de los bancos (tomando como referencia las 12 principales entidades y la Sareb). Sólo el mal llamado banco malo tiene 45.000 viviendas en venta. El resto se distribuye entre Santander, BBVA, Bankia, CaixaBank, Sabadell, Popular, Bankinter, BMN, Ibercaja, Kutxabank, Unicaja, Liberbank y Catalunya Banc.

El conjunto de estas entidades invierte 275 millones al año en el mantenimiento de estas viviendas. Dicho de otra manera, cada inmueble supone una media de entre 100 y 180 euros al mes en costes recurrentes para el propietario del piso. Es decir, para los bancos, según las estimaciones realizadas por una firma de consultoría internacional.

Los datos que maneja el sector bancario cifran en un 1,25% el coste anual del mantenimiento de un piso vacío en relación a su precio de venta, siendo los gastos relativos al IBI y a la comunidad los que más proporción representan, seguidos del mantenimiento de la vivienda y los costes de gestión. No obstante, el importe concreto depende de seis factores, tomando como referencia pisos de un precio medio de entre 100.000 y 120.000 euros, que suelen ser los que representan la mayor parte de las carteras de la banca.

  • Servicios comunes de la comunidad: portero, ascensor, calefacción comunitaria... con un coste de media a entre los 50 y los 70 euros.
  • El IBI: El Impuesto de Bienes Inmubles puede suponer un coste medio puede ser de entre 300 y 400 euros en una vivienda sin garaje ni trastero. En caso de tenerlo, habría que añadir 60 euros más.
  • Seguro de hogar: supone entre 100 y 150 euros.
  • Mantenimiento de la vivienda y reparaciones: representa un gasto de 100 euros mensuales de media.
  • Gastos de administración de la vivienda
  • Las derramas o subsanaciones derivadas de la inspección técnica de edificios, sobre todo de los inmuebles procedentes de daciones en pago y desahucios

En este último punto es donde se genera la morosidad bancaria. Las entidades no suelen participar en las reuniones de las comunidades de propietarios, ni toman parte activa en sus decisiones, así que terminan convirtiéndose en meros pagadores que, a veces, no pagan. Lo más grave es que esas viviendas dejan una tasa de morosidad a las comunidades de vecinos por parte de los bancos que, en algunos casos, son superiores al coste de su mantenimiento. Los últimos datos disponibles, procedentes del Observatorio de las Comunidades de Propietarios, revelan que las entidades financieras deben 342 millones de euros a las comunidades, al cierre del pasado año 2013.O lo que es lo mismo, la mora que tienen los vecinos por culpa de la banca asciende a un 19% respecto a la morosidad total de las comunidades que ascendió a 1.798 millones de euros, un 12% más que un año antes.

Fuente: elmundo.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook -  - Twitter

Debido a la situación de crisis actual, la lista de morosidad en alquileres sigue subiendo considerablemente, aunque este pasado año el valor económico medio de cada caso es más bajo que años anteriores.

Morosidad en España

Según ha informado hoy el Fichero de Inquilinos Morosos (FIM), el índice de morosidad en arrendamientos urbanos creció un 13,28% en 2012 en todo el territorio nacional y alcanzó una cuantía media de 6.134 euros por suscripción.

Durante la presentación del 'VI Estudio FIM sobre morosidad en arrendamientos en España', el director de Estudios y Calidad de la entidad, Sergio Cardona, ha señalado que el importe medio de la cuantía de cada inscripción no es el más alto de todos los estudios, puesto que en 2011 este valor fue superior a los 8.000 euros. ...continúa leyendo "En 2012, la morosidad en alquileres subió un 13,28%"

5

La Comunidad de Madrid es líder con más de 33.500 contratos de alquiler bajo el arbitraje

pisosEvitar los problemas con los inquilinos o con los caseros de un piso en alquiler es cada vez más fácil y rápido. Es gracias a la fórmula del arbitraje inmobiliario, cada vez más conocido y usado en España. Este tipo de contrato de alquiler aporta seguridad jurídica y garantías para las dos partes firmantes en el contrato, asegurando una actuación rápida de la justicia si ocurre algún problema.

De hecho, la Comunidad de Madrid es líder en la firma de contratos bajo esta fórmula, con más de 33.500 según ha comentado el director general de Vivienda y Rehabilitación en funciones, Juan Van-Helen. Además, en 2008 Madrid creó el Consejo Arbitral para el Alquiler para gestionar eficazmente todos los casos.

Entre otras cuestiones, el arbitraje evita la morosidad de los inquilinos al actuar con rapidez, asegura el cobro de los impagos y ahorra costes en los procesos.

El auge del alquiler en los últimos tiempos es manifiesto. Ya sea por la dificultad de acceso a financiación o por un cambio de mentalidad, el número de contratos gestionados por la Sociedad Pública de Alquiler (SPA) creció un 46% en 2010. Pero, junto con este crecimiento está subiendo también la morosidad, que ya se sitúa por encima del 8%.

La morosidad en los alquileresAsí lo recoge Arrenta en su último informe, que indica que el número de inquilinos que no puede hacer frente a las mensualidades es cada vez mayor. "Los índices han aumentado y se han situado en 2010 en torno al 8%", añade la Asociación para el Fomento del Alquiler.

Entre diciembre de 2009 y diciembre de 2010, el número de morosos se incrementó un 16,8%, mientras que el importe medio adeudado alcanzó los 7.771,8 euros, de acuerdo con los últimos datos del Fichero de Inquilinos Morosos.

Así las cosas, las exigencias de los propietarios en las condiciones del alquiler "por el miedo y la incertidumbre del cobro de las rentas" se han incrementado, hasta el punto de que el tiempo necesario para que un piso encuentre arrendatario ha subió el pasado año desde 30 días a 81, según datos de la empresa Alquiler Seguro.

Prevenir con el arbitraje

Existen muchas opciones a disposición de los arrendadores para protegerse ante posibles impagos de las rentas, tales como la póliza habilitada por la SPA, "avales personales, avales bancarios, referencias, fianzas, seguros o arbitraje". Arrenta defiende esta última opción y asegura que en aquellos contratos con cláusula de arbitraje, los casos de incumplimiento de pago bajan al 2,47%, "muy por debajo de la media, que supera ya el 8%", apunta.

La asociación añade que esto se debe a su efecto preventivo y asegura que uno de cada cuatro alquileres que se firman ya incluyen algún tipo de cláusula de sometimiento a arbitraje.

Según explica Carlos Ruiz, gerente de la Asociación para el Fomento del Alquiler, el simple hecho de firmar un contrato en el que ambas partes hayan acordado acudir a un tribunal de arbitraje ante un problema "les hace ser más conscientes y les predispone a cumplir con sus obligaciones contractuales".

Esta práctica, regulada por la Ley de Arbitraje 60/2003, es una vía paralela y sustitutoria de la Justicia Ordinaria por la que, en caso de conflicto entre dos o más partes, un tercero neutral e imparcial, denominado árbitro, resuelve la disputa dictando un laudo o sentencia de obligado cumplimiento en un plazo que suele rondar los meses.

Entrar en el ASNEF

Pero, cuando existe impago y el problema no se puede arreglar de forma amistosa, existe otra vía para que el propietario pueda reclamar las rentas adeudadas. Alquiler Seguro ofrece un servicio por el que se incluye en el Asnef a los inquilinos morosos.

Así, en el momento en el que se deja de abonar un mensualidad, se inscribe de forma preventiva en el Fichero de la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros (Asnef). Éste se pone en contacto con el arrendatario para requerir el pago, y si no se produce, sus datos quedan incluido en la lista de morosos.

"Hemos querido equiparar y proteger un bien tan preciado como la vivienda con cualquier otro bien de consumo, y lógicamente si un consumidor por ejemplo deja de pagar el teléfono y entra en el registro de Asnef, lo mismo  sucederá si deja de pagar el alquiler de una vivienda", explica el consejero de Alquiler Seguro, Gustavo Rossi.

Asnef es el mayor registro de impagados de España, tanto en número de operaciones morosas declaradas como en importe deudor.

Fuente: eleconomista.es