Saltar al contenido

2

Las Sociedades de Inversión Inmobiliaria (Socimis) se han convertido en uno de los vehículos de inversión más atractivos dentro del mercado financiero. Con una rentabilidad anual que ronda el 5%, las grandes socimis (Merlín Properties, Hispania, Lar y Axiare) ganaron un total de 73,3 millones de euros durante el primer trimestre de este año, lo que significa que casi triplica los 28,8 millones que lograron en el mismo periodo del año anterior. Estas sociedades cuentan con activos vinculados con el mercado inmobiliario por más de 5.600 millones de euros. Por otro lado, los bancos (los otros grandes protagonistas del mercado inmobiliario), acumulan 100.000 millones de riesgo inmobiliario.

oficinas-inversion

Las socimis se han convertido en los actores principales del mercado inmobiliario español. Las grandes sociedades han protagonizado destacadas adquisiciones de edificios, centros comerciales y hoteles en los últimos meses. Solo durante el primer trimestre del año han comprado inmuebles por 285 millones de euros y preparan nuevas adquisiciones en los próximos meses. Estas sociedades están revitalizando un sector deprimido gracias a, entre otros motivos, las ventajas fiscales de las que gozan.

Las rentabilidades de estas firmas impresionan. Las cuatro grandes socimis: Merlin, Hispania, Lar, Axiare, obtuvieron rentas por 127 millones durante los tres primeros meses del año y un beneficio de 73,3 millones, según la información publicada en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La mayor parte de sus ingresos proceden del alquiler de oficinas, viviendas, cadenas hoteleras y centros comerciales.

Las socimis, son sociedades de inversión inmobiliaria que nacen a partir de 2012 cuando el Gobierno del PP aprueba una normativa para regular este tipo de sociedades al estilo de las británicas "Real Estate Investment Trust (Reit)" para levantar el mercado inmobiliario casi desahuciado. Para ello otorgó a estas sociedades ciertas ventajas fiscales: los beneficios que generan están exentos del impuesto de sociedades y disfrutan de bonificaciones del 95% en el impuesto de transmisiones patrimoniales si cumplen una serie de requisitos.

Su eclosión ha sido meteórica. La principal socimi, Merlin Properties, cuenta con una cartera de 1.017 activos (edificios, oficinas, locales comerciales, centros de ocio...) valorados en más de 3.218 millones de euros. En el primer trimestre del año ganó 45,24 millones, un 131% más que en el mismo periodo del 2015 y se codea con las grandes empresas del país en el Ibex 35 tras comprar el año pasado Testa, la sociedad inmobiliaria de Sacyr, por 1.794 millones de euros.

socimis-1trm2016

Hispania también destaca en el sector gracias al lustre de sus principales inversores. El magnate George Soros (16,7% del capital) y el popular gestor de fondos de inversión John Paulson (9,85%) figuran entre sus principales accionistas. De hecho, George Soros ya ha anunciado que acudirá a la ampliación de capital de la sociedad. Esta aumentará sus fondos propios en 230,7 millones de euros para seguir invirtiendo en la compra de nuevos activos inmobiliarios, según informó la compañía a la CNMV. La sociedad es propietaria de inmuebles que alquila a cadenas hoteleras como Barceló, Meliá, NH o Vincci, entre otros.

Otra de las grandes sociedades inmobiliarias es Lar España, que duplicó sus ingresos durante el primer trimestre del año. Esta sociedad está inmersa en una expansión, como todas las del sector, que le ha llevado a comprar un complejo comercial en Barakaldo (Vizcaya), el centro comercial Palmas Altas Norte (Sevilla) y ha formalizado la compra total del centro comercial La Marina en Ondara (Alicante) por un importe total de 70,6 millones.

Axiare, por su parte, registró un beneficio de 5,1 millones de euros, lo que supone un 1% más que en el mismo periodo del año anterior. Sin embargo, sus ingresos han crecido un 38% por la explotación de las nuevas adquisiciones formalizadas el año pasado. En los primeros tres meses del año, Axiare ha destinado 33 millones de euros para la adquisición de dos inmuebles: un edificio en Josefa Valcárcel (Madrid) y un centro comercial en Roquetas de Mar (Almería).

La gran banca, aún con 100.000 millones de riesgo inmobiliario

Por otro lado, tras ocho años de crisis y pese a la mejoría del mercado inmobiliario, los cinco grandes bancos (Popular, BBVA, CaixaBank, Sabadell y Santander), acumulan más de 100.000 millones en riesgo bruto con sus activos inmobiliarios. Las 12 entidades más relevantes suman 122.327 millones, un 7% menos que hace un año. El Banco Popular es el que más acumula con 32.024 millones, por lo que su prioridad es reducir esta partida, al igual que otros. Los expertos creen que esta situación demuestra que la crisis financiera no ha terminado y recuerdan que estos activos lastran la rentabilidad porque no aportan ingresos pero sí costes financieros.

Cuando empezó la crisis, en diciembre de 2007, la banca tenía prestados 457.000 millones entre el sector inmobiliario y el constructor. Ese era el tamaño del problema con el que se entró en la recesión. El pinchazo de la burbuja se llevó por delante al 70% de las cajas. Luego llegó la Sareb, el banco malo, que se tragó 51.000 millones de activos malos de Bankia, BMN, Catalunya Banc, Novagalicia, Banco de Valencia y Liberbank.

Desde entonces, el sector bancario ha provisionado por unos 282.000 millones para paliar el daño del ladrillo en sus balances, pero no lo disuelto. En diciembre de 2015, octavo año de crisis, aún quedan 213.000 millones entre activos dudosos y adjudicados. De ellos, 84.000 millones corresponden a embargos, que han aumentado un 1% en 2015. Pero lo peor de esta partida son los 32.000 millones procedentes de inversiones en suelo, lo más difícil de vender, aunque se recupere el ciclo inmobiliario.

Fuente y gráfica: elpais.com

Quizá también te puede interesar en otras zonas:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

desahucios2014-cgpjEn 2014 se registraron en los órganos judiciales españoles un total de 80.749 ejecuciones hipotecarias, lo que supone una disminución del 2,3% respecto a las 82.680 del año anterior, según el informe "Efectos de la crisis económica en los órganos judiciales" publicado por la Sección de Estadística del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). Es la cifra anual de ejecuciones hipotecarias más baja desde 2009, con la excepción de 2011, cuando se registraron 77.854.

No obstante, y a pesar de los intentos legislativos para aliviar este drama social (código buenas prácticas, moratoria de desahucios, la reforma de la Ley Hipotecaria...) los desahucios de viviendas, lejos de bajar aumentan. Así, según los datos del Poder Judicial, el pasado año 2014 se practicaron 68.091 lanzamientos, lo que supone un aumento del 1,3% con respecto a los 67.189 del 2013.

A diferencia de los datos del Instituto Nacional de Estadísta (INE), estos lanzamientos afectan a distintos tipos de inmuebles, no solo vivienda y, en el caso de estas, no solo vivienda habitual. Más de la mitad (36.044 lanzamientos), concretamente el 52,9%, fueron consecuencia de procedimientos derivados de la Ley de Arrendamientos Urbanos es decir, de inmuebles arrendados donde también se incluyen casas y pisos en alquiler. Otros 28.877 lanzamientos, el 42,4%, obedecieron a ejecuciones hipotecarias y los 3.170 restantes a otras causas.

En relación con los datos de 2013, los lanzamientos acordados en procedimientos regulados de la Ley de Arrendamientos Urbanos disminuyeron un 5,5%, mientras que los derivados de ejecuciones hipotecarias aumentaron un 11,8%.

Por territorios, Cataluña se produjo el 22,9% del total de los desahucios, con 15.606. Le siguieron la Comunidad Valenciana (15,3%) y Andalucía (15,2%).

Por su parte, las ejecuciones hipotecarias cayeron en 2014 en 11 de las 17 comunidades autónomas, salvo en Aragón, Baleares, Canarias, Comunidad Valenciana, Extremadura y Murcia. La Comunidad de Valencia fue el territorio que experimentó un mayor incremento de esta clase de procedimientos, un 19,8%; mientras que la bajada más acusada se dio en Cantabria, con un descenso del 20,8%.

En números absolutos, Cataluña, con 17.035 ejecuciones hipotecarias, registró el 21% del total, seguida muy de cerca por Andalucía, con 16.991.

Imagen: Afectados por la Hipoteca - Fuente: Consejo General del Poder Judicial

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

bolsa2El inversor interesado en el sector inmobiliario en España cuenta ya con una alternativa a la compra de vivienda, también puede invertir su dinero en la bolsa, adquiriendo acciones de edificios de oficinas, centros comerciales, naves industriales o viviendas vacacionales y de lujo en alquiler. La fórmula para hacerlo es invertir en las "Socimi", sociedades anónimas cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario. Son el equivalente español de los REIT, que cotizan en las Bolsas de todo el mundo con revalorizaciones medias anuales del 10% y dividendos en torno al 4% desde hace décadas.

En 2013 se han estrenado las dos primeras en el Mercado Alternativo Bursátil, MAB (Entrecampos Cautro y Promorent), y a lo largo de 2014 la previsión es que salgan una veintena más. Las Socimi están formadas por un mínimo del 80% de inmuebles dedicados al alquiler, y reparten un dividendo superior al 80% de los resultados por rentas. Según Beltrán Romero, director en el área de transacciones y reestructuraciones de KPMG "Es la fórmula adecuada al pequeño inversor con deseo de poner su dinero en inmuebles alquilados de calidad, minimizando el riesgo por la diversificación y obteniendo dividendo".

Las Socimis son sociedades orientadas a la creación de una cartera patrimonial que permita a propios y extraños beneficiarse de su explotación en alquiler, este último es el detalle que resulta interesante para el mercado, y el vehículo se convierte en polo de atracción de inversiones hacia el mismo, debido a que abre al inversor la posibilidad de invertir de manera indirecta en inmuebles, tanto a los grandes inversores que no quieren crear una plataforma de gestión a la que les obliga la inversión directa, como a aquellos ahorradores, cuya capacidad no les permitiría diversificar en los distintos tipos de inmuebles.

Con una España en venta, y compradores sedientos de gangas, las Socimi que reactiven el mercado inmobiliario tardarán en llegar. Mientras tanto, "hay que extremar las precauciones y ser muy selectivos para invertir en el sector inmobiliario. Tiene un interesante potencial a medio y largo plazo, pero antes mantendrá una volatilidad alta", explica Mar Barrero, analista financiero de Profim Asesores Patrimoniales. Con la premisa de que “las Socimi no son la alternativa más interesante para un inversor particular”. Mar Barrero se inclina por aconsejar Socimi de gran tamaño y con una cartera de inmuebles muy diversificada. “El patrimonio medio de los REIT norteamericanos ronda los 2.000 millones de dólares”, recuerda.

Gonzalo Roca, socio de Arcano Valores da cinco reglas de oro para elegir una Socimi segura y rentable: "Debe tener activos de primera categoría porque son más estables y tienen alta ocupación incluso en ciclos bajos. Debe estar diversificada con un mínimo de 10 a 15 inmuebles relevantes. Además tiene que ofrecer un dividendo recurrente y gozar de liquidez para poder desinvertir, y eso sucede cuando la cuarta parte de la cartera está en manos de pequeños accionistas. También es clave que la sociedad tenga una política de presentación de informes transparente y un buen gobierno corporativo sin enfrentamientos entre los socios mayoritarios".

Habría que matizar que comprar un piso es la mejor inversión porque la utilidad que proporciona a quienes viven en él es superior a lo que se pueda ganar en los mercados financieros. O como dicen los economistas, el coste de oportunidad de comprar vivienda (en este caso, la rentabilidad en bolsa) es siempre inferior al beneficio del propio piso. Otra cosa distinta es pensar en la vivienda como bien de inversión, como manera de canalizar el ahorro, y aquí si que habría que hacer algunos matices importantes.

Fuente: elpais.com

Vivienda, noticias, mercado inmobiliario, decoración, arquitectura… en Facebook /