Saltar al contenido

En 2016 se va a consolidar la recuperación del sector inmobiliario español y la tendencia continuará en 2017. Es la valoración de BBVA Research, que calcula que de cara al año que viene la compraventa de viviendas crecerá cerca de un 6,5%, hasta las 475.000 operaciones, y el precio subirá un 3,5% hasta niveles de 2004. El mercado inmobiliario responderá, dicen, con un incremento en la construcción de nuevas promociones. El crecimiento, no obstante, será más moderado que el de este año 2016, cuando las transacciones de vivienda aumenten un 10%, similar al crecimiento de un año antes, y el precio se encarezca alrededor del 2,5%, según el Informe Situación Inmobiliaria España elaborado por el BBVA. Aún así, el precio de la vivienda va a recuperar paulatinamente la caída superior al 38% que sufrió durante la crisis, aunque su evolución va a ser muy desigual en términos geográficos y a dos velocidades, con Madrid, Cataluña y Baleares a la cabeza.

gava-barcelona

Para los próximos trimestres, las perspectivas en torno al sector son positivas. En 2016, la solidez de la demanda apunta a un crecimiento de las ventas de cerca del 10%. En 2017, las ventas también progresarán pese a la moderación del crecimiento económico. Aunque los determinantes macroeconómicos de la demanda residencial moderará su ritmo de crecimiento, la política monetaria ultraexpansiva del Banco Central Europeo (BCE) garantiza la oferta de crédito a tipos de interés reducidos. Además, las buenas expectativas en torno al sector compensarán esta moderación. "Es un crecimiento sano", ha afirmado el economista de BBVA Research, Félix Lores, quien ha explicado que los resultados varían en función de las comunidades autónomas, siendo más favorables en el área del Mediterráneo en zonas de costa de la Comunidad Valenciana, Murcia, Andalucía y Canarias que en el interior y el Norte peninsular, con la excepción de Madrid, donde las ventas se mantienen fuertes.

Los años de crecimiento consecutivo en la venta de viviendas se trasladará directamente a la actividad constructora. Aunque todavía se encuentra en niveles bajos, la previsión apunta a que este año los visados para iniciar la construcción de viviendas crezcan alrededor de un 40%. Un crecimiento que en 2017 se situará en torno al 25%. Así, 2017 podría concluir con la firma de casi 90.000 visados para la construcción de vivienda, un nivel elevado si se compara con las poco más de 34.000 viviendas que se visaron en 2014, pero que dista mucho de los niveles previos a la crisis. Por su parte, la finalización de viviendas sigue reduciéndose y se espera que en los próximos trimestres halle el mínimo.

Según el estudio de BBVA Research, durante 2017 la economía española crecerá a un ritmo más suave que en 2016 (debido al menor impulso en algunos sectores económicos, a incertidumbres derivadas del Brexit, y a dudas sobre política económica), pero volverá a presentar tasas por encima de la media europea. Tanto la evolución del empleo como la renta de las familias tendrán un comportamiento positivo y continuarán estimulando la demanda de vivienda. El crecimiento del PIB del 3,1% en 2016 y del 2,3% esperado en 2017 será suficiente para crear unos 800.000 puestos de trabajo.

Los circulacion de crédito a las familias para comprar vivienda está evolucionando a buen ritmo y la tendencia indica que esta evolución continuará a lo largo de 2016: el acumulado de los ocho primeros meses de 2016 muestra un incremento del 13,2%, respecto al mismo periodo de 2015. Además, las nuevas operaciones de crédito retomaron el crecimiento. Los préstamos hipotecarios muestran una dinámica positiva en la primera parte de 2016, en los siete primeros meses se firmaron 115.815 hipotecas nuevas, un incremento de un 21,2%, con respecto al mismo periodo de 2015. Por su parte, la financiación a promotores ya presentó flujos positivos en 2015 y se consolidará suavemente en 2016.

Sin embargo, el sector, al igual que el resto de la economía, no está exento de riesgos. Las incertidumbres que existen sobre el Brexit, el crecimiento global y las relacionadas con la política económica de los próximos años en España podrían estar condicionando las decisiones de inversión de hogares y empresas, y terminar afectando tanto a la demanda como a la oferta residencial. Con todo, por segundo año consecutivo, el segmento residencial del sector de la construcción contribuirá positivamente al crecimiento de la economía. En particular, las previsiones apuntan a que la inversión en vivienda crecerá en 2017 ligeramente por encima del 3%.

Fuente: BBVA

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

La recuperación del mercado inmobiliario es ya una realidad que los datos van confirmando sin discusión alguna. De este modo, la venta de casas mantiene su senda alcista, la concesión de hipotecas también, mientras que la subida de precios ha vuelto a instalarse en buena parte de España durante el primer trimestre de 2016 (6,3%), la mayor subida desde el tercer trimestre de 2007, según el Instituto Nacional de Estadística. Sin embargo, aún queda mucho recorrido para que volvamos a ver los precios que se marcaron el año previo al estallido de la crisis. Concretamente, 18 años, según un estudio realizado por la Escuela de Negocios (IESE) de la Universidad de Navarra.

estepona-malaga

Así, las previsiones del estudio del profesor del dirección financiera del IESE José Luis Suarez, estiman que el precio de la vivienda nueva en España no volverá a los niveles de 2007 (cuando se lo considera a precios constantes, descontada la inflación) hasta 18 años después del inicio de esta larga crisis económica. "El precio en términos nominales de 2007 se volverá a alcanzar en 2025, dentro de 18 años".

El informe sitúa su previsión para el precio de la vivienda en España en 2.046 euros el metro cuadrado en 2025 y 2.212 euros en 2027 y recuerda que el precio más elevado se produjo en el 2007 con 2.062 euros por metro cuadrado; mientras que en 2014 ese precio bajó hasta los 1.400 euros, es decir, un 30% por debajo de los máximos de aquel año. Y es que, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria se produjo una abrupta caída de precios.

Para que nos hagamos una idea, la variación interanual del precio de la vivienda libre llegó al 19% en el año 2003, y su punto más bajo se alcanzó en el año 2012 con una bajada del 10%. El precio más elevado se produjo en el 2007 con 2.062 euros por metro cuadrado. En cambio, en 2014 ese precio bajó hasta los 1.400 euros por metro cuadrado.

En cuanto a qué ritmo se irán revalorizando los inmuebles en el periodo estudiado de forma generalizada, sin que el estudio entre a hacer proyecciones más concreta. No obstante, nunca antes en la historia reciente de España los precios de las casas se habían depreciado en esta cuantía. De hecho, en la actualidad las viviendas todavía acumulan una pérdida de valor superior al 30% desde máximos, lo que ha tenido una fuerte repercusión en las finanzas de miles de familias y efectos contables en los balances de las empresas con un gran patrimonio inmobiliario.

previsionprecios2027-iese

España necesita construir 100.000 viviendas nuevas hasta 2020

España va a necesitar una producción de unas 100.000 viviendas de obra nueva anuales hasta 2020. A partir de ese año y hasta 2025 la demanda se estabilizará en 140.000 casas. La previsión, muy lejos de las casi 800.000 casas que se construyeron en 2005, según el estudio del IESE realizado por José Luis Suárez sobre la previsión de necesidades y precios de la vivienda en España. La media anual de edificación entre los años 1991 a 1997 fue de 250.000 viviendas; entre los años 1998 a 2007 fueron 580.000 hogares al año; y de 2007 a 2014 descendió hasta las 75.000 viviendas.

Madrid es la comunidad autónoma más necesitada de viviendas hasta 2020. Según Suárez, Madrid tendrá necesidad de levantar 25.246 casas nuevas, seguida de Andalucía, con 14.410 y de Cataluña, con 13.794. Para el periodo comprendido entre 2021 y 2025 en Madrid la demanda de pisos nuevos será de 26.399 y en Cataluña, de 20.308. Serán superadas por Andalucía, con 39.296 viviendas.

Andalucía es la segunda comunidad con más necesidad de vivienda nueva en el quinquenio 2016-2020 llegando a las 14.400 viviendas al año. En el período 2021-2025 esta comunidad autónoma pasa a necesitar más de 39.000 viviendas por año, el nivel más alto entre las comunidades autónomas con mucha diferencia. Esto es debido a la demanda de segunda vivienda en las provincias costeras como Málaga o Cádiz.

No obstante, entre 2016-2020 será la Comunidad Valenciana la gran damnificada de la crisis, con una demanda de 9.975 viviendas nuevas. Para el periodo 2021-2025, será de 11.029 casas, un 21,4% y un 23,6%, respectivamente, de lo que se llegó a vender entre 2006-2010. La previsión del estudio contrasta con las ventas realizadas entre 2006 y 2010, periodo en el que la Comunidad Valenciana vendió 46.575 viviendas y se posicionó como la segunda región más activa en cuanto a compraventas, sólo por detrás de Andalucía (donde se vendieron 60.022 inmuebles).

En general, la demanda se estabiliza a niveles inferiores a los del boom inmobiliario y supone una reducción en comunidades como Galicia, Asturias, Castilla-La Mancha y Castilla y León. En sentido contrario, cabe destacar comunidades como Baleares y Canarias donde casi igualan las previsiones a las operaciones de compraventa previas a la crisis, debido sobre todo al turismo y a la demanda interna de segunda vivienda.

Fuente: IESE "Previsión de necesidades y precios de la vivienda en España"

Quizá también te puede interesar:

  • Encontrar pisos y casas en alquiler de vacaciones
  • Encontrar pisos y casas en venta (oportunidades, rebajados…)
  • Encontrar pisos y casas en alquiler (larga temporada)

Síguenos: Facebook – Twitter –