Saltar al contenido

El multimillonario Donald J. Trump: magnate inmobiliario, constructor de viviendas, hoteles de lujo y campos de golf, ex estrella de un “reality show”, egocéntrico, xenófobo, sexista y outsider de la política, se ha proclamado (contra todos los pronósticos) presidente electo de los Estados Unidos, después de vencer a 16 políticos profesionales, superar el rechazo del liderazgo republicano, confrontar a los medios, así como amenazar o humillar a inmigrantes y mujeres. Su elección está causando temor por suponer un “peligro” no solo para Estados Unidos, sino sino también para la estabilidad internacional. Así, el impredecible e inquietante Donald J. Trump ha sido aupado por un electorado "blanco, de clase media y carente de educación formal" hasta la mismísima "Casa Blanca": sede presidencial y de gobierno de EE.UU, además del hogar del que será el hombre más poderoso del mundo. Os proponemos conocer un poco más sobre la Casa Blanca, pero también para preguntarnos: ¿quién es Donald Trump? y, ¿por qué da tanto miedo?

casablanca-eeuu1

Casa Blanca: La nueva vivienda de Donald Trump

La Casa Blanca, se construyó en la década de 1790 por orden de George Washington, pero fue John Adams el primer mandatario que la ocupó en el año 1800. Su construcción de estilo neoclásico, fue llevada a cabo por afroamericanos, tanto libres como esclavos, tras la fracasada convocatoria de mano de obra europea, según la White House Historic Association. La estructura original, muy modificada, costó 232.372 dólares del siglo XVIII. Desde entonces, se ha convertido en la residencia y el centro de gubernamental de los presidentes de los EEUU.

El 24 de agosto de 1814, las tropas británicas entraron en Washington e incendiaron la Casa Blanca original, en venganza por la quema de los edificios gubernamentales canadienses por los soldados estadounidenses. La reconstrucción tardó tres años. El nombre "Casa Blanca" se hizo oficial durante la presidencia de Theodore Roosevelt, entre 1901 y 1909.

Las dimensiones de la Casa Blanca son realmente impresionantes, ya que se trata de una vivienda de más de 5.000 metros cuadrados, que alcanzan los 72.800 si se incluyen los jardines y terrenos vallados, donde podemos encontrar una pista de tenis, una bolera, un cine, un salón de belleza, una consulta médica, una floristería, una piscina o un circuito de golf. Tiene 132 habitaciones, 35 baños, 28 chimeneas y siete ascensores, ya que, aunque exteriormente no sea visible, el edificio cuenta con seis plantas.

Sus medidas marean en comparación a las de palacios presidenciales como la Moncloa, de estilo neoclásico y de solo dos plantas y ocho salas de reuniones. La parte residencial, de 200 metros de superficie, tiene ocho habitaciones, nueve baños y tres vestidores. Resulta enorme para los ciudadanos, pero insignificante al lado del hogar del líder estadounidense y del mundo occidental.

El Ala Oeste: el Gabinete de Crisis y el Despacho Oval

La famosa Ala Oeste es un edificio de tres pisos principales y varios niveles subterráneos. Es donde está situada la oficina del presidente, el Despacho Oval, construido durante las obras de reforma de 1934, y las oficinas de los miembros importantes de su Administración. También incluye la sala de reuniones del Gabinete presidencial y la Sala de Situaciones, donde se gestionan las crisis y, para muchos, el centro de la inteligencia estadounidense.

El Ala Este por su parte, es el otro edificio anexo a la residencia presidencial. Aquí se encuentran las oficinas de la primera dama, y su secretario, así como el teatro de la Casa Blanca, entre otras instalaciones más alejadas de la alta política. La residencia presidencial ocupa la parte central del complejo, el edificio entre columnatas y la zona que conecta el ala este y el ala oeste. En esta zona residencial, además de las dependencias personales, también existen varias salas de reuniones, una biblioteca, una sala de mapas, un solárium y las salas usadas para ceremonias de estado.

La organización es clave en edificio que funciona como la maquinaria de un reloj y que se ha distribuido por zonas. Es en sus entrañas donde se asienta la maquinaria que hace funcionar este enorme coloso. Lavandería, carpintería o las cocinas, que pueden servir la cena a 140 comensales y aperitivos para más de 1.000 personas. En el sótano se encuentran todo tipo de servicios que funcionan 24 horas al día.

Pero, ¿quién es Donald Trump?

Donald Trump, un magnate inmobiliario de 70 años, nació el 14 de julio de 1946 en Nueva York, hizo su fortuna en el sector inmobiliario que forjó desde los años 80 al convertirlo en un imperio empresarial orientado a la construcción de casinos, hoteles y viviendas de lujo. Es presidente de la Trump Organization y fundador de la empresa de hotel y juegos de azar Trump Entertainment Resorts, que es ahora propiedad de Carl Icahn. Trump es una celebridad televisiva, y entre otras cosas fue el presentador del reality show The Apprentice, de la NBC, entre 2004 y 2015. De los 70 a los 90 todo fue bien, pero se arruinó en varias ocasiones, algo que no es una tragedia en Estados Unidos porque sirve para demostrar que se puede volver a tener éxito después de un gran fracaso. Los que le conocen dicen que Trump es un gran vendedor.

Desde niño acompañaba a su padre a ver como iban las promociones de clase media que este construía en los barrios neoyorquinos de Queens, Brooklyn y Staten Island. Y también en el cobro de las rentas. Entre sus primeras acciones estuvo la construcción de una serie de propiedades, diversificándose a clubes y construyendo numerosos hoteles y casinos. Actualmente posee toda clase de viviendas y edificios en Nueva York, particularmente torres de lujosos apartamentos como la Trump Tower, y hoteles: es propietario del legendario Hotel Plaza, del Hotel Saint Moritz y del Hotel Grand Hyatt.

De ideología extremadamente conservadora, ha sido el más controvertido de los candidatos que jamás ha no­minado el Partido Republicano, hizo fama por su constante presencia en la televisión y sus declaraciones fuera de tono lo convirtieron, a partir de 2005, en uno de los personajes más polémicos del país. Tal exposición pública incrementó su popularidad, pero también dio a conocer su personalidad un tanto primaria y su carácter egocéntrico y estridente. El republicano cobró con ello un considerable prestigio y popularidad como encarnación del "self-made man" norteamericano, a pesar de su carácter ególatra y sus dudosos escrúpulos.

Las polémicas promesas electorales de Trump, meten miedo

Donald Trump, con varias acusaciones de abuso sexual (que se evidenció en una grabación reciente), ha tenido que competir en la recta final de las elecciones con una de las candidatas con más experiencia de la historia política moderna de Estados Unidos: Hillary Clinton. Su éxito se ha basado en su capacidad de movilizar a millones de votantes con su particular e histriónico estilo conservador, basando su estrategia en cortejar casi en exclusiva el "voto anglo", con la expectativa de que un número sin precedentes de electores blancos (de raíces más profundas) compense su impopularidad histórica con latinos y afroamericanos. Pero los temores van más allá de cuestiones internas, con sus polémicas declaraciones y sus promesas de campaña ha conseguido meter el miedo en el cuerpo al mundo entero. Todo quede en marketing electoral.

  • Muro en la frontera con México: El nuevo presidente de los Estados Unidos pretende forzar a México a pagar un muro de 1.600 kilómetros en la frontera para frenar la inmigración ilegal. Trump exige a México asumir el los 8.000 millones de dólares de coste y les amenaza con bloquear las remesas de sus inmigrantes que salen de EE UU si no lo paga.
  • Deportará a los 11 millones de indocumentados que trabajan en EEUU y ha prometido triplicar el número de los agentes fronterizos para blindar las entradas al país.
  • Prohibición de entrada los musulmanes: Quiere negar la entrada en suelo estadounidense de todos los musulmanes, además quiere crear un registro oficial de estadounidenses musulmanes. Todo como respuesta a la amenaza que sufre el país después de los atentados del 11-S.
  • Lucha en Irak con el Estado Islámico y apoyo en Siria a Bachar Al Assad: Trump pretende enviar tropas de EE UU para combatir con los yihadistas del Estado Islámico en Irak. Por contra en Siria apoyaría “al Gobierno de Bachar Al Assad y a sus aliados ruso contra los terrorista”.
  • Irán y el “holocausto nuclear: El magnate, contrario a la línea de su partido, aseguró que no “haría añicos” el pacto entre las grandes potencias e Irán (acuerdo alcanzado en Viena en julio de 2015), pero que se haría con su control para que dicho país no tuviera opción de tener una bomba nuclear. Refiriéndose a Irán, Trump consideró que puede provocar "un holocausto nuclear"..
  • La "tortura funciona". El candidato republicano también ha dicho en alguna ocasión que "la tortura funciona" y que mantendrá y aumentará los presos en la cárcel de Guantánamo (Cuba).
  • Derecho a portar armas de fuego: Trump quiere que todos los ciudadanos de los 50 estados puedan portar armas de fuego porque "si la licencia de conducir, que es considerada un privilegio, tiene validez en todo el país también debe tenerlo el derecho constitucional de poseer armas”.
  • Reducción drástica de impuestos: Ha prometido bajar los impuestos hasta un máximo del 15% (actualmente es el 40%) para cualquier empresa, eliminar el impuesto de ganancias en más de 70 millones de hogares y finiquitar el de las herencias.

Además, Trump ha promovido argumentos que niegan la existencia del cambio climático producido por el hombre, diciendo que el calentamiento global es un "engaño", y que es un concepto "creado por China para hacer que el sector manufacturero estadounidense pierda competitividad". Las imágenes que llegan desde el ártico o las grandes sequías para Trump no son más que patrañas inventadas por el gran coloso chino, que busca dominar el mundo: "Voy a cancelar el acuerdo para el clima de París". Este señor da miedo, ya no solo por tener a mano el famoso "botón rojo" que controla todo un arsenal nuclear. Solo con las amenazas al medio ambiente, Donald Trump puede mandar al mundo a una debacle global¿Inquietante, verdad?

Fuentes: huffingtonpost.es y vozpopuli.com

Quizá también te puede interesar en España:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

7

Empezó la cuenta atrás en Reino Unido para celebrar el referéndum con el que sus ciudadanos decidirán si quieren seguir formando parte de la Unión Europea o si prefieren romper los lazos con los socios continentales. Así, el próximo 23 de junio, los británicos decidirán si quieren seguir siendo miembros de la Unión Europea. Su veredicto tendrá consecuencias globales para la economía europea e incluso mundial, pero también directas para España y los miles de españoles que viven actualmente en el Reino Unido. Importantes sectores como el turismo, el comercio, la inversión o el mercado residencial en las principales zonas de interés como Madrid, Barcelona, Costa Blanca, Costa del Sol, Baleares o Canarias, se verían afectados.

brexit-reinounido-europa1

El denominado "Brexit" lleva semanas acaparando las miradas de todo el mercado y los expertos han empezado a alertar de los múltiples efectos que tendría para el sector inmobiliario la salida de las islas británicas del esquema europeo. Las consecuencias se suavizan para el resto de estados miembros al no estar Gran Bretaña dentro de la Unión Monetaria, aunque no hay que menospreciar las que sufriremos tanto nosotros como ellos mismos en caso de confirmar su salida.

Consecuencias globales si se va Gran Bretaña de la UE

Al ser la principal condición de la Unión Económica Europea la libre circulación de personas y mercancías entre los estados miembros, los dos efectos principales sobre la economía de ellos serían claros. El flujo migratorio cambiaría de forma importante en Europa y estaríamos ante un nuevo paradigma para las personas que quieran ir a trabajar al Reino Unido y viceversa, ya que resurgirán limitaciones (visados, plazos...). Realmente, al ser éste el punto más utilizado por los partidarios del "Brexit" ya están consiguiendo concesiones del resto de miembros para evitarlo. Estos privilegios son uno de los motivos por los que el actual gobierno hace campaña a favor de mantener el país en la Unión, con lo que, salgan o no, parece inevitable que sigamos viendo variaciones en este aspecto y más restricciones en la entrada migratoria hacia las islas. El resultado económico para todos serán inminentes: más dificultad para trabajar en Inglaterra y más necesidad de acogida hacia el resto de países.

Todo esto está provocando grandes corrientes de opinión y de temor dentro del Reino Unido que abogan por que no se produzca el Brexit que ya está teniendo unas consecuencias directas sobre la economía británica, y especialmente sobre su moneda que ha caído más de un 10% respecto al euro en los últimos meses. Este descenso de la libra esterlina se está dando a pesar de que las encuestas anticipan que se mantendrán en la Unión. Si reacciona así ante un riesgo menor, todo hace pensar que la penalización por parte de los mercados hacia la libra será muy dura en caso de sorpresa y que se produzca esta separación. Para  George Osborne, ministro de Finanzas británico, la salida de la UE supondría un golpe económico inmediato para la segunda potencia europea, que incluiría una caída del precio de la vivienda de entre el 10% y el 18% en menos de dos años como consecuencia de la pérdida de valor de la libra esterlina.

A nivel interno, en Reino Unido "la hipotética salida de Gran Bretaña de la UE ya está provocando tensión en el mercado inmobiliario. El Banco de Inglaterra asegura que las transacciones inmobiliarias se han ralentizado un 40% en los primeros meses del año”, según afirma Luis Corral, consejero delegado de Foro Consultores. Son los primeros síntomas que muestran cómo "el gran capital" está esperando el resultado del próximo día 23 antes de tomar decisiones de inversión. Por lo que respecta a las mercancías no hay duda que se encarecerán las exportaciones e importaciones con destino u origen en el Reino Unido por la reaparición de tasas arancelarias.

Implicación directa con España: Turismo e inmigración

Pero las consecuencias podrían ir mucho más allá si el resultado de la consulta pública determina que los ciudadanos de Reino Unido desean distanciarse del Viejo Continente. Uniendo los factores anteriores (libra, aranceles, fronteras), el turismo, uno de los sectores más relevantes de la economía española, se puede poner a temblar: Los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) de 2015 muestran como el Reino Unido es, con diferencia, el principal emisor de turistas con más de 15 millones de visitantes y genera una quinta parte de los ingresos por turismo en España (unos 12.000 millones de euros anuales).

El principal problema que plantea el ‘Brexit’ para el turismo es la devaluación de la libra frente al euro, lo que provocaría que a los británicos les saliera más caro viajar a los países que funcionan con el euro y podría frenar la llegada de visitantes en el futuro. Poniendo un ejemplo para valorar este impacto, un turista inglés que se gastó 800 libras en sus vacaciones en España en julio realmente ingresó 1.150 euros en nuestra economía, sin embargo, con esas mismas 800 libras ahora ingresaría poco más de 1.000 euros. España lo notaría significativamente teniendo en cuenta que, según un reciente informe del "World Travel & Tourism Council", el 16% de toda la economía española proviene del sector turístico y sus vinculaciones.

Actualmente hay alrededor de 200.000 españoles viviendo en suelo británico, aunque es imposible decir una cifra con exactitud ya que no todos están registrados en el Consulado. Nadie sabe aún las consecuencias que tendría un "Brexit" para los comunitarios que viven en el país. De momento, el Reino Unido estaría dos años en una especie de limbo hasta que se definiera su nuevo estatus. Aparte de tener que solicitar o no una visa, entre otros asuntos claves, se tendría que resolver si tienen derecho al Sistema Nacional de Salud y si se establece un convenio especial entre ambos países en materia fiscal. A nivel de pensiones, se tendría que definir cómo afecta a los españoles estas pagas los años trabajados en el Reino Unido.

Además, en España viven cerca de 700.000 ciudadanos británicos, 283.243 como residentes habituales (6% de la población extranjera) y el resto son personas que tienen una vivienda y pasan temporadas aquí. En este sentido, Londres sería el primer interesado en negociar un convenio especial con Madrid, ya que muchos de estos miles de compatriotas que viven en nuestro país son jubilados que se benefician del sistema de salud español. Entre 2000 y 2010, el número de residentes británicos mayores de 60 años se incrementó en un 400%.

Banca, comercio e inversión

La banca española es, después de la estadounidense, la que tiene la mayor exposición a Reino Unido. Según AFI “Entre el 25% y el 28% de los activos y los ingresos de las entidades financieras españolas depende de Reino Unido, con una exposición directa a Reino Unido de unos 478.000 millones de euros: unos 363.000 millones son deuda pública y privada y el resto, garantías, derivados y otros riesgos crediticios.

Además, más allá del impacto en las personas y la banca, los expertos también recuerdan que el "Brexit" afectaría tanto a las inversiones que realizan los británicos en España, como las que realizan allí las empresas españolas. Según un estudio de la Cámara de Comercio Británica en España, “el 21% de los flujos de inversión extranjera directa (IED) acumulada en nuestro país provienen de compañías británicas, lo que supone una inversión directa de 63.000 millones de euros en los últimos 11 años. La inmensa mayoría de este flujo se materializa en inversión productiva (sólo el 5% corresponde a compañías de tenencia de valores). En términos de stock, Reino Unido es el quinto país con mayor inversión extranjera directa en España, con más del 10% del total”. Según BBVA Research, "A medio y largo plazo, podría haber una disminución de los flujos de inversión extranjera y una reducción del comercio exterior con el resto de Europa, que dependerían mucho del tipo de acuerdos que se firmasen tras la salida no sólo con la UE, sino también con terceros países con los que la Unión ha negociado en nombre de sus países miembros”.

El impacto en el comercio es otro de los más nombrados por los expertos. Reino Unido es el cuarto país más importante para las exportaciones españolas (por detrás de Alemania, Francia e Italia) y el primero con una moneda diferente al euro. Por ello, una depreciación de la libra respecto a la moneda común podría poner en peligro las compras británicas de bienes domésticos, ya que el euro sería una divisa más fuerte y no les compensaría tanto realizar estas adquisiciones. "Exportamos a Reino Unido productos muy diversos, aunque los principales están relacionados con el transporte, la automoción y la alimentación. Además, España tiene un superávit comercial con el mercado británico equivalente al 1,3% del PIB (de unos 13.000-14.000 millones)”, según AFI.

El mercado inmobiliario español

Para Gonzalo Bernados, profesor Titular de Economía de la Universidad de Barcelona, la salida de Reino Unido de la UE sería un contrapunto para el mercado residencial. "Tener patrimonio con una libra fuerte ha sido positivo para los inversores y es uno de los factores que ha beneficiado a Londres, ya que mucha gente vive en la ciudad por la facilidad que hay para desplazarse por el resto de Europa. Sin embargo, si se produce una ruptura, habrá dificultades de movilidad y podríamos ver una fuerte caída del valor de los activos". El otro efecto que podría dejarse notar dentro del mercado residencial es la ralentización de la compra de viviendas en la eurozona por parte de británicos, ya que una libra más débil restaría atractivo a los activos valorados en euros. Este posible freno es especialmente preocupante para España, mercado en el que los ingleses son los foráneos que más casas adquieren en nuestro país: una de cada cinco, según el Colegio de Registradores o los datos del Ministerio de Fomento.

Zonas como Alicante, Baleares, Canarias o la Costa del Sol mantienen lazos comerciales y sentimentales desde hace años que se verían afectados. Así, según Ricardo Bocanegra, responsable de la Federación de Asociaciones de Extranjeros de la Costa del Sol, la aventura no le saldrá gratis al país. Al menos, desde un punto de vista administrativo. La independencia respecto a Europa comportaría un cambio automático de estatus y del régimen de ciudadanía, los turistas del Reino Unido pasarían de ser residentes de pleno derecho a adquirir la condición de extracomunitarios, con el inevitable incremento de papeleo y de incomodidades burocráticas". Que todo esto sea suficiente como para frenar sus inversiones es algo que analizan los expertos: "En principio no es nada positivo, pero todo dependerá de los acuerdos bilaterales que se adopten y el concierto de reemplazo que se elija. Hay países que sin estar en la UE tienen acuerdos especiales que hacen que la diferencia, en este sentido, sea mínima".

En Costa Blanca es donde están más preocupados. No es para menos. En la costa de Alicante, la hipotética salida británica de la UE "causaría una recesión que podría reducir su PIB en unos tres puntos en dos años, además de una significativa depreciación de la libra" que tendría efectos “muy negativos” en Alicante, donde más el 21% de las compras de vivienda a cargo de extranjeros las realizaron ciudadanos de Gran Bretaña, muy por encima de franceses (un 8,7%), y alemanes (7,3%), según Roberto Ruiz Scholtes, director de Estrategia de UBS Bank en España. Eso hace que la provincia sea la más interesada en que los votantes de aquel país decidan mantener a su país dentro de la Unión Europea en el referéndum que tendrá lugar el próximo 23 de junio. Se calcula que “el Brexit reduciría las ventas de viviendas a británicos entre un 10 y un 20%, con una caída del 2,5% en los ingresos turísticos”.

Fuentes: elconfidencial.com y el pais.com Imagen: openeurope.org.uk

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

Después del fallido debate de investidura de Pedro Sánchez y de unos meses de dudas en el panorama político, las elecciones el próximo 26 de junio son la posibilidad cada vez más segura. Sin embargo, convocar unos comicios electorales de nuevo no es, sin embargo, nada barato: los algo más de 130 millones de euros que costaría volver a poner en marcha la maquinaria electoral equivaldrían al coste de construir un hospital de 270 camas, a 43 escuelas o 1.484 pisos sociales y más de 650 viviendas libres.

eleccionesgenerales1

A este contexto se une la caída de confianza y al temor que la situación afecte a la buena dinámica de recuperación inmobiliaria iniciada en 2014 y estabilizada a lo largo de 2015. Así, según  el Colegio Oficial de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria (Coapi) de Madrid, la inestabilidad política, está introduciendo en el sector inmobiliario "el factor del espejismo en la recuperación" ralentizando la inversión y la venta de pisos y casas.

Un hospital de 270 camas, 43 escuelas o casi 1.500 pisos sociales

Según el Ministerio del Interior, el presupuesto de las pasadas elecciones generales del 20 de diciembre, tuvo un gasto total que ascendió a 130.244.505,08 millones de euros. equiparables al presupuesto autonómico destinado a Castellón o a Jaén para este año 2016, todavía prorrogados ante la incertidumbre política. Si se llegara al extremo de celebrar otras elecciones, todo apunta a que la cifra sería bastante similar: Logística (12,5 millones), Administraciones Públicas (55,1 millones), Correos (48 millones) y telecomunicaciones (12,8 millones), más un millón y medio de euros destinados a imprevistos.

Con esta misma cifra, según un estudio realizado por Nestoria, se podrían pagar nada menos que 1.484 pisos de protección oficial de 80 metros cada uno, teniendo en cuenta que el precio medio en España para la VPO es de 1.095 euros por m2. La cantidad de viviendas libres equivalente al coste de las elecciones es menor, aunque nada desdeñable, si se tiene en cuenta que con este dinero podrían adquirirse más de 642 pisos de 80 m2 al precio medio que se paga en la ciudad de Madrid.

Si ponemos el foco en las infraestructuras, el coste de las elecciones sería prácticamente equivalente al de un hospital pequeño-mediano. Así, por ejemplo, el coste del Hospital Sant Joan de Reus (en Tarragona), que consta de 274 camas, se cifró en 138 millones de euros, por lo que con el dinero de las elecciones se podría construir un hospital de dimensiones parecidas o pagar más de la mitad de otro complejo hospitalario más grande, como el de Burgos, cuyo coste asciende a 210 millones de euros.

Pero las comparaciones se centran en el sector educativo, resulta que el coste de unas elecciones generales es el equivalente a 43 escuelas como la que se proyecta en el distrito madrileño de Moncloa-Aravaca (en la calle de Islas Bisagos), cuyo coste asciende a 2,97 millones de euros, que correrán a cargo del Ayuntamiento que preside Manuela Carmena.

La situación política no mejorará dentro de un año

La incapacidad de los políticos para concretar acuerdos, está fomentando una creciente situación de inestabilidad política, donde día a día, cae la confianza. Así, ocho de cada diez españoles consideran que la situación política es mala (37,6%) o muy mala (42,3%), según el barómetro de marzo que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). La encuesta, publicada hace apenas una semana, refleja que la situación dentro de un año no solo no mejorará, sino que será igual (31,5%) o peor (21,6%).

Así, Según el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), los españoles pintan un escenario político negativo, igual (42,4%) o peor (46%) que el panorama que ya retrataban hace un año. El último barómetro (que corresponde a febrero y que, por tanto, se realizó antes del intento de Sánchez para ser investido) mostraba ya resultados similares: el 35,7% de los encuestados calificaba de mala la situación política española; el 35,7%, de muy mala; y el 18,2%, de regular. Solo el 2,2% pensaba, entonces, que era buena o muy buena.

situacionpolitica-cis

En general, la percepción de los españoles es que la situación política está peor que nunca, más incluso que la situación económica, que en los últimos años ha sacudido los cimientos de la sociedad. Después de estos 100 días de estancamiento institucional, con investiduras y negociaciones que no cuajan, una gran mayoría de españoles (el 94% según Metroscopia) se muestra descontento con la coyuntura política, 17 puntos por encima de la insatisfacción que produce la situación económica pese a sus terribles efectos en la población española.

A pesar de las elecciones del pasado 20 de diciembre abrieron la posibilidad para un nuevo tiempo (con nuevos protagonistas) que pudiera volver a ilusionar y reconciliar a la sociedad con la política como instrumento de transformación, la amplia mayoría de los españoles se muestra insatisfecha con la situación. A la persistencia de la corrupción (cada día con nuevos capítulos) se añade la incertidumbre y frustración que produce la mala gestión de los partidos y sus líderes para alcanzar acuerdos para formar un Gobierno.

Fuentes: elpais.com y negocios.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

3

Impuesto sobre Grandes Fortunas, transformación de la fiscalidad de las SICAV e impuestos patrimoniales, medidas propuestas por los canditatos a las Elecciones 2011

Leíamos hoy en Gurus Blog - el blog de economía y negocios que patrocina La Vanguardia-, acerca de las propuestas financieras y fiscales de los programas electorales de PP y PSOE.

...continúa leyendo "Vaya propuestas electorales para el Sector Inmobiliario"