La mitad de los compradores… sin ahorros previos para comprar vivienda

A pesa que el mercado de la compraventa de viviendas ha vuelto a animarse, convertirse en propietario sigue siendo una tarea difícil para muchos españoles por su escasa capacidad de ahorro y la subida de los precios. Tanto es así, que la mitad de los potenciales compradores en España dispone de menos del 10% del importe para comprar vivienda, mientras que en 2016 este porcentaje era del 20%, según el estudio “La demanda de vivienda en España. Análisis de la capacidad financiera”, elaborado por Casaktua. El informe, realizado a partir de más de 1.100 entrevistas en todo el territorio nacional, revela que el ahorro medio para la compra es 11 puntos menor que el del año pasado, ya que este ha pasado del 35% al 24%.

Así, según el estudio, apenas el 4% pagaría su casa al contado y tan solo el 10% tiene previsto financiar la mitad del inmueble con ahorros propios. Por otro lado, solo el 29% tiene más del 30% de lo que cuesta la vivienda. Según los expertos, este 30% sería el porcentaje recomendable para asegurarse la hipoteca: 20% no financiado por el banco y un 10% adicional para los gastos derivados de la compraventa (escrituras, registro, notario, etc.). A esto hay que sumarle los gastos asociados, como el agua, luz, gas y comunidad, que representan otro 10% o 15%.

Al igual que los ahorros, el presupuesto de compra también ha descendido. El coste para la adquisición de vivienda en 2017 es, en la mayoría de los casos, inferior a los 200.000 euros. El 75% de los españoles está buscando inmuebles con un importe más bajo, frente al 70% de 2016. De ese 75%, el 21% estaría dispuesto a llegar a los 200.000, el 26% se plantaría en los 150.000 euros, el 21% en los 100.000 y el 7% solo podría acceder a una vivienda de menos de 50.000 euros. Además, el estudio refleja que la diferencia entre sexos a la hora de adquirir una vivienda se reduce respecto al año pasado: los hombres dedican un 16% más a la compra que las mujeres, lo que supone unos 31.700 euros de diferencia.

La falta de ahorros previos es un motivo de peso para que muchos de los que desean comprar piso o casa acaben recurriendo a una vivienda en alquiler. Actualmente, uno de cada tres españoles está pensando en cambiar de residencia. El 55% de los que se quieren cambiar de casa está pensando en hacerlo en régimen de propiedad (un 9% menos que el año pasado -64%‐) y el 45% en alquiler, un 9% más respecto a 2016.

No obstante, la mitad de los que buscan alquilar, reconoce que no elige una vivienda en propiedad por motivos económicos. Con un ingreso medio aproximado de 2.138 euros mensuales, el gasto mensual relacionado con la vivienda (hipoteca, alquiler, gas, agua, luz, telecomunicaciones, comunidad o seguro) supone el 38% de los ingresos familiares netos, el equivalente a unos 820 euros.  Los expertos recomiendan no superar el 50% del salario mensual en gastos destinados a la vivienda”, recoge el estudio.

El perfil del comprador

En la intención de compra, una de las variables más importantes y donde encontramos algunas diferencias es la edad a la hora de disponer de liquidez para la entrada. Los mayores de 50 años, ahorran una media del 40%, mientras que los más jóvenes (de 25 a 34 años) tienen ahorrado un 17% del importe. De hecho, el perfil del comprador español es una persona casada, de entre 35 y 49 años, con familia tradicional y que vive en ciudades de más de 200.000 habitantes. En relación al lugar y tamaño de las ciudades, los municipios de menos de 20.000 habitantes son los que mayor capacidad de ahorro presentan (29%), seguido de las poblaciones de entre 100.000 y 199.000 habitantes (27%) y de más de un millón (26%).

Por perfiles, los casados son los que más invierten, destinando un 40% de su presupuesto mensual. Por el contrario, los separados son los que menos se gastan en su vivienda, con un 27% de los ingresos del hogar. Por tipo de familia, las parejas jóvenes sin hijos invierten más en vivienda (el 45% de sus ingresos) que otras como la nuclear o tradicional (36%), monoparental (34%), nido vacío (28%) o ensamblada (26%).

El inmueble tipo que buscan es muy similar al de 2016: pisos (49%), seguido de los chalets (20%) y de casas adosadas, con un 10%. En general, los que viven actualmente en piso, apartamento o chalet, buscan un inmueble de la misma tipología.

A más de la mitad de los españoles les da igual si la vivienda a comprar es de obra nueva o de segunda mano. Del 48% restante, el 21% prefiere que sea de nueva construcción, mientras que el 27% opta por una de segunda mano. Analizando los que tienen interés en adquirir una vivienda usada, el 52% afirma que preferiría que fuese nueva, pero su situación económica no se lo permite.

Por último, el estudio señala que las cuatro primeras motivaciones para mudarse son: que la vivienda cuente con más extras (33%), disponer de más espacio o más habitaciones (28%), tener una casa más bonita y estar en una mejor zona (ambos con el 16%).

24 años, plazo medio de una hipoteca

Según el estudio, tres de cada cuatro españoles solicitaron un crédito hipotecario en el momento de adquirir un inmueble, donde el periodo medio de contratación de este tipo de préstamos en 24 años. Los datos reflejan que gran parte de los compradores (86%) se han comprometido a 30 años o menos, el 14% a más de tres décadas y únicamente el 8% la pidió 10 años o menos.

Por su parte, el Índice Casaktua del Ahorro Inmobiliario se ha situado en un 47,3 sobre 100, lo que supone un 5,6 menos que lo obtenido en 2016 (52,9 sobre 100). Este baremo analiza la situación general del futuro comprador en cuestiones relacionadas con la capacidad de ahorro, la necesidad de tener aval y el conocimiento que se tiene sobre las hipotecas.

Los resultados de 2017 evidencian que el conocimiento del proceso hipotecario es ligeramente menor (5,7 sobre 10, frente al 6,1 de 2016), mientras que la capacidad de ahorro ha descendido notablemente y la incertidumbre respecto a necesitar o no un aval bancario ha crecido con respecto al año pasado. Concretamente, el 25% de los encuestados no sabe si lo necesitará, frente al 5% de 2016. El 44% considera que no van a pedírselo, el 12% cree que puede que sí y el 20% piensa que es muy probable que se lo soliciten.

Fuente: elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Share

Deja un comentario