Saltar al contenido

1

Desde Murcia, el holding empresarial español Baraka ha cerrado un acuerdo de compra del Edificio España con su actual propietario, el grupo Wanda, por un importe superior a los 265 millones de euros, según fuentes cercanas a la operación. 265 millones fue precisamente el precio que pagó en 2014 el magnate chino Wang Jianlin al Banco Santander por hacerse con él. Con la venta del edificio se cierra uno de los culebrones urbanísticos de Madrid protagonizado por el inversor chino y el Ayuntamiento de Madrid desde enero de 2015, para poder desarrollar el proyecto, que preveía construir 300 viviendas, un hotel de más de 20.000 m2 y un gran centro comercial.

edificioespaña

La negativa del Ayuntamiento de Madrid a que el magnate chino derribara la fachada, protegida por la Comisión Local de Patrimonio Histórico (CLPH), hizo que este desistiera hace seis meses de convertir el edificio en un hotel de lujo con oficinas y zona comercial y decidiera deshacerse de él. En enero, el Grupo Wanda encargó un concurso para la venta del edificio, de 117 metros de altura, en el que participaron cuatro grandes firmas del sector, y que finalmente ganó la consultora Jones Lang LaSalle (JLL). Durante este periodo, muchos fondos de inversión nacionales e internacionales se interesaron por la adquisición del inmueble, pero finalmente ha sido Baraka, el holding del empresario Trinitario Casanova, con sede en Murcia, quien ha roto la baraja con su oferta de compra.

El holding Baraka Global Invest está ubicado en el edificio Hispania de Murcia y se dedica a la promoción de viviendas, explotación de supermercados y promoción de eventos. En la capital ha protagonizado algunas operaciones, como la compra por 75 millones de un suelo urbanizable en Valdebebas. Su promotor, Trinitario Casanova, que ya fue calificado de "superviviente de la crisis del ladrillo", se mueve sin embargo como un experto jugador de Monopoly. En año y medio ha protagonizado sonadas operaciones en Madrid, como la compra de 114.000 metros cuadrados de suelo residencial en Valdebebas por 75 millones de euros, de la sucursal de Bankia de Gran Vía 44 (con la que obtuvo 2,6 millones en plusvalías en un mes) o de la sede comercial de Peugeot en Madrid, por seis millones.

El Ejecutivo de Manuela Carmena, ha tenido que lidiar además con el desafío del inversor asiático que ponía a su joven Gobierno contra las cuerdas al anunciar la decisión de abandonar sus planes inmobiliarios en Madrid. Sin embargo, el reciente convenio sellado entre el Ayuntamiento de Madrid y el Atlético de Madrid, club donde Wanda posee el 20%, para desbloquear la operación Calderón, y el principio de acuerdo con Casanova permiten que las aguas vuelvan a su cauce.

Ayer, debido al contrato de confidencialidad firmado con el grupo Wanda, ni el grupo Baraka ni la consultora JLL quisieron confirmar la venta, que se convierte en la mayor operación inmobiliaria de este año en la capital. También se desconoce por ahora qué uso querrá darle el nuevo propietario, que tendrá que avenirse a las condiciones impuestas por el Ayuntamiento.

La oposición usa la marcha de Wanda contra Carmena

Los representantes municipales del Partido Popular calificaron ayer la venta del Edificio España al holding murciano de "crónica de una marcha anunciada". José Luis Martínez Almeida (PP) pidió, nada más cerrar la comisión del Ayuntamiento sobre desarrollo urbano sostenible, que la alcaldesa pidiese "perdón" a los madrileños por decir en marzo que Wanda se quedaba.

Begoña Villacís, de Ciudadanos, recordó que el dato que hay que subrayar es la huida de Wanda, que se marcha por "la falta de apoyo, de consideración y de transparencia" del Gobierno municipal. El Ayuntamiento está "espantando a los inversores", dijo. Y añadió: "Hemos estado preguntando comisión tras comisión cómo iban las negociaciones con Wanda y la información que tenemos es nula".

Respecto al partido socialista, la concejala Mercedes González consideró que "Wanda se fue hace muchos meses". Y afirmó que el PSOE mantendrá la postura que adoptó ante el proyecto del grupo chino, es decir, que se respete la normativa vigente.

Fuente: elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

  • Encontrar pisos y casas en venta (oportunidades, rebajados…)
  • Encontrar pisos y casas en alquiler (larga temporada)
  • Encontrar pisos y casas en alquiler de vacaciones

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

El abandono del proyecto del Edificio España parece definitivo. En las últimas semanas tras no conseguir llegar a un acuerdo con el Ayuntamiento de Madrid, el inversor chino Wang Jianlin, propietario de Dalian Wanda Group, pone en venta el Edificio España, terminando a su vez con el proyecto de reforma que planeaba su rehabilitación como hotel de lujo y la creación de un centro comercial, que terminarían por renovar y reactivar la céntrica zona de la Plaza de España en Madrid. El edificio fue adquirido el verano de 2014 al Banco de Santander por 265 millones de euros.

edificioespaña1

Las dificultades técnicas de una obra de rehabilitación en la que la Comisión Local de Patrimonio Histórico (que preside y controla la Comunidad de Madrid, del Partido Popular, y en la que también participa el Ayuntamiento de la capital, de Ahora Madrid) le había impuesto conservar intactas la fachada de poniente y los laterales por su valor histórico y simbólico para la ciudad, podría ser la razón principal del pinchazo del proyecto. La citada comisión rechazó hace unos meses la petición del grupo chino de derribar el edificio España y reconstruirlo "con los mismos materiales, formas y dimensiones", aunque después presentó otro proyecto, de acuerdo con las premisas de Patrimonio, que estaba siendo analizada por el Ayuntamiento.

Por su parte, desde el Ayuntamiento el concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, detalló que había asistido a una reunión con el grupo inversor chino y que las conversaciones aún se mantenían. Esa nueva propuesta contemplaba tanto la "viabilidad técnica" como dar "cumplimiento a la ley". En ningún momento se plantea la posibilidad de derribar la fachada y reconstruirla ladrillo a ladrillo, algo que, por otro lado, es inviable técnicamente. La solución pasa por conciliar el cumplimiento de la ley y el mantenimiento de los elementos protegidos junto con la transformación del edificio que quería hacer Wanda. La fachada "por supuesto que se puede tocar", aclaró el concejal, que recordó que la consulta del grupo inversor chino pasaba por demolerla. Destacaba, en todo caso, que se trata de "un grupo más" y que si se comparan los datos del tercer trimestre de 2015 con los del ejercicio anterior en inversión extranjera directa queda patente el aumento del 46% siendo ya "Manuela Carmena la que dirigía el Ayuntamiento".

Tras unas semanas de cierta incertidumbre, las dificultades técnicas y la falta de acuerdo entre el Ayuntamiento y el grupo inversor, a finales de enero el Grupo Wanda empezó a tantear el mercado inmobiliario ante la perspectiva de poner a la venta el Edificio España. El único requisito que a priori había fijado para desprenderse del rascacielos es que el precio de la transacción iguale como mínimo el que la compañía china pagó al banco Santander por su adquisición en 2014, es decir, 265 millones de euros. Finalmente, la consultora JLL se encargará del proceso de venta del Edificio España por parte del Grupo Wanda, que lo adquirió en verano de 2014 al Grupo Santander y que ahora, después de que no puede sacar adelante la reforma del inmueble como desean, ha decidido ponerlo en el mercado. El pasado jueves, el Grupo Wanda emitió el pasado jueves una aclaración en su página web explicando que estaba "reevaluando al completo" este proyecto que adquirieron en verano de 2014 para poner en marcha un hotel de lujo, viviendas y una zona comercial en el centro de Madrid.

Según los primeros sondeos realizados, los inversores potencialmente interesados en la adquisición del rascacielos estarían dispuestos a abonar entre 180 y 220 millones de euros. La suma podría acercarse a los 240 millones si la Comisión Local de Patrimonio cambiara de parecer y permitiera derribar las fachadas del inmueble, una opción improbable mientras no haya un cambio de Gobierno en la Comunidad de Madrid, pero en todo caso sería una cifra alejada del listón de 265 millones marcado inicialmente por el holding que preside Wang Jianlin.

Todavía hay un hipotético tercer escenario suponiendo que la venta del edificio no cuajara y que Wanda descartara asumir la rehabilitación sin desmontar las fachadas. La última posibilidad que estaría estudiando la empresa de Jianlin sería la de mantener el activo en cartera durante cuatro años a la espera que un cambio en las instituciones madrileñas propiciara una actuación urbanística en la que no fuera necesario mantener la estructura exterior del rascacielos. La única opción que no se plantea el magnate chino es la de abandonar la operación dando la imagen de haber perdido dinero. Aseguran, además, que el Edificio España tiene un indudable atractivo tanto por su ubicación como por la combinación de usos autorizados (hotelero, residencial y comercial). Asimismo, destacan que hay inversores con suficiente capacidad como para hacer frente a una compra de semejante envergadura, si bien sitúan el escollo en el elevado precio de salida fijado por el Grupo Wanda.

Mientras, según algunos medios, el magnate chino Wang Jianlin, dueño del Grupo Wanda, sigue moviendo piezas en el tablero inmobiliario español a pesar del frustrado proyecto del Edificio España en Madrid. El hombre más rico de China está explorando la posibilidad de hacer inversiones inmobiliarias en La Costa del Sol (Málaga). En concreto, el Grupo Wanda se ha fijado como objetivo el término municipal de Benahavís, uno de los municipios ubicados en la zona de Marbella y en el que actualmente hay más suelo disponible. En principio, los planes de Wanda en tierras malacitanas pasan por desarrollar un gran complejo hotelero para dar respuesta a una cartera de 46 millones de potenciales turistas. Por otro lado, también se había asociado a este grupo inversor chino la adquisición del 75% de Marina d'Or, el centro vacacional y residencial ubicado en Oropesa del Mar (Castellón).

Fuente: elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter –