Saltar al contenido

2

Las polémicas (abusivas, según varios tribunales) cláusulas suelo de las hipotecas de miles de pisos y casas en España están ya vistas para sentencia. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea celebró la semana pasada la vista oral para fijar el grado de retroactividad que puede exigirse a la banca para devolver el dinero cobrado por esas malas prácticas bancarias, condenadas una y otra vez por jueces españoles y europeos. Las conclusiones del abogado general de la UE estarán listas el próximo 12 de julio. Normalmente, esa decisión prejuzga la mayor parte de las veces la sentencia definitiva, que llegará antes de fin de año, según fuentes judiciales. Ese fallo puede provocar una sacudida en las cuentas de resultados de varias entidades bancarias de hasta 9.700 millones de euros, que han empezado a provisionar por lo que pueda ocurrir.

alcossebre-castellon3

La banca española está a la espera de este proceso ante el impacto de la caída del Euríbor a terreno negativo en sus cuentas y una vez que han asumido que los tipos de interés permanecerán en mínimos históricos en el corto plazo. Así, la mayoría de hipotecas en España están referenciadas al euríbor, el tipo de interés al que se prestan dinero los bancos europeos. Las entidades bancarias suelen referenciar los tipos de las hipotecas a ese indicador, al que añaden un diferencial; a partir de ahí, revisan los intereses de cada crédito con una periodicidad generalmente anual. Algunos de los bancos españoles se blindaron contra caídas del Euríbor, que actualmente está en tasas negativas, con las citadas cláusulas suelo, que impiden que los intereses que se cobran por la hipoteca se sitúen por debajo de un determinado listón. Una vez declaradas abusivas, la duda que queda por despejar es la retroactividad de las devoluciones.

El Tribunal Supremo subrayó en mayo de 2013 que todas las cláusulas suelo que no sean completamente transparentes son abusivas. Y, por lo tanto, nulas. Hace poco más de un año, el Supremo se ratificó, pero solo obligó a devolver las cantidades cobradas desde mayo de 2013. Habrá que ver si al final los tribunales europeos constatan que esa es la fecha de corte, o los hipotecados pueden recuperar su dinero desde noviembre de 2009, el momento en el que las bruscas caídas de los tipos de interés empezaron a activar algunas cláusulas suelo. Tras un informe demoledor de la Comisión Europea, la sentencia determinará el grado de retroactividad, pero también aspectos como la prevalencia o no de los tribunales nacionales respecto a los europeos en lo relativo a abusos en el sector financiero.

Según la defensa de los bancos, la devolución retroactiva de los importes indebidamente cobrados no supondría riesgo sistémico para la banca española. Los abogados de las entidades afectadas subrayan que España habría tenido que ampliar el programa de rescate que recibió para sanear su sector financiero (100.000 millones, del que se usaron unos 40.000) si la banca hubiera devuelto las cantidades logradas por la aplicación de cláusulas suelo en las hipotecas, afirma el abogado de Cajasur en la vista celebrada en el Tribunal de Justicia de la UE.

Entre los 5.269 y los 9.700 millones de euros en devoluciones

En función del plazo variará el impacto en las cuentas de resultados del sector financiero español, que ha puesto en marcha una notable recapitalización pero tiene todavía una elevada morosidad, que ronda el 10%. Analistas Financieros Internacionales (AFI) calculó en un informe reciente que el agujero sería de 5.269 millones de euros si la retroactividad se detiene en mayo de 2013, y de hasta 9.700 millones en total si la sentencia dicta que se pueden recuperar los importes cobrados desde 2009.

El pasado julio la Comisión remitió al Tribunal un documento en el que explica que, según la normativa europea, la banca debería reintegrar la totalidad por las cláusulas que las sentencias declaren nulas por abusivas. Y no sólo el importe desde mayo de 2013. Se trataba de un informe muy concreto para un caso de Cajasur, pero dejaba muy clara la postura de Bruselas. Si algo es abusivo y es nulo debe desaparecer y el cliente, el ciudadano, debe ser compensado completamente, y no en parte.

De Guindos ve "irrelevante" el aviso de Bruselas por las cláusulas abusivas

La Comisión Europea se lo ha dicho a España en privado, en público, por escrito y de forma oral. En comunicados oficiales y en informes de parte destinados a la Justicia Europea. Y hoy lo ha hecho, una vez más, en forma de una advertencia más seria: o adapta las leyes comunitarias a la normativa nacional o se arriesga a multas. La notificación, en forma de procedimiento de infracción, insta a España a modificar la legislación nacional para ajustarla a la comunitaria "sobre el procedimiento civil que regula la ejecución hipotecaria y las órdenes de pago". Pero supone una enmienda general y un nuevo tirón de orejas, que llega apenas dos días después de una vista en el Tribunal Europeo de Justicia de Luxemburgo sobre las cláusulas suelo y su retroactividad.

Así, el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, cree que el impacto en el sector bancario español de las modificaciones en la normativa de cláusulas hipotecarias que debe introducir el Gobierno tras la nueva advertencia de la Comisión Europea (CE) "no puede ser relevante". Así respondió De Guindos al ser preguntado, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, por el procedimiento de infracción contra España iniciado por Bruselas por no haber trasladado de manera adecuada a la legislación nacional las normas europeas para proteger al consumidor de las cláusulas abusivas hipotecarias. Además, explicó que se trata de "cuestiones técnicas" que el Gobierno está analizando y debe resolver en un plazo de dos meses y que espera hacerlo de forma acordada con la CE. En todo caso, aseguró que "lo haremos teniendo en cuenta el principio fundamental de que las cláusulas no pueden ser abusivas".

Fuentes: elmundo.es y epais.com

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

2

El número de hipotecas constituidas para la compra de viviendas en España registró durante el año 2015 su segundo año de crecimiento tras seis años de caídas anuales consecutivas. Las entidades financieras concedieron 244.827 hipotecas nuevas, lo que supone un 19,8 % más que las firmadas en 2014 (204.302 contratos que supusieron un tímido incremento del 2,3%), según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Solo en diciembre de 2015 se constituyeron 19.362 nuevos créditos para adquirir una casa, un 21,1% más que en el mismo mes de 2014, con el que las viviendas hipotecadas encadenan ya 19 meses de subidas consecutivas. Además, la creación de hipotecas se enmarca con el euribor de febrero situado por primera vez en tasa mensual negativa.

Viviendas en Orihuela (Costa Blanca, Alicante)

El grifo hipotecario parece flexibilizarse al tiempo que aumentan las compraventas y los precios comienzan a subir tímidamente. Aún así, los préstamos suscritos están a años luz de los concedidos en el año 2006, cuando se alcanzó la cifra de 1,3 millones de hipotecas, esto es, a diario se firmaban más de 3.600.

También fue más alto el importe medio solicitado a las entidades financieras en el conjunto de 2015. La media contratada fue de 105.931 euros, un 3,6 % más que el año anterior. El capital prestado total alcanzó los 25.934 millones de euros, un 24,1% más interanual, de los que 2.088 millones se concedieron solo en diciembre.

En tasa intermensual (diciembre de 2015 sobre noviembre del mismo año), las hipotecas sobre viviendas se incrementaron un 0,6%, mientras que el capital prestado avanzó un 1,8%. Tanto el crecimiento mensual en la firma de hipotecas sobre viviendas como el del capital prestado son los más elevados que se producen en un mes de diciembre en los últimos cinco años.

Baleares, Cataluña y Cantabria las comunidades que más crecieron en 2015

Las comunidades con mayor número de hipotecas constituidas sobre viviendas durante el año 2015 fueron Andalucía (45.971), Madrid (42.382) y Cataluña (38.583), siendo estas a su vez, las regiones en las que se prestó más capital: Madrid (6.233 millones de euros), Cataluña (4.640 millones) y Andalucía (4.159 millones).

En el conjunto de 2015, las comunidades con las mayores tasas de variación anuales del número de hipotecas sobre viviendas fueron Baleares (41,4%), Cataluña (25,9%) y Cantabria (24,9%). Por su parte, las que presentaron las menores tasas fueron Navarra (2,5%), Castilla y León (8,9%) y Asturias (11,8%).

hipotecas2015-comunidades-ine

Mientras que en el mes de diciembre, las comunidades con las mayores tasas de variación mensuales del número de hipotecas sobre viviendas son Cantabria (25,6%), Aragón (24,0%) y Asturias (23,7%). Por su parte, las que presentan las tasas de variación mensuales más negativas son La Rioja (–34,5%), Canarias (–16,4%) y Castilla –La Mancha (–13,7%).

Respecto al total de fincas hipotecadas, según el INE durante 2015 el número de hipotecas sobre fincas rústicas y urbanas (en esta última se incluyen las viviendas) se incrementó un 17,1% respecto a 2014, hasta un total de 369.588, su primer repunte desde el año 2006. El capital de los créditos hipotecarios concedidos aumentó un 16,2% en el conjunto del año pasado, hasta superar los 47.756 millones de euros, en tanto que el importe medio de las hipotecas constituidas sobre el total de fincas descendió un 0,8% y sumó 129.214 euros.

Menos cambios en las condiciones de las hipotecas

Como consecuencia de la caída de los intereses, cada vez son menos los particulares que solicitan cambios en sus hipotecas, debido al abaratamiento sin precedentes de las mismas gracias a un euribor en negativo. Así, el número total de hipotecas con cambios en sus condiciones inscritos en los registros de la propiedad en el año 2015 fue de 180.007, lo que supuso un descenso anual del 16,5%. Atendiendo a la clase de cambio de condiciones se registraron 143.237 novaciones (o modificaciones producidas con la misma entidad financiera), con un descenso del 16,9%. El número de operaciones que cambió de entidad (subrogaciones al acreedor) disminuyó un 11,6% y el número de hipotecas en las que cambió el titular del bien hipotecado (subrogaciones al deudor) se redujo un 25,9%.

El 90,2% de las hipotecas constituidas el pasado mes de diciembre utilizó un tipo de interés variable, frente al 9,8% de tipo fijo. En el caso de las viviendas, el interés medio en 2015 fue del 3,37%, frente al un 3,5% inferior al registrado en diciembre de 2014. El Euríbor es el tipo de referencia más utilizado en la constitución de hipotecas a interés variable, en concreto figura en el 89,8% de los nuevos contratos.

El Euribor de febrero, por primera vez en tasa mensual negativa

Después de semanas en números rojos, el Euribor a 12 meses, índice al que están referenciadas la mayoría de las hipotecas en España, ha marcado por primera vez en su historia una tasa mensual negativa en febrero de 2016. ¿La principal consecuencia? Las cuotas hipotecarias seguirán abaratándose de media 14 euros al mes (unos 170 al año). El índice, que ya desde el pasado 2015 ha ido evolucionando en una clara tendencia negativa, en enero cerró en el 0,042%, acumulando 17 valores diarios en terreno negativo durante este mes a la espera de que el Banco Central Europeo (BCE) active más artillería para elevar la inflación en la zona euro. Desde el pasado 5 de febrero, el Euribor está inmerso en tasas diarias negativas y se ha hundido hasta el -0,024%, situando su tasa de febrero en el -0,008%.

euribor-febrero2016-mensual

Así, el Euribor se mantendrá en negativo durante algunos meses ante la excesiva liquidez existente en el mercado. Si el BCE deja de cobrar por los depósitos de los bancos o bien reduce este importe podría frenarse la caída del índice de referencia de las hipotecas. Para el analista de XTB Jaime Díez, el mercado espera que el BCE aplique descuentos de hasta el -0,5% en la facilidad de crédito, entre otras medidas, lo que podría mantener al Euribor en tipos negativos. Ahora bien, contempla un rebote ante la "fuerte presión bajista" que se desencadenaría si no se cumple alguna de las medidas esperadas. "El futuro es muy incierto, puesto que los bancos centrales están viendo inútiles sus esfuerzos por subir la inflación mientras el petróleo siga cayendo. El BCE dará tiempo a que sus medidas tengan efecto en los mercados y posiblemente ante los primeros datos de estabilización en el crudo de cara al tercer y cuarto trimestre del año el organismo ponga fin a las excesivas políticas monetarias actuales, por lo que el Euribor dejará de descontar nuevas caídas para estabilizarse o pasar a subir". Para José Luis Martínez Campuzano, analista de Citi en España, el euríbor en negativo "irá a más en el futuro próximo". El experto señala que, aunque es "complicado fijar" su evolución, puede oscilar entre el -0,5% y el -0,1% ya en verano.

La banca defiende que, al margen del euríbor, el consumidor debe devolver íntegramente su deuda, por lo que el sector entiende que es viable que no se lleguen a pagar intereses pero en ningún caso que el banco tenga que abonar por haber prestado. Así, algunas entidades ya incluyen en los nuevos contratos hipotecarios cláusulas de tipos cero. Según Triviño Abogados, "si estas nuevas cláusulas se vendieran en las condiciones de transparencia que exige el Tribunal Supremo, serían totalmente válidas".

Por otro lado, en las antiguas hipotecas donde no aparecen este tipo de cláusulas, "en el escenario poco pensable de que el euríbor más el diferencial fuese negativo, no es que el cliente cobre intereses del banco, sino que la cuota hipotecaria sirve para amortizar capital por el importe de dicha cuota más el diferencial negativo del tipo de préstamo". Es decir, que el banco calcularía la cuota de tal manera que no devolvería dinero al cliente, y dado que el banco considera que todo el capital prestado deber ser devuelto, destinaría la parte negativa de los intereses a incrementar el principal a devolver mensualmente. Un ejemplo gráfico: "si pagas 500 euros a interés cero, esos 500 euros van directamente a amortizar capital. Pero si el tipo de interés aplicable fuera por ejemplo de un 1% negativo, la cantidad amortizada computable sería de 505 euros", aunque el cliente realmente haga un desembolso de únicamente 500 euros. De este modo, las entidades financieras no perderían ingresos. Únicamente, acortarían ligeramente la vida media de los créditos. Para las nuevas hipotecas con tipos al mínimo, la pregunta es: ¿Me conviene una a tipo fijo o una a interés variable?

Fuente: INE – Estadística Hipotecas Diciembre y cierre 2015 (.pdf)

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

El euríbor a un año (el interés que se utiliza de forma mayoritaria para revisar las hipotecas a tipo variable en España), cae a tasas negativas por primera vez en su historia, quedando en el -0,002%, mientras que la media mensual de febrero queda en el 0,005%. Los principales bancos europeos se han mostrado dispuestos a prestarse dinero entre sí al -0,002% ayer viernes, frente al 0,002% que marcó este índice en la sesión del jueves. Es decir que los bancos con exceso de liquidez que prestan a otras entidades, lo hacen ya sabiendo que, dentro de un año, les devolverán menos dinero del que entregan.

euribor-febrero2016

Tras los cinco primeros días de mercado interbancario de febrero, la media mensual, que es la que se utiliza para la revisión de las cuotas hipotecarias a tipo variable (más del 90% de las que se suscriben en España), se sitúa en el 0,005%. Si se mantiene la tendencia (el mes se inició al 0,01%), febrero acabará también con la primera media mensual negativa. Esta referencia será incorporada a las revisiones de marzo, con lo que el efecto en lo que se paga al banco por el crédito hipotecario podrá comprobarse ya en la cuota de abril.

El descenso del euríbor va en paralelo con las medidas de estímulo monetario del Banco Central Europeo, que trata de animar el préstamo a familias y empresas, y así reactivar los precios (la inflación de la zona euro está en el 0,4%, cuando la meta del Banco Central de España es que se acerque al 2%). Para ello, ha bajado el interés de referencia para sus operaciones de crédito al 0,05%. Y ha penalizado el dinero depositado por los bancos con exceso de liquidez en sus cuentas. Antes de las crisis, esos depósitos se remuneraban, pero ahora las entidades que dejan aparcado dinero cada día en el banco central, deben pagar. Ese tipo de interés negativo es ahora del -0,3%. El objetivo de esa medida es evitar que el dinero de las entidades con exceso de liquidez se embalse en activos sin apenas riesgo (como los depósitos del BCE) o en otros activos considerado refugio (como los títulos de deuda pública), aminorando su remuneración o incluso penalizando su tenencia con intereses negativos.

¿Qué pasa con mi hipoteca si el euríbor es negativo?

Con el euríbor a un año en tasas negativas, algo que ha ocurrido este pasado viernes 5 de febrero con la caída al -0,002%, la pregunta que se suscita para casi seis millones de hogares que tienen pendiente devolver un crédito hipotecario es inmediata: ¿el banco tendrá que pagarme intereses a mí? O, de otra forma: ¿un interés negativo implica que mi deuda con el banco disminuye? El euríbor a un año se ha incorporado al club de los intereses negativos. Es una de las consecuencias de las medidas extraordinarias aplicadas por el Banco Central Europeo (BCE), que ya aplica un -0,3% al dinero que los bancos con exceso de liquidez aparcan en forma de depósitos en las cuentas del banco central. Pero el euríbor a un año es peculiar: por un lado es el interés al que, cada día, un grupo de bancos europeos comunica que está dispuesto a prestar a otros bancos, la referencia para el mercado interbancario. Pero también es la referencia utilizada en España para calcular la cuota mensual que el prestatario paga al banco en la inmensa mayoría de créditos hipotecarios a tipo variable, que son más del 90% de los que se suscriben. Vendrá bien, aclarar algunas preguntas.

¿Cuándo empezará a aplicarse el euríbor negativo en la revisión de hipotecas? Para la revisión de la cuota mensual que el prestatario paga al banco (devolución del principal de la deuda e intereses) en un crédito hipotecario a tipo variable, se establece como referencia la media mensual del euríbor. Las revisiones se producen una o dos veces al año, según establezca el contrato. Y su aplicación suele tener un par de meses de retraso. Por ejemplo, si la media mensual de febrero del euríbor a un año acaba en tasas negativas, como es previsible, ese tipo de interés será la referencia para las hipotecas que se revisen en marzo, y su efecto se notará en la cuota mensual de abril.

¿Cuándo será negativo el interés de mi hipoteca? El interés de las hipotecas a tipo variable se forma a partir del euríbor a un año, al que el banco suma un diferencial, que justifica por el riesgo asumido en la operación, que además está garantizada por la propia casa hipotecada. En la actualidad, ese diferencial, como mínimo y si se admiten otras condiciones (contratar con el banco seguros, planes de pensiones o domiciliar nómina o recibos), ronda el 1%. Pero, entre 2007 y 2009, en algunos casos muy contados, con condiciones muy determinadas (tramitación por Internet, menores de 35 año, volúmenes de préstamo elevados o para créditos que se trasladasen de entidad), se llegaron a conceder hipotecas en las que el diferencial aplicado al euríbor por algunas entidades (Deutsche Bank, BBK, Caja Navarra, Santander o Banco Gallego) se situó entre el 0,17% y el 0,25%. Es en esas hipotecas donde el interés podría llegar a ser negativo antes: para ello, el euríbor a un año tendría que situarse, según los casos, entre el -0,2% y el -0,3%, para compensar así el diferencial aplicado.

Si el interés llega a ser negativo, ¿bajará mi deuda? ¿me pagará dinero el banco? Mientras el diferencial aplicado sea superior a la tasa negativa del euríbor -que será el caso (muy) mayoritario, salvo que el BCE de otra vuelta de tuerca espectacular a su política monetaria-, el interés de la hipoteca seguirá siendo positivo, aunque cada vez menor. Y la revisión de la cuota hipotecaria arrojará resultados similares a los de los últimos años: la cuota mensual bajará, pero todavía el prestatario pagará en ella una parte del principal de la deuda a devolver y una parte, menguante, en intereses. Si, al restar la tasa del euríbor al diferencial aplicado, el interés resulta negativo, su aplicación directa debería llevar al banco a disminuir la deuda pendiente, descontando el interés del principal que se amortiza en la cuota. Pero aquí entraría en juego lo que establezca el contrato del crédito hipotecario. Y, sobre todo, qué interpretación se haga.

¿Cuánto tiempo estará en negativo el euríbor? Los analistas de Bankinter ya anticipaban, en enero, que el euríbor a un año se situaría alrededor del -0,10% en este mismo trimestre. Y su estimación se hizo antes de que el presidente del BCE, Mario Draghi, anunciara que habrá una revisión de la política monetaria en marzo, lo que la mayoría de servicios de estudios han traducido por la aplicación de una tasa aún más negativa a los depósitos aparcados en el BCE. Oxford Economics, por ejemplo, cree que pasará del -0,3% al -0,5%. Si eso es así, la tasa del euríbor a un año se haría también más negativa. Y el supervisor del euro ya ha anunciado que seguirá con las medidas extraordinarias "hasta marzo de 2017 o más allá".

¿Un suelo del 0%? La crisis ha trastocado muchas cosas. Entre ellas, el mito de que, en el negocio bancario no se podían aplicar intereses negativos. De hecho, ya rigen en los préstamos entre las propias entidades financieras. Salvo en aquellos con cláusula suelo, es decir aquellos que establecen un interés mínimo independientemente del resultado de sumar un diferencial al euríbor, la mayoría de contratos hipotecarios no contemplan el caso específico de qué ocurre cuando el interés resultante es negativo. Pero sí suelen establecer de forma explícita que es un contrato en el que el prestatario se obliga a devolver la cantidad adeudada y el interés pactado.

Según Gonzalo Bernardos, economista y director del Máster Inmobiliario de la Universidad de Barcelona: "La gente cree que el banco le pagará, pero no es así. Los préstamos hipotecarios tienen un diferencial sobre el Euribor, por lo que si el índice va al -0,1%, este porcentaje se restaría al diferencial". "Esto significa", añade, "que el hipotecado pagará un interés más bajo (siempre y cuando no tenga cláusula suelo), pero tendrá que seguir pagando tanto el capital como los intereses".

La respuesta, en los tribunales

En cualquier caso, desde el Banco de España matizan que para que los intereses negativos lleguen al público en general el Euribor tendría que seguir bajando mucho. Por el momento, pocos se atreven a vaticinar cuál sería el suelo negativo del índice hipotecario. Eso sí, de ser muy profundo, todo apunta a que el asunto acabaría (a título personal, a través de asociaciones de consumidores o de plataformas de afectados) en los tribunales a imagen y semejanza de lo que ha ocurrido con las polémicas cláusulas suelo.

Así, el Banco de España no han dado ninguna indicación a las entidades sobre qué hacer en el caso de los intereses negativos, ya que considera que eso depende de la interpretación de los contratos, una función ajena al supervisor de la banca. Si hay discrepancia, esa interpretación se dirimirá en los tribunales, como ya ha ocurrido con algunas hipotecas en otras divisas, con alguna sentencia favorable al cliente.

En el caso de las cláusulas suelo, tras varios años de litigio, el Tribunal Supremo no consideró que su aplicación era ilegal, pero sí que, si no se había informado suficientemente al cliente sobre sus efectos, eso la convertía en abusiva, lo que lleva a su nulidad por falta de transparencia. Una sentencia que forzó que la mayoría de las entidades bancarias las dejaran sin efecto.

Fuente e imagen: elpais.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter –