Saltar al contenido

11

plandevivienda2013_2016Nace el primer plan de vivienda que solo ofrecerá ayudas a la vivienda en alquiler y la rehabilitación. Este nuevo plan será aprobado hoy viernes por el Consejo de Ministros, último trámite necesario para que el Gobierno central pueda firmar los convenios bilaterales con las comunidades autónomas y poner así en marcha el Plan Estatal de Vivienda 2013-2016 tras haberse retrasado desde su fecha prevista inicialmente.

Tras las nuevas medidas de la reforma fiscal que afectan a la vivienda, ahora el Ministerio de Fomento desea cerrar lo antes posible los acuerdos con las autonomías, que son las que tienen transferidas las competencias de vivienda, que "en esta ocasión ha sido más complicado que otras veces porque había que cerrar planes anteriores, cuyas ayudas ya no tendrán continuidad en este nuevo" según fuentes del ministerio. Uno de estás ayudas será la promoción de VPO en régimen de propiedad, que desaparece en este nuevo plan estatal de vivienda, aunque los 250.000 españoles que en la actualidad se benefician del pago de una hipoteca subsidiada por su piso de protección oficial (VPO) seguirán percibiendo esas ayudas.

Desterrada la vivienda social en régimen de compra, los dos pilares del nuevo plan de vivienda serán la rehabilitación y el alquiler, que junto con otras iniciativas dará como resultado un presupuesto de casi 2.500 millones con el que se prevé crear más de 30.000 empleos directos y hasta 105.000 indirectos. En total, el departamento que dirige Ana Pastor calcula que en los próximos cuatro años el arrendamiento recibirá subvenciones por unos 1.500 millones y 627 millones destinados a la rehabilitación.

Nueva ayuda directa al alquiler de vivienda para todos

Una de las novedades que incluye este plan lo constituye la nueva ayuda directa al alquiler de vivienda, que según el último texto aprobado hace ya más de un año por el Consejo de Ministros, se trata de una renta que podrán recibir las personas físicas mayores de edad (que no será exclusiva para jóvenes) con un límite de ingresos inferior a tres veces el IPREM, unos 1.600 euros mensuales o 22.365 euros brutos al año.

Estos topes serán modulables según el número de miembros y composición que tenga la "unidad de convivencia" que solicite esta ayuda. Esta circunstancia representa un cambio importante respecto al sistema anterior, (la renta básica de emancipación ideada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero) que concedía la ayuda a título individual. Y esto, en opinión del actual equipo del Ministerio de Fomento, es lo que asegurará que el dinero público llegue a las familias más necesitadas.

En términos generales, la ayuda podrá alcanzar el 40% de la renta que pague el inquilino, que no podrá ser superior a los 600 euros mensuales. En cualquier caso, el límite será de 2.400 euros por vivienda y año por un plazo máximo de 12 meses prorrogables hasta la finalización del plan. Asimismo, siempre tendrán preferencia las personas que hayan sido desahuciadas, advierten fuentes oficiales.

El Gobierno espera con este nuevo sistema de ayuda al arrendamiento llegar a un mayor número de beneficiarios y evitar el fraude. En lugar de los 80.000 perceptores que quedaban el año pasado de la renta básica de emancipación, Fomento espera poder atender a partir de ahora las necesidades de 133.000 hogares. El impulso para la creación de un parque público de pisos en alquiler será otro de los programas estrella del nuevo plan de vivienda.

La rehabilitación, con mejoras en la financiación de proyectos

Quedando aún un amplio excedente de casas y pisos por vender, la estrategia no podía seguir siendo edificar más. Por eso, la rehabilitación se convierte en un pilar del nuevo plan estatal de vivienda contemplando ayudas directas para fomentar las obras de renovación de viviendas y edificios y una financiación bancaria especialmente diseñada para estos proyectos, gracias al compromiso adquirido por las entidades después de meses de negociación con el Ejecutivo y las constructoras. Será uno de los sectores donde cobrará especial importancia la colaboración público-privada.

Parece que esta vez sí, esta vez se apuesta en serio por la rehabilitación, y aunque es evidente la escasez de recursos económicos ha impedido que las ayudas sean más ambiciosas (apenas 627 millones), se aprecia algún avance, sobre todo en financiación. Con el nuevo plan se anima a las empresas privadas a poner en marcha proyectos de renovación de edificios enteros que supongan una mejora en su eficiencia energética. Se trata de copiar las fórmulas que ya funcionan en otros países, donde los propietarios de las casas no tienen que desembolsar el dinero al inicio de la obra y puedan pagarla en cómodos plazos.

Los principales beneficiarios de las ayudas ahora aprobadas serán las comunidades de propietarios o los dueños únicos de edificios de viviendas. Se concederán hasta 4.000 euros por vivienda para conservación, 2.000 euros para mejorar la eficiencia energética y 4.000 si la obra aumenta la accesibilidad. En ningún caso se otorgará más del 35% del presupuesto. Todo ello en inmuebles cuya antigüedad sea anterior a 1981. Asimismo, están previstas subvenciones para proyectos integrales de al menos 100 viviendas que oscilarán entre los 2.000 euros por piso para la urbanización hasta los 11.000 por casa si el edificio es demolido por completo. Y para regular todo esto, el proyecto de ley de Rehabilitación, que flexibiliza las condiciones y situaciones que deben darse para poder acometer obras en las comunidades de vecinos.

El Gobierno ya había modificado con anterioridad la Ley de Rehabilitación para eliminar las trabas jurídicas y administrativas que habían impedido en el pasado numerosos proyectos. La norma regula, por primera vez, "un límite económico homogéneo para el deber legal de conservación que cabe exigir a los propietarios" e introduce la posibilidad de que las plusvalías que se generen en estas obras de rehabilitación reviertan sobre las comunidades de propietarios, facilitando así su financiación.

Más información y detalles: Ministerio de Fomento

Fuente: cincodias.com

RelacionadoLa rehabilitación de vivienda y las ayudas públicas, claves y pasos para tramitarlas

Síguenos, te iremos informando en Facebook,  o Twitter

Según ha publicado el INE, finalmente la deducción por vivienda terminando el año 2012 ha causado un aumento del 18,9% en las compraventas de viviendas inscritas en los registros. Se vendieron 39.670 viviendas en total, ante las 23.500 de diciembre y las 33.400 que fueron vendidas en enero de 2011.

Compraventa de casas

Por lo que la subida obedece al fin de la citada deducción a cierre de año, ya que estas cifras corresponden a operaciones realizadas anteriormente. Es más, en otros meses de enero también crecieron con fuerza las operaciones de compraventa, ya fuera para aprovechar un mes más de deducción o porque se hubiese anunciado la retirada de la misma.

Es el mejor dato desde febrero de 2011, cuando se superaron las 45.000 compraventas. El avance interanual de enero, el segundo consecutivo tras el incremento del 2,3% logrado en diciembre, se ha debido tanto a los pisos nuevos como a los usados, aunque las operaciones sobre estos últimos han aumentado algo más.

...continúa leyendo "El fin de la deducción por vivienda sube un 18,9% las ventas de casas"

1

El repunte de las transacciones de viviendas del 3% en agosto tras 17 meses de caídas se explica por la anticipación de muchas operaciones de compra para evitar la subida del IVA del 4% al 10% para la vivienda nueva y la supresión de la deducción por vivienda habitual desde 2013, según expertos del sector consultados por Europa Press.

La demanda extrajera y la venta de pisosAsí, sobre los datos publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el socio director de Horizone Consulting Inmobiliario, Julio Gil, ha señalado que este incremento "puede deberse al anticipo de las compras" para esquivar este endurecimiento de la carga fiscal sobre las viviendas.

En este sentido, ha recalcado que "de ninguna manera puede interpretarse como un cambio de tendencia, sino como un elemento coyuntural que irá en detrimento de las compraventas que se formalicen a partir de enero".

En este sentido, puntualizó que en tanto que las estadísticas de compraventas de viviendas que ofrece el INE se nutren de datos procedentes de los registros de la propiedad, llevan un decalaje de unos tres meses (los datos de agosto se corresponden con compraventas hechas en junio), de forma que la previsible moderación de las compraventas desde enero se dejará notar en las cifras que el organismo aporte en marzo.

AUMENTA LA DEMANDA EXTRANJERA

En el mismo sentido, el director general de Negocio de Aguirre Newman, Ángel Serrano, enfatiza también que estos datos no anticipan un cambio de tendencia, sino que se deben a cuestiones "coyunturales", especialmente la próximas subidas de impositivas vinculadas a la compra de vivienda.

Si bien, añade un elemento más, que es "incremento de la demanda internacional", alentada por la caída de precios de las viviendas ofertadas por las entidades financieras, que se corresponde con el aumento de las pernoctaciones hoteleras de extranjeros en un 3,5% en el mes de agosto respecto al mismo mes de 2011. (...)

Fuente: europapress.es

1

La vivienda nueva seguirá sujeta, como estaba previsto, al IVA superreducido durante 2012. A partir de 2013, la compra de casas nuevas comenzará a tributar al 10%. Fecha en la que también acabará la deducción por compra.

Ivaviviendasnuevas
Reformas en el IVA de la Vivienda

Desde que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, adelantara en el Congreso de los Diputados el incremento del IVA general (del 18% al 21%) y del reducido (del 8% al 10%), a partir del 1 de septiembre, y el mantenimiento del superreducido en el 4% para los "productos de primera necesidad", mucho se había especulado sobre la continuidad de la vivienda nueva en este paquete gravado con el menor porcentaje. Rajoy no había hecho referencia alguna al IVA de la vivienda en su comparecencia y de ahí las especulaciones surgidas.

El presidente del Gobierno mantuvo la tributación más baja a la adquisición de vivienda nueva para todo 2012 el pasado 30 de diciembre. Una medida coyuntural que había sido aprobada por el ex Ejecutivo socialista para estimular la actividad en el sector inmobiliario.

En cuanto al final de la deducción por compra de vivienda, también anunciado por Rajoy para "las nuevas compras", "a partir del 1 de enero acabará la deducción por compra de vivienda", por lo que la desgravación quedará suprimida justo un año después de su recuperación para todas las rentas.

De este modo, la vivienda encara los que son sus últimos meses con importantes incentivos fiscales. Según algunos cálculos el ahorro medio que un comprador de casa podría obtener por comprar en 2012 asciende a más de 30.000 euros. Cantidad en la que se traducirá el coste del IVA del 4% al 10% (por ejemplo, en una casa con un precio de 180.000 euros este gravamen se incrementará de los actuales 7.200 euros a 18.000) y el adiós a la deducción por adquisición de vivienda (por ejemplo, un contribuyente con una hipoteca media de 130.000 dejará de percibir una desgravación de más de 20.000 euros durante la vida de su préstamo).

Fuente: elmundo.es

2

El documento publicado el sábado con los detalles de las duras medidas de ahorro ideadas por el Gobierno para los próximos años sigue arrojando matices que afectan al bolsillo de los ciudadanos. En la próxima declaración de la renta (IRPF), quienes compraron una vivienda antes del 20 de enero de 2006 no podrán beneficiarse de la compensación fiscal por desgravación por compra de vivienda habitual. [Ver el documento (pág. 50437)]

Compensacion vivienda
Compensación fiscal por vivienda

La compensación fiscal por vivienda no es otra cosa que un 'parche' fiscal que equilibraba la desgravación por vivienda en el IRPF para los compradores anteriores a esa fecha, cuando se modificó la ley que afectaba a dicha tributación, respecto a la fiscalidad que entró en vigor entonces. En el caso de haber comprado antes de 2006, había que rellenar la casilla 738.

En 2010, un total de 3,43 millones de contribuyentes con hipoteca recibieron esa 'compensación', lo que supuso a las arcas del Estado 579,3 millones de euros ese año fiscal, a razón de 169 euros por declaración de media, aunque el máximo es 225 euros.

Es un suma y sigue. La medida de ahorro, que no figura en el articulado, sino en las disposiciones generales del Real Decreto ley 20/2012, de 13 de julio y de forma escueta, dice literalmente: "En el ámbito del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, con el objetivo anteriormente señalado de consolidación fiscal, se suprime en el período impositivo 2012 la compensación fiscal por deducción en adquisición de vivienda habitual aplicable a los contribuyentes que adquirieron su vivienda antes de 20 de enero de 2006".

Los contribuyentes que compraron sus viviendas habituales antes de esta fecha tenían derecho a desgravarse las aportaciones anuales para pagar su hipoteca. Tras de esta fecha, el porcentaje de deducción pasó al 15%, sobre un máximo de 9.015 euros, y los propietarios de los inmuebles comprados con anterioridad a la misma pudieron verse perjudicados por el cambio.

Por esta razón se estableció una compensación fiscal, de forma que los compradores anteriores a 2006 se desgravarían el 25% sobre los primeros 4.500 euros y el 15% sobre el resto de un máximo de 9.500 euros. A partir de 2010, esa compensación fue reducida al 20% sobre los primeros 4.500 euros, cinco puntos menos. Y es esa compensación de cinco puntos lo que se elimina.

Esta sutil modificación fiscal no fue anunciada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el miércoles pasado en el Congreso ni por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, el viernes, tras la reunión del Consejo de Ministros, ya que ambos solo señalaron que se suprimirá la deducción por vivienda para los contribuyentes que compren su casa a partir del próximo año.

El real decreto ley señala que se suprime la compensación para el ejercicio 2012, lo que significa que afectará a la declaración de la renta el próximo año.

El real decreto ley también recoge que "las desgravaciones en el IRPF por vivienda, tras haber sido de utilidad en un año de especial debilidad de la demanda de viviendas, se eliminan también en 2013 en un horizonte de paulatina recuperación de las variables fundamentales".

Fuente: elmundo.es

4

Ningún científico ha logrado demostrar que el español nazca con un gen que le predispone a comprar una vivienda, endeudarse de por vida y establecer una unión indivisible con su banco. Para entender por qué en España el mercado del alquiler es residual deben buscarse otras causas y la fiscalidad ofrece algunas respuestas. La normativa tributaria de los últimos 30 años sugería que quien alquilaba una casa en lugar de comprarla era un auténtico necio. Los analistas culpan en parte a la fiscalidad de promover el boom inmobiliario que ahora España está pagando.

deduccion por vivienda
La deduccion por vivienda ¿es una trampa?

Entre 1978 y 2011, el Estado ha destinado más de 70.000 millones en subvencionar fiscalmente a través del IRPF la compra de casa. Y, hasta 2008, el IRPF no contemplaba ningún beneficio fiscal para los contribuyentes que optaran por el alquiler. El Gobierno de Mariano Rajoy ahora reconoce que estudia la propuesta de la Comisión Europea de eliminar la deducción por vivienda habitual, un beneficio fiscal que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero suprimió para las rentas superiores a 24.100 euros. El actual Ejecutivo resucitó esta ventaja fiscal de la que se benefician casi seis millones de contribuyentes.

En cualquier caso, la posible supresión de la deducción tendría un elevado coste político para Rajoy -es de las pocas promesas electorales que ha cumplido- y, en términos de ingresos, resultaría insignificante ya que fuentes de Hacienda aseguran que en ningún caso los actuales beneficiarios de la deducción perderían esa ventaja. Es decir, los que ya se desgravan por vivienda podrán seguir haciéndolo hasta cancelar su hipoteca. Así, los potenciales afectados se limitarían a aquellos que compraran una casa a partir de la supresión que, por otra parte, lo más probable es que fuera parcial para no afectar a las rentas más bajas.

Tomando como referencia la tendencia actual, al año se venderán en torno a 335.000 viviendas. Incluso suponiendo que todas ellas se destinaran a vivienda habitual, la eliminación total de la deducción por vivienda -algo improbable- solo lograría un ahorro público de 267 millones de euros en el primer año. Además, sin el incentivo fiscal es más que probable que las ventas cayeran todavía más. Si bien los ingresos públicos adicionales derivados de esa medida se incrementarían año a año, ya que la deducción se aplica hasta finalizar el pago de la hipotecas, el Ejecutivo precisa ahora de medidas con efectos inmediatos para rebajar el déficit al 3% en 2013, un objetivo que nadie, con la excepción del Gobierno, confía en que se cumpla.

En cualquier caso, la eliminación de la deducción por vivienda nunca se ha defendido por motivos de ahorro público, sino para enfriar el sector inmobiliario. Resulta evidente que este problema se ha resuelto de otra forma mucho más violenta y dramática.

La fiscalidad, por sí sola, no puede explicar el delirio inmobiliario que recorrió las entrañas de España. Otras variables como los bajos de tipos de intereses y la creencia injustificada de que la vivienda no bajaba nunca de precio alentaron un crecimiento económico que hoy, a toro pasado, es evidente que resultó contraproducente. Sin embargo, desde los distintos Gobiernos alentaron el boom del ladrillo, que engrosó las arcas públicas de Gobierno central y, sobre todo, de comunidades y ayuntamientos, cuyos tributos propios más importantes están ligados al mercado inmobiliario.

Si bien en los años setenta y ochenta promover fiscalmente la compra de casa pudo resultar una medida acertada, instituciones como el Banco de España llevan años reclamando un brusco viraje de la política fiscal, una opinión también compartida por la Comisión Europea. Aun así, es complicado eliminar una ventaja fiscal tan interiorizada por los contribuyentes. La deducción por vivienda está íntimamente ligada al IRPF y se introdujo por primera vez en 1978, el mismo año en que el impuesto se reformó en profundidad tras los Pactos de la Moncloa celebrados un año antes. Desde entonces la normativa ha ido variando, aunque el patrón siempre ha sido el mismo: ofrecer ventajas fiscales a quien comprara una casa.

Ello se ha intentado justificar en que la Constitución Española insta a los poderes públicos a proteger el derecho a tener una vivienda digna. Sin embargo, no dice que deba ser en propiedad. Además, en ningún momento de los últimos 30 años se estableció un límite a la deducción por nivel de renta. El Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero aprobó en 2010 una reforma en este sentido que nunca llegó a aplicarse porque el Gobierno de Mariano Rajoy recuperó el beneficio fiscal con carácter retroactivo.

Expertos como el catedrático de Economía de la UPF José García Montalvo, argumentan que la deducción por vivienda alentó la subida exponencial de precios en la última década. Además, asegura que el incentivo fiscal no beneficia al contribuyente, sino que acaba en la cuenta de resultados de las promotoras. Desde el otro lado, el sector inmobiliario reza para que el Gobierno finalmente no suprima la deducción por vivienda en un momento en que el mercado está totalmente deprimido.

Haga lo que haga el Ejecutivo, llegará tarde.

Fuente: cincodias.com

5

El Gobierno rompe la igualdad fiscal entre la adquisición y el alquiler de vivienda

noticiaLas medidas tomadas en el Real Decreto de Medidas Urgentes darán mucho que hablar en los próximos días. El pasado viernes, el ejecutivo de Mariano Rajoy recuperó la deducción por compra de vivienda para todas las rentas. Mantiene, no obstante, el statu quo en el caso del alquiler.

El sistema tributario español siempre ha primado la compra de casa frente al alquiler. Situación que fue interrumpida en 2011, cuando el ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero equiparó la deducción por adquisición y arrendamiento de vivienda. Por un lado, eliminó la rebaja fiscal en el IRPF por la compra de vivienda para rentas superiores a 24.107,2 euros y, al mismo tiempo, elevó hasta ese umbral el límite para aplicar la deducción por alquiler.
...continúa leyendo "Vuelve la deducción por compra de vivienda para todas las rentas"

Casi 7 de cada 10 contribuyentes que viven de alquiler no aprovechan la deducción por este concepto en su declaración de la Renta.  Es decir, un 66,62% de estos contribuyentes recibieron una devolución menor o pagaron una media de 359 euros de más en su declaración de la Renta del año pasado, según los Técnicos de Hacienda (Gestha) a través de un estudio donde se afirma que más de un millón de inquilinos que pudieron deducirse el alquiler en su declaración del IRPF del año 2008 no lo hicieron.

IRPF 788984 - Un 66,62% de los alquileres no solicitan los 360 euros de media de su deducciónUno de los colectivos más afectados es el de los jóvenes que viven de alquiler y que, debido a que generalmente no superan la cifra mínima de ingresos anuales -hasta 22.000 euros si tienen un solo pagador-, no realizan la declaración por desconocimiento de sus derechos, dejando así de optar a estos beneficios fiscales y de obtener la devolución de sus retenciones.  También existe otro colectivo que podría estar afectado es el de aquellas personas que tienen contratos de alquiler no declarados legalmente. En la actualidad, se calcula que más de un millón de arrendamientos escapan del control del Fisco, lo que representa aproximadamente el 55% del parque de viviendas en alquiler.

Según los Técnicos de Hacienda, sólo 502.440 contribuyentes se beneficiaron de las deducciones estatales por alquiler en 2008, primer año de su puesta en marcha, lo que contrasta con las previsiones del Ministerio de Vivienda, que cifraba el colectivo que podría acogerse a esas desgravaciones en 700.000 familias.

Calaluña, Madrid y Andalucía, encabezan el ranking

Como casi siempre, por una cuestión de proporcionalidad en el número de habitantes, las comunidades autónomas donde el mayor número de contribuyentes dejaron de deducirse el alquiler fueron Cataluña, que produjo un ahorro para el Estado de más de 85,5 millones de euros y una pérdida de 393 euros por cada uno de los 217.736 inquilinos; Madrid, con un ahorro de 68,04 millones de euros y una pérdida de 406 euros para cada uno de los 167.409 inquilinos que no usaron esa desgravación o no declararon; y Andalucía que causó el ahorro para las cuentas del estado de 66,54 millones de euros a razón de una pérdida de 359 euros por cada uno de los 198.166 inquilinos contabilizados. En el caso de Andalucía, ocho de cada diez personas (81,64%) con derecho a la deducción no solicitó este beneficio.

Fuente: cincodias.com