Saltar al contenido

1

Mantener una segunda vivienda para aprovecharla en vacaciones y días de descanso, cuesta de media 1.791 euros anuales. Es la principal conclusión de la fotografía que ha hecho la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) tras analizar los gastos anuales que suponen tener una segunda casa, en la playa, el pueblo o la montaña, para las vacaciones. Para ello ha hecho un análisis de los gastos reales de dieciocho segundas viviendas de 77 m2 situadas en la costa española. Más alto aún, es el cálculo elaborado por la agencia Alquiler Seguro, para quien una vivienda de 80 metros cuadrados y dos dormitorios en las provincias de Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Alicante, Málaga, o en zonas del País Vasco como Bilbao tiene un coste medio de 2.270 euros anuales.

apartamentos-vacaciones-estepona

Según informó la organización, los gastos de comunidad son el capítulo más importante, y su coste oscila entre los 200 y 1.140 euros anuales, dependiendo del tamaño y los servicios de la urbanización. Además hay que hacer frente al pago de los suministros (agua, gas y electricidad), aunque la vivienda esté vacía la mayor parte del año. El gas supone 76 euros, el agua 216, aunque depende mucho de las zonas y por último la electricidad alcanza los 292 euros anuales y es por ello el gasto más importante. En total, supone alrededor de los 600 euros anuales de media. OCU aconseja en este sentido, reducir al máximo la potencia contratada para bajar la factura.

Además, la OCU avisa a los consumidores que se deben tener en cuenta los impuestos anuales correspondientes, que varían dependiendo del municipio. El más importante es el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), con una media de 276 euros. También, hay que añadir, la tasa por recogida de basuras que cobran muchos ayuntamientos que supone una media de 117 euros al año.

Otro impuesto destacado es el IRPF ya que a la hora de hacer la declaración de la renta, los propietarios deberán tributar por esa segunda vivienda. De esta forma, tendrán que incluir como ingresos el 2% del valor catastral o el 1,1% si este se revisó en 2015 o en los diez años anteriores. En OCU dan un ejemplo: por un piso en Benidorm de 75.000 euros de valor catastral, el dueño debe declarar el 2% de esa cantidad, 1.500 euros, como ingreso.

Además de todos los señalados con anterioridad, OCU advierte a los consumidores sobre otros posibles gastos: desde averías de electrodomésticos a las daños propios que pueda sufrir la vivienda, pasando por derramas de la comunidad. OCU recuerda a los consumidores que deben tener en cuenta la posibilidad de un seguro de hogar: el gasto medio es de 180 euros anuales. OCU aconseja en este caso estudiar contratarlo con la misma compañía que la vivienda habitual, pues es probable que ofrezca un descuento.

Una de las posibilidades que tienen los propietarios de una segunda vivienda, para compensar los gastos que les supone, es ponerla en alquiler. Sin embargo, OCU advierte igualmente acerca de las nuevas exigencias para que sea una vivienda en alquiler de vacaciones. Así, en muchas autonomías tienen ya una nueva regulación para las llamadas “viviendas con fines turísticos” que obligan al propietario a cumplir una serie de obligaciones: realizar una “declaración responsable” ante la Consejería de Turismo, así como el registro de la vivienda para la licencia de esta actividad, y en muchas comunidades se exige que la casa cumpla unas mínimas condiciones, como habitaciones con ventilación exterior, ropa de cama, muebles suficientes, o como en Canarias, perchas que “sean de material no deformable y estilo homogéneo”. La gestión de estos añadidos puede llevar a requerir la ayuda de una agencia, lo que añadiría otro gasto más.

Por último, la organización aconseja a los consumidores que estén pensando en adquirir una segunda vivienda que tengan en cuenta los gastos de adquisición, que para el caso de una vivienda nueva el IVA es del 10% y el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales de una de segunda mano oscila entre el 6% y el 10%, según la comunidad autónoma. Además, hay que añadir los gastos de notaría, registro y posiblemente comisiones de agencia. Por ello recomienda a los consumidores que estudien bien sus necesidades y repasen sus cuentas con calma.

Fuente: Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)

Quizá también te puede interesar:

  • Encontrar pisos y casas en venta (oportunidades, rebajados…)
  • Encontrar pisos y casas en alquiler (larga temporada)
  • Encontrar pisos y casas en alquiler de vacaciones

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

vivienda-dianaSegún la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), para un particular comprar una vivienda como inversión solo es rentable si aporta más de un 5% de rentabilidad para compensar los gastos de la compra, alquiler, riesgo de impagos y desperfectos. Así, según un estudio de 300 barrios de las principales capitales, este nivel de rentabilidad sólo se alcanzaría comprando un 30% por debajo de los precios medios actuales."No hay que confundir al consumidor", puesto que la inversión en ladrillo no es comparable con los depósitos a plazo fijo: "Tiene riesgos, elevados gastos de adquisición, impuestos y gestión, y escasa liquidez".

En todo caso, la OCU recomienda no destinar en la compra de una vivienda más de cuatro veces los ingresos familiares netos. Según el Banco de España, en 2014 los consumidores aportaron 6,3 veces sus ingresos brutos a la adquisición de vivienda.

Otro mito que OCU tira por tierra es el de que los pisos de bancos tienen los mejores precios. "A pesar de lo que mucha gente cree, que el banco sea el dueño del piso no es garantía de buen precio. Hay viviendas de particulares igual de baratas o más y sobre todo en mejor estado de conservación".

En el estudio realizado entre 54 ofertas inmobiliarias de entidades, agencias y particulares, los pisos de la banca que tenían un precio sensiblemente más barato necesitaban reformas importantes. Es más, la mitad del total de los pisos de bancos visitados por OCU necesitaba obras. De esta forma, aunque el precio inicial de la vivienda pueda parecer una oportunidad por suponer un bajo precio, el coste final, incluidas las reformas necesarias, puede resultar elevado. Además, hay que tener en cuenta que a ese precio hay que añadir los gastos de compraventa que, según la comunidad autónoma, puede ascender al 14% del valor.

Respecto a la financiación, tampoco es ventajosa. "Los diferenciales habituales que ofrecen los bancos están entre el 1,6% y el 3% (y bajando) dependiendo del grado de vinculación con la entidad a través de la contratación de otros productos. El diferencial más barato encontrado fue de 0,9%, al nivel de las mejores ofertas del mercado, pero para un piso caro". La mayoría de los bancos financian el 80% del valor de la vivienda, si bien en 3 de los casos se ofreció la financiación del 100%, aunque con unas condiciones menos ventajosas por el tipo de interés y los gastos añadidos.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) cree que el precio de la vivienda en España debe seguir bajando para adaptarse a la capacidad real de pago de los españoles. Recomienda extremar la prudencia antes de lanzarse a comprar, comparar y no limitarse a pisos de bancos. La negociación permite conseguir rebajas que en ocasiones pueden alcanzar hasta el 30% sobre el precio inicial.

Fuente: elpais.com

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter –