Cómo hacer buenas fotos para vender o alquilar tu vivienda más rápido

Hoy en día, quien quiere alquilar un piso o vender una casa debe tener en cuenta que unas buenas fotos marcan la diferencia. La primera impresión es la que cuenta y por ello debemos de cuidar al máximos las fotos de una vivienda, y no solamente porque las fotos son la primera toma de contacto, sino porque una buena fotografía destacada captará enseguida la atención de los interesados (la foto de presentación debe ser la más llamativa). Internet aglutina el 90% de las personas que están buscando comprar o alquilar una vivienda en España, confirmándose como la plataforma perfecta para documentar con calidad la información de nuestro piso o casa. La competencia para alquilar o vender una vivienda es tal, que debemos destacar nuestro piso o casa de la mejor forma posible, y seamos realistas, una imagen vale más que mil palabras. Por este motivo no nos podemos permitir el lujo de descuidar la mejor opción disponible, que no es otra que tener la mejor imagen posible para una primera impresión perfecta.

Así, un buen reportaje fotográfico es vital para maximizar de una forma rápida y eficaz nuestras opciones de alquilar o vender nuestra vivienda, siendo una de las mejores inversiones que podemos realizar para generar contactos de calidad de forma mucho más rápida. Son muchas las ventajas que se podrían enumerar sobre el uso de unas buenas fotografías: aporta valor al precio de venta o alquiler de la vivienda, ayuda a vender o alquilar más rápido, y todos ganan: clientes, portales, inmobiliarias y profesionales…, además hay un importante ahorro en visitas innecesarias. Unas buenas imágenes son el 50% del trabajo para recibir contactos de calidad de potenciales clientes interesados. Conociendo la importancia que tienen las fotos atractivas y bien hechas, hoy os trasladamos algunos consejos sobre cómo hacer las fotos de vuestra vivienda como auténticos profesionales y evitar los errores más comunes. Así que si quieres vender tu piso o casa y llamar la atención del futuro propietario o inquilino, aquí van unas cuantas recomendaciones para hacer unas fotos perfectas.

Antes de comenzar

Las fotos, serán el primer contacto que tiene el cliente con tu vivienda. Un contacto visual que debes enriquecer con buenas imágenes, ya que quizás no tendrás muchas oportunidades más para captar la atención hacia tu anuncio y que este quiera seguir sabiendo más sobre la misma. Pero antes de comenzar… hay que preparar la vivienda:

1.- Obviamente, es esencial su limpieza, aspecto que deja mucho que desear en muchos casos. No es excusa de que la casa está deshabitada o que no se abre desde el verano pasado. Parece un detalle sin importancia, sin embargo los interesados que mira las imágenes se fijan en todo y la suciedad no luce bien en las fotos.

2.- Orden en la sala. Otra de las cuestiones antes de fotografiar un inmueble es guardar todo lo innecesario (la fregona, escoba, trapos sucios, productos de limpieza en general..). No pinta nada el cubo de una fregona en la esquina de una cocina o baño o trapos sucios tirados en medio del salón.

  • En el baño, algo tan obvio como bajar la tapa, y que esté limpio y ordenado: quitar, guardar o dar orden a las maquinillas de afeitar, los cepillos de dientes, jaboneras, cremas faciales, cepillos, secadores de pelo, etc. Recuerda que la atención no tiene que centrarse en la marca de cremas faciales que usa el propietario o inquilino, sino en la disposición de los elementos dentro del baño. Quitar, o al manos vaciar la papelera también sería un detalle.
  • En la cocina debes quitar o guardar los electrodomésticos para que la cocina se vea más espaciosa. En el caso que el piso se alquile con menaje, mejor recogerlo y hacer mención de estos detalles en la descripción del anuncio. Nada de escurridores y las pilas de platos sin fregar.
  • En las habitaciones, quitar aparatos de gimnasia y cosas que se “asoman” por debajo de la cama. Asimismo os sugerimos que las cortinas estén en buen estado. En el caso que estén estropeadas es mejor reponerlas o quitarlas. Estar atento a la ropa de cama y en la medida de lo posible quitar peluches y juguetes de grandes dimensiones o muy llamativos (salvo que se opte a incluir algún detalle creativo) antes de fotografiar la vivienda.

Crea ambientes acogedores e impersonales

Simplifica y opta por una decoración lo más neutra posible. Antes de fotografiar una vivienda los expertos en “home staging” sugieren quitar accesorios prescindibles y personales como las fotos familiares de paredes y repisas. Tratar de que no haya mucho mobiliario ya que esto hace que los espacios se vean más reducidos. No obstante, un espacio completamente vacío tampoco es bueno ya que siempre hace falta algún objeto que nos determine la profundidad del espacio. Por mucho que se le informe o indique los metros cuadrados que tienen los espacios, no logramos hacernos una idea por lo que los objetos comunes como por ejemplo una cama o un sofá, pueden servir de orientadores espaciales.

Un factor diferenciador es el toque emocional y humano. Algo tan sencillo como colocar un ramo de flores o detalles (siempre de manera sutil) que impriman humanidad, originalidad o transmitan calidez y emociones, hace pensar que alguien ha vivido y sentido ahí, en esa precisa vivienda. Hacerlo de manera muy medida y viendo frecuentemente a través de la cámara, conseguirás imágenes bien balanceadas compositivamente asegurándote que no salga nada desagradable. Otro toque humano puede ser fotografiar una mesa bien decorada, un café oportuno en la terraza, o con personas en su interior realizando alguna actividad en casa. Este último aspecto sin embargo, es rebatido por algunos expertos: “Cuando se hacen fotos para vender o alquilar una casa no tiene sentido que en ellas aparezcan nuestros niños, aunque sean muy graciosos. Salvo composiciones muy concretas, no aportan nada”.

La luz, el enfoque, el encuadre y otras claves de la fotografía inmobiliaria

Las prisas no son buenas, mira por el objetivo de la cámara y piensa antes de disparar qué es lo que estás fotografiando. Mantén la cámara estática cuando dispares y descarta las fotos desenfocadas. Las fotos deben describir el tamaño y la distribución de las estancias. Para destacar la amplitud de los espacios puedes fotografiar desde las esquinas.

Haz las fotos con luz natural siempre que puedas, si no es suficiente, enciende las luces (las fotos oscuras son de lo más triste) y evita el flash en la medida de lo posible, crea destellos y reflejos poco aconsejables. También es de valor la fotografía exterior, haz algunas fotos de la terraza, el edificio, las vistas, el porche, el jardín, la piscina… El entorno es importante.

El formato horizontal es el más adecuado, pero también puedes incluir algunas, cuando el detalle y el enfoque lo requiera, en vertical. Eso sí, toda verticales no se aconseja. Configura tu cámara para una calidad media/alta de las imágenes (tamaño/píxeles).

Entre calidad y cantidad, la calidad es preferible. Algunos expertos aconsejan unas 10, pero lo ideal sería unas 15 o 20 fotografías buenas, para dar una información óptima de toda la vivienda y sus detalles relevantes.

Evita la repetición de fotos similares haciendo de las misma estancia fotografías desde distintos puntos de vista. Se desaconseja totalmente el uso de filtros o retocar las imágenes. Es importante también evitar la reutilización de fotos, sobre todo con marcas de agua. La foto destacada que presenta tu vivienda, debe ser la más llamativa.

Para obtener el mejor resultado posible, se aconseja el uso de una cámara digital en vez del móvil (algo más abajo lo comentamos con más de detalle). Tras la realización de las fotos, hay que pasarlas al ordenador al máximo tamaño.

Si eres profesional inmobiliario o formas parte de una inmobiliaria, anima a tus clientes y conversa mucho con ellos antes de fotografiar un inmueble. Puede ser interesante mostrarle al cliente a través de otras fotos bien hechas de pisos y casas (las mejores que dispongas) para hacerles ver la importancia de estos aspectos, que en la venta o el alquiler de la vivienda, marcan realmente la diferencia en tiempo, la calidad y la cantidad de contactos. Visualizando imágenes reales podrá ponerse en acción y colaborará para sacar buenas fotos de su inmueble. Hazle ver las cuestiones que consideres necesarias respecto a la vivienda antes de realizar el reportaje.

8 consejos si vas hacer las fotos con el móvil

En la medida de lo posible, para un anuncio con aspecto profesional se recomienda no usar el móvil, pero se suele decir que “la mejor cámara del mundo es la que tienes en ese momento”. Actualmente la calidad de los sensores de los móviles, convierte nuestro teléfono en “la mejor cámara” si no hay otra opción, y además una ventaja es que prácticamente siempre lo llevamos con nosotros. Además, los smartphones añaden mucha libertad y espontaneidad a la hora de hacer fotos. Sin embargo, no siempre sabemos sacar todo el rendimiento que nos pueden dar, especialmente si somos solo aficionados y la cámara de fotos no es nuestra herramienta de trabajo.

  1. Conoce bien tu cámara. “Éste es un consejo aplicable a cualquier cámara y es que la mayoría de usuarios no leen nunca ni los manuales ni tutoriales de sus cámaras”, explica Ramón González de la Torre, fotógrafo y diseñador.  “Independientemente de la cámara que manejes, es importante que sepas todo lo que ésta puede ofrecerte y para ello nada mejor que leerte los manuales”. Funciones como cambiar el balance de blancos, poder ajustar el ISO o la duración de la exposición pueden ser cruciales a la hora de conseguir una buena foto.
  2. Nada de flash. ​Lo mejor es que abras las ventanas y las cortinas para que entre la mayor cantidad posible de luz natural, porque el flash crea sombras y puntos brillantes que empeoran la imagen de la vivienda.
  3. El encuadre. “Debemos seleccionar qué elementos aparecerán en la escena, siempre dejando “aire” alrededor de nuestro objeto principal, según Beatriz Garrigós, fotógrafa y directora creativa de Miss Mustache. Ya sea unos márgenes imaginarios alrededor de objetos estáticos o un espacio hacia el lado central que va ocupar la imagen. Como norma general, está la conocida “regla de los tercios”: que no es otra que situar los centros de interés de la fotografía en las intersecciones de dividir el plano en nueve partes iguales (tres divisiones verticales y tres horizontales).
  4. A la altura de los ojos. Lo mejor es poner el objetivo a la altura de los ojos porque así se aprecian mejor las proporciones. Para fotografiar los detalles de mayor interés, se pueden realizar primeros planos, saldrán con mucha más nitidez.
  5. Nada de contraluces. Estropean las fotos y las queman. Lo mejor situarse donde este efecto no se produzca jugando con la iluminación. A las malas, cerrar las cortinas y encender las luces.
  6. La mejor luz es la natural. En la medida de lo posible, siempre es interesante conocer la previsión del tiempo para hacer el reportaje fotográfico a la vivienda. No hagas las fotos en los días muy nublados o con poca luz o con muchas sombras, porque los colores salen con menor viveza. Los móviles, a pesar de ser cada vez más sofisticados, tienen un enemigo poderoso: la oscuridad. En exteriores quizá esta regla tenga excepción, ya que los días nublados resaltan los contrastes.
  7. Busca estabilidad. Una de las principales dificultades para tomar fotografías con el teléfono es la estabilidad, y más todavía si tienes un smartphone táctil. Para solucionar este problema se recomienda utilizar un trípode pequeño y cómodo de trasladar, o bien, ten mayores precauciones a la hora de tomar tus fotografías.
  8. Aunque pueda parecer una tontería, no solo debes mantener limpia la pantalla, sino que para obtener mejores resultados, debes siempre tener limpia la lente de la cámara, está bastante expuesta a que se ensucie por su uso constante y al llevarlo en los bolsillos.

Unas fotos de calidad son importantes, pero no suficientes. Si además instalas en tu móvil unas buenas apps, el resultado final será todavía más eficiente. Para conseguirlos os sugerimos 5 apps para retocar tus fotos desde el móvil: 

  • SnapseedEs de Google. Alinea puertas y ventanas cuando en las fotos nos salen torcidas. Es una aplicación para la edición de fotografía que cuenta con las mejores opciones de filtros con miles de diferentes combinaciones y es, además, de muy fácil manejo. Si capturar la luz perfecta y los colores más cromáticos nunca fue tu fuerte, esta aplicación se merece una prueba. Disponible para iPhoneAndroid.
  • LightTrac: Esta app ofrece ayuda para saber el momento del día en el que la luz será más adecuada para la fotografía, dependiendo del lugar exacto en el que se quieran tomar. Una aplicación perfecta para utilizar de forma conjunta con la anterior. Está disponible para los tres principales sistemas operativos iOS (iPhone), Android y Windows.
  • Editores como Photshop express (iPhone y Android) o Pixir (iPhoneAndroid). Tienen muchos filtros y retocan las fotos para solucionar los problemas de luz.
  • Panorama 360. Ayuda a sacar fotos panorámicas de 360º, consiguiendo darle un aspecto casi de vídeo a tu foto, con formato panorámico que te permitirá incluir todas las partes de una habitación en una sola imagen. Permite sacar fotografías de muchísima más calidad. Disponible para iPhoneAndroid.
  • Animoto. Para hacer vídeos creativos a modo de presentación con las fotos que hayas sacado. Tienen versión de la aplicación gratuita para iPhoneAndroid.

También existen aplicaciones para muchas otras utilidades, por ejemplo ver cómo quedaría una habitación con otra decoración, pero para esta función mejor ampliamos más información en una una próxima entrada.

Fuentes: Niri Rodríguez y Xataka – Imagen: Jarmoluk

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Share

Deja un comentario