Saltar al contenido

¡El cincuenta y cuatro mil cientoooo ventiseeeeeis! Así sonará "el Gordo" de la Lotería de la Navidad, canción celestial entonada por los célebres niños del Colegio de San Ildefonso. Una tradición y la lotería más esperada del año en España, además de ser la que deja una mayor lluvia de millones. Año tras año, la vivienda y los típicos "agujeros que tapar" se perfilan como los usos más habituales para emplear este dinero. El premio Gordo del Sorteo de la Lotería de Navidad repartirá hoy jueves 22 de diciembre un total de 400.000 euros por décimo premiado, una cantidad que permitiría comprar un buen piso, o un par de apartamentos en la playa, o en caso que ya tengas hipoteca, pagarla y respirar (113.193 euros de media), y de camino, según Kelisto, ahorrar 31.881 euros en intereses.

Piso en venta en Orihuela Costa (Costa Blanca, Alicante)

Para "cuidar" el dinero obtenido con el premio y no terminar arruinado, los expertos aconsejan consultar a un asesor financiero acreditado e independiente; diversificar las inversiones y analizar previamente qué riesgos se estás dispuesto a asumir; reflexionar sobre los plazos y los propósitos con que se realizan las inversiones; informarse sobre la liquidez que tienen los productos y sobre la fiscalidad de las inversiones.

Además, no hay que olvidar el impuesto del 20% a los premios de lotería superiores a 2.500 euros, el de sucesiones y donaciones, y el de patrimonio, que son tres gravámenes que pueden reducir la cuantía que ingrese el ganador de "El Gordo" en el Sorteo Extraordinario de Navidad. El Ministerio de Hacienda se quedará previamente con 79.500 euros de "El Gordo" como mínimo, dado el impuesto del 20% que se aplica a los premios que superen los 2.500 euros. De este modo, el departamento que dirige Cristóbal Montoro recaudaría 79.500 euros, es decir, el 20% de 397.500 euros (ya que los 2.500 primeros euros quedarían exentos del pago). Por tanto, al restar esta cantidad, la cifra neta que recibiría el agraciado cuando fuera a cobrarlo sería de 320.500 euros.

Si el premiado decidiera compartir el dinero, tendrá que contar con el impuesto sobre sucesiones y donaciones. De este modo, este gravamen tendrá que ser abonado por quien recibe el dinero y varía en función de la comunidad autónoma. No obstante, la mayor parte de las autonomías prácticamente lo eliminan para hijos y cónyuges mediante bonificaciones, como sucede en Madrid, Canarias, Extremadura, Castilla-La Mancha o Baleares, entre otras.

¿Si me toca la lotería, dónde puedo comprar?

Los privilegiados que tengan un boleto que coincida con "el Gordo" se harán con un premio de 400.000 euros al décimo, por lo que incluso el madrileño barrio de Salamanca se perfila como una opción posible para los que busquen una zona exclusiva en Madrid. En la capital, se puede conseguir un piso de 80 metros cuadrados por unos 400.000 euros, incluso por menos, siendo posible comprar la casa incluso después de pagar los impuestos a Hacienda por el premio. Algo parecido pasa en el caso de Barcelona, donde los más afortunados, los que se hagan con "el Gordo", podrán plantearse la posibilidad de vivir en Sarrià-Sant Gervasi, el barrio más caro y exclusivo de la Ciudad Condal.

En cambio, en capitales como Sevilla o Palma de Mallorca, con el mismo premio podemos ampliar los metros cuadrados de nuestra vivienda. Así, un piso de 150 metros en Nervión, la zona más cara de la capital hispalense, apto para los afortunados ganadores "del Gordo". Lo mismo pasa en la capital de las Baleares. En Palma de Mallorca, con los 400.000 euros del décimo premiado podemos conseguir una vivienda de 120 metros, que nos costaría 340.700 euros de media. 

En el caso que ya tengamos vivienda pagada y deseemos invertir, es una buena opción la vivienda en la playa, donde en muchas zonas con el premio Gordo de la lotería se podría comprar dos apartamentos como en Castellón, Alicante, Almería, Murcia, Tarragona, Huelva, Cádiz, Canarias o la costa de Granada, e incluso en muchas zonas de la Costa del Sol de Málaga, daría para encontrar interesantes oportunidades por menos de 200.000 euros. Los que resulten agraciados con el segundo premio (125.000 euros al décimo), tendrán que conformarse con barrios más accesibles, que también los hay con buenas oportunidades en toda España.

Por comunidades, la inversión en una vivienda para rentabilizar en alquiler, según un reciente estudio de Solvia, ofrece en Madrid una rentabilidad del 5,8%, con una renta media de alquiler de 7,6 euros por metro cuadrado al mes, es uno de los “focos” de mayor demanda de vivienda en alquiler en toda España. Cataluña, con rentabilidad del 6,1% y 7,4 euros por metro cuadrado al mes, ha registrado un repunte de los precios, especialmente en Barcelona. Por su parte, Valencia la rentabilidad media se ha situado en el 6,6%, en Andalucía en el 6,9% y en las Islas Canarias y Baleares en el 6,1%. Si jugáis a la lotería, os deseamos la mejor la las suertes.

Fuente: teinteresa.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

1

Si sueñas con una casa... ahora también lotería. Un nuevo sorteo se sumará al amplio abanico de juegos de azar que ya existen en España. La 'Lotería de la Vivienda', sujeta a la legislación estatal del juego, irrumpirá en breve en España de la mano de la compañía francesa Simpatico. Un sorteo inmobiliario 'on line' que periódicamente premiará a los agraciados con casas por tan sólo 10 euros.

loteriaEsta peculiar lotería nació en Francia hace un año y ahora se expande a España. Su creador abrirá el portal español el 24 de septiembre y en los 15 días posteriores presentará el primer sorteo de un inmueble, al que se podrá optar comprando de papeletas de 10 euros por internet. Y en contra de las rifas de viviendas promovidas por particulares -en entredicho legal-, "esta pionera lotería en España cumple con la legislación nacional del juego", según fuentes de la organización.

Como apuntan desde Simpatico, cuenta con su pertinente "cláusula de reembolso": "Al tratarse de un juego, se debe garantizar el reembolso del boleto, algo que no pueden hacer los particulares. Simpatico, a través de internet, tiene automatizado esta devolución instantánea -sin coste- para el jugador que decida finalmente no probar suerte y que ya hubiera adquirido su papeleta".

Entre las reglas de este novedoso juego, cabe destacar que una misma persona no podrá adquirir más de cinco boletos. Una limitación que -como señalan desde la organización- "se hace por razones de seguridad, para evitar el blanqueo de capitales; y éticas, para no fomentar la adicción al juego".

Otro aspecto a tener en cuenta es la fecha. El día del sorteo no se establecerá hasta se haya comercializado las participaciones suficientes que cubran los costes (precio de la casa puesto acordado por el propietario y la empresa organizadora del sorteo, gastos notariales, impuestos de la transmisión, comisión de Simpatico, etc.). "Al valor del inmueble" -indican desde Simpatico- "hay que sumar en torno a un 15% extra que incluiría todas estas partidas de tal modo que el agraciado no paga ni un euro y recibe la escritura y las llaves de la vivienda nada más ser premiado". Eso si, para los que participéis en estos sorteos os sugerimos informaros bien de las bases y condiciones del sorteo, y ojo si toca, el posterior pago de impuestos puede ser toda una sorpresa, así una vivienda de medio/alto standing sería un dinero en efectivo inesperado, y quizá cause más problemas de los que se deseaba.

...continúa leyendo "La «Loteria de la Vivienda» por solo 10 €"

Que haría si le tocara la Lotería de Navidad? Buena parte de los encuestados responde que se quitará la hipoteca. Es la pesada carga que gravita sobre muchos hogares españoles castigados por la crisis.

Loteria de NavidadVivir hipotecado siempre es causa de preocupación; en estado de penuria entraña desesperanza y humillación. Arthur Miller pinta la situación en su celebrado drama «La muerte de un viajante»; el protagonista, típico fanfarrón americano, se suicida; la viuda le recrimina la acción porque después de muchos años, la hipoteca de la casa estaba vencida; ya podían sentirse liberados de la larga pesadilla.

Por ello resulta natural confiar a la suerte como solución extrema, la cancelación del engorroso débito comprometido en tiempos más bonancibles y esperanzadores que el presente; al concertar la hipoteca, por parte del otorgante se multiplicaron felicitaciones, buenas y palmaditas en la espalda; luego todo fueron exigencias con carácter de ultimátum a las que el deudor atrapado por circunstancias ajenas a su voluntad, no puede responder; tarde ha comprendido que la gozosa compra del piso fue un negocio para él.

Este año el Gordo y sus secuaces han dado mucho, abundante y bien repartido por las tierras de España; algo les habrá llegado a los pobres de las hipotecas, que sacrificaron unos euros para adquirir el número afortunado. Felicidad de muchos, alegría general en la vecindad.

En un libro escolar de lecturas se nos decía que es más feliz que el ricachón, el que se contenta con poco. Esta vez la lotería navideña ha inundado de felicidad, lógicamente efímera, a numerosos españoles; muchos más son los que resignados buscan consuelo en el reintegro y piensan que siempre tendrán la Lotería del Niño para darle otro tiento a la suerte hoy esquiva.

Buen psicólogo, Gila dibujó en uno de sus monos de «Imperio» el tipo de jugador con vocación de conformista: es el hombre que pide a la lotería: déme usted un reintegro. Al contrario que los gordos, premios tan entecos no mudan el carácter ni los hábitos del afortunado; el humorista, temporalmente zamorano muy a gusto, lo explicaba con su famoso chiste telefónico: «¿Es el partido comunista? Bórreme que me ha tocado la lotería».

Tan corto como el vuelo de la perdiz en julio, es el vuelo de la ilusión lotera; pero hay que agradecerle este débil soplo de esperanza, de templagaitas en este tiempo de atribulaciones sin cuento; nadie creerá que el estado de alarma es el más idóneo para celebraciones jubilosas. Sin embargo, es bien cierto que en situaciones semejantes nunca viene mal un receso aunque dure lo que un suspiro; el contento popular de la lotería navideña de hogaño se nos antoja reconfortante entremés en medio del drama que, lógicamente, continuará.

El optimista «natura sua» nos augura un mes de enero de extremada dureza y dificultades para la economía; extraña afirmación de quien más de una vez aseguró al país que lo peor de la crisis ya había pasado. La tradición y la experiencia popular ponderan los esfuerzos necesarios para superar la siempre temida cuesta que en 2011 que asoma el fruncido morro, se presenta más empinada que nunca. Confiemos en que una vez más fallen los pronósticos de un profeta poco acreditado hasta ahora. Pero alguna vez acertará y en esta ocasión, para su propio consuelo.

Fuente: laopiniondezamora.es - Autor: Rufo Gamazo Rico