Saltar al contenido

La tasación hipotecaria

Tasación hipotecaria

La tasación con finalidad hipotecaria, realizada por una tasadora homologada por el Banco de España, es más que un mero trámite. Es un documento que aporta información relevante y de utilidad en el proceso de compra de la vivienda y en la tramitación de la hipoteca. En este post, os explicamos que aporta, como se solicita y aspectos a tener en cuenta

¿Qué información aporta?

El informe refleja el valor de tasación de la vivienda (sobre el que se calculará el préstamo) y la referencia para determinar el valor de subasta (cuota mínima por la que se ejecutaría la vivienda en una subasta si no se devuelve el préstamo). La tasación indicará también si existen anomalías en el Registro de la Propiedad, Catastro o en la situación urbanística de la vivienda, además de apuntar cuestionar más técnicas, como la superficie real o sus equipamientos.

Información de valor para la compra

Disponer de una tasación al inicio del proceso de compra te aporta un valor independiente, que puede ser útil para negociar el precio. Además, tendrás en tu poder un informe profesional que aporta tranquilidad y transparencia sobre la situación urbanística, constructiva, jurídica y registral de la vivienda.

Negocia tu hipoteca

Si has solicitado la tasación hipotecaria con antelación, podrás utilizarla para negociar la hipoteca con cualquier banco, siempre que lo hagas dentro de los seis meses siguientes de la fecha del informe. Puedes incluso negociar con varias entidades a la vez y así ahorrar tiempo.

¿Quién solicita la tasación?

Si no tienes la tasación al solicitar la hipoteca, puedes encargarla directamente tú a una tasadora homologada o que lo haga en tu nombre la entidad financiera. En ambos casos, la ley establece que es el cliente quien debe pagar la tasación. Si el banco la solicita en tu nombre, te entregará el informe de tasación una vez realizado y te repercutirá el coste.

Si el Banco se ofrece a pagar la tasación, pierdes información

Algunos bancos han comenzado a asumir el coste de la tasación como estrategia para captar cliente. En ese caso, dejas de ser el propietario del informe de tasación (lo será el banco) con 2 consecuencias principales:

  • No podrás acceder al contenido del informe para conocer, por ejemplo, la referencia para el valor de subasta o para comprobar que no se ha deslizado ningún error en la información tenida en cuenta en el cálculo de valor.
  • Al no ser el propietario del informe, no puedes disponer de él para negociar la hipoteca con diferentes bancos. Una situación que limita tu libertad de movimiento comercial y que podría alargar el proceso de compra.
(Visited 114 times, 1 visits today)
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.