Francia, el país con más viviendas de segunda residencia, 590.000 en España

Según los datos del Instituto de Estadística francés (INSEE), Francia cuenta con más de 3 millones de segundas residencias en propiedad, más que ningún otro país en el mundo. El desarrollo de ese mercado se produjo en los años setenta y, a partir de ese momento, la compra de segundas casas se ha duplicado año tras año. Eso si, casi todas en suelo francés.

Los datos dicen que actualmente, el mercado de segunda residencia en Francia es del 10% de todo el parque de vivienda del país. Se localizan bastantes municipios franceses con más de 10.000 residencias secundarias, destacando localidades de la famosa riviera francesa y la mediterránea costa azul como Cannes, Niza y Antibes, sin olvidarnos de Paris, que bien vale en este caso una segunda casa. Ante estas cifras, cualquiera llega a la conclusión que la gran mayoría de esas segundas viviendas sean de extranjeros, pero nada más lejos de la realidad: sólo un 15% de las segundas residencias son de propiedad extranjera,preferentemente británica, holandesa, belga y alemana. El resto pertenecen a franceses y confirman el mismo fenómeno que se da también en el turismo: que les gusta su país para veranear y que también les gusta su terruño para construirse sus paraísos particulares para descansar, ya sea en la playa o en la montaña.

Es más, curiosamente y según un estudio, se confirma como tendencia sociológica que entre la población de las grandes ciudades como por ejemplo París, se vive de alquiler y sin embargo estos mismos inquilinos compran una segunda residencia en la costa o el interior (a menos de dos horas de coche) donde tener el merecido descanso de los fines de semana y los días de vacaciones. Respecto a las preferencias sobre dónde comprar una segunda casa, el coste del terreno es un factor determinante. Así, según el INSEE, en 2009 el precio medio de una segunda vivienda en localidades del interior fue de 188.000 euros para ascender a los 200.000 en zonas de alta montaña y 230.000 en áreas costeras. Obviamente, estos datos al contrastarlos con los del Ministerio francés de Turismo apuntan a una clara correlación entre segundas viviendas y turismo, pues el 40% de la segunda vivienda se encuentra enclavado en tan sólo tres regiones galas: Provenza-Alpes-Costa Azul.

Mercado francés de segunda vivienda en España

El Instituto de Estudios Turísticos (IET) cifra por su parte en 590.000 las viviendas de propiedad francesa existentes en 2009 en toda España. Pero es evidente que unas zonas son más demandadas que otras, así la proximidad es un valor que facilita el contacto. Esta cercanía es más evidente sobre todo en el mercado residencial en Cataluña, tanto en áreas del interior y montaña, como en las costas catalanas, especialmente Costa Brava. Si en algún lugar de España los franceses han comprado “maisons” o “appartements” ha sido en esa zona. La Agencia Catalana de Turismo no dispone, no obstante, de cifras precisas sobre las residencias de propiedad francesa a lo largo de la costa.

España es el país extranjero preferido por los franceses para pasar sus vacaciones y aunque tienen preferencia por las costas catalanas, también son muy demandadas las zonas de costa valenciana (sobre todo Costa Blanca) y andaluzas como la Costa del Sol. Aunque muchos compran en España, la mayoría no se establecen en estas viviendas cuando se jubilan ni se compran casas para pasar las vacaciones, parece que los franceses prefieren los alquileres y los hoteles.

Fuente: elmundo.es

Share

Deja un comentario