El gobierno rectifica y permite solicitar créditos a los ayuntamientos más saneados

Elena Salgado, vicepresidenta y ministra de economía lo anunció esta semana, y con el anuncio ha abierto una ventana con la que los ayuntamientos puedan respirar algo de aire limpio, ya que comenzaban a verse síntomas de asfixia en muchos de ellos. Así, el gobierno va ha permitir que los ayuntamientos más saneados puedan endeudarse, pero sólo aquellos cuyo nivel de deuda no supere el 75% de sus ingresos.

Según las cuentas del Ministerio de Economía, podrán solicitar crédito la mayoría de los ayuntamientos,  pero algunos importantes ayuntamientos quedan fuera del tal posibilidad por superar su nivel de deuda el 75% de sus ingresos: Madrid, Valencia, Zaragoza, Murcia, Málaga, Cádiz, Córdoba, Huelva, Jaén, Lleida, Tarragona, Teruel, Santander, Ávila, Salamanca y Cuenca.  Las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla no entran en estos cálculos, y según informan el grupo de ayuntamientos podría variar (eso si, igeramente). La nueva deuda que adquieran solo podrá destinarse a proyectos de inversión, pero no para pagar gasto corriente (nóminas, gastos de saneamiento…).

Esta medida se impulsará a través de los Presupuestos de 2011, en los que se añadirán mejoras en la financiación municipal. Así, los ayuntamientos van a recibir un 9% más de recursos en el 2011 hasta llegar a los 14.443 millones de euros, ya que se espera una mayor disponibilidad de ingresos de cara al año próximo.

La presión ejercida por los ayuntamientos ha dado resultados frente a una situación que comenzaba a parecer insostenible: caída de ingresos propios por impuestos relacionados con la actividad inmobiliaria, la devolución de parte de los anticipos que recibieron a cuenta de su participación en los ingresos fiscales estatales en el 2008 y 2009, y la prohibición de que los consistorios municipales pudieran suscribir nuevas deudas, dejó las cajas de los ayuntamientos tiritando, hasta el punto de haber estado muchos de estos ayuntamientos al borde de la banca rota.

Rectificar es de sabios, pero no creo que esta frase pueda aplicarse al gobierno del Sr. Zapatero. Donde dije digo, ahora digo Diego, y además digo Diego dos veces, ya que estamos frente a la segunda rectificación que realiza el Ministerio de Economía en las restricciones para el acceso al crédito municipal. Poco después de publicar el decreto de prohibición con carácter inmediato de asumir nueva deuda, la presión de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) llevó al Gobierno a retrasar la medida hasta 2011, con lo que otorgaba un margen para afrontar proyectos comprometidos a lo largo de este año.

Esta medida ayuda pero sigue siendo poco para los ayuntamientos, que ya avisan. El FEMP promete más guerra para seguir flexibilizando los criterios de acceso a crédito, sobre todo por la limitación en esta última rectificación, que enmarca su viavilidad solo para inversión, cuando la mayoría de ellos lo que tienen son muchas cuentas pendientes que pagar.

Fuente: elpais.com

Share

Deja un comentario