¿Cómo pagar gastos en un piso compartido?

Llega el momento de independizarse, el problema llega cuando la voluntad de secesión no viene acompañada de una bonanza económica que te permita alquilar ese ático dúplex con terraza que sabes que mereces. Pero no desesperes… ¿has pensado en compartir piso? Es una opción para todas las edades y bolsillos.

¿Cómo deberíamos proceder a la hora de contratar y pagar los suministros?

La ventaja que más se valora habitualmente cuando se comparte piso es, precisamente, el poder compartir los gastos relacionados con la vivienda. Dentro de los mismos, están los suministros: electricidad, Internet, agua, gas, etc. Se trata de facturas elevadas que son más llevaderas si se comparte una vivienda entre varios inquilinos.

Para evitar problemas y discusiones es importante que todos, tanto arrendador como arrendatarios, se pongan e acuerdo de antemano.

La ley permite definir por contrato el modo en el que quedan repartidos los gastos asociados a los suministros, pudiendo llegar incluso a detallar si el pago de los mismos será igualitario (todos pagan lo mismo) o proporcional (en función del tiempo que se está en la casa, el tamaño de la habitación…). Lo más habitual es dividir el importe total de las facturas entre el número total de compañeros de piso.

En relación a la titularidad, lo recomendable es que un único inquilino sea el titular del contrato de la luz, Internet, etc. Esto le conllevará obligaciones, como ser el responsable último de asumir el pago, y también ventajas, como conocer la factura detallada para poder negociar la contratación de un mejor servicio. A veces, lo que ocurre es que el casero sigue siendo el titular y pasa la factura a los inquilinos para que estos la liquiden junto con la mensualidad del alquiler.

Gestión de los gastos

Existen múltiples maneras de gestionar los gastos en un piso compartido y cada uno de vosotros deberéis elegir la que creáis más justa para todos o la que más convenga a todos los compañeros de piso. Tenéis varias opciones:

Hacer un bote común

  • Que uno de los compañeros de piso adelantase el dinero de gastos comunes y luego se dividirán los gastos entre todos. De este modo pagaríais todos la misma cantidad. A veces puede ser un fastidio hacerse cargo de los gastos, porque si alguno de los compañeros de piso no paga religiosamente y hay que ir persiguiéndole para que haga un ingreso, esta opción no es la más acertada.
  • Crear una cuenta para gastos comunes: Cada mes ingresaríais una cantidad para gastos comunes, que en el caso de no agotarse, se acumularían para el mes siguiente y así sucesivamente.
  • Hacer un bote con dinero en efectivo: A la vieja usanza. Cada compañero de piso depositaría el dinero del mes de gastos comunes y se iría gastando según las necesidades del piso. Pero ojo, es importante guardar el dinero a buen recaudo para evitar problemas.

Turnaros para comprar los gastos comunes

En todos los pisos compartidos existen productos que son consumidos por todos los miembros de la casa: Bolsas de basura, aceite, friegasuelos o papel higiénico. Lo más cómodo es que cada mes hagáis una lista con las necesidades de la casa y fijéis un presupuesto máximo para que sea equitativo.

Cada uno se hace cargo de sus gatos

Si no tienes la confianza necesaria con tus compañeros de piso es lo más recomendado. Quizá para la compra de productos comunes sí tendrías que pensar en una alternativa para que el gasto fuera equitativo.

Fuente: abc.es, blog.easypiso.com

Share

Deja un comentario