Contrato de alquiler con opción a compra: Pros y Contras

El alquiler con opción a compra es la alternativa más solicitada entre los jóvenes españoles. Esta modalidad permite invertir el dinero destinado al arrendamiento en la posible compra de la vivienda. Normalmente se combinan dos contratos, uno de alquiler y otro de compra. Esto permite al inquilino vivir en la vivienda en régimen de alquiler por un tiempo determinado, tras el cual tendrá derecho a comprarla por un precio acordado al que se le descontarán, total o parcialmente, las rentas del alquiler pagadas hasta el momento.
Este tipo de contratos se caracterizan por la ausencia de una regulación legal general. El contrato de opción de compra no está suficientemente regulado en el Código Civil, pero si se recoge en el art 14 del Reglamento Hipotecario y aparece también mencionado en la Ley de Arrendamientos Urbanos. Por eso mismo, es muy importante que todas las condiciones queden muy bien especificadas en el contrato.

Es un contrato atípico, que se realiza en consecuencia en aplicación de la autonomía de la voluntad y la libertad de pacto, el contrato de alquiler con opción a compra con se rige en principio por lo convenido. Se plasma insertando una cláusula en un contrato de arrendamiento, mediante la cual se concede al arrendatario la facultad exclusiva de prestar su consentimiento para comprar el inmueble objeto del arriendo en el plazo contractualmente señalado.

Ventajas del alquiler con opción a compra

  • Se trata de una alternativa intermedia muy atractiva para jóvenes que se quieran emancipar, quieran comprar, pero tengan dificultades para acceder al crédito. Con esta opción pueden destinar las cuotas mensuales del alquiler como anticipo de la compra.
  • En el contrato de arrendamiento se fija el precio de venta del inmueble y el plazo para que se ejercite la opción de compra. Al quedar acordado  y no hay posibilidad de cambiarlo aunque en los próximos años suba el precio medio de la vivienda o se revalorice la zona o la propiedad.
  • En el contrato de arrendamiento se pueden establecer cláusulas que garanticen el compromiso de compra del inmueble por parte del inquilino, como un importe en concepto de señal o una renda de alquiler por encima del precio habitual.
  • La compra de la propiedad es una opción, es decir, el inquilino expresa a fin de la estancia en alquiler si decide o no adquirir el inmueble, de este modo puede comprobar todos los factores negativos y positivos que engloban la vivienda. Si al vencimiento del contrato de arrendamiento con opción de compra, el inquilino decide no adquirir el inmueble, los importes percibidos van a cuenta del alquiler y no deben ser desembolsados.

Inconvenientes del alquiler con opción a compra

  • La compra es una opción que tiene el inquilino, no una obligación. A no ser que se establezca lo contrario en el contrato, el inquilino puede terminar desestimando la opción de compra o intentar renegociar el precio de venta. Esto perjudica al propietario.
  • Igual que en un arrendamiento de vivienda, tener inquilinos puede comportar una serie de problemas para el propietario del inmueble: impago de cuotas, desperfectos en el inmueble, conflictos con la comunidad de propietarios, responsabilidad civil por daños a terceros… Por otro lado, si los inquilinos quieren quedarse con la vivienda tratarán de cuidar el inmueble y de no causar desperfectos.
  • La actual situación del mercado inmobiliario, con una subida dinámica de los precios, hace menos atractiva esta opción para los propietarios que no estén dispuestos a pactar un precio de venta que saben que seguramente va a seguir subiendo.

Fuente: 20minutos, yaencontre.com

Share

2 Respuestas a “Contrato de alquiler con opción a compra: Pros y Contras”

  1. Puedes mencionar también que el premio de la opción es dentro 5% y 10% del precio de venta!. Un opción en la bolsa también cuesta dinero! Un opción de compra no es un promese gratuito.

Deja un comentario