La compra de la vivienda sobre plano vuelve a ser la inversión más acertada

La vivienda sobre plano ha vuelto a situarse en el punto de mira del público interesado en inmuebles, tanto que, entre el 70% y 90% de las promociones de vivienda de obra nueva que se han comenzado a edificar desde 2016 se venden en los nueve primeros meses de construcción, según el secretario general de la Asociación Española de Promotores Constructores de España (APCE), Daniel Cuervo, quien explica que esto sucede porque las viviendas se construyen donde los clientes quieren ubicarse ya que ni banco ni promotores quieren asumir riegos, para lo cual las promotoras afinan al máximo los proyectos a la exigencia de los demandantes, lo que les a segura las preventas y por consiguiente la financiación externa.

Esta demanda se está reafirmando notablemente entre el público joven, la recuperación económica y las mejoras en la financiación facilitan la venta de este tipo de propiedades, así se impuso en la pasada edición del Salón Inmobiliario de Madrid dónde la mayoría de las viviendas que se vendieron fueron sobre plano. En la provincia de Málaga hemos podido notar un gran aumento de este tipo de viviendas que ya están a la venta con varias promociones.

 Adosados en Calahonda 3 dormitorios desde 395.000€

Apartamentos en Marbella con 2 dormitorios desde 440.000€

Alicante ha sido otra de las ciudades que ha impulsado las promociones de vivienda sobre plano, comenzando las nuevas construcciones de edificios con la mayoría de las viviendas vendidas.

Adosados junto al mar en Orihuela Costa desde 156.000€

Apartamentos de 1,2 y 3 dormitorios en El Campello desde 247.000€

Las ventajas que supone la compra de la vivienda sobre plano al consumidor final son varias, entre ellas la facilidad de pago, ya que, normalmente, la construcción de un edifico residencial suele oscilar entre 18 y 24 meses, por lo que el cliente tiene ese plazo para diferir el pago total de la vivienda sin que sea un préstamo hipotecario, por lo tanto no existen intereses.

Otra de las ventajas de adquirir una vivienda sobre el papel es la seguridad para acceder a la vivienda deseada ya que, en la mayoría de las ocasiones, se puede llegar a un acuerdo con la promotora para cambiar algunos elementos de la vivienda a gusto del consumidor. A esto se le llama customización de la vivienda, una flexibilización que depende del periodo de construcción en el que se encuentre el edificio y en la que, actualmente, los promotores están muy dispuestos a ofrecer para animar las ventas. Estos cambios podrían ser: unir el salón con la cocina, sacar un baño de una habitación o cambiar los materiales.

Es imprescindible destacar que con la compra de la vivienda sobre plano se puede ahorrar entre un 5% y 8% anual si se pacta la compra a precio cerrado y, como sucede en la mayoría de los casos, aumenta el precio durante la construcción ya que se revaloriza a medida que se va edificando. También las promotoras necesitan vender un determinado número de viviendas antes de comenzar la construcción por lo que es posible aprovecharse de ofertas de las promotoras que necesiten venderlas.

Algunas de las recomendaciones de API (Agentes de la Propiedad Inmobiliaria) son: la completa información de la promotora y características de la vivienda; Revisar el contrato privado que se firmará con la empresa; Solicitar una memoria de calidades con toda la información de materiales y superficies; Reclamar los planos de la vivienda; Guardar toda la documentación publicitaria sobre la promoción; Exigir en el contrato una penalización si hay retraso en la entrega; Entregar las cantidades de dinero para recuperar el dinero si surge imprevisto; Adaptar la vivienda a tus necesidades.

Fuente: elboletin.com

Share

Deja un comentario