¿Qué consecuencias ha tenido el Brexit en el mercado inmobiliario del Reino Unido?

Tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea y su consiguiente independización denominada Brexit, las consecuencias en el ámbito económico han sido notables, empezando por la depreciación de la libra esterlina, lo que ha provocado que los precios se disparen y la economía se desacelere.

Esto ha propiciado movimientos en el mercado inmobiliario inglés puesto que, el valor de las propiedades en Londres y otras regiones cercanas ha ido cayendo (según Royal Institution of Chartered) y se ha producido un estancamiento del precio de la vivienda en este último mes de Julio. Las propiedades más exclusivas y caras del centro de la ciudad han bajado significativamente y en el suroeste se ha registrado el peor rendimiento desde 2009. En consecuencia las perspectivas de crecimiento en las islas están disminuyendo y la inversión está bajando y, además, todo apunta a que esta situación podría continuar durante algún tiempo.

En cuanto a la demanda de inmuebles, los estudios indican que se están vendiendo, actualmente, la mitad de las propiedades que hace dos años en la capital, consecuencia de la subida de impuestos sobre la segunda vivienda que se aplicó en abril de 2016 y la creciente incertidumbre de la economía.

La media de casas que se vendían en la capital británica era de 10.000 al mes y este último mes la cifra ha bajado a 5.500 propiedades, esto se ve reflejado en el crecimiento anual del precio de las propiedades del país, siendo del 2.2%, el más débil desde abril del año pasado.

El alquiler de pisos en el país bajó en julio un 0.6% después de cuatro meses de disminuciones de precios, el gasto del consumidor cayó en 0.8% sobre todo en artículos como alimentación, transporte y ropa, lo que supone la peor racha del consumismo británico desde 2013.  Esta caída se debe al miedo por el futuro económico del país, la desaceleración de la economía y la inflación que provocan en el consumidor un efecto de ahorro y cautela.

Los propietarios de las viviendas más lujosas del país se han visto obligados a bajar el precio y así asegurar las ventas para que los compradores no se vean tan afectados por la subida de los impuestos y la bajada de la libra. Por ahora, para los compradores extranjeros está siendo rentable adquirir propiedades en Londres, pero con una visión a largo plazo, debido a que no se le podrá sacar rentabilidad fiable hasta que no aminoren los síntomas del Brexit en la economía.

Para el sector inmobiliario español es una amenaza debido a que la demanda de propiedades de los inversores extranjeros se ha visto afectada, bajando la compraventa de viviendas en el último trimestre. Aunque otros perfiles extranjeros haya incrementado la compra, como el alemán, los ingleses son el principal grupo inversor de propiedades en España.

 

 

 

Share

Deja un comentario