Toque “retro California” de luz, color y vitalidad junto al mar en Mallorca

Esta semana, regresamos a las Islas Baleares para conocer el paraíso de “Palm Springs años cincuenta” transportado a Mallorca, hasta una fantástica casa frente al mar en la zona de Palma vestida de colores vitamínicos, obra de su propietaria, la arquitecta e interiorista Christine Leja. Se nota que esta vivienda de Mallorca se ha cocinado a fuego lento con ilusión y optimismo. “En esta ocasión, perseguía una idea muy concreta. A primer golpe de vista, la casa me evocaba esas construcciones de mediados del siglo XX en la ciudad californiana de Los Ángeles. Creo que fue la vieja yuca del jardín, que me transportó a las colinas de Hollywood o a Palm Springs”. Y se puso manos la obra. Empezó por respetar la arquitectura, pero tenía claro que debía abrir la casa hacia el maravilloso exterior. Así, además de crear ambientes interiores continuos y diáfanos, obtendría un efecto más moderno y, sobre todo, ganaría luminosidad. Para ello, realizó huecos en las fachadas de hasta cinco metros de ancho, tiró muchos de los tabiques divisores y planteó un salón con una altura espectacular. Una vez organizados los planos, buscó revestimientos y una decoración atrevida y enérgica, con notas sofisticadas, que recuerda, tal y como ella deseaba, en el más genuino estilo California. Todo un caramelo de vivienda llena de color y vitalidad junto al mar.

Pieza por pieza, color por color, azulejos aquí y allá, artículos de coleccionista, como las “Sillas Elettra de BBPR”, la silla “Arne Jacobsen”, las mesas de “Pierre Guariche”, las lámparas de latón de “Lindholdt” Esta profunda emoción importada de LA. “El modo incondicional de mezclar materiales, superficies, colores y estilos sin la justificación o la explicación necesaria me hizo libre y valiente, logrando que el deseo se hiciera realidad”.

Palma y el entorno de la ciudad de Palma de Mallorca, capital de Mallorca y de las Islas Baleares, se encuentra en la zona suroeste de la isla, en el sector occidental entre el Mar Mediterráneo, las comarcas naturales de la Sierra de Tramuntana y el Pla de Mallorca. La ciudad está situada en el centro de la bahía de Palma, a unos 13 metros de altura sobre el nivel del mar. Limita con los términos de Calviá, LlucmajorSanta EugeniaEsporles, Bunyola, ValldemossaMarratxíSanta María del CamíAlgaida o Puigpunyent entre muchas otrasademás de con el mar Mediterráneo. El paisaje de la isla está surcado por calas, playas y acantilados en la costa, mientras que en el interior esperan localidades típicamente mallorquinas y sierras con gran riqueza paisajística y cultural que invita a recorrer cada palmo de Mallorca.

La capital, Palma de Mallorca, situada en la bahía de su mismo nombre, suele ser conocida por su turismo de sol y playa, pero posee además un precioso y concurrido casco antiguo, tanto por su arquitectura como por el placer que supone pasear por sus estrechas calles con sus balcones de plantas y flores o los famosos patios de muchos de estos edificios y casas del centro de Palma de Mallorca, con su maravilloso toque de historia y encanto. En el centro además encontraremos la mayoría de los edificios históricos y monumentos de Palma de Mallorca, como la Catedral, el Palacio de la Almudaina o La Lonja. Merece especialmente la pena pasear por el Parc de la Mar, a los pies de la Catedral, por el Paseo del Borne o por la Plaza Mayor. Pero también, hay mucha belleza en todas las zonas de la isla de Mallorca: PalmaRaiguerPla de MallorcaMigjorn y Llevant, así como el paisaje marcado por los contrastes de la Sierra de Tramuntana, lugar donde la montaña se encuentra con el mar Mediterráneo. Esta cordillera de más de cien kilómetros discurre paralela a la costa, desde el municipio de Andratx en el sur, hasta el cabo Formentor, refugio elegido por escritores, pintores, famosos y aristócratas durante mucho tiempo.

En las Islas Baleares, además de MenorcaIbiza y Formenteraenamora con especial intensidad el encanto mediterráneo de la isla de Mallorca. La isla, con casi 80 kilómetros de distancia de un extremo a otro, sobresale por su diversidad. A lo largo de sus 550 kilómetros de costa encontrará algunas de las calas y arenales más hermosos del Mediterráneo. La isla, con casi 80 kilómetros de distancia de un extremo a otro, sobresale por su diversidad: playas blancas dotadas con todos los servicios conviven con diminutas ensenadas entre pinares y acantilados.  Sus aguas claras y limpias son ideales para bañarse y para practicar actividades náuticas como submarinismo, windsurf, pesca, vela… La naturaleza también tiene un lugar destacado. Cerca del 40% del territorio de la isla está protegido. Con un paisaje marcado por los contrastes, destacan los espacios de la Sierra de Tramuntana, al norte, con picos que superan los 1.400 metros, y el Parque Nacional Marítimo y Terrestre de Cabrera… Sobran los motivos para elegir Mallorca.

Diseño y decoraciónChristine Leja (Bconnected)

Quizá también te pueda interesar en otras zonas de Baleares:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Share

Deja un comentario