Saltar al contenido

lujo-marbellaEl mercado inmobiliario de la vivienda de lujo, que en estos años de crisis ha aguantado mucho mejor el fuerte envite del pinchazo de la burbuja inmobiliaria, no sólo se ha mantenido con mayor estabilidad, sino que además con la incipiente y aún débil recuperación económica, sube la compra y alquiler de pisos y casas de lujo en España, y en el mundo en general. Al menos, así lo indican los resultados del primer semestre de Engel & Völkers. una de las mayores empresas en la intermediación de inmuebles de alto standing en el mundo, que ha cerrado el primer semestre de 2015 con resultados récord. Sólo en España intermedió inmuebles por valor de 450 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 30% respecto a los 346 millones del mismo periodo del año anterior.

La presencia de la marca en mercados como Alemania, España, Italia, Estados Unidos y Suiza han permitido al grupo realizar entre enero y junio 689 ventas de viviendas de lujo a un precio medio de 650.000 euros, con un incremento del 45% respecto a las 475 transacciones realizadas en el mismo semestre de 2014. Respecto al alquiler de pisos y casas de lujo, cerraron 618 operaciones a un precio medio de 2.067 euros, lo que representa una subida del 60% respecto a los 387 alquileres de un año antes.

Mallorca, Ibiza, Marbella, Madrid o Barcelona... las zonas más demandadas

Las Islas Baleares siempre han sido un importante reclamo para alemanes, británicos y escandinavos muy interesados en propiedades de calidad en localizaciones premium, por ello, Mallorca ha registrado un incremento de precios del 10%-15%. Las zonas que concentran mayor interés son las del suroeste de la isla: Andratx y Puerto Andratx, Bendinat y Puerto Portals en Calvià o Santa Ponsa, donde los precios de venta alcanzan los 12.000 euros por metro cuadrado, seguidas de alguna población del norte como Pollensa y de la ciudad de Palma de Mallorca y sus alrededores. En Ibiza, las ventas de Engel & Völkers han aumentado un 25% en el primer semestre del año coincidiendo con la profunda transformación llevada a cabo en el antiguo puerto.

Junto a Baleares, la Costa del Sol se mantiene como el destino preferido para el cliente más internacional de Engel & Völkers, cuyo perfil de comprador en Marbella lo conforman británicos, alemanes, belgas y franceses. Los rusos, aunque en menor medida que hace años, también siguen interesados en zonas como Sierra Blanca y Cascada de Camojan, que junto a la primera línea de playa, desde Casablanca hasta el Puente Romano se mantienen como las áreas más "top" y lujosas del mercado residencial en Málaga. Las grandes villas, con superficies entre 600 y 900 metros cuadrados interiores y amplios terrenos, son las opciones preferidas en La Milla de Oro marbellí. Algunas de ellas, alcanzan un precio de venta de 11 millones de euros.

Las grandes ciudades y sus alrededores

Junto a los destinos turísticos por excelencia se sitúan las ciudades en las que Engel & Völkers tiene Metropolitan Market Center en España: Madrid, Barcelona y Valencia. En las dos primeras localizaciones, donde algunas de las propiedades en cartera alcanzan los 30 millones de euros, el perfil del comprador es muy variado y abarca desde familias nacionales interesadas en cambiar de residencia hasta ciudadanos extranjeros que buscan viviendas por traslado laboral o para realizar una interesante inversión.

La demanda del cliente internacional en los barrios más exclusivos de Madrid se centra en áticos con grandes terrazas en Salamanca, amplios apartamentos en Chamberí, Hortaleza y Chamartín, como las viviendas unifamiliares en Conde de Orgaz y El Viso, con precios que alcanzan los 6.000 euros por metro cuadrado. Británicos, chinos así como ciudadanos procedentes de países de América Latina y de Europa del Este son los más interesados en comprar propiedades en la capital.

Este buen comportamiento también se percibe alrededor de las grandes ciudades. Así, las ventas en zonas muy cercanas a Madrid como Moncola-Aravaca y en su área metropolitana como Pozuelo de Alarcón, que alberga las exclusivas urbanizaciones de La Finca y de Somosaguas, han crecido un 55% entre enero y junio de 2015. Con un tiempo medio para vender un inmueble de entre seis y ocho meses, el perfil de comprador lo componen altos directivos de empresas españolas e internacionales y extranjeros (venezolanos, ingleses y norteamericanos) que pueden encontrar viviendas de hasta 24 millones de euros.

Por su parte, en Barcelona, la población extranjera procede principalmente de Italia, Alemania, Francia, Reino Unido, Rusia y China. El 60% de ellos se concentra en los distritos de Ciutat Vella y Eixample, donde pueden encontrar palacetes rehabilitados de principios de siglo XIX, imponentes áticos con vistas al mar o pequeños pisos reformados con detalles originales de época. Además, una amplia oferta de casas y chalets también es el principal reclamo de los clientes que buscan en una de las zonas cercanas a Barcelona.

Respecto a la ciudad de Valencia las zonas más reclamadas son también los distritos de Ciutat Vella y L'Eixample, cerca de la playa y con vistas al río y a la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que alcanzan hasta los 17 millones de euros en las áreas más exclusivas de la ciudad. Dentro de los clientes internacionales, el perfil del comprador y arrendatario es muy diferente. Mientras el primero busca áticos con vistas, el segundo prefiere casas en zonas residenciales de su área metropolitana como Puzol, cercanas a los colegios de élite.

Lujo en la costa y en la montaña

Entre las zonas con mayor demanda de España se encuentran también poblaciones costeras del Mediterráneo como en ciudades de Costa Blanca (Alicante) existe un amplio abanico de clientes, de precios y de propiedades que van desde pequeños apartamentos hasta lujosas villas que alcanzan los cinco millones de euros. Mientras que otra gran parte de la demanda busca viviendas de lujo en la costa de Girona e incluso la costa cantábrica.

La belleza de la Costa Brava (Girona) salpicada por pequeños pueblos pesqueros y medievales como Cadaqués, L'Escala, Pals o la espectacular localidad de Begur, además de otras zonas de grandes playas como Roses o Platja d'Aro son siempre un reclamo para turistas llegados de todas partes del mundo. El atractivo que despiertan estas poblaciones ha permitido que las ventas de Engel & Völkers en Empuriabrava suban un 30%. No en vano, la marina más grande de Europa es muy demandada entre clientes franceses, alemanes e ingleses que buscan casas con piscina y amarre junto al canal para tener más fácil el acceso a las múltiples actividades que ofrece la zona como el paracaidismo y todo tipo de deportes acuáticos.

Una tendencia al alza se observa en otras comarcas costeras de Barcelona como Maresme o la ciudad de Sitges al sur, en la costa del Garraf, con una población en la que conviven ciudadanos de más de 70 nacionalidades distintas. Este interés queda también reflejado en el volumen de ventas de Engel & Völkers en lo que va de año, con un crecimiento del 13% respecto a las realizadas entre enero y junio de 2014.

Otros destinos de su cartera inmobiliaria nos lleva hasta la costa cantábrica y norte de España, como Santander, A Coruña, Vigo, Bilbao y San Sebastián son también focos de interés entre los inversores inmobiliarios. En el caso de la ciudad donostiarra, por extranjeros llegados de Singapur, Japón, China, Nueva Zelanda y Arabia Saudí. La principal demanda de la ciudad vasca se sitúa en el casco histórico, Gros, Paseo de la Concha y el área romántica, donde se comercializan propiedades que alcanzan los 22 millones de euros.

Finalmente, el creciente interés de las zonas de montaña ha quedado reflejado en el incremento de ventas del 30% registrado por la inmobiliaria alemana en la privilegiada comarca de la Cerdanya y las zonas del pirineo catalán de Lleida y Girona, en poblaciones como Bolvir, Fontanals, Ger y Guils ofrecen actividades al aire libre, deporte, cultura y gastronomía en zonas exclusivas como el Real Club de Golf de Cerdanya, muy valorada entre los clientes locales. El 95% de la demanda, exclusivamente nacional, se centra en casas unifamiliares que pueden alcanzar precios de hasta 5,5 millones de euros.

Fuente: elmundo.es

Quizá también te puede interesar en otras zonas:

Síguenos: Facebook – Twitter – 

villa-marbellaEspectaculares villas dispersas por Marbella, Ibiza o Jávea empiezan a venderse nuevamente, en lo algunos creen que es el mejor momento para comprar este tipo de propiedad asociada al lujo y la exclusividad. Y no se trata de chalets con cierto empaque, sino de viviendas de cuatro o cinco millones de euros, e incluso de diez o quince. El lujo es un imán para las grandes fortunas, y tras la caída de los precios, más aún. El segmento del alto "standing" que parecía inmune al ajuste de precios general, también se ha visto afectado llegando a las espectaculares villas y mansiones, aunque no tan intensamente como en el resto del mercado. Los expertos calculan en algo más del 40% la caída acumulada desde máximos para los precios del mercado mayoritario, llegando al 70% en ciertas localizaciones. Por su parte, el recorte en los precios de las propiedades más exclusivas se mueve entre el 15% y el 30% en función de la zona donde estén ubicadas. Para David Scheffler, director general de Engel & Völkers en España, "2013 fue un año excelente y creo que este o el que viene podremos volver a las cifras anteriores al boom".

La mayor resistencia al ajuste de precios de la vivienda de lujo ha dependido del alto poder adquisitivo del cliente al que se dirige. Mientras el mercado hipotecario vivía sus horas más bajas, el grifo del crédito se cerró para la mayoría de la demanda. Aunque ahora está volviendo a gotear, la solvencia y el ahorro son esenciales para firmar una compraventa. El comprador de propiedades privilegiadas está al margen de estos vaivenes: "Solo un 30% de los clientes recurren a hipoteca" según Engel & Völkers, un aspecto que corroboran otros expertos del sector señalando que "entre el 60% y el 70% de estas operaciones inmobiliarias se realiza sin apoyo financiero".

Situación de la vivienda de lujo en España

El grueso de la oferta está en el Mediterráneo, donde se han registrado los mayores descuentos. Pero no toda la costa se ha comportado igual, "En Ibiza, Mallorca, Marbella o Costa Brava ya empiezan a producirse ligeros repuntes", según el director de Engel & Völkers. La disponibilidad de este producto se ha incrementado porque "algunos propietarios se vieron obligados a poner en venta sus propiedades, pero este proceso se ha ido desacelerando desde 2011". Según Manuel Abreu, adjunto a la dirección de HQ Realty, "hay empresas que tenían propiedades de alto standing y lo rentabilizaban vía alquiler, y después han decidido capitalizar e invertir en segmentos más medianos".

La vivienda de lujo en Madrid se ha resguardado mejor de la bajada de precios. Según HQ Realty "Madrid tiene una economía más sólida y resiste mejor las caídas. En la urbanización La Finca y en Valdemarín no ha habido tanta depreciación. Se ha notado más en la parte externa de Majadahonda, Pozuelo y Boadilla". El cliente que mira hacia este mercado busca calidad, espacio e intimidad, "más que la casa en sí, quieren tener aparcamiento para varios coches, zonas accesibles, seguridad y privacidad, además de un buen entorno". No obstante, los requerimientos del comprador no siguen una línea única. Desde Engel & Völkers aseguran que en islas como Ibiza se lleva "el chalet moderno y minimalista con la última tecnología domótica, pero también la típica finca rústica rodeada de naturaleza o el piso antiguo en Palma de Mallorca".

El mercado nacional prefiere las ciudades, el internacional villas de lujo en la costa

En la incipiente recuperación que el sector inmobiliario en España está viviendo ha jugado un papel fundamental el comprador extranjero. Según Engel & Völkers el mercado internacional ha mantenido vivo el mercado en la costa y en las islas, mientras que otros expertos destacan su "vigor inversor" y la intención de "capitalizar fuera de su país". Las operaciones de compra de viviendas de lujo realizadas por extranjeros suponen el 70% en estas zonas, y según la última estadística del Consejo General del Notariado, protagonizaron el 21,4% de las compraventas realizadas en 2013, es decir, que una de cada cuatro viviendas fue comprada por un extranjero en España.

Uno de los aspectos que alientan la entrada de capital de extranjero es la medida incluida en la Ley de Emprendedores, que concede el permiso de residencia a cambio de invertir medio millón de euros en el sector inmobiliario, pero aún es pronto para medir sus efectos. El comprador extranjero "quiere obtener una revalorización en unos seis años”, según HQ Realty, matizando que, "por pequeña que sea esa recuperación, les dará más beneficio que cualquier otra colocación de capital". Alemanes y británicos siguen apostando fuerte, pero su superioridad está siendo eclipsada por otras procedencias atraídas por el clima, el estilo de vida y las comunicaciones.

Entre estos últimos están los rusos, que están focalizados en la Costas del Sol, sobre todo en el triángulo de oro formado por Marbella, Benahavis y Estepona, pero también en Costa Brava y Costa Blanca con inversiones que llegan a los 10 millones de euros. Según Engel & Völkers también llama la atención "la notable la presencia de franceses en toda la costa mediterránea, en Girona y Tarragona, especialmente en el norte". En cuanto al cliente árabe, muy activo en Marbella en los años 80 y 90, vuelve de nuevo, pero de forma tímida. Otros extranjeros que están viniendo a España son los belgas, suizos, austriacos, suecos, noruegos, americanos e italianos. Latinoamérica también pisa fuerte, dado que "en Barcelona, se cierran operaciones con venezolanos y colombianos". El mercado inmobiliario del lujo es ahora más global que nunca.

La demanda nacional evalúa la vivienda exclusiva desde la cautela. La incertidumbre todavía tiene una influencia importante en las grandes fortunas españolas, que no hacen tantos movimientos como antes. Ya no hay esa sensación de "nuevoriquismo" tan del boom, lo que ha hecho que la actividad del cliente español se haya estabilizado, que no despararecido. Según los expertos "siempre habrá familias con dinero, no todos están en quiebra. El cliente nacional se ha dado cuenta de que la crisis no es el fin del mundo".

La mejora de la situación general hace que en determinadas ubicaciones el comprador español esté equilibrado con el foráneo, sobre todo, en grandes ciudades. "En la zona alta de Barcelona hay mucho local, mientras que en casco viejo hay más extranjero", indican desde Engels & Völkers, mientras que en el barrio de Salamanca en Madrid, un 60%-70% es español y el resto, extranjero.

Fuente: abc.es

Quizá también te pueda interesar:

Síguenos: Facebook -  - Twitter