Los promotores anuncian la posibilidad de caer en una nueva burbuja inmobiliaria

El mercado inmobiliario español está en pleno auge, las expectativas están creciendo a medida que el mercado se recupera y la confianza se estabiliza, por ese motivo los principales expertos del sector recomiendan no bajar la guardia y estar atentos para no cometer los mismo errores del pasado o, incluso, nuevos errores que pueden acarrear nuevas y desastrosas consecuencias. Los promotores han anunciado públicamente cuáles son los errores que pueden volver a cometerse y los peligros que acechan al sector:

Escasez de suelo

Principalmente las preocupaciones del sector son la falta de suelo finalista y los elevados costes de construcción. El acceso al suelo por parte de los promotores y la financiación asociada a la materia prima es un aspecto que preocupa de manera creciente. Apenas existen bolsas de suelo finalista en los principales mercados y, por consiguiente, los precios se disparan.

David Martínez, consejero delegado de Aedas Homes, explica que “Cada vez es más complicado comprar suelo y en algunas plazas, el precio de la vivienda ha subido de manera poco sostenible. Hemos visto incrementos de hasta el 20% en algunas zonas”.

Esta escasez, tal y como ha reconocido Antonio Gómez-Pintado, presidente de los promotores de Madrid (Asprima), está generando mucha competencia entre los compradores y nuevos actores del sector, y volvemos a observar “falta de transparencia y comportamiento poco solidario entre los diferentes actores del mercado. El cambio tiene que ser entre todos, todos debemos empujar en la misma dirección”.

Precio del suelo

Debido a la escasez de suelo, su precio se dispara y estas subidas de los precios repercuten en el precio de la vivienda que, a su vez, influye en otros factores, como por ejemplo en el esfuerzo de las familias para comprar casa. El reto del sector es lograr mantener la accesibilidad a la vivienda y que esos ratios de endeudamiento no suban. Para eso, es fundamental que la materia prima no suba y eso solamente se consigue si los ayuntamientos lo ponen en carga a través de los planes generales.

El precio del suelo depende del precio de la vivienda. En un mercado a la baja, el mercado del suelo se para debido a la falta de expectativas alcistas de los precios de las casas. Por el contrario, cuando crece por encima del PIB o del número de afiliados a la seguridad social, lo que está poniendo de manifiesto es cómo la inversión se concentra en un activo con expectativas de revalorización debido a que el precio de la vivienda está subiendo.

Aumento de los costes de construcción

Durante la crisis se han destruido miles de empleos en el sector de la construcción. “Mucha mano de obra se ha reciclado y muchos de los que trabajaban en el sector no quieren volver. Es necesario industrializar los procesos. Es necesario convertir el sector en una industria real, lo que nos permitiría un ahorro entre el 15%-20%” asegura Antonio Gómez-Pintado. Esto implica un importante aumento de los costes de construcción que se han estado registrando en los últimos años, llegándose a incrementar en un 17,5% en los últimos 24 meses, según anunció ACR Grupo y, sin olvidar, la falta de mano de obra cualificada.

El gran error, a ojos del sector promotor, ha sido no haber aprovechado los años de crisis para gestionar suelo. “En estos primeros años de recuperación nos estamos enfrentando a una enorme carestía de suelo, ya que no se ha aprovechado la época mala del ciclo para producir suelo suficiente para el ciclo bueno”, concluye Antonio Gómez-Pintado.

Asimismo, esta amenaza para el sector ha provocado un importante cambio en las estrategias de las promotoras, Cotizadas como Neinor Homes o Aedas ya se plantean incluir en sus carteras suelo en gestión para poder garantizar su actividad y mantener sus márgenes.

Fuente: elconfidencial.com

Share

Deja un comentario