Cómo sobrevivir a una mudanza y, además, aprovecharla al máximo

Parece sacado de una serie de dibujos animados, en el momento en el que alguien menciona la palabra mudanza todos desaparecen dejando un rastro de polvo en forma de silueta y lo peor es que sabemos porqué ¿Verdad? Una mudanza es algo así como la prueba que te envía la vida para que te hagas más fuerte y sabio, ya que, si hay algo bueno en una, es que aprendes que jamás debería repetirse o que hay que ir ahorrando para contratar una empresa que realice todo el trabajo.

De todos modos si tú y tus “colegas” habéis decidido aventuraros en el mundo las mudanzas caseras, (advertencia: no existe ningún seguro que cubra los daños y desperfectos ocasionados tanto a los objetos o mobiliario como a las personas que participen en dicha práctica) bien sea porque los hayas sobornado con cervezas y pizza o le hayas recordado a ese amigo tuyo aquella vez que accediste a salir con la prima de su novia, aquí te dejamos algunos consejos para sobrevivir a ella y además, podrás aprovecharla:

1. Es una convención social no optativa

Te vas a topar con una reunión de amigos, pero de los de verdad, porque todos sabemos lo que supone, por lo tanto ese amigo que te ayuda en una mudanza te tiene mucho aprecio o te debe mucha pasta, el caso es que, ya que os habéis juntado todos, aprovecha para montar una buena reunión en el suelo a medio limpiar y lleno de cajas de tu nueva casa.

2. Llegó la hora de deshacerte de todos esos cachivaches

Piénsalo fríamente, vas a comenzar una nueva etapa de tu vida en un nuevo hogar y esos jarrones de barro que te trajeron tus tíos de Asturias no combinan muy bien con el nuevo diseño decorativo, por lo tanto deberías tirar todo aquello de lo que siempre has querido deshacerte pero te daban remordimientos por si alguien se daba cuenta. Piensa que ahora puedes usar la frase: “Creo que se extravió en la mudanza”.

3. Limpia tu nueva casa y LUEGO coloca los muebles

ATENCIÓN: ERROR DEL PRINCIPIANTE, tienes prisa y piensas que una mudanza la puedes hacer en una tarde por lo tanto prefieres trasladar todas las cosas y pretender limpiar a fondo la nueva casa después, lo único que vas a conseguir es usar las cajas de mesa y vas tardar una semana en dormir en un cuarto despejado. Aprovecha cuando está vacía para darle una buena limpieza y luego ve colocando los muebles en su sitio correcto, de ese modo te ahorrarás mover de nuevo el sofá para limpiar por detrás.

4. Etiquétalo todo

Siempre has querido comprar una pistola etiquetadora para marcar todo aquello que fuera etiquetable pero, no tenías nada etiquetable ¿Verdad? Suele pasar, no está bien visto que queramos ponerle nuestro nombre a la silla donde siempre nos sentamos o al vaso de Batman que todo el mundo usa y no lo lava después. Bueno esta es una buena noticia, ahora puedes comprar la pistola y etiquetar todas las cajas de la mudanza, ademas de hacerte más fácil la organización, si alguien se encuentra tu nombre en el vaso podrás decir que había que darle algún uso a la pistola.

5. Tómatelo con calma

Las mudanzas son largas, muy largas por eso aprende a no agobiarte y a realizar todos los viajes que necesites de la casa antigua a la nueva así también te asegurarás de que no aboyas el techo del coche ni el cárter de tanto peso. Y si hay que parar para tomarse una cerveza en el camino debido a la saturación, estás en todo tu derecho pero, eso sí, las cervezas te toca pagarlas a ti.

Si directamente has decidido que no estás preparado para un sobre esfuerzo físico y mental tan grande, te dejamos las mejores empresas de mudanzas de España para que, también así puedas escaquearte de la mudanza de tu amigo puesto que no te tuvo que ayudar en la tuya, a no ser que le debas dinero, ya sabes.

Share

Deja un comentario