La banca está a la espera para rentabilizar mejor sus carteras de vivienda y suelo

La banca siempre gana, y aunque el mensaje que nos trasladan a través de la publicidad es de existir buenas ofertas para comprar casa (descuentos de un 30% e incluso un 50%), la verdad es que la cartera inmobiliaria de la banca que encajan en ese perfil de “oferta” dista mucho de la realidad. Solo hay que ver cualquier portal inmobiliario de un banco o una caja para comprobarlo: pisos muy antiguos, sin reformar, o viviendas ubicadas en el extrarradio de las ciudades, normalmente mal comunicadas, en urbanizaciones que hace dos años surgían en cualquier lugar de la geografía española. Según los expertos, el motivo es que los bancos y cajas están aguantando los mejores inmuebles y terrenos a la espera de que vuelvan las subidas de precios con el fin de poder rentabilizarlos mejor.

“Esto no es una minicrisis”

Sin embargo, algunos expertos alertan de que esta crisis no es igual que la sufrida a principios de los noventa, cuando bancos y cajas también tuvieron que crear inmobiliarias para gestionar la gran cantidad de pisos que se quedaron porque los promotores no podían pagar la hipoteca. “Esto no va a ser una minicrisis como la de los noventa y los bancos lo tienen que saber; además, el stock de pisos sin vender tampoco tiene comparación”, señala José García Montalvo, investigador del Instituto Valenciano de Estudios Económicos (Ivie).

La nueva regulación más estricta que prepara el Banco de España sobre las provisiones antimorosidad y ligadas a activos inmobiliarios puede cambiar la tendencia y obligar a la banca a deshacerse mucho más rápido de su cartera inmobiliaria. Las nuevas normas obligarán a las entidades financieras a hacer un mayor colchón de dinero (provisiones, que pasarán del 20% al 30%) cuando los pisos y terrenos estén en cartera durante más de un año. También les exigirán provisionar todo el crédito moroso a los 12 meses de producirse y no a los 18, como hasta ahora. Estas modificaciones meterán presión a la banca.

En cualquier caso, los directivos del sector inmobiliario consultados apuntan que a la banca le sigue saliendo mejor quedarse con los pisos que reconocer un crédito moroso porque le cuesta más dinero en la aportación a ese colchón para cubrir insolvencias.

Quedarse con la gestión

Entre tanto, las entidades están ideando fórmulas para no tener que quedarse con más pisos. En algunos casos, se quedan con la gestión de la venta de promociones e inmuebles del promotor moroso para venderlo más rápido a través de su red de oficinas y no tener que apuntar ese crédito como moroso, como confirman fuentes financieras e inmobiliarias.

Otra vía que algunas entidades están empezando a poner en marcha es aportar el terreno con el que se quedaron como pago por las deudas y aliarse con la inmobilaria morosa para que esta promueva los pisos. Santander, BBVA, Popular, Banesto, Caixa Catalunya y Bancaja están impulsando promociones tanto por iniciativa propia como asociados a inmobiliarias.

Algunas promotoras y grandes inmobiliarias (muy pocas) también retienen pisos y terrenos de valor y esperan tiempos mejores para rentabilizar lo mejor posible esas inversiones, pero no creemos que tengan el tiempo y los recursos para aguantar sin dar salida a su cartera de viviendas o de terrenos para construir, en una situación que no se estabilizará en dos días. Aquí como en todo y como siempre, parece que la banca también gana.

Fuente: publico.es

Share

Deja un comentario