3.000 fortunas con cuentas opacas en Suiza

Hacienda ha puesto el cerco a las fortunas españolas con cuentas opacas en Suiza. Las autoridades francesas han remitido a España la lista de 3.000 personas con cuentas en el país helvético, protegidas hasta hace poco por el secreto bancario, como adelantó ayer en exclusiva Expansión.com. Las Comunidades Autónomas ya han recibido la información y están estudiando qué parte les corresponde.

Fortunas en transito en busca de descansoLas autoridades españolas han enviado un requerimiento a los titulares de estos fondos para que en el plazo máximo de quince días regularicen la situación del dinero que tienen depositado en Suiza, un plazo muy exiguo, según confirman otras fuentes. Deberán pagar las cuotas tributarias que correspondan para estos fondos, los intereses y una sanción. El primer plazo era de 10 días, aunque ha habido una prórroga de 5 más, hasta el 5 de julio.

Impuestos regionales.

Los impuestos que deben satisfacer estas fortunas son el de IRPF, Sociedades y el de Patrimonio. Este último está en manos de las CCAA. Los gobiernos regionales ya habrían sido informados de los contribuyentes con cuentas en Suiza para que inicien también la persecución del cobro de este tributo.

Los datos remitidos por Francia corresponden a clientes de la filial suiza de HSBC, aunque se desconoce de qué forma ha llegado la información a las autoridades galas. En marzo, la entidad fue víctima del “robo”, según la filial de banca privada de HSBC en Suiza, de datos de 15.000 clientes, motivo por el que contactaron con todos ellos para pedir disculpas por la “amenaza a su privacidad”.

Según las fuentes consultadas cercanas a este proceso, podría haber más de 6.000 millones de euros en esta situación bajo la lupa de la inspección de Hacienda.

La casuistica de estos contribuyentes es muy elevada y diversa. La revisión de los impuestos no cobrados por estos fondos se puede remontar hasta 2004, debido a que los delitos fiscales prescriben a los cinco años.

Las fuentes contactadas indican que debido a las diferentes posiciones de estas fortunas fuera y dentro de España y los cambios tributarios en los últimos cinco años, se pueden dar varias situaciones: desde que no tengan que pagar nada al Fisco a que haya devolución por parte de Hacienda; incluso puede haber casos en los que tengan que satisfacer al erario público hasta el 100% de los fondos depositados en Suiza. Los clientes que regularicen su situación no se enfrentarán a delito fiscal.

En el caso de que estos clientes españoles de HSBC no respondiesen al requerimiento de las autoridades españolas, la Justicia podría iniciar otro tipo de acciones legales, ya que podrían ser acusados de delito fiscal, siempre que se trate de más de 120.000 euros. La entidad ha ofrecido asesoramiento legal a sus clientes. Aún se desconoce la identidad de los mismos, aunque según las fuentes contactadas hay grandes y conocidas fortunas españolas.

Este movimiento pone en jaque también los fondos de españoles en otros países donde se puede abrir una cuenta sin que sea posible identificar al titular, como Andorra o Lienchestein. Algunas fortunas españolas con dinero en jurisdicciones donde aún existe el secreto bancario ya habían empezado hace unas semanas a buscar la fórmula para repatriar y regularizar estos capitales, ante el acoso de las autoridades por terminar con la opacidad de las cuentas.

Si la Fiscalía Anticorrupción no ha iniciado ya los trámites para investigar los fondos en estas cuentas, los españoles en esta situación pueden optar por ponerse en contacto con la Agencia Tributaria y pagar los impuestos correspondientes.

Para evitar el delito fiscal, Anticorrupción debería usar la figura de la “excusa absolutoria”, un procedimiento contemplado por la legislación española que permite evitar la imputación por delito si la intención de regularizar el dinero parte de los propietarios. En esta situación hay alrededor de 60.000 millones de euros, según las fuentes consultadas, tal como adelantó EXPANSIÓN el pasado lunes 21.

Un billón de dólares

De momento, el Gobierno español ha desechado la idea de poner en marcha una amnistía fiscal para repatriar este dinero. En cambio, Italia ha llevado de vuelta más de 80.000 millones de euros de dinero negro al país con esta medida. Este movimiento de vuelta de capitales a España choca con la intención de algunas fortunas de poner su dinero en jurisdicciones fiscalmente más favorables, con el objetivo de evitar un posible nuevo impuesto para ricos. Las entidades suizas gestionan casi un billón de dólares de grandes clientes europeos.

Este movimiento de Hacienda generará un segundo efecto: todos los capitales españoles que no estén en la lista tratarán de regularizar también su situación, antes de que les ocurra lo de HSBC. Algunos clientes ya se han acercado a la Agencia Tributaria para traer su dinero de vuelta a cambio de no incurrir en delito penal.

Fuente: expansion.com

Share

Deja un comentario