Saltar al contenido

4

La crisis ha convertido a las entidades financieras en empresas inmobiliarias a su pesar y la mayoría ha decidido adelgazar su 'stock' lanzando ofertas agresivas con descuentos que, en el caso de las entidades granadinas, rozan el 50%.

Bancos viviendas y especuladores
Bancos, viviendas y especuladores

El derrumbe del ladrillo derivó en una cadena de incumplimientos económicos con los préstamos garantizados por hipoteca y el resultado de esos impagos ha sido que las viviendas han pasado a las manos de bancos y cajas. En cantidades ingentes. Tanto pisos o casas cuyos propietarios no pudieron afrontar el pago de las letras, como promociones enteras de constructores arrastrados por la ola de la crisis.

Aquellas agencias inmobiliarias que se reprodujeron como por esporas en el primer lustro del nuevo milenio desaparecieron a la misma velocidad a partir de 2008, pero buena parte del género que vendían sigue en el mercado. Ahora son las entidades financieras las que se ven obligadas a vender un producto que hasta hace poco únicamente financiaban. A los empleados de bancos y cajas, que antes ofrecían planes de pensiones o depósitos remunerados, les han encomendado una nueva misión, vender pisos.

El Banco Mare Nostrum (BMN), grupo al que pertenece CajaGranada, se deshizo el año pasado de 12.500 inmuebles, 3.570 de ellos en Andalucía. Esas operaciones de venta le generaron al BMN 1.500 millones de euros y permitieron rebajar un 23% su índice de riesgo con los promotores.

Tras ese exitoso 2011, la venta de activos inmobiliarios sigue como un objetivo importante para BMN. «Todo tipo de activo que tiene una empresa, sea inmobiliario o de otra índole, debe generar valor y su misión debe ser posicionarlo en su mercado finalista cuanto antes», explica Juan Pablo Uroz, director de la oficina inmobiliaria de CajaGranada.

La entidad ahorrista ofrece en estos momentos 41 inmuebles en la provincia a través del portal bmnviviendas.com. «Además de que la red de sucursales está ayudando en este objetivo, en el portal inmobiliario se centralizan las ofertas y tenemos oficinas especializadas en este sector. Periódicamente, se organizan jornadas de puertas abiertas y campañas específicas como 'Entra sin IVA' para dar a conocer las distintas posibilidades a cualquier potencial comprador», indica Uroz.

Los descuentos son variables. «Depende de los inmuebles. El trato y la gestión es altamente personalizado para cada caso, llegando hasta descuentos que rozan el 50% respecto a los precios originales. Sin duda, los precios de mercado de origen han experimentado una baja muy considerable y atractiva para los clientes», añade.

Caja Rural de Granada tampoco se queda atrás aunque su cartera inmobiliaria es menor «ya que nuestra exposición al riesgo del sector Inmobiliario de nuestra cartera crediticia ha sido y es actualmente muy baja», subraya Francisco Jiménez López, jefe de desarrollo inmobiliario de Caja Rural.

No obstante, esta entidad se ha desprendido en lo que va de año de alrededor de cien inmuebles y su 'stock' se compone actualmente de 214 viviendas repartidas entre Granada (118) y Málaga (96). También está por la labor de adelgazar ese departamento. «La Caja creó en el año 2009 una unidad específica que se encarga tanto del mantenimiento y puesta a punto de los inmuebles, como de su comercialización. La unidad de desarrollo inmobiliario gestiona y centraliza las ventas que se obtienen a través de los distintos canales utilizados y periódicamente se revisan los precios en función de la demanda, adecuándose al mercado», apostilla Jiménez López.

«Los mayores descuentos se han dado en zonas de costa y tradicionalmente de segunda residencia, donde sigue habiendo ofertas muy interesantes. Sin duda la oferta que tenemos en este momento ya contempla unos descuentos muy importantes y que podríamos denominar 'gangas', rozando el 50%», sostiene el responsable inmobiliario de CajaGranada.

Su homólogo en la Caja Rural cita al edificio Novocampus, en el denominado Campus de la Salud, «donde hemos vendido -desvela- prácticamente la totalidad de viviendas con unos descuentos del 35 % sobre precios originales. Nos quedan por vender muy pocas unidades en esta promoción»

Adiós al especulador

En un momento en el que el paro avanza a pasos agigantados y los sueldos recorren el camino inverso, cuesta pensar en un comprador distinto del inversor acaudalado que aprovecha este momento para incrementar su patrimonio mientras espera tiempos mejores. Sin embargo, el perfil que acude a este tipo de ventas es distinto.

Juan Pablo Uroz asegura que el perfil del cliente «es una pareja joven, sin hijos o con hijos de corta edad, que adquiere la vivienda para vivir en ella. Por otro lado, existe un importante repunte de familias u hogares monoparentales que, derivado de los atractivos precios manejados, están optando por invertir como segunda residencia en zona de costa».

Francisco Jiménez López también abunda en ese perfil distante del especulador. «El cliente que nos compra a nosotros -puntualiza- es cliente finalista, es el cliente que compra la casa como primera o segunda residencia, y para su uso particular. Normalmente las parejas jóvenes que van a adquirir su primera vivienda muestran su preferencia en función del precio».

Con unas facilidades de financiación privilegiadas respecto a quien compra una vivienda que no pertenece al banco, ambos coinciden en que es el momento de comprar. «La oferta de precios actual está en niveles atractivos para la adquisición tanto de primera vivienda, de segunda residencia como de inversión para las economías más saneadas», señala Uroz.

Fuente: ideal.es