¿Qué puedo exigir al vendedor de una casa que incumple un contrato de arras?

Tras firmar un contrato de arras para comprar una casa, el vendedor ha decidido no venderme la casa. ¿Puedo exigirle algo? 

La firma de un contrato de arras es un compromiso entre comprador y vendedor necesario para llevar a cabo la compra de una vivienda en unas condiciones pactadas. Este compromiso no solo incluye la firma de un contrato, sino que el comprador suele entregar cierta cantidad de dinero a modo de señal. El tipo de arras más habituales que se firman en la compra de una vivienda son las arras penitenciales, que permiten desistir del contrato, aunque obligan, en este caso al propietario, a pagar el doble de la cantidad recibida y es lo que podrías reclamarle. Es importante especificar correctamente en el contrato que el objetivo de las arras es permitir la resolución del contrato. De no ser así, pueden entenderse como un anticipo del precio de la casa comprada.

Qué sucede cuando se rompe el Contrato de Arras

En teoría, el Contrato de Arras se firma de buena fe por ambas partes con la intención de firmar la compra venta de la propiedad en breve plazo de tiempo. Pero como todo, puede que finalmente esa compra-venta no se llegue a producir, bien porque el vendedor se eche para atrás y decida no vender quizá porque ha encontrado otro comprador que pague mejor, o bien porque el comprador no encuentre financiación. En este caso, el Artículo 1454 del Código Civil español establece penalizaciones para la parte incumplidora.

De esta manera, según la legislación española, si el que rompe el acuerdo es el comprador, éste perderá la señal aportada por él a la firma del Contrato de Arras. En cambio, si el que incumple el acuerdo es el vendedor, éste no solo deberá devolver la señal que le entregó el comprador, sino que deberá devolver el doble de dicha cantidad. Y recuerda, que si tienes alguna duda sobre cómo elaborar un Contrato de Arras

Share

Deja un comentario