Fallas 2018: ¿Cómo era antiguamente la gran tradición valenciana del año?

Son las fiestas por excelencia de Valencia. Esas que congregan a oriundos y visitantes en un encuentro en torno al fuego, la pólvora y  las flores. Las Fallas no dejan indiferente a nadie. Y es porque es una de las tradiciones más arraigadas en el tiempo y que, además, guardan muchas anécdotas que han ido formando parte de la historia valenciana durante los años ¡Te sorprenderán todas las curiosidades que escoden!

Tradición de carpinteros

El gremio de carpinteros de Valencia honraba la festividad de su patrón, San José (el 19 de marzo), prendiendo fuego a los restos de virutas y muebles que tenían en sus talleres. Esta tradición buscaba bendecir los talleres de cara a la primavera. Esta celebración se convirtió en el punto de partida de las fiestas que conocemos hoy en día y poseen el mismo espíritu: Quemar las tristezas del invierno para empezar un nuevo ciclo con más alegría.

Antiguamente no era esculturas gigantes

Los monumentos falleros eran bastante pequeños en sus orígenes, tan pequeños que las podían transportar entre cuatro personas en un palio. Sin embargo, con el paso de los años los artistas comenzaron a crear ninots más grandes siguiendo la elevación artística de la tradición.

Estaban hechas de cera

Como el tamaño de los ninots era modesto, se utilizaba la cera ya que ardía mucho mejor pero, con el paso del tiempo y la complicación de creaciones artísticas falleras, se utiliza tanto corcho como otros materiales que arden mejor y forman un mayor espectáculo.

¿De dónde proviene el nombre de Fallas?

Se trata de una palabra de uso medieval en el valenciano de entonces. Procede de un latinismo y abreviada falla daba nombre a las antorchas que se colocaban en las torres de vigilancia de la ciudad.

Los dulces típicos de las Fallas

No hay fiesta en España que no tenga su propio dulce típico. Y, en el caso de Las Fallas, son los buñuelos de calabaza los protagonistas. Antaño, estos buñuelos se preparaban en todas las casas valencianas para honrar a quienes visitaban Valencia con motivo de las fiestas. Y, además, ver a las buñoleras frente a las diferentes fallas de la ciudad era una de las estampas más típicas de la ciudad.

No siempre fue el 19 de marzo

En realidad, la tradición de los carpinteros que dieron lugar a Las Fallas era quemar la noche del 18 de marzo como manera de comenzar el día de San José y sumarle buena suerte haciendo las quemas durante la noche.

¿Todavía no tienes tu alojamiento para estas Fallas 2018? Aquí encontrarás todos los alojamientos disponibles para estas fiestas.

Share

Deja un comentario