¿Cómo frenarán las promotoras la especulación de la venta de la vivienda sobre plano?

El sector promotor quiere evitar que la compra de la vivienda sobre plano se convierta de nuevo en un foco para la especulación y el lavado de dinero negro, como sucedió en plena burbuja inmobiliaria, cuando los particulares adquirían la reserva de la propiedad en su promoción de lanzamiento por un importe menor para, posteriormente, venderla ilegalmente a un tercero cuando el precio de la vivienda se había revalorizado en un 5%, 10% o, incluso, 15%.

Esta práctica, a lo que se le llamó “pase”, suponía un negocio para inversores particulares a costa de calentar el precio de la promoción y un flujo continuo de dinero negro. El especulador compraba sobre plano, abonaba a la promotora el dinero de la reserva y las mensualidades fijadas hasta la entrega de la vivienda, y cuando llegaba el momento de firmar la escritura varios meses después y los precios de esa vivienda habían subido, vendía dicho derecho de compra que incluía dicho aumento, pero bajo la forma de dinero negro. De este modo se beneficiaba de una gruesa cantidad de dinero en negro que no se declaraba a Hacienda.

Dichos especuladores aparecieron durante los años del ‘boom’ y, sobre todo en zonas de costa. En ese periodo era normal que algunos particulares reservasen varios pisos sobre plano de la misma promoción con la intención de sufragar el suyo con los beneficios obtenidos por los otros dos, de los que se desprendía antes de formalizar la escritura y subrogarse a la hipoteca. Ahora, más de una década después, y en la coyuntura actual de incrementos sostenidos del precio de la vivienda, especialmente en mercados muy concretos como Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante o Costa del Sol, los promotores quieren mantener alejados a los especuladores y evitar este tipo de transacciones que tanto daño han hecho al sector y a la economía.

Medidas para evitar este tipo de prácticas

Fuentes de la Asociación de Promotores y Constructores de la Provincia de Valencia (APCV) señalan que los empresarios del sector son ahora mucho más cuidadosos con este tipo de prácticas. No solamente porque pueda calentarse el mercado, sino porque genera un problema de gestión fiscal (hay que deshacer el IVA que se ha devengado por las cantidades entregadas a cuenta) y, además, implica reconocer que el activo ha ganado un valor con el tiempo del que el promotor no saca ningún partido.

Además, el reglamento de la Ley de Prevención de Blanqueo de Capitales recoge también la obligación de los promotores de ser diligentes y vigilantes si aceptan que el comprador inicial pueda designar a un tercero para que otorgue la escritura de compraventa. Este endurecimiento de las medidas contra la especulación con dinero negro de por medio es otro de los motivos que explican la resistencia de los empresarios del sector inmobiliario a perder el control sobre quién ejecuta finalmente la adquisición de un inmueble ante notario.

Neinor Homes incluye una cláusula en sus contratos de preventa que, según explican: “Se hace constar que el comprador está obligado a formalizar la escritura pública de compraventa a su favor, no pudiendo ceder los derechos derivados del presente contrato a ninguna otra persona física o jurídica o, en su caso, alterar los porcentajes en los que adquieren los elementos objeto del presente contrato”. Es decir, no se podrá ceder a favor de una tercera persona sin el previo consentimiento de la parte vendedora, en este caso, la promotora.

De este modo, cualquier comprador necesita el consentimiento previo de la promotora para poder realizar dicha cesión, que “solamente se permite bajo circunstancias muy concretas, es decir, cuando es una situación excepcional, como un divorcio, y una de las partes se queda con toda la vivienda, una persona física que por motivos fiscales quiere ceder la compraventa a una persona jurídica o un padre que decide ceder este derecho de compra a un hijo, por poner varios ejemplos”, explican desde Aedas Homes. “Si dicha cesión no está justificada y el comprador decide echarse para atrás, supone un incumplimiento del contrato y pierde todo el dinero aportado hasta la fecha”, añaden.

Fuente: elconfidencial.com

Share

Deja un comentario