Baja el sueldo de los funcionarios, se congelan las pensiones y se elimina el ‘cheque bebé’

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado hoy en el Congreso las medidas que el Ejecutivo aprobará el próximo viernes en el Consejo de Ministros para su entrada en vigor inmediata con el fin de ahorrar 5.000 millones en 2010 y de 10.000 en 2011. Además, ese Consejo aprobará el techo de gasto para presupuestos de 2011.

Zapatero ajustes economicosSector público: Se reduce la retribución del personal del sector público un 5% en 2010 y se congela para 2011. Se baja el sueldo de los miembros del Gobierno un 15%.

Pensiones: Se suspende para 2011 la revalorización de pensiones, excluyendo las no contributivas y las mínimas.

Jubilación: Se elimina el régimen transitorio para la jubilación parcial previsto en la Ley 40/2007.

Cheque bebé: Se elimina la prestación de 2500 euro por nacimiento, es decir, el cheque bebé desde el 1 de enero 2011.

Medicamentos: Se adecuará el número de unidades en los envases a la duración de los tratamientos. También será posible la dispensación de medicamentos en unidosis mediante fraccionamiento de envases para que el paciente pueda comprar así la cantidad exacta que precise.

Dependencia: Se elimina la retroactividad en el cobro de la prestación por dependencia. El Gobierno se compromete a que todas las solicitudes se resuelvan en un plazo de seis meses. Los derechos de retroactividad que ya se hayan generado podrán pagarse en un máximo de cinco años.

Ayuda oficial al desarrollo: Reducción de 600 millones de euros entre 2010 y 2011.

Inversión pública: Reducción de 6.045 millones en inversión pública estatal.

Comunidades autónomas y ayuntamientos: Ahorro adicional de 1.200 millones por parte de entidades locales y regionales.

Fuente: elpais.com

Share

Una respuesta a “Baja el sueldo de los funcionarios, se congelan las pensiones y se elimina el ‘cheque bebé’”

  1. Lola dice:

    Y, digo yo, ¿de qué nos quejamos?
    Esto es lo que se votó… una mala gestión durante tanto tiempo en la que nuestro presidente nunca vió crisis, en la que se le abría demasiado la mano dando tanto y tanto la boca prometiendo… qué se le va a hacer, se veía venir, ahora nos tocará arreglar el problema (o, mejor dicho, pagar el plato roto) a los que menos culpa tenemos de que “los que saben hacer las cosas” lo hayan hecho tan mal…

Deja un comentario