La deuda española desciende un peldaño

Ha caído una más de las piezas del dominó en el que se han convertido las economías más débiles de la zona euro. La agencia Standard & Poor’s (S&P) rebajó el martes la calidad crediticia de Grecia y Portugal; y el efecto arrastre llegó ayer a España. Las diferencias entre estos países, sin embargo, siguen siendo de calibre grueso: mientras Madrid mantiene una calificación que equivaldría a un notable, Grecia ya ha cosechado un sonoro suspenso en su credibilidad al ser el primer país europeo con una deuda al nivel del bono basura.

La agencia dice que España aún tiene una nota “excelente”, lejos de la griega

La credibilidad de las finanzas españolas bajó ayer un escalón a los ojos de S&P. De AA+ a AA, el tercer puesto en el podio crediticio, dentro de lo que se considera un grado de calidad alto. Lo más preocupante es que S&P añade la coletilla “con perspectiva negativa”, lo que implica que habrá nuevas rebajas en el rating si la situación fiscal se detriora más de lo previsto por sus analistas.

deuda española

Las otras dos agencias más importantes, Moody’s y Fitch, mantienen su máxima nota para la deuda española. Lo que sería una matrícula de honor. Esta es la nota que las tres empresas otorgan a la gran mayoría de países europeos. Bélgica se sitúa a un nivel similar al español. Después se colocan Irlanda, Italia y Portugal; con Grecia en el furgón de cola.

Los propios responsables de la agencia se esforzaron en matizar su diagnóstico sobre España. Pese a la rebaja, “España sigue manteniendo una nota excelente”, dijeron los responsables de S&P, que añadieron que la probabilidad de impago atribuida al país “es cero”. Sus analistas no creen tampoco que haya problemas para colocar deuda en los mercados, aunque pronostica un nivel del 87,5% del PIB para 2013, muy por encima de lo que espera el Ejecutivo.

Standard cree que la economía va a crecer sólo un 0,6% anual hasta 2013

El elemento más demoledor del informe es el magro crecimiento atribuido a España para los próximos años. La agencia espera un estancamiento: avance del 0,6% anual entre 2010 y 2013, frente al 1,9% que contempla el Gobierno, y del 0,7% hasta 2016.

“Ese endeudamiento del sector privado ha llevado a la economía española a desequilibrios importantes”, considera Marko Mrsnik, analista de S&P. Tampoco el entorno laboral “poco flexible” ayuda al crecimiento. La entidad espera que el paro repunte al 21% este mismo año frente al 20% actual.

Lo que más recelos despierta en la agencia es la previsión fiscal del Gobierno. S&P cree en los objetivos de déficit para este año, pero no en los de los próximos. Los ingresos “pueden ser más bajos de lo que dice el Gobierno y el gasto público, más elevado”, argumentó el analista, que cree que el déficit superará el 5% del PIB en 2013, frente al objetivo oficial del 3%.

Fuente: elpais.com

Share

Deja un comentario