Banca y promotoras: conflictos de interés

Los bancos y las promotoras siguen buscando fórmulas para que los primeros puedan cobrar de las inmobiliarias los 325.000 millones que les adeudan.

Bancos de EspañaUna de las vías escogidas para saldar cuentas ha sido la de canjear créditos por acciones, lo que ha provocado una vuelta de las entidades al capital de las inmobiliarias, entre ellas, las grandes compañías cotizadas.

Este escenario, sin embargo, ha multiplicado los casos de conflicto de interés de aquellos ejecutivos que defienden la posición de la banca en los consejos de administración de las inmobiliarias. Son accionistas y acreedores; juez y parte:

  • Colonial: José María Sagardoy, consejero que representa a Banco Popular en la compañía, ha declarado en el último ejercicio distintas situaciones de conflicto de interés. En 2008, Sagardoy y Manuel Menéndez López, consejero a propuesta de La Caixa, también se encontraron en una situación semejante cuando se estudió la suscripción de obligaciones convertibles como compensación de los créditos concedidos por ambas entidades.
  • Metrovacesa: Antonio José Béjar, vinculado a BBVA; Carlos Muñiz, de Santander; Jesús Rodríguez, de Popular; Joan Jiménez, de Sabadell; y Juan Manuel Delibes, de Banesto se han encontrado este año en este escenario.
  • En Afirma ha sucedido lo mismo con Caixa Galicia, cuando el consejo de la inmobiliaria trató la amortización anticipada de ciertos préstamos.

Los conflictos se dan en operaciones puntuales. En esos casos, lo que disponen los estatutos y las normas de gobierno corporativo es que el consejero se abstenga de la votación: Sale de la reunión y se va a tomar algo a la cafetería de abajo”, explican en el sector inmobiliario.

Lo gordo está en Metrovacesa. Hay conflicto por créditos y posiciones de capital”, indican, por su parte, fuentes financieras. Santander, BBVA, Sabadell, Popular, Caja Madrid, Barclays y La Caixa han adquirido en los últimos meses cerca del 80% del capital de la inmobiliaria al canjear deuda.

Aunque ambos sectores reconocen que, más allá de sus diferencias, están condenados a entenderse por los elevados riesgos que han asumido y que comparten. “Si a uno le va mal, todos perdemos”, comentan en una entidad.

El conflicto de interés no sólo se genera por el hecho de que la banca sea acreedora y accionista de la inmobiliaria, sino también porque las mismas entidades están presentes en muchos casos en el capital de compañías competidoras.

A su vez, las promotoras acusan a la banca de competencia desleal, por las agresivas ofertas con financiación que está lanzado para acelerar la venta de su stock de pisos.

Fuente: expansion.com

¿Como vemos los consumidores a los bancos? El siguiente video puede ser bastante claro: siempre hay un conflicto de intereses.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=lhAheAyYNfI[/youtube]

Share

Deja un comentario