Saltar al contenido

Alfombras: Cómo elegirlas y cómo colocarlas

photo 1558944351 3f79926e74ef - Alfombras: Cómo elegirlas y cómo colocarlas

El dormitorio es, por excelencia, la estancia en la que más buscamos sentirnos cómodos y crear un espacio acogedor. No hay nada peor que levantarte por la mañana y toparte con el desagradable tacto frío del suelo. Por eso, la elección de la alfombra para el dormitorio es casi tan importante como la elección del colchón.

Hay varias maneras de poner la alfombra en el dormitorio. Tu elección dependerá, sobre todo, del tamaño de la estancia. Si es amplia, puedes permitirte poner una grande a los pies para que la estancia resulte más recogida y acogedora. También puedes colocarla de manera que abarque las mesillas y toda la cama, saliendo por sus tres costados. En cambio, si la habitación es algo más pequeña, una muy buena opción es una a cada lado de la cama.

En cuanto al material, la mejor alternativa para el dormitorio son las de lana, especialmente en invierno. Aunque atraen más el polvo y requieren ser aspiradas con frecuencia, son cálidas y muy mullidas a la pisada. ¡Por supuesto que merece la pena! Las de algodón y las de fibras naturales son mejores para el verano: llenan de frescura la estancia, resultan acogedoras y aportan personalidad.

Pieza clave

Las alfombras decoran, aíslan, protegen el suelo de la pisada y nuestros pies del frío. Pero también ayudan a crear atmósferas acogedoras y confortables. Para elegirla tendrás que tener en cuenta el tamaño de tu dormitorio, de la cama y de la alfombra.

Amplia y a los pies de la cama

Cuando un dormitorio es grande, las opciones para colocar la alfombra se multiplican. Por ejemplo, una manera de conseguir que la estancia no genere sensación de vacío y se vea además más cálida es colocar una alfombra grande a los pies de la cama.

renderizado 3d suite dormitorio tropical lujo resort hotel resort 105762 866 - Alfombras: Cómo elegirlas y cómo colocarlas

Alfombra a cada lado de la cama

Una alfombra a cada lado de la cama suele ser la alternativa más recurrente. A veces puede completarse con una tercera a los pies de la cama. Es la mejor alternativa para dormitorios pequeños en los que no se quiere renunciar a confort que proporcionan. En cuanto al tamaño, lo suyo es que lleguen hasta el pie de la cama y sean, al menos, tan anchas como la mesita de noche.

Una que lo abarca todo

Una manera de crear confort y unificar el dormitorio es colocar una alfombra sobre la que estén tanto la cama como las mesillas. Esta opción es perfecta para separar ambientes en dormitorios grandes, unificando la zona de descanso. Además, te aseguras que, salgas por donde salgas de la cama, la pisada sea superconfortable.

Un kilim que contraste

Son originales, exóticas, ligeras y muy muy bonitas. Además dotan de calidez a cualquier estancia.

acogedora sala descanso cabana montana 100787 61 - Alfombras: Cómo elegirlas y cómo colocarlas

Alfombras y bases antideslizantes

Hay modelos que, por su material y por cómo las tengas, no se moverán. Pero si eliges una de algodón, hazte con una base antideslizante que proporcione seguridad y evite resbalones. Los hay a medida o con medidas estandarizadas.

Lana para el dormitorio, calidez garantizada

Es la mejor opción para aportar calidez durante el invierno. Las de lana son las más cálidas y gustosas, mullidas en la pisada y cómodas. Lo único que tendrás que tener en cuenta es que, cuanto más largo y rizado es el pelo, más atraerán el polvo y los ácaros.

Fibras naturales, frescas y veraniegas

Sisal, yute, cáñamo, algas o bambú son algunos de las fibras vegetales más comunes para alfombras. Perfectas para el verano por el frescor que proporcionan, son también muy resistentes. Para mantenerlas durante más tiempo evita que se viertan líquidos sobre ellos y aspíralas con frecuencia.

Alfombra en todo el dormitorio

A modo de moqueta es otra opción solo para dormitorios extra grandes. Crea continuidad y aseguras una pisada mullida siempre. Aunque las alfombras son un recurso genial para separar ambientes en una misma estancia.

Redondas: más dinamismo

Una opción para dotar de ritmo y movimiento al dormitorio es colocar una alfombra redonda. Aunque en este caso tienen un propósito sobre todo decorativo, también tienen la capacidad de aportar frescura, sobre todo si es de fibras, y proteger la pisada. 

Combinar distintos materiales

Una opción original y que te ayuda a no prescindir de nada: una de fibras a los pies para esa esencia de frescura y, a los lados, una de lana o de algodón, dependiendo de la temporada, que combine con la ropa de cama.

Superpuestas

Una alfombra de lana sirve de base a un kilim de motivos geométricos. Pero esto lo puedes hacer también con una de fibras debajo y una de algodón encima: el efecto es único y además, cuando llegue el verano, solo tendrás que retirar la superior. 

(Visited 71 times, 1 visits today)
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.