La Costa del Sol tiene el mayor número de vivienda nueva del litoral mediterráneo

La Costa del Sol es la zona del litoral mediterráneo en la que se concentra el mayor número de viviendas nuevas que están pendientes de venta, según ST Sociedad de Tasación. La tasadora ha analizado 67 municipios desde el litoral de Girona, Tarragona, Alicante, Murcia y Málaga, entre un total de 456 promociones de vivienda nueva y ha contabilizado un total de 5.594 pisos y casas nuevas en oferta entre las cinco costas que se han analizado. De hecho, el estudio muestra que las costas que se sitúan más al Sur de España son las que más viviendas ofrecen, frente a las del Norte, y señala que el litoral de la Costa del Sol dispone de un total de 2.482 unidades de vivienda nueva. La oferta en el litoral malagueño supera incluso al último censo conocido de vivienda nueva en Madrid capital (2.158) y Barcelona (1.072). Del estudio se desprende que el precio medio de la vivienda asciende a 210.760 euros.

El resto de las de 5.594 unidades de vivienda nueva, además de las de Málaga, se reparten entre Costa Blanca (2.100 viviendas), Costa Dorada (378 viviendas), Costa Cálida (345 viviendas) y Costa Brava (279 viviendas). El estudio refleja que estas viviendas no están repartidas de forma homogénea por el litoral español analizado. No obstante, Murcia y Málaga son las zonas que tienen una oferta de vivienda disponible distribuida de forma más equilibrada.

La oferta pendiente de venta no supera el 70% de la obra promovida, aunque en la costa de Tarragona, en los municipios de Altafulla, Cambrils y Cunit este porcentaje es superior. En las costas de Girona o Alicante únicamente dos municipios de cada una de ellas, Blanes y Finestrat, presentan un volumen de oferta similar al de esas localidades.

Según Sociedad de Tasación, hay cuatro costas que tienen un precio medio que se mueve entre los 150.000 y 200.000 euros, mientras que se dispara hasta los 353.000 euros en el caso de la Costa del Sol. Así, mientras que en Costa Dorada y la Costa Cálida no hay ni una sola vivienda que se venda por 500.000 euros, en la Costa del Sol hay unas 287 viviendas que se venden por ese precio y que representan el 12% del total, cifra que baja al 4% en el caso de la Costa Blanca y al 2% cuando se habla de la Costa Brava.

La superficie media es de 112 metros cuadrados. Sin embargo, este tamaño medio lo superan las viviendas de la Costa del Sol (145 metros cuadrados), aunque los municipios de la Costa Brava (100 metros cuadrados) son los que ofrecen una menor superficie de forma generalizada, seguidos de los de la Costa Blanca (102 metros cuadrados) y los de la Costa Brava (103 metros cuadrados).

Según la tipología de vivienda, el 60% de las viviendas de cada costa son pisos, mientras que el 40% restante son viviendas unifamiliares y la tendencia es que prácticamente no haya ninguna vivienda con ningún dormitorio, ya que lo más común son las viviendas que ofrecen uno o dos dormitorios. Si se tiene en cuenta el estado constructivo de las viviendas, ST ha registrado que la mayoría (60%) de estos inmuebles ofertados están ya terminados, más de un 25% se encuentra en fase de construcción y en el 10% son proyectos de obra nueva que aún se ha iniciado la construcción de las viviendas.

Los promotores auguran otro ciclo alcista de varios años en la vivienda

Optimismo en el sector de la promoción residencial. Así lo han dejado claro varios de los principales protagonistas en el Foro de Inversión Inmobiliaria, unas jornada previas a la 19ª edición  Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA-2017) que se ha celebrado celebrado del 25 al 28 de mayo, con un 9% más de visitantes que en 2016, según los organizadores. Las mismas fuentes indican que la mayoría de los expositores consideran que el sector ha entrado en un periodo de “estabilidad y normalidad”, al que las empresas constructoras añaden optimismo. Así, las promotoras auguran tres años por delante de un ciclo que beneficie el negocio. “Vemos el ciclo con optimismo. Tenemos viento de cola favorecido por el buen comportamiento macroeconómico”, señaló Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de la compañía Vía Célere y de la patronal inmobiliaria Asprima. Precisamente esta empresa, controlada recientemente por el fondo estadounidense Värde Partners, se plantea salir a Bolsa a inicios de 2018 con más de 1.000 millones de valoración.

Juan Velayos, consejero delegado de Neinor Homes, la primera promotora residencial que ha salido a Bolsa en una década, coincidió con esa perspectiva positiva para las empresas, tras diez años del inicio de la dura crisis del ladrillo. “Tenemos por delante al menos tres años muy buenos”, justificó teniendo en cuenta la ley de la oferta y la demanda, ya que actualmente consideró que hay un mercado embalsado de potenciales compradores. Precisamente Neinor nace del fondo estadounidense Lone Star, uno de los primeros que apostó por la recuperación del residencial a partir del año 2013, cuando el capital internacional rehuía de las inversiones en España. Entonces, comprar suelo o promotoras era una apuesta arriesgada. Fue el inicio de una serie de fondos que apostaron por la construcción de viviendas. Con la recuperación de la confianza, las ingentes cantidades de dinero inyectadas por el BCE, la mejora en el empleo y en el acceso al crédito, el sector promotor está percibiendo la ansiada recuperación. Tras Lone Star llegó Castlelake (con la promotora Aedas) y Värde (que controla a su vez Vía Célere y Aelca). Todas ellas quieren satisfacer la potencial demanda.

Víctor Pérez Arias, director general del fondo alemán Activum SG, que ha invertido en España en edificios de oficinas, comerciales y mantiene un gran proyecto residencial en Madrid, amplía este ciclo alcista durante 5 años: “Veo un ciclo de crecimiento claro de cuatro o cinco años. La demanda asegura un ciclo alcista de construcción de viviendas. Al menos de 100.000 viviendas nuevas al año si somos pesimistas y 200.000 si somos optimistas”, apuntan desde Neinor Homes. El pasado año se terminaron alrededor de 60.000 casas, muy lejos de las más de 700.000 del ciclo anterior.

“Lo que debemos garantizar es que el ciclo no tenga caídas y alzas, debe ser un crecimiento sostenible”, opinó Gómez-Pintado, quien cree que la cifra sana para el sector se sitúa entre las 100.000 y 125.000 casas. El presidente de la patronal advirtió que no es razonable la subida de precios en la vivienda y en suelo de los últimos trimestres. “No es sostenible porque la demanda no ha mejorado”.

Las empresas que este año han estado en el SIMA, han coincidido también en el profundo cambio experimentado en el perfil del comprador de vivienda, este ahora es mucho más reflexivo y está mucho más informado, lo que deja fuera las compras compulsivas, según los participantes en el Sima. Sobre el perfil de los visitantes, Miguel Ángel Barasona, director comercial de Quabit afirma rotundo que “ya no es como el de antes”. “La clase media ahora aspira a elegir dónde quiere vivir, mientras que antes tenía que conformarse con aquello que podía comprar según el dinero del que disponía. Ahora tiene capacidad de decisión, ese es el gran cambio”, concluye.

Este nuevo perfil de comprador también está modificando la manera de relacionarse con él. “En esta edición del Sima, hemos podido constatar que los clientes cada vez son más minuciosos, tienen muy claro qué vivienda quieren comprar, ya no se da la compra impulsiva y eso nos obliga a hacer muy bien las cosas para que nos elijan”, afirma Luis de la Orden, responsable comercial de Obra Nueva en Madrid de Neinor. También se han acercado hasta la feria inmobiliaria visitantes con el objetivo de invertir (sobre todo, en la zona centro de Madrid) o con la idea de adquirir una segunda vivienda en la costa. En este sentido, la promotora Aedas Homes participa por primera vez en el Salón Inmobiliario de Madrid (SIMA), prevé lanzar más de 10.000 viviendas en los 1,34 millones de metros cuadrados que tiene en ocho provincias españolas (Madrid, Barcelona, Tarragona, Valencia, Alicante, Baleares, Sevilla y Málaga). Concretamente este año planea poner en marcha 33 promociones con el objetivo de cerrar 2017 con más de 1.700 viviendas residenciales.

Dentro de este perfil, las solicitudes se han decantado claramente por la vivienda de reposición, como explica De la Orden, de Neinor: “Sobre todo, hemos atendido a personas que disponen de su propia casa, pero que quieren reponerla“. “Disponen de ahorros y no tienen prisa, pero sí buscan unos niveles de calidad altos, amplitud, buenas calidades y localizaciones concretas“. Radiografía casi calcada a la que realiza Jurado, de Gestilar: “Principalmente, hemos atendido a familias con dos o tres hijos, que precisan una casa grande, de tres o cuatro dormitorios”.

Fuentes: 20minutos.es y elmundo.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Share

Deja un comentario