En febrero la venta de viviendas subió un 9.9% y su precio un 2,5%, según los Notarios

La venta de viviendas sigue al alza y su precio también. La recuperación del mercado atraviesa por un momento dulce que se percibe, principalmente, en las estadísticas. Así, en el mes de febrero se cerraron 38.176 compraventas, lo que supone un incremento interanual del 9,9%; y el precio medio del metro cuadrado de las viviendas vendidas fue de 1.305 euros, lo que supone un incremento del 2,5%, según la estadística inmobiliaria del Consejo General del Notariado. Además, la concesión de préstamos para la adquisición de pisos y casas también creció un 2,5% interanual, hasta los 16.337 contratos, y el capital medio fue de 125.445 euros, suponiendo un ligero incremento del 0,6%. El mercado de la segunda residencia, también revive, impulsado por el comprador extranjero.

Así, sigue soplando viento de cara para la recuperación del sector inmobiliario, sobre todo para el mercado de las viviendas usadas, donde el grueso de las operaciones cerradas en el segundo mes del año fue protagonizada por los pisos de segunda mano, que crecieron un 14,5%, mientras que los pisos nuevos cayeron un 1,7% interanual. Por su parte, la venta de unifamiliares mostró un incremento del 5,1% interanual.

En términos de precio promedio de las viviendas compradas en febrero costó 1.305 euros por metro cuadrado, reflejando así el citado encarecimiento del 2,5% interanual. Esta apreciación se debe tanto a la subida del precio de los pisos (2,6%) como de los unifamiliares (1,9%). En concreto, el metro cuadrado de los pisos de precio libre aumentó un 2,3%. En la segunda mano se situó en los 1.426 (2%) y en los nuevos en 1.809 euros (8,7%).

Por último, en febrero la compraventa de otros inmuebles se situó en 9.074 operaciones (7,7% interanual), de las cuales un 37,3% correspondieron a terrenos o solares. El precio medio por metro cuadrado de estas transacciones se situó en 200 euros (2,2% interanual).

La tercera de las variables al alza relacionada con el mercado de la vivienda fueron los préstamos hipotecarios destinados a la adquisición de pisos y casas, cuya contratación creció un 2,5% (16.337). Además, el importe medio de estas hipotecas subió un 0,6%, hasta los 125.445 euros. En este punto, cabe remarcar que el porcentaje de compras de viviendas financiadas mediante un préstamo hipotecario se situó en el 42,8% y en estas operaciones la cuantía del préstamo supuso, de media, el 77,4% del coste de la casa.

La segunda residencia, impulsada por el comprador extranjero

El mercado de las segundas residencias vuelve a crecer. Una década después de su desplome, las ventas en la costa se incrementan a un ritmo de dos dígitos impulsadas sobre todo por los extranjeros, que en 2016 realizaron el 13,7% de todas las compras. En provincias como Alicante o Málaga llegaron a suponer incluso la mitad. Y ello a pesar de que las compras de los británicos, los principales clientes, perdieron fuelle a lo largo del año por el Brexit y la devaluación de la libra. Pero la recuperación va por barrios. Las provincias con más stock de la época de la burbuja y que dependen del turismo nacional siguen rezagadas. En cambio, en otras ya vuelve a haber grúas para acoger a más extranjeros que quieren tener su segunda vivienda en España.

España vivió durante la época de la burbuja inmobiliaria un particular boom de las segundas residencias, en especial en el litoral mediterráneo. La llegada de la recesión y la destrucción de empleo borraron de un plumazo la demanda nacional, mientras que la extranjera se alejaba tras ver el desplome de precios y la inseguridad jurídica causada por varios casos de corrupción. Hoy ese comprador ha vuelto. Según el Colegio de Registradores, el año pasado los extranjeros compraron 55.512 viviendas en España. Eso supone un incremento del 18,8% respecto al año anterior y el 13,74% de todas las ventas que se realizaron, una de las mayores proporciones de la serie histórica. “Después de una primera fase en la que se recuperó la primera vivienda en Madrid y Barcelona, y luego otras capitales, vemos una clara recuperación del turismo residencial. El año pasado la demanda subió un 20% y este año prevemos que siga haciéndolo alrededor de un 13%”, explica José Peral, director de Comercialización y Marketing de Solvia.

En algunas provincias, el inversor extranjero está dejando más huella que el comprador nacional. Es el caso, según Solvia, de Alicante (50%), Tarragona (30%) o Murcia (27%). “Hay zonas que se empezaron a recuperar más pronto y en las que ya es tarde para invertir, como en zonas de Baleares o algunas localidades de la Costa del Sol”, asegura Constanza Maya, directora general de franquicias de España y Portugal de la multinacional Engel & Völkers.

El mercado, sin embargo, se recupera a varias velocidades. “Se puede hablar incluso de microzonas”, matiza Peral. Para empezar, la vivienda vacacional en el norte de España sigue sin despegar. “Hay un cierto aumento de la actividad, pero cuesta mucho más que despegue porque depende de la demanda nacional”, asegura Maya. Pero esas diferencias también se dan dentro de la costa mediterránea. En informe publicado el año pasado, la firma de tasación Tinsa constató una “recuperación progresiva, aunque selectiva”, del mercado. Si bien en el primer trimestre los precios crecieron el 6,4% en la costa mediterránea, para este año sigue observando esa tendencia.

El tirón de la segunda residencia ha supuesto que en algunas zonas se hayan puesto en marcha nuevas promociones. Tinsa apunta el caso de Alicante, donde hay varios edificios en marcha con precios un 5% más altos o en la costa de Málaga, como Estepona que tiene otras ocho o nueve también más caras. De ese aumento por el interés por construir segundas residencias dan fe los tasadores. Lee Mays, secretario de la Asociación Española de Análisis de Valor (que agrupa a 23 sociedades de tasación) el año pasado se constató un “repunte significativo” de las valoraciones de edificios y viviendas de segunda residencia en construcción o rehabilitación. En concreto, el volumen de tasaciones creció el 105% y el valor medio de las casas creció el 23%. “Estos datos confirman que la inversión en inmuebles comienza a repuntar”, asegura Mays. Así, la evolución del mercado en la costa mediterránea, quedaría resumida del siguiente modo:

  • Málaga. Según Tinsa, en la zona entre Torremolinos y Mijas la “tónica general” es la estabilización de precios. Entre Málaga y La Axarquía y Estepona los precios están subiendo. Marbella, según Engel & Volkers, está quedando “estancada” para los inversores tras los escándalos urbanísticos que ha vivido la ciudad.
  • Murcia. Según Mark Stuckin (Shario), el mercado vuelve a crecer, de modo que el pasado mes de febrero lo hizo un 5%. De acuerdo con los datos de Solvia, en la región había mucho “stock” que se ha ido liquidando. La demanda, dicen, se concentra en la zona de Los Alcázares.
  • Alicante. Es una de las provincias con más demanda extranjera, que compran alrededor de la mitad de las casas. La inversión es fuerte sobre todo, según Tinsa, en la zona que va de Orihuela a Torre de la Horadada.
  • Castellón. Es una de las zonas que ha quedado más rezagadas en la recuperación a causa del gran ‘stock’ de viviendas que aún arrastra de la burbuja inmobiliaria.
  • Girona. Según Engel & Volkers, el litoral gerundense responde bien y crece de forma “moderada”. El sector apunta que la costa catalana, en general, se está viendo favorecida por la atracción que tiene para los extranjeros Barcelona.
  • Baleares. El mercado va a varias velocidades. En zonas de Mallorca como Palma, los precios y la demanda sube, mientras que Menorca sigue paralizada, según Tinsa.

Fuentes: Consejo General del Notariado (Febrero 2017) y elpais.com

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google

Share

Una respuesta a “En febrero la venta de viviendas subió un 9.9% y su precio un 2,5%, según los Notarios”

Deja un comentario