Viviendas en alquiler al alza: ¿Qué factores influyen en su precio?

La ley de la oferta y la demanda está haciendo que el mercado del alquiler presente en los últimos meses un dinamismo poco frecuente en nuestro país. Con un parque de viviendas más pequeño de lo que exige una demanda en crecimiento (apenas un 20% de la oferta), la vivienda en alquiler (una fórmula denostada durante años, sinónimo de tirar el dinero), va ganando enteros. Las múltiples circunstancias de un mundo cambiante están empujando a un creciente número de personas a convertirse en inquilinos y allanar el terreno para considerar esta opción una forma factible y deseable para vivir. Así, el precio medio de las viviendas en alquiler en España subió un 0,1% en febrero de 2017 en comparación con el mismo mes de 2016, según el Índice de Precios de Consumo (IPC) publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Pero en localizaciones más concretas, como en grandes ciudades como Barcelona o Madrid, los precios de los pisos en alquiler se disparan (entre un 18-24% según TecniTasa), situación que algunos expertos califican de especulativa, principalmente causada por los alquileres turísticos, mientras que otros solo ven un ajuste para alcanzar los niveles de mercado, tras caídas de hasta el 35% durante la crisis.

En una coyuntura así, cada vez más propietarios analizan fijar el mejor precio para su vivienda. Consultar webs y sondear el precio de inmuebles comparables es un modo sencillo para asegurarse de que la renta solicitada está en línea con el mercado, lo que ayudará a que circule. Según los expertos, las viviendas que encuentran inquilino rápido cuestan entre 500 y 1000 euros al mes, aunque sólo son el 40% del total. No obstante, hay características objetivas que añaden o restan valor a una vivienda. Así, según un estudio de Uniplaces, los principales factores que determinan el valor de un alojamiento son su situación, la ubicación y los metros. Pero existen otros parámetros menos objetivos que también deben tenerse en cuenta a la hora de estipular el precio.

1.- Alrededor del 40% del valor del alquiler viene determinado por la zona donde se encuentra la vivienda, que es, por lo tanto, uno de los factores más determinantes para marcar el precio. Por norma general, las viviendas céntricas suelen ser más caras que el resto. Muchos inquilinos prefieren la comodidad de vivir en el centro de las ciudades frente a otros detalles como el estado de la vivienda. Dentro de un mismo barrio pueden darse muchas diferencia de precio. Por eso lo primero que debe hacer un propietario es informarse sobre cuánto cuesta alquilar una vivienda de similares características a la suya en su misma zona para hacerse una idea del precio medio. Si el barrio donde se encuentra la vivienda es de los más demandados por los inquilinos, también influye al alza en el precio. Aunque la vivienda no disponga de grandes comodidades o extras, una elevada demanda permite a los propietarios alquilar a precios un poco más elevados.

2.- Los metros de la vivienda también son importantes a la hora de fijar el alquiler dado que se calcula que, aproximadamente, el 30% del precio puede corresponder al espacio del que dispone el inmueble. Si la vivienda que piensas alquilar está por encima de la media del barrio, tu piso costará más ya que los precios de alquiler habitualmente se fijan por los metros cuadrados y los metros útiles de los que dispone.

3.- El estado de la vivienda puede hacer que tengas que rebajar o subir el precio. Por ejemplo, si has reformado tu inmueble deberás reflejarlo en el precio, incrementándolo en torno al 10%. Esto también se aplica si has renovado las instalaciones como el agua, el suelo, las paredes, etc. (desembolso de entre 400 y 500 euros por metro cuadrado), la renta puede dispararse hasta un 30%, es decir, tras su rehabilitación en lugar de 600 euros al mes costará 800 y atraerá a inquilinos estables y dispuestos a disfrutar de esas mejoras. Emplear ese filtro repercute, finalmente, en la rentabilidad, aunque requiera invertir, según los expertos. Por el contrario, si tu vivienda se encuentra en peores condiciones que las del resto que se alquilan por tu zona, tendrás que rebajar el precio entre el 3% y el 5% como mínimo.

4.- Las viviendas amuebladas tienen mejor salida. Si se alquila sin muebles, los interesados deben poder ver en su visita las posibilidades que presentan los espacios. Es una obviedad, pero los expertos insisten, también deben estar limpios, con una decoración funcional y neutra, anunciadas con fotos luminosas y de calidad para tener un buen rendimiento.

5.- Las viviendas exteriores se pagan, más caras que las interiores. A la hora de fijar el precio del alquiler también debes tener en cuenta la planta en la que se encuentra la vivienda, si se trata de un edificio, y las vistas. De media, se calcula que un ático cuesta el 10% más que el resto de viviendas del mismo bloque.

6.- Los servicios extra de una vivienda como, por ejemplo, ascensor, portero, piscina, garaje…suponen un valor añadido por lo que el alquiler de tu inmueble puede crecer en torno al 5% o 10%.

Si lo que quieres es alquilar rápido tu inmueble, lo más recomendable es que bajes un poco el precio y que éste se encuentre por debajo de la media. Así llamarás la atención de los potenciales inquilinos.

En febrero, el precio del alquiler subió un 0,1%

El precio medio de los alquileres en España subió un 0,1% en febrero de 2017 en comparación con el mismo mes de 2016, según el Índice de Precios de Consumo (IPC) publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De este modo, la evolución de los precios de los alquileres suma cuatro meses en positivo, después de encadenar tres de estabilidad (0%). Además, el diferencial con la tasa de IPC general (3%) se sitúa en 2,9 puntos.

Según el IPC de febrero, por regiones, el precio de las casas y pisos en alquiler subió en Extremadura (+0,8%), Asturias (+0,5%), Baleares (+0,5%), Murcia (+0,4%), Ceuta (+0,4%), Canarias (+0,4%), Comunidad Valenciana (+0,4%), Cataluña (+0,3%), Andalucía (+0,3%), Navarra (+0,2%), Aragón (+0,2%), Melilla (+0,2%), Castilla y León (+0,1%), Galicia (+0,1%) y La Rioja (+0,1%).

Mientras, hubo descensos en Castilla-La Mancha (-0,4%), Cantabria (-0,2%), País Vasco (-0,5%) y Madrid (-0,3%).

Fuente: elmundo.es

Quizá también te puede interesar:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google

Deja un comentario