Casa rústica y moderna en Ibiza (Baleares): diseño mediterráneo que enamora

Esta semana, para continuar con el ambiente de San Valentín que reina por todos lados, os invitamos a conocer una preciosa casa rústica muy moderna, llena de rincones románticos y elegantes en Sant Antoni de Portmany, al oeste de la mágica isla de Ibiza (Islas Baleares). Esta tranquila y maravillosa villa ibicenca, construida en lo que antiguamente había sido una granja, es propiedad de una familia inglesa, que encargó a TG-Studio su rehabilitación, que dió a la vivienda un aire más cosmopolita a los ambientes, conservando su estructura y la huella ibicenca en la arquitectura de piedra y el blanco de paredes y techos. Su aspecto exterior, sencillo y mediterráneo, esconde un oasis de paz e inspiración en su exuberante y romántico jardín, y una decoración interior que, una vez cruzado el umbral de la puerta, se transforma en vanguardia atemporal acorde al espíritu de Ibiza, con “mobiliario y textiles traídos de todos los rincones del mundo y piezas de diseño contemporáneo“. ¿El resultado? Una villa rural y moderna con un fantástico interiorismo y un espectacular ambiente mediterráneo que enamora.

La decoración es de líneas actuales, aunque con cierto estilo ecléctico y con un toque personal que evidencia el gusto por la simetría de TG-Studio creando espacios llenos de inspiración que conviven en perfecta armonía, como el salón, con un rincón de relax creado en lo que antiguamente era un horno de pan, el recibidor, el comedor y la cocina. “Integrar todos estos ambientes en un mismo espacio, ha vuelto a dar vida a esta casa”. La paleta de colores que prevalece es principalmente de tonos orgánicos y de la tierra. “Mezclamos tonos ligeros y serenos con toques vibrantes, es decir, sobre una base muy neutra hemos aplicado pinceladas coloridas”. Los dormitorios cuentan con una decoración más clásica y comedida pero muy luminosa, como el principal con acceso directo a la terraza, para el que se seleccionó una relajante paleta de color en azules y blanco roto.

La villa está envuelta de un extenso y fantástico jardín, donde distintos espacios son los grandes protagonistas. Esta otra zona presenta unas enormes columnas balinesas que sostienen el área de porche que alberga el comedor y las salas de estar. “Gran parte del presupuesto de renovación se dedicó a estos espacios exteriores”. Sin duda, la vivienda invita a cada paso a disfrutar del aire libre.

La villa se encuentra en el pequeño pueblo de Santa Agnès de Corona (Santa Inés), en Sant Antoni de Portmany, al oeste de la isla de Ibiza (Baleares). El pueblo ocupa el Pla de Corona, en la zona de es Amunts, que es una zona protegida en la actualidad. Se trata de un pueblo muy tranquilo de casas diseminadas en un paisaje de la Ibiza rural tradicional, con gran cantidad de almendros que entre enero y febrero se convierten en un gran atractivo por su floraciónSant Antoni de Portmany (San Antonio Abad), es actualmente uno de los principales centros turísticos de la isla de Ibiza. El núcleo principal se sitúa a 15 km de la ciudad de Ibiza, y cuenta con un gran puerto al fondo de una bahía, que permite el tráfico marítimo de pasajeros y mercancías con la península. En la amplia y bonita bahía de Sant Antoni, nunca estás lejos de una playa, hay cinco calas a corta distancia y la manera habitual de empezar o acabar el día es un paseo a lo largo de la costa, conectando playa con playa, con bares abiertos hasta tarde. Cada cala tiene su propia personalidad y ambiente: turquesa, esmeralda. azul profundo… Espectaculares tonalidades que se quedan para siempre en la memoria del visitante, al igual que los paisajes mediterráneos de pinares que rodean sus calas vírgenes. Como en Cala Salada, una de las playas más hermosas de la isla y localizada en el municipio de Sant Antoni. Además, hay rutas de ferry que unen el puerto de Sant Antoni con otras playas vecinas al municipio, como Cala Bassa y las playas de Comte.

En Ibiza en particular, en las Islas Baleares en general, te espera además de fiesta, naturaleza, cultura, mar… también mucha tranquilidad y descanso en su costa, que compite en belleza con los paisajes del interior de la isla. Esta mágica isla de las Baleares cuenta con 210 kilómetros de costa, con acogedoras y cristalinas calas, además de extensas playas de arena fina o bien parajes de dunas. Destaca la ciudad de Ibiza, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO gracias a su riqueza cultural, entre la que destaca el yacimiento fenicio de Sa Caleta; la necrópolis de Puig des Molins, o el centro histórico de la ciudad, Dalt Vila. En la isla, podrás además descubrir la luz, el sol y el encanto del Mediterráneo también en las zonas de Sant Josep de sa Talaia o Santa Eulália del Rio, donde podrás descubrir naturaleza virgen, inolvidables atardeceres o la calma en una terraza con vistas al mar… en unas vacaciones de ensueño en una isla espectacular.

Junto con la isla de Ibiza, Formentera o Menorca, en las Islas Baleares enamora también con especial intensidad la isla de Mallorca. Con casi 80 kilómetros y a lo largo de sus 550 kilómetros de costa, sobresale por su diversidad, junto con calas y algunas de las playas más bellas de las islas. Playas blancas dotadas con todos los servicios o pequeñas ensenadas entre pinares y acantilados, además de rincones llenos de naturaleza del interior de todas las comarcas de Mallorca: Palma, Raiguer, Pla de Mallorca, Migjorn y Llevant. Pero Mallorca destaca el paisaje marcado por los contrastes de la Sierra de Tramuntana, lugar donde la montaña se encuentra con el mar Mediterráneo. Esta cordillera de más de cien kilómetros discurre paralela a la costa (desde el municipio de Andratx hasta el cabo Formentor) ha sido el refugio elegido por escritores y artistas famosos durante mucho tiempo.

Arquitectura e interiorismoTG-Studio

Quizá también te pueda interesar en otras zonas de Baleares:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Deja un comentario