En La Cañada, casa contemporánea y minimalista a 5 km de Valencia

Seguimos esquivando el frío del interior y el norte, para refugiarnos en la calidez mediterránea de la Huerta de Valencia en “La casa en La Cañada”, una fantástica vivienda de diseño ubicada en una genial zona residencial en Paterna, a sólo 5 km de la ciudad de Valencia. Se trata de uno de los últimos proyectos del arquitecto Ramón Esteve que, una vez más, integra en el entorno natural cercano a la capital valenciana una vivienda llena de elegancia contemporánea y minimalista, caracterizada por el uso de la piedra y de la madera. El proyecto nace de la necesidad de crear una vivienda envuelta en sí misma, que se proteja del exterior y que, a su vez, sea fluida y abierta a la profundidad del jardín, rodeado de pinos y palmeras. Un patio, reflejos sobre el agua… y una vivienda moderna y mediterránea que invita a un recorrido cambiante, sereno y armónico como la misma tierra donde se ubica: La Huerta Valenciana.

A partir de un esquema de planta cuadrada se practican distintos juegos de espacios. El primero de ellos da espacio al corazón de la vivienda y abre el perímetro, un gran patio central a modo de atrio romano por el que se accede a la casa, cumpliendo una triple función: genera el acceso a la vivienda, organiza las estancias y las conecta visualmente. Una gran lámina de agua domina este espacio y lo amplifica al reflejar la fachada interior de la casa y el cielo. Al trasladar el acceso al centro de la vivienda las estancias de día quedan separadas de las de noche de una forma muy natural.

El interior de la casa se concibe como un espacio fluido y continuo. Las conexiones visuales entre las estancias adyacentes se producen gracias al mobiliario (también diseñado por Ramón Esteve), como la chimenea pasante o los aparadores bajos. Entre las diferentes alas de la casa se consigue esa transparencia a través del patio central. La sensación de fluidez se magnifica gracias al uso de carpinterías minimalistas cuyos marcos quedan embebidos en los paramentos hasta desaparecer. Las hojas correderas se ocultan completamente en los muros, prolongando el espacio de la casa al exterior y desdibujando los límites.

En la cara opuesta la vivienda se abre a un gran voladizo longitudinal de hormigón blanco que enmarca la piscina y el jardín. A este porche se le generan dos aperturas más para permitir la entrada directa del sol. En el mismo porche se crean diferentes zonas de estar para el invierno y para el verano en función del sol. Tanto la lámina de agua de la entrada como la piscina longitudinal crean un efecto de agrandamiento del espacio a la vez que refrescan la atmósfera. Cada elemento, desde la arquitectura que define el proyecto hasta el último detalle, respira la misma filosofía y tiene el mismo lenguaje característico de Ramón Esteve.

Los cerramientos perimetrales están formados por gruesos muros de mampostería de piedra que protegen el interior. Los grandes ventanales quedan protegidos por lamas de madera orientables o correderas que se ocultan en los muros. De este modo se controla el soleamiento y se controlan las vistas desde el exterior. La cubierta que recibe en el acceso y resguarda en la terraza es de hormigón blanco visto. El pavimento de cemento fratasado, los vidrios ahumados y las superficies lacadas forman un lienzo neutro desde donde contemplar el jardín.

Paterna es un municipio situado a 5 km al noroeste de Valencia, formando parte del área metropolitana de la capital que se enmarca en la comarca de la Huerta de Valencia. El término municipal de Paterna posee un extenso término territorio, del que unas 1.830 hectáreas, prácticamente la mitad, es terreno rústico. Las amplias zonas montañosas y boscosas que discurren paralelamente al río Turia, especialmente en la zona de La Cañada (La Canyada) un gran núcleo residencial formado por varias urbanizaciones, como El Plantío, Montecañada y La Vallesa. La Cañada conforma prácticamente una población independiente, con 9.000 habitantes y todos los servicios al alcance de la mano. La zona, con campo de golf y amplias áreas residenciales garantiza todas las ventajas de vivir cerca de la ciudad de Valencia, además de todos los servicios que puedas desear a un paso de la costa, con numerosos puertos deportivos y estupendas playas muy cerca en la localidad de Alboraya. El bosque de la Vallesa, que separa La Cañada y la La Eliana, ofrece además un entorno natural de vegetación y aire limpio a solo unos minutos de Valencia.

En la ciudad de Valencia podrás pasear con tranquilidad por las calles del casco histórico con su arquitectura gótica. Edificios como la catedral y su famosa torre del campanario, conocida como el “Miguelete”, desde el que tras subir sus algo más de 200 peldaños verás una panorámica de toda Valencia. Durante el paseo, encontrarás edificios con bellas fachadas, como el Museo Nacional de Cerámica, y lugares de visita obligada como la Lonja de la Seda o las torres de Serranos y de Quart, que son los restos principales de la muralla que rodeaba Valencia. Además en Valencia capital, podrás disfrutar también del conjunto arquitectónico de su moderna “Ciudad de las Artes y las Ciencias”, y disfrutar de sus playas, entre las que destaca la playa de la Malvarrosa, el lugar perfecto para almorzar una Paella o refrescarse junto al mar con una horchata. Al exterior de la muralla del centro, se encuentran los jardines del Turia, la mayor zona verde de la ciudad y un lugar perfecto para disfrutar al aire libre.

La Costa valenciana cuenta con entorno natural con más de cien kilómetros de litoral con playas de arena fina y dorada. En este sentido, Valencia es una provincia mediterránea que mira al mar flanqueado por las montañas litorales dando a la costa valenciana un atractivo singular. Destacan las playas y dunas de Canet d’En Berenguer, donde el litoral adquiere un aspecto ocioso y residencial, al igual que al norte de la capital valenciana, donde han crecido pequeñas ciudades de vacaciones como La Pobla de Farnals, Alboraya y el Puig, que permiten el aprovechamiento de unos espacios litorales que hace pocos años estaban dedicados a cultivos de huerta. Otras localidades turísticas con estupendas y familiares playas como Cullera, Gandía, Xátiva, Oliva o Sueca. La provincia de Valencia posee además dos parques naturales, así como un interior que depara interesantes rutas como la que dibuja el curso del río Turia, además de pueblos con encanto o el patrimonio romano de la ciudad de Sagunto y su cercano puerto abierto a la playa. Su paisaje, marcado por la sierra y el mar, también destacan los humedales, como en el Parque Natural de la Albufera, con sus plantaciones de arroz y campos de naranjos, forman un precioso paisaje en mágico contraste con el mar.

Arquitectura e interiorismo: Ramón Esteve

Quizá también te pueda interesar en otras zonas de Valencia:

Síguenos: Facebook – Twitter – Google+

Deja un comentario